miércoles, 17 de enero de 2018

CONTINÚA EL GENOCIDIO AGROTOXISTA, TRANSGÉNICO Y ANTI NATURA EN NUESTRA PATRIA


Hace poco publicábamos en nuestro Blog una denuncia sobre las calamidades relacionadas con la aplicación de  agrotóxicos en la localidad de Necochea, Provincia de Buenos Aires, con el único fin de engrosar las arcas de los productores desaprensivos que no tienen en cuenta la vida humana, si no, su enriquecimiento personal. Ahora se suman a esta lista, otros atentados a la vida, en este caso la de un anciano de la localidad de San Justo, Provincia de Santa Fe, junto a la de un niño habitante de la misma provincia y a la de la niña que comió inocentemente una mandarina en la provincia de Corrientes.  En nuestro país, estos genocidios impunes siguen "in crescendo" a niveles alarmantes sin que las autoridades sanitarias tomen manos en el asunto y, lo más triste aún, con la anuencia del Poder Judicial Nacional que, lejos de tomar la iniciativa, mira hacia otro lado. Por supuesto, todo esto, con la complicidad del "cuarto poder" y los medios de  información, que no solo no difunden, si no que colaboran en el ocultamiento a cambio de dádivas coercitivas. Un genocidio silencioso, perverso y premeditado se está llevando a cabo a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.



No pararon de fumigar. Aunque a Don Diógenes lo habían "bañado" en agroquímicos dos veces en noviembre, como lo describió su esposa luego de su funeral, poco y nada cambió durante el mes de diciembre. El abuelo, de 75 años, estuvo internado en terapia intensiva hasta que el lunes murió. Se sumó así a esa lista de víctimas que en silencio no para de engrosarse, mientras en Argentina -quita de retenciones mediante- volvió a crecer en 2017 el uso de agroquímicos.


Diógenes Omar Chapelet tenía ocho hijos. Vivía en un pequeño caserío a tres kilómetros y medio de la comuna de Marcelino Escalada, un pueblo del departamento santafesino de San Justo, que según el último censo tiene dos mil habitantes. Alrededor de su casa hay dos campos. Uno de ellos pertenece al presidente comunal, José Faletto. Esos terrenos habrían estado fumigando el "mosquito" que en los primeros días de noviembre pasó a 25 metros de su casa. Diógenes estaba en el patio. Quedó empapado de veneno y se le cerró el pecho. A partir de allí, los síntomas no pararon de empeorar.


El abuelo Diógenes no se recuperó de su primer baño de agroquímicos cuando, una semana después, el viento volvió a regar su patio de veneno. Esta vez fue fatal. Poco después fue internado en terapia intensiva. Los vecinos atestiguan que las fumigaciones en el campo de Faletto continuaron.

"Empezó haciendo broncoespasmos, que es un signo de inflamación de las vías respiratorias por un agente irritativo, como los agrotóxicos. A partir de allí, ese cuadro inicial se fue agravando. Después hizo una petequia, que son esas manchas rojas que se ven en las fotos; son vasos capilares que se rompen porque están debilitados. Al final hizo una púrpura, ya que empezó a tener una falla a nivel globular. Y terminó con una falla multisistémica", explicó a Infobae el médico y profesor Damián Verzeñassi. La secuencia fue confirmada por un médico del hospital de San Justo en el que Diógenes pasó sus últimos días.

En el medio hubo una denuncia policial. Quizás por eso el 13 de diciembre Falleto se hizo presente en la casa de Diógenes junto al técnico fitosanitarista Horacio Pennino. El episodio lo contó en la revista Crisis el periodista Ricardo Serruya, uno de los primeros que se interesó en el caso. Lo relató así: "Más que un técnico que iba a supervisar, Pennino, que es ingeniero agrónomo y forma parte del Ministerio de Producción de la provincia, se pareció a un representante de los dueños de los campos linderos. Él, cuya función es tomar este tipo de denuncias, no pudo responder las preguntas que familiares le hicieron y se retiró ofuscado con los hijos y la esposa de Diógenes porque se negaron a firmar un acuerdo para que se siga fumigando". Lo que siguió fueron amenazas a la familia Chapelet. Es el abecé del que se queja en los pueblos fumigados.

Indignados, dos hijos de Diógenes que trabajan como ladrilleros en Marcelino Escalada buscaron apoyo en la Fundación Muyuqui, de San Justo, que se opone al uso de agroquímicos y promueve la agroecología. Mientras seguían las fumigaciones en los alrededores de la casa de los Chapelet, la ONG organizó una charla el 29 de diciembre en la que disertó Daniel Verzeñassi, el padre de Damián. "Hubo algo de tensión, porque fueron ingenieros agrónomos y el propio Faletto, y estaban a la defensiva. Pero también hubo cierto acuerdo en que esto no puede seguir así. Creo que muchos de esos ingenieros empezaron a tomar algo de conciencia a medida que escuchaban los argumentos", recordó el ambientalista Patricio Acuña, ante la consulta de este medio.

Faletto, al parecer, se comprometió a impulsar una ordenanza para alejar las fumigaciones de las casas. En el pueblo dicen que tiene miedo. Tiene motivos: el fiscal Guillermo Persello, de San Justo, ya investiga el caso. Y hay un grupo de abogados esperando la decisión de la familia para impulsar la causa y aportar pruebas.

Esta semana se conoció el caso de un niño que murió en Alvear, también en Santa Fe, luego de comer -supuestamente- una galletita envenenada. El parte oficial no tardó en informar que ingirió un raticida y que en la casa de la víctima había un bidón con la inscripción Furfarm. En Google casi no hay rastros de ese nombre, aunque una búsqueda más exhaustiva sirvió para arrojar algo de luz: es un agroquímico hecho a base de carbofurano, uno de los pesticidas más tóxicos y que se conoce por la marca comercial Furadán. En septiembre del año pasado, una nena de 12 años comió una mandarina que encontró camino a su clase de catequesis y murió. Fue en Mburucuyá, Corrientes. La fruta tenía Furadán. La pequeña se llamaba Rocío. La intoxicación fue tan fuerte, que falleció poco después, camino al hospital.

ROSARIO: DENUNCIAN PERSECUCIÓN A AMBIENTALISTAS EN ALVEAR

Una docente y activista de Alvear denunció que desde hace varios años los vecinos que se oponen a la fumigación con agroquímicos en la zona son perseguidos y amenazados. "Hace 4 años que venimos haciendo denuncias en la comuna de Alvear porque nos están matando con los venenos", afirmó Andrea Druetta, en diálogo con Sí 98.9. "Tenemos agroquímicos en sangre, se nos murieron varios familiares y estamos luchando por nuestros hijos", agregó.

La mujer, que hace varios años que vive en Alvear, comentó que fue docente de la escuela Gendarme Argentino, pero cuando empezó a denunciar los envenenamientos la obligaron a desvincularse de la institución. "Hicimos los análisis de agua y estaba totalmente contaminada, cuando llevé los informes a la escuela de la zona me amenazaron", dijo.

El relato de esta maestra recobró vigencia a partir del caso ocurrido el lunes en una finca rural de esa localidad al sur de Villa Gobernador Gálvez, en el que un niño de dos años murió luego de ingerir una galletita untada con un pesticida que el padre había destinado a envenenar ratas.

En cuanto a la respuesta de las autoridades municipales y provinciales, la activista manifestó que a pesar de las pruebas que presentaron los vecinos, nunca se intentó restringir las fumigaciones. "La comuna nos quiso comprar para que no digamos nada", denunció.

"La gente se sigue muriendo de cáncer, lupus y otras enfermedades terminales", indicó Andrea y acotó: "En el pueblo es terrible el uso indebido e indiscriminado de agroquímicos".

Además, la docente puso en duda que el producto ingerido por el menor de dos años que falleció este lunes en Alvear haya sido veneno para ratas. "En el pueblo no hay ratas, ni cucarachas ni ranas, porque el veneno que están poniendo mata a todo", afirmó.

"No tiene antídoto lo que tenemos, por más que nos vayamos lo llevamos con nosotros", concluyó.


Con información de: Infobae.com- Revistacitrica.com- Rosarioplus.com

NOTICIAS RELACIONADAS

NECOCHEA GRAVÍSIMA DENUNCIA SOBRE GENOCIDIO POR AGROTÓXICOS



INFORME ESPECIAL- TRAGEDIA HUMANA POR ROUNDUP EN ARGENTINA- MONSANTO Y UE OCULTARON LA TOXICIDAD DEL GLIFOSATO




martes, 16 de enero de 2018

NECOCHEA GRAVÍSIMA DENUNCIA SOBRE GENOCIDIO POR AGROTÓXICOS


Por Herta

La Dulce, es una pequeña localidad bonaerense del partido de Necochea cuyas principales actividades económicas son la ganadería y la agricultura, entre ellas, plantaciones de maíz, girasol, soja y trigo, obviamente transgénicos. El municipio cuenta con un grupo de vecinos autoconvocados que diariamente alzan la voz a favor de una producción agroecológica advirtiendo sobre la peligrosidad de los agrotóxicos y el avance del "modelo" de la muerte que promueven las multinacionales de siembra directa representadas por científicos, legisladores, veterinarios, organismos públicos y especialistas en empresas agropecuarias.

La durísima y agotadora cruzada de los habitantes de la localidad de Necochea, víctimas de un sistema corrupto que obviamente no los representa, constituye un ejemplo más de los tantos que a lo largo y ancho del país se conforman, agrupando las cientos de miles de voces que encarnan el arquetipo de la lucha en pos del bien común y en defensa de lo poco que queda de nuestro ambiente natural. 

Una de esas voces es Raúl Martinez, un protector de la naturaleza y de los cultivos orgánicos, que por intermedio de las red social Facebook, ha realizado un escrito denunciando la sistemática contaminación que ocasionan los agrotóxicos utilizados de manera masiva, las consecuencias de la aplicación del glifosato en los árboles frutales y plantas en general, la agonía y la próxima desaparición de las especies verdes y el crecimiento exponencial de fallecimientos por cáncer- el más alto de la provincia de Bs As- por causa de los mismos.

El descargo, además de la implicación urgente sobre la toma de consciencia en la población en general, va dirigido a las autoridades de la ciudad que es evidente, representan directamente a un área agroindustrial bien definida, como por ejemplo el señor Pablo Heiland; Técnico en administración de empresas agropecuarias, socio de la Veterinaria La Nueva Fusta y Director de Agroindustria de Necochea, él mismo, promociona  
enérgicamente a la multinacional BASF; una corporación química sionista aliada con Bayerambas de capitales judíos en concordato con Monsanto, que ha tenido que instalarse en América y retirarse de Europa junto con sus transgénicos debido al rechazo generalizado de los consumidores. Pocos saben (fuera de Alemania), tal como afirma el diario judío Haaretz, que fue Kilian von Steiner, uno de los empresarios financieros judíos más prominentes, el que participó en la fundación de fábricas industriales tales como BASF, las fábricas de metales de la WMF y varias instituciones financieras, incluida la precursora de Deutsche Bank (banco "alemán").  Fueron varios los judíos que hicieron huella en la industria química que hoy nos toca padecer, otro de sus protagonistas fue el judío Heinrich Caro; líder técnico de la Badische Anilin- & Soda-Fabrik (BASF) y los judíos Ludwig Mond (miembro de la masónica Royal Society) e Ivan Levinstein, ellos tuvieron que emigrar de Alemania a Inglaterra alrededor de 1860 y fundaron de forma independiente la Imperial Chemical Industries (ICI). 

Imagen: Captura de pantalla de una publicación de Pablo Heiland promocionando a la corporación genocida BASF en su Twitter.


El señor Heiland junto con el grupo "Raices", Aapresid, Bioceres (-trigo transgénico- integrado por el judío sionista Grobocopately otros de igual calaña, componen e impulsan el "desarrollo" de Necochea para "la integración de la comunidad mediante el diálogo", es decir y para salir del fariseísmo, impulsan la cultura de la muerte proyectada hacia la tierra que nos da de comer, a los animales y a la vida de las personas que se encuentran obligadas a ingerir "ácido cancerígeno". Este fue un arquetipo siniestro y anti natura implantado en nuestro país por el judío de origen sirio libanés Carlos Saúl Menem, profundizado por la ex presidente judía sefardí "nacional y popular", Cristina Fernández Wilhelm y continuado por el Ceo de Israel, el judío sionista Mauricio Macri y su séquito, con el judío sefardí, Leonardo Sarquis como Ministro de Agroindustria bonaerense; un ex gerente de Danone, YPF y de la multinacional sionista Monsanto, acompañado del también JUDÍO Jorge SRODEK como Jefe de Gabinete (vea nuestro Informe Especial). El actual Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri,  un también "elegido sefardí", fue miembro y ex líder de investigación de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (AACREA), financiada por las multinacionales sionistas BASF, Bayer, Dow, DuPont, Monsanto y Syngenta. Negri  fue uno de los coordinadores del debate sobre la Ley de semillas, además de ser uno de los referentes del think tank masónico del Pro, "Fundación Pensar". A su vez celebró el convenio de agronegocios con Israel en el seminario de Agrotecnología realizado en junio del año pasado.


Imagen: siembra de girasol transgénico. Fuente ASEGIR, Bolsa de Cereales

Para finalizar y antes de dar paso a la denuncia del vecino de Necochea, no queremos dejar de mencionar la infame y atroz promoción de las corporaciones multinacionales transgénicas que se realiza desde la web Agrositio- socio de Monsantojunto con su canal en Youtube impulsando la connivencia, el delito y el fomento al nombramiento de legisladores "necesarios" para la aprobación de sus políticas transgénicas. 

Argentina es el tercer país del mundo en producción de cultivos genéticamente modificados y, de acuerdo al  último informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAA, por sus siglas en inglés), en el año 2015 se implantaron 24,5 millones de hectáreas con estas semillas, lo que representa casi el 14% del área global cultivada con transgénicos a nivel mundial. La medica y especialista en toxicología, Ana María Girardelli advierte: "No hay pesticidas inocuos. El ser humano puede ser afectado en forma directa como también por alteraciones de plantas y animales con los que conserva una relación milenaria imprescindible para su subsistencia. La mayoría de los pesticidas son sustancias volátiles, persistentes en el suelo, con capacidad de filtrar hasta las napas, contaminar aguas superficiales o ser retenidos en forma de residuos en los alimentos". Desde nuestra redacción en "Algunas reflexiones para el pueblo argentino" informábamos: "El Glifosato ya está en las venas de los porteños". Un informe alarmante que todo habitante de nuestra patria debiera leer y difundir.

En la denuncia pública escrita el 12 del corriente mes por el agroecologista Martinez, él implora a las autoridades:"Investiguen y actúen antes de que sea tarde". Conociendo ahora quiénes son y a qué intereses responden estos "dirigentes" de turno, comprendemos muy bien la profunda razón por la cual mutó su nombre el Ministerio de Agricultura, por el Ministerio de "AGROINDUSTRIA". No por nada se afirma en el Talmud judío: La agricultura es la más baja de las ocupaciones”. (Yebamoth 63 a). Y "ellos", con sus "malas semillas", quieren transformar nuestro único y hermoso mundo, en un irrecuperable y espantoso desierto, encargándose de exterminar a las buenas y ecológicas prácticas agrícolas de los pocos pequeños productores que aún luchan por su subsistencia, desamparados y sin legisladores que los representen . Ese es el perverso "arquetipo" implantado en nuestro país por los Ceos de turno elegidos en la "democracia" que supimos conseguir y que aún, inexplicablemente, queremos "defender". 

Denuncia

Por Raúl Martinez

"Hoy quiero romper el silencio y el ocultismo de algo que muchos les conviene callar, un tema que me preocupa demasiado, un monstruo que no me deja vivir en paz: Mi nombre es Raúl Martinez vivo en la localidad de Nicanor Olivera del partido de Necochea Bs. As. Mi profesión dedicada a la botánica y mi amor por la ecología, a lo largo de los años despierta en mí el interés por investigar, aprender y capacitarme sobre agroecología y la importancia que implica para el medio ambiente el cuidado de la biodiversidad. Estos últimos 25 años de siembras directas en el sudeste bonaerense con aplicaciones de agroquímicos masivos sin respetar las temperaturas y ráfagas de los vientos nos estamos exterminando a nosotros mismos, en nuestra localidad se puede ver en la arboleda urbana los problemas de arrollamientos en las hojas que les produce el glifosato ni hablemos de los frutales, soy productor frutícola y lo sufro día a día en las plantas que no las deja crecer, los montes de diferentes especies en los campos se ven transparentes cuando antes eran frondosos, las acacias robinias, sóforas, alamos entre otras especies siendo las más sensibles receptoras a la volatidad de glifosatos, están desapareciendo de la zona, las hojitas finitas, alargadas y arrolladas parecen de una especie mutante nunca vista. Cualquier Ingeniero forestal lo sabe, agrónomos también lo saben ya que he intercambiado opiniones de éste índole.

Nuestra localidad se encuentra urbanizada en un terreno bajo, centrada a los cuatro puntos cardinales de las producciones agrícolas más fumigadas del distrito y al caer la tarde los vientos calman dejando acumulado en la localidad todo el vapor de las derivas de fumigaciones del día, durante el proceso de fotosíntesis los pocos, buenos y trabajadores habitantes aspiramos ese ácido cancerígeno, ya que nuestras células cancerígenas se activan por falta de alcalinidad, el glifosato entre otros agroquímicos son el detonante y pueden averiguar en el hospital local o a los médicos que hacen los certificados de defunción sobre el alto porcentaje de muertes por cáncer aquí en La Dulce, es el más alto porcentaje de la provincia de Bs. As. Me tomé el trabajo de investigar esta situación gravísima que nos toca de cerca y me preocupa el futuro de mi Hijo junto al de todos los chicos que habitan esta localidad y su zona, que le dejamos a nuestras generaciones? Un buen pasar económico y un medio ambiente hecho mierda para que usen su capital en tratamientos oncológicos?

Que estamos esperando para comenzar a hacer las cosas bien?

Para cuando una ordenanza del municipio que controle estos ambiciosos economistas que no les importa un carajo el desastre que dejan?

Entidades de responsabilidad civil: Asociación de Fomento, Municipio, Secretaría de asuntos agrarios, Secretaría de medio Ambiente quiero hacerles llegar ésta humilde pero preocupante tristeza que nos está llevando a la ruina ambiental en todo el sudeste bonaerense.

Atte. Raúl Martinez DNI 23.282.830



PD: Investiguen y actúen antes de que sea tarde".


NOTAS RELACIONADAS



CONTINÚA EL GENOCIDIO AGROTOXISTA, TRANSGÉNICO Y ANTI NATURA EN NUESTRA PATRIA


SOMOS "LO QUE COMEMOS" RAZÓN POR LA CUAL "ESTAMOS EN EL HORNO"






EL GLIFOSATO YA ESTÁ EN LAS VENAS DE LOS PORTEÑOS. ALGUNAS REFLEXIONES PARA EL PUEBLO ARGENTINO







INFORME ESPECIAL- TRAGEDIA HUMANA POR ROUNDUP EN ARGENTINA- MONSANTO Y UE OCULTARON LA TOXICIDAD DEL GLIFOSATO



CRISTINA FERNÁNDEZ WILHELM AFIRMÓ "ESTOY MUY ORGULLOSA DE TENER A MONSANTO EN LA ARGENTINA": OTRA TRAICIÓN K






DENUNCIAN EN MAR DEL PLATA LA PRESENCIA DE AGROTÓXICOS EN VERDURAS QUE ESTÁN A LA VENTA




GLIFOSATO: PROHÍBEN EN ESPAÑA AL GLIFOSATO POR CANCERIGENO, EN ARGENTINA SE SIGUE USANDO


ALIMENTOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE: LAS MULTINACIONALES TRANSGÉNICAS PROHÍBEN ESTUDIOS INDEPENDIENTES

ARGENTINA: NEGOCIO GENOCIDA DE LA SIONISTA MONSANTO. CONOZCA POR REGIONES Y PRODUCTOS CUANDO LE TOCARÁ MORIR

ALIMENTOS TRANSGÉNICOS: LOS 10 QUE SE DEBEN EVITAR

POR QUÉ CLARÍN Y LA NACIÓN APOYAN EL USO DE GLIFOSATO EN LA ARGENTINA

A PESAR QUE LA CORPORACIÓN ES RECHAZADA EN TODO EL MUNDO CRISTINA NEGOCIA CON MONSANTO

LO RECONOCIÓ: CRISTINA HACE NEGOCIOS A ESPALDAS DEL PUEBLO, CÁNCER PARA TODOS Y TODAS!!!

TRANSGÉNICOS CAMUFLADOS-LISTADO IMPORTANTE

ADIVINE ¿QUIENES LA CONFORMAN? JUNTA DE DIRECTORES DE MONSANTO


SEIS GRANDES COMPAÑÍAS AGROQUIMICAS ACUSADAS DE CRIMENES CONTRA LA HUMANIDAD ( MONSANTO,DOW,BASF,BAYER,SYNGENTA AND DUPONT)

INFORME ESPECIAL TRANSGÉNICOS-MONSANTO: ABERRANTES “PACTOS” DE CRISTINA “NACIONAL Y POPULAR” CON LAS MULTINACIONALES




lunes, 15 de enero de 2018

SOMOS "LO QUE COMEMOS" RAZÓN POR LA CUAL "ESTAMOS EN EL HORNO"


PREOCUPANTE RADIOGRAFÍA DE LOS PRINCIPALES MERCADOS DEL PAÍS

Alertan por la alta presencia de restos de agrotóxicos en frutas y hortalizas.
Un estudio que abrió el SENASA tras un amparo judicial revela que un 60% de estos productos posee residuos de pesticidas, algunos de ellos prohibidos.

Aunque muchos consumidores saben que las frutas y hortalizas que llevan a su mesa tienen en general restos de pesticidas, pocos imaginan en qué cantidad. Y es que se trata de datos que los organismos de control no suelen difundir. De hecho, para poder dar con esa información, una organización civil tuvo que presentar un recurso de amparo contra el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA). El informe que dio a conocer finalmente este organismo resulta escalofriante: más de casi la mitad de los productos frutihortícolas comercializados en los principales mercados centrales de nuestro país poseen restos de agrotóxicos, algunos de ellos prohibidos y de alta toxicidad.

El relevamiento es una buena radiografía del descontrol que existe hoy en el uso de agroquímicos, pero además nos habla de la inoperancia estatal frente esta realidad”.

El documento del SENASA -difundido tras un reclamo de la ONG Naturaleza de Derechos- abarca más de 3 mil productos analizados durante un período de cinco años en los mercados de Abasto de la ciudad de Buenos Aires, La Plata y General Pueyrredón. Y aunque carece de algunas precisiones significativas, el informe resulta no menos contundente dado que tiene por trasfondo la salud de unas veinte millones de personas.

Si bien el SENASA no evaluó la presencia de tres de los agrotóxicos de mayor uso en Argentina (glifosato, atrazina y paraquat) y dejó afuera productos de mucho consumo como la berenjena, el brócoli y el pepino, su relevamiento “es una buena radiografía del descontrol que existe hoy en el uso de agroquímicos, pero además nos habla de la inoperancia estatal frente a esta realidad: sus responsables nos dieron respuestas francamente temerarias, como decirnos que el problema se soluciona lavando la verdura cuando en realidad algunas de las sustancias detectadas son sistémicas, por lo cual están en su interior”, explica Fernando Cabaleiro, miembro de Naturaleza de Derechos, quien anticipa la presentación de una denuncia penal contra la autoridad de control.
 
Fernando Cabaleiro

DATOS ALARMANTES

La información proporcionada por el SENASA tras mantener en reserva sus estadísticas desde la década pasada, abarca el período que va desde 2011 a 2016, y está dividida en dos etapas. En la primera de ellas fueron analizados 3.381 productos, de los cuales 1.405 resultaron poseer restos de agrotóxicos, es decir el 42%. Pero si sólo se tienen en cuenta las frutas, verduras y hortalizas controladas, el porcentaje de muestras contaminadas con químicos alcanza el 63 %.

En ese contexto quedaron en evidencia resultados ciertamente alarmantes. Se hallaron agroquímicos en 13 de las 14 muestras de apio y en el 98% de las de pera. En el caso de los cítricos dieron positivo el 94% de los limones, el 91% de las mandarinas y el 83% de las naranjas. La presencia de residuos tóxicos también fue muy alta en otros cultivos como las frutillas (76%) o acelga y espinaca (74%).

No menos preocupante resulta el hecho de que entre los 52 principios activos que se hallaron en el muestreo, el SENASA reconoce la presencia de cuatro sustancias no autorizados en nuestro país (diazinon, aldicarb, acrinatrina y hexaconazole) y otros cuatro pesticidas (DDT, endosulfán, metil azinfos y metamidofos) directamente prohibidos por su altísima toxicidad.

UN DESCONTROL QUE AFECTA AL CONSUMIDOR


PABLO COLTRINARI - PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES HORTÍCOLAS DE LA PLATA

“El 90 por ciento de la producción hortícola de la Región hoy está en manos de productores que desconocen por completo las buenas prácticas agrícolas y no suelen trabajar tampoco con ingenieros que los asesoren: aplican pesticidas a ojo, no respetan los períodos de carencia y hasta usan el mismo producto para distintas plantas aunque esa no sea su finalidad. A falta de controles se cayó en una desvirtuación que afecta directamente al consumidor. A esta altura, la única posibilidad de revertir la situación no es salir a cortar cabezas, porque eso impactaría sobre la disponibilidad y el precio de los productos, sino identificar a los productores que no cumplen y enseñarles a hacer las cosas bien. Necesitamos que los organismos estatales y los colegios profesionales vinculados con el tema se involucren más porque lo que está en juego es la salud de la población”.

Al analizar las causas que han llevado a que hoy estemos poniendo en la mesa semejante cantidad de químicos peligrosos, investigadores, ambientalistas y productores agrícolas coinciden en un diagnóstico: “descontrol”.

“El organismo a cargo de controlar, el SENASA, no es competente para esa tarea –afirma el ambientalista Fernando Cabaleiro-. Sus controles son hechos mayormente por ingenieros agrícolas orientados en la sanidad vegetal cuando esto es una cuestión de salud pública que debería estar en manos del ministerio de Salud. El descontrol que existe en esta materia se hace evidente además en las incongruencias que existen en los criterios de regulación: hoy tenemos sustancias prohibidas por el ANMAT que el SENASA permite aplicar para la producción de alimentos”.

Pero lo cierto, como señala Cabaleiro, es que los propios consumidores tampoco estamos exentos de cierta responsabilidad. “Cada vez que vamos a la verdulería y descartamos los productos manchados por la picadura de bichitos estamos contribuyendo a que esto suceda. A fuerza de este tipo de elección, la presión que ejercen las grandes cadenas de supermercados sobre los productores hortícolas para que las frutas y hortalizas luzcan bien ha llevado a que éstos apliquen una cantidad impresionante de pesticidas para asegurarse su comercialización. En consecuencia, hoy tenemos tomates y lechugas impecables pero llenas de venenos”.

NO HAY PESTICIDAS INOCUOS

ANA MARÍA GIRARDELLI - MÉDICA ESPECIALISTA EN TOXICOLOGÍA

“No hay pesticidas inocuos. El ser humano puede ser afectado en forma directa como también por alteraciones de plantas y animales con los que conserva una relación milenaria imprescindible para su subsistencia.
La mayoría de los pesticidas son sustancias volátiles, persistentes en el suelo, con capacidad de filtrar hasta las napas, contaminar aguas superficiales o ser retenidos en forma de residuos en los alimentos.

Estas condiciones permiten la exposición de gran parte de la población, pero resulta un riesgo ponderado para los expuestos laboralmente, sus familias y los ocupantes de viviendas colindantes con emprendimientos donde se utilizan estos productos.

Las manifestaciones clínicas corresponden en general a mezclas de sustancias, donde se observa afectación neurológica, inmunológica, reproductiva y hematológica. Son cuadros de difícil diagnóstico dado su evolución lenta e insidiosa.

Inicialmente, la pérdida de bienestar es imperceptible al individuo. Tras meses o años de exposición se perturba la respuesta de los mecanismos de defensa orgánica y facilita el desarrollo de numerosos procesos de enfermedad, cuadros crónicos específicos en los que siempre hay que considerar factores predisponentes para su desarrollo. La edad (niños y ancianos), embarazo, malnutrición, entre otros, son factores de susceptibilidad.

Algunas medidas implementadas en el hogar pueden ayudar a disminuir la exposición a plaguicidas. En búsqueda de reducir residuos de plaguicidas de la superficie de los alimentos, es conveniente saber que la mayoría de estos productos reducen su actividad en medio alcalino. Se recomienda lavar prolijamente frutas y verduras y sumergirlas 30 minutos en solución de Bicarbonato de Sodio al 5% y enjuagar profusamente. Aún las destinadas a cocción, dado que el calor no destruye los tóxicos, la evaporación los concentra.

ALGUNOS INGREDIENTES DEL "CÓCTEL TÓXICO" QUE INGERIMOS 








Ante cualquier duda, consulte al Centro Provincial de Referencia en Toxicología 0800 222 9911. La consulta precoz es la mejor herramienta para conservar su salud”.

Fte: infografia del diario "El Dia" de La Plata sobre los residuos de agrotóxicos en Frutas y Hortalizas.

NO DEJE DE LEER NUESTRAS ETIQUETAS: "SOJA"- "GLIFOSATO" Y "AGROTÓXICOS Y PESTICIDAS"


NOTA RELACIONADA


CONTINÚA EL GENOCIDIO AGROTOXISTA, TRANSGÉNICO Y ANTI NATURA EN NUESTRA PATRIA



PLAGUICIDAS CARCINÓGENOS Y ERROR TECNOGÉNICO


EL ACCIONAR TECNOLÓGICO DEL HOMBRE EN LA CIENCIA MODERNA

OCULTADAS AL PÚBLICO: GRAVÍSIMAS DISFUNCIONES EN LA SEXUALIDAD, FERTILIDAD Y METABOLISMO OCASIONADAS POR LOS PESTICIDAS DE LAS MULTINACIONALES


NECOCHEA GRAVÍSIMA DENUNCIA SOBRE GENOCIDIO POR AGROTÓXICOS



NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...