martes, 27 de diciembre de 2011

ASUMIÓ ERNETA: EL ESTADO SOY YO


El lunes 12 de diciembre Jorge Rodríguez Erneta asumió su segundo mandato al frente de la Municipalidad de Villa Gesell. Fue una fiesta del Ernetismo donde el intendente presentó su renovado gabinete.


Bombos, redoblantes, cánticos, hostigamiento a todo aquel que no piensa como el gobierno, risas y expresiones de apoyo a las palabras del jefe comunal. El acto comenzó pasadas las 17 en la sede del Concejo Deliberante con el juramento y la toma de los cargos de los Consejeros Escolares. La presidente saliente y electa nuevamente, Mónica López de Paúl tomo su propio juramento y luego siguió con Mónica Miño y los Consejeros suplentes Ismael Dajczak  y José Luis Martínez. La novedad del Consejo Escolar López de Paúl deja la presidencia para ocupar el cargo de secretaria, mientras que la oposición se quedó con la vicepresidencia y la tesorería. La nueva presidente será Roxana Iscazal.

La segunda parte del acto fue el juramento de los concejales y fue una fiesta Ernetista. Aquí aparecieron las barras del oficialismo que se dedicaron a hostigar a la oposición ante las sonrisas de los funcionarios. Es que el Ernetismo se destaca por estas acciones, que pone de manifiesto el desprecio por las ideas contrarias a la Gestión, aunque pertenezcan al mismo partido. “Es dar la vida por el intendente” o estás fuera, es la concentración del poder en la persona del intendente y en segundo término en el secretario de gobierno.     

Se nombraron los funcionarios del legislativo: la secretaría del cuerpo seguirá en manos de Héctor Diez, Marcela  Escobar continua como secretaria de Concejo Deliberante. Los concejales oficialistas Gustavo Barrera, Adriana Migliorisi y Noemí Avellaneda ocuparan la presidencia y las dos vice- presidencias. La oposición propuso como vice - presidente segundo a Sergio Cabutti pero la votación salió empatada y definió el voto doble del presidente del cuerpo, Gustavo Barrera, una primera señal de esta nueva conformación del legislativo local.

Se despidieron a los concejales salientes con la notable ausencia del Aldo Canone, quien no se presentó a despedirse de sus compañeros, mientras asumieron los “nuevos” ediles Gustavo Barrera,  Fernando Acebal y Adriana Migliorisi por el Ernetismo y Sergio Cabutti, Claudia Cima y Diego Piacentini por la oposición.


Aquí la novedad fue la solicitud de licencia de Mabel Llompart para ocupar la secretaria de Cultura y su reemplazo por Hugo Casasola. Un cambio que seguramente se sentirá en la estructura del oficialismo dada la intransigencia de Llompart en el debate político y la personalidad que impuso en el bloque oficialista cuando manejo la mayoría absoluta.  

El discurso   

En el último tramo del acto el presidente del Concejo Deliberante le tomó juramento al intendente Rodríguez Erneta y luego se escuchó el discurso del jefe comunal con Osvaldo Tavarone  parado al costado como un verdadero edecán del intendente.  

En el primer tramo el intendente agradeció a los presentes y a los “compañeros” municipales por el trabajo desarrollado en los últimos cuatro años.

El discurso estuvo poblado de conceptos retóricos, escaso sustento de las acciones que deben acompañar esos conceptos. Sin números de la economía municipal el jefe comunal recorrió su gestión desde el 2007. “Aquel era otro momento de Villa Gesell,  de la Provincia y del país, una ciudad con muchas dificultades económicas para su sostenimiento y con una temporada que comenzaba en pocos días. Teníamos una gran carencia de recursos. Al DIA siguiente, muy tempranito, me fui al Corralón Municipal y hable con los trabajadores y les pedí la colaboración, que nos ayuden y que teníamos que hacerlo entre todos, que no era una cuestión partidaria, ni sectaria, tampoco individual, era una cuestión de todos porque la ciudad nos necesitaba. Y ahí nació esta relación”, expresó.

Mas adelante, sostuvo “que para lograr esto no se necesita gritar, ni sancionar a nadie, ni echar a nadie,  ni implementar medidas drásticas para explicar lo que necesitaba la ciudad” y aquí se olvido de los casi 200 trabajadores radicales despedidos en 2008,  a los que no se les respeto la antigüedad.

Destacó el equipo de la “Gestión” de los últimos cuatro años y agradeció. “Gracias por acompañarme en este tramo del ejecutivo para hacer política desde la comuna,  pero que también elaboramos desde nuestro partido justicialista”. Luego agradeció a todos “a aquellos que han entendido que nos mueve y qué nos movió en ese 2007,  que era para que Villa Gesell este mejor y sé que muchos, que no comparten mi idea política, trabajaron juntos a nosotros para que Villa Gesell comience a recuperar el lugar que nunca debió haber perdido”

Luego se refirió a la transparencia y la eficiencia de la “Gestión”, a la inclusión social y “la integración para todos aquellos que están fuera del sistema, para que se integren y para los que están dentro puedan desarrollarse en un proyecto que los contenga a todos”.

El intendente sostuvo que el aumento a los trabajadores municipales fue del 60 por ciento en cuatro años. Hablo del ordenamiento económico financiero de la Municipalidad “a ese periodo le sucedió un tramo donde avanzamos en obras importantes para la ciudad, esto reactivo nuestra economía, generó mano de obra, recurso genuino y tan necesario que nos permitió dotar a la ciudad de los servicios necesarios, haciendo de ella una ciudad que pueda competir”. Adelantó la apertura de la Dirección de Migraciones que depende del Ministerio del Interior de la Nación y la Dirección de Personas Jurídicas que depende del Ministerio de Justicia de la Provincia.

Con respecto a la seguridad se refirió a la Dirección Municipal de Seguridad, al Centro de Monitoreo con “cerca de 50 cámaras”, las patrullas municipales y la capacitación del personal que allí se desempeña. Ni una alusión a la actuación que tuvieron en la campaña electoral con militantes de otras fuerzas políticas y destacó la inversión en este rubro cuando en la Rendiciones de Cuentas es notorio que, sólo, invierte la mitad de la tasa de seguridad.

En salud subrayó la inversión en los Centros periféricos, en mejor tecnología, en más médicos y anunció la quinta inauguración del tomógrafo en lo que va del año (finalmente se concretó el martes 13)   

“No detengo, bajo ningún punto de vista, la construcción del Hospital Materno Infantil” dijo en otro segmento del discurso de  cuarenta y cuatro minutos y añadió “lo vamos a sostener con todo el esfuerzo, con todas las ganas,  como se sostienen los proyectos de los cuales uno está convencido y sé que lo vamos a hacer entre todos”

Felicito a la primera promoción de enfermeras municipales, nombró el trabajo de la Dirección de Zoonosis con 5000 castraciones, del Área  de la Discapacidad y volvió a plantear la construcción de una replica de la Iglesia de la Natividad que trajo de Belén en el Estado de Palestina en sus dos viajes, del año pasado y en este 2011.

Más adelante se hizo dueño del Plan “Conectar Igualdad”,  que implementó el gobierno nacional “con la entrega de 4000 netbooks”, destacó las carreras que se desarrollan en el Instituto N° 200 “Gabriela Mistral” y el convenio por el CBC de reciente firma con el rector de la UBA.

Erneta llegó a sincerarse con las obras públicas: “fue la vedette de la gestión terminamos 35 obras con una inversión cercana a los 65 millones de pesos. Que en el inicio eran más de 100 millones en obras, nos faltan cerca de 40 millones, debemos terminar las viviendas que estamos construyendo y las que vamos a construir para mas vecinos, queremos terminar con la rambla, el asfalto de Circunvalación, pero las vamos a encarar con entusiasmo”

Fue un discurso poblado de retórica. Varios de estos anuncios no se cumplieron o están atrasados. Hubo olvidos y modificaciones de la realidad tales como las cloacas de Mar de las Pampas, que  ni siquiera están en carpeta. De la playa ni un solo párrafo a días del comienzo de la temporada mide la importancia que tiene asignada el principal recurso turístico de la ciudad. Expresa cómo piensa la ciudad Rodríguez Erneta, expresa un criterio y muestra el estilo de gobierno que ejerce la “Gestión”. El mandamás de Villa Gesell habló más de cuarenta minutos, hizo bromas, se mostró exultante y fue aplaudido en varias oportunidades. El recinto estaba poblado de funcionarios, periodistas y  familiares y el jardín lo ocuparon los “muchachos” de los bombos y las consignas, muchos eran del Corralón, que llegaron en un micro. Lo de siempre.

Faltó el pueblo, no hubo fiesta Popular, los funcionarios se fueron a cenar al hotel Intersur y la gente lo siguió por el cable local. Villa Gesell inicia una etapa partida al medio, en mitades casi iguales y dos realidades, la del oficialismo y la del resto de la sociedad geselina. Son distintas, el oficialismo emplea el exitismo y le da una interpretación a esa realidad. Es la ciudad onírica. Pero hay otra ciudad, la real, la de los delitos, la de la pobreza, la desocupación y la droga. Este será el último gobierno de Jorge Rodríguez Erneta en Villa Gesell, cuyo legado se conocerá en muchos años. Un periodo para debatir la sucesión de un hombre que cambio la ciudad, que personalizó el estado municipal y fue instrumento de un cambio genético en la región, junto a otros jefes comunales, que se expresa en la precarización de la sociedad junto a inversiones inmobiliarias millonarias, un fenómeno que recorre  toda la costa por estos años, un enunciado de la nueva forma de hacer política en la Argentina             

POR JULIO H. CARABAJAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...