viernes, 21 de octubre de 2011

OTRA DENUNCIA CONTRA EL HOSPITAL: "YO PUSE MI CASA EN VENTA, YA NO QUIERO VIVIR EN ESTA CIUDAD"


El padre de Marcelo Claudio Gaspar, fallecido el 13 de Octubre en una calle del barrio Norte,  acuso a la guardia del hospital de una mala atención de su hijo

Marcelo Claudio Gaspar tenía 41 años, un hombre joven y enfermo que cayó fulminado por un infarto en la Calle 306 entre las Alamedas 207 y 208, a escasos 50 metros de su casa donde lo esperaba su padre. Marcelo regresaba del hospital, se había atendido en la guardia por un fuerte dolor en el pecho.
“Había cumplido 41 años el 1° de agosto y esa mañana le robaron la vida porque se levantó a la seis de la mañana, se baño, yo quise acompañarlo al hospital, pero no me dejó porque yo también soy cardiaco,  y se fue al hospital. Fue atendido por el doctor Carlos Ponce, quien le recetó un jarabe, “Curatos”, sin que le hicieran un electrocardiograma, ni una radiografía. Tenía dolor en el pecho y vómitos y le recetaron un remedio para la tos sin estudiar su caso”, explicó Héctor Horacio Gaspar, padre de Marcelo. 
Un día antes del desenlace fatal, el 12 de octubre el padre y Marcelo intentaron comunicarse con el hospital desde las 11 hasta las 15, sin que la ambulancia llegara hasta la casa de la familia. Marcelo llamaba al hospital porque se sentía mal y tenia antecedentes cardiacos, igual que su padre.
“Llamamos muchas veces, no vino la ambulancia, llame yo me dijeron que no podían venir porque había mucha gente, el llamo dos veces mas, y le dieron la misma respuesta. Al día siguiente se fue al hospital. Cayó a cincuenta metros de mi casa, lo atendieron en la guardia, tomo el colectivo, se bajo en Paseo 105 y Avenida 4, caminó hasta la 102 compro el diario, pan en un mercado y cayó a metros de mi casa. La Policía llegó primero, intentaron todo, pero falleció en la calle. Quiero agradecer a los agentes que hicieron todo para salvarlo”, dijo su padre.
El hecho no es nuevo, es uno más de los tantos casos que se produjeron desde hace años y que recrudecieron en estos últimos cuatro. En un escalón más en este difícil ascenso para los pacientes que son ninguneados en la guardia del hospital público. Forma parte de esa enorme mentira que rodea a la “Gestión” con un secretario de Salud al que no le interesa la salud de su pueblo.
“La causa de la muerte fue un infarto súbito, eso dijeron los médicos que llegaron cuando se cayó. Me indigna, la mala profesionalidad de los médicos que lo atendieron,  no hicieron un electrocardiograma, ni una radiografía. Creo que si era bien atendido, mi hijo estaba vivo. Hay otros médicos muy humanos, yo le quiero preguntar al pueblo   ¿este hospital esta para atender esta demanda?  ¿Qué hacen los políticos?, hacen peatonales, Centros de Convenciones. Yo puse mi casa en venta ya no quiero vivir en esta ciudad a la que llegue hace 12 años. ¿Son necesarias estas obras? No atienden las necesidades del pueblo. Me da bronca que mi hijo se haya muerto en la calle por una mala atención. Yo tengo respeto por este pueblo porque la gente sabe lo que pasa en este pueblo”, concluyó  Héctor Horacio Gaspar, un padre que perdió a su hijo.                 
POR JULIO CARABAJAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...