miércoles, 4 de abril de 2012

ARGENTINA BAJO LAS GARRAS DE LA DROGA.: TRAIDORES Y DATOS PARA NO OLVIDAR

Evolución de la droga y promotores de la misma en argentina
Las sensacionales muertes que antaño veíamos por TV o que leíamos en los periódicos del país, y que alarmaban por su concreción y violencia, y cuyo sello corría por cuenta de las mafias de la droga, en el siglo XXI ya se han instalado en las ciudades y calles de nuestra Patria. La alarma de este tema, que en cualquier momento iba a explotar, tiene su epicentro en el año 2008, al perpetrarse asesinatos de características rituales y dignas del submundo de los multimillonarios negociados que las sustancias ilegales originan y promueven.
Entre dichos asesinatos, la población escuchó hablar de gente de origen mexicano, colombiano, y de argentinos implicados en los sangrientos sucesos. Un año atrás (2007), las crónicas dieron cuenta de narcotraficantes peruanos relacionados a la organización subversiva Sendero Luminoso que hacían estragos en las villas, preferentemente las situadas en Buenos Aires. Varios crímenes surgieron entre los propios delincuentes al reacomodarse los liderazgos entre los carteles que manejan la marihuana y el 'paco'. En medio de las balas, la sangre y los negocios oscuros, el indefenso pueblo argentino...
Pero, ¿cómo se llegó a incubar este universal germen de las drogas y su comercialización en el país? ¿Quién o quiénes han sido los malnacidos que la promovieron y la promueven como una forma "ideal" de adaptación a los "países más avanzados"? Hasta la asunción del agente internacional Carlos Saúl Menem a la presidencia de la Nación, Argentina estaba catalogada como país "de tránsito de la droga", pues nuestro país recibía los cargamentos ilegales provenientes de México, y una vez aquí se las exportaba hacia Europa y, en menor medida, a Asia y Oceanía. Al culminar la entrega menemista en 1999, Argentina había visto crecer considerablemente el tránsito de las drogas y, por sobre todo, el consumo.
Entonces, siempre basándonos en estadísticas mundialmente aceptadas, nuestro país permitía el libre tránsito de la droga y ahora era también una nación de consumo. Pero otros factores comenzaban a moldear estos penosos status: en los años 90 se habían creado las drogas sintéticas, como por ejemplo el éxtasis que, casualmente, terminó imponiéndose paralelamente con la incitación de un modo de vida hedonista, placentero y destructor de toda base familiar.
Promediando la primera década del siglo XXI, se añade otro título más a nuestro país: ahora también producimos la droga. Esto quiere decir que se implantan 'talleres' clandestinos para la fabricación de estas sustancias, cuyos creadores son integrantes que, con total seguridad, antes importaban ya elaboradas las drogas para ser inmediatamente comercializadas y consumidas. Los tristemente célebres Carteles de la droga -que proliferan en México y en Colombia, básicamente-, observaron el notable mercado que representa el narcotráfico un país como el nuestro, y entonces, a mansalva, se instalaron con la connivencia de los dirigentes gubernamentales de turno, acaso igual de ávidos en obtener remuneraciones millonarias...
Con sorprendente insistencia, sobresale en los últimos meses la putativa opinión del actual ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, en lo concerniente a la despenalización de la tenencia de drogas para consumo personal. La infame postura fue oída hasta en el exterior. Aníbal Fernández -hay que decirlo con todas las letras y sin titubeos- es un hombre emparentado a las drogas y estupefacientes ilegales, prueba de ello es lo que sucedió en tiempos del menemismo, cuando era Intendente de la localidad de Quilmes.
Tapado por la desinformación cotidiana y masiva, Aníbal Fernández estuvo prófugo de la Ley a finales de octubre de 1994 por corrupción. Como en la imagen puede verse, el periódico "La Nación" del 27 de octubre de 1994 titulaba "Siguen buscando al intendente quilmeño". Y "La Prensa" del mismo día decía: "Orden de captura para el intendente de Quilmes", y este escandaloso titular iba acompañado de una foto del entonces funcionario duhaldista en tiempos de Menem, Aníbal Fernández. El hecho tenía aristas bastantes truculentas, las cuales pasaremos a explicar.



Cuando en octubre de 1994 le pidieron captura, Aníbal Fernández se hizo prófugo de la Justicia, permaneciendo escondido -cual cobarde- en una quinta que tenía en Florencio Varela. Su fuga duró un total de 15 días, momento en que logró no ser encausado... Uno de los motivos de su corrupción administrativa era que la incipiente telefonía celular del Municipio de Quilmes arrojaba un gasto descomunal para el uso verdadero que debía dársele a este tipo de servicio. No apuntaremos más datos sobre este motivo, porque nos ocupa el otro.
Decíamos, entonces, que mientras el Intendente de Quilmes, Fernández, estuvo prófugo, la Justicia halló en un procedimiento 1/2 kilo de cocaína de mediana pureza, así como una balanza de precisión y elementos para el fraccionamiento. La droga y la balanza fueron encontrados entre miles de boletas de la Reforma Constitucional de la provincia de Buenos Aires, y que llevaban inscripta la opción "SÍ". Estas boletas, se supo, habían sobrado de la consulta popular que se realizara, a tal efecto, el día 2 de octubre de 1994. Recordarán los memoriosos que tras esta Reforma de la Constitución bonaerense, estuvo el resonado caso de los sobornos que Eduardo Alberto "papá porro" Duhalde le ofreció al delincuente traidor Aldo Rico y sus partidarios del MODIN (Movimiento por la Dignidad Nacional), para que Duhalde pudiera ser reelecto gobernador de la provincia de Buenos Aires por un período más.
Pero el hallazgo de la droga fue clave para emparentar a Aníbal Fernández con las drogas desde entonces. Los elementos de precisión, la balanza y el medio kilo de cocaína, fueron encontrados en un local llamado "Estadio Chico", instalación que supo ser uno de los más famosos lugares donde tocaban bandas de rock, y que en los años 90 estaba en la agonía, como si fuera abandonado... "Estadio Chico" hacía 3 años que funcionaba como local partidario de la Liga Federal, grupo político que, ¡oh, casualidad!, llevó a Aníbal Fernández a la intendencia de Quilmes en 1991.
Quiere decir que no parece ser casualidad que este delincuente de Fernández aparezca como el más claro defensor de la despenalización de la tenencia de drogas y, lo que suena más terrible, como el principal vocero de esta legislación destructiva que se intenta imponer a toda marcha en el país.
Fte: ciriaco cuitiño

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...