viernes, 18 de abril de 2014

¿DE DONDE VIENE?: LA PASCUA O FIESTA DE OSTARA



Los pueblos paganos  siempre han celebrado la muerte y la resurrección de su dios desde muchos milenios antes del nacimiento de Cristo. Según la mitología egipcia, el rey de los dioses, Osiris, es muerto por el dios del mal, Set para usurpar el poder. Su esposa Isis escapa y encuentra al dios de la magia y la sabiduría, Thot, quien revive a Osiris. Osiris e Isis conciben a Horus quien luego venga a su padre matando a Set. Similar es el mito nórdico de Balder, quien es asesinado por las mentiras y trampas del dios del mal, Loki, pero quien revive tras el Ragnarok (en nórdico antiguo, batalla del fin del mundo emprendida entre los dioses). Similares mitos se encuentran en el Ave Fénix helénica, el mito de Orfeo  griego cuyo culto, el orfísmo, se volvió uno de los llamados cultos de misterios (esotéricos) más importantes del mundo grecorromano, el mito del Mitra persa y del Cernunus celta que baja al Inframundo en Samhain (el 31 de octubre) y regresa en Yule (el 21 de diciembre). De forma similar al mito de cómo Odín muere en el Árbol Ygdrassill (el árbol del conocimiento) y revive nueve días después extrayendo la sabiduría de las Runas. El mito de un dios que muere y resucita es tan común entre los pueblos arios; celtas, germanos, persas, egipcios, romanos, griegos, etc., que la resurrección de Cristo no sólo no es nueva, sino que trillada. Pero también nos demuestra que la religión cristiana en realidad tiene una muy fuerte influencia pagana.

EL DOMINGO

El día sagrado de los cristianos es el domingo, en latín Dies Dominicus, día del Señor, el Sun-day (día del Sol) en inglés. El domingo es el día del sol y el que se le consagre a Cristo es una prueba más del culto solar que envuelve al cristianismo.

LA TRINIDAD

Las religiones paganas tenían y adoraban a trinidades divinas muchos miles de años antes de existir el cristianismo. En Egipto era Osiris (Padre), Isis (Madre) y Horus (Hijo), análoga a la trinidad germana; Odín, Freya y Thor, a la Tríada Celta (la Anciana, la Madre y la Doncella), al Trimurti Hindú; Brahma, Vishnú y Shiva, y a las distintas trinidades propias de casi todas las culturas indoeuropeas. Así, la Trinidad Cristiana conformada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (que representa a la parte femenina ó sutil) y que fue establecida como doctrina teológica en el Concilio de Nicea por el emperador Constantino quien era pagano y se le reportó asistiendo a templos paganos hasta avanzada edad (fue bautizado en su lecho de muerte), es una nueva cristianización de un concepto pagano; la Trinidad.

EOSTER- OSTARA

Diosa Teutona de la primavera, el renacimiento, la fertilidad y la resurrección. En áreas germanas y celtas es conocida como: Holda, Freya, Frigg, Tara. También es conocida como: Eostree, Aries, Artemisa, Athena, Ishtar, Astarte, Cybeles, Hecate, Luna, Marte, Minerva y Morrigan. Ostara ayuda a desaparecer el temor. Es reconocida como Valfreya, la Dama de la Guerra, que con sus poderes mágicos, cabalga el tiempo de noche oscura (invierno), guiando las almas de los muertos en batalla y quienes han sido buenos en vida, a su lugar de descanso final. Protege la fuente que contiene el agua del renacimiento (resurrección) y al ser partícipe de los secretos de la magia junto a Odin, es en esta época (inicio de la primavera en el hemisferio norte) cuando vence a Cernunnos el Dios astado, el Señor de los Animales y también al Hombre Verde, Señor de los Bosques; consiguiendo el retorno del verdor de las praderas y del bosque, con nuevas criaturas retozando por sus herbales. Es así, como en este tiempo, la tierra se empieza a calentar liberándose de la fría prisión del invierno y convirtiéndose en un paraíso verde, en que los animales despiertan del periodo de hibernación, inundando de fertilidad y la alegría cada rincón. Abril era llamado Esturmonath, el mes de Ostara y la llegada de la primavera (hemisferio norte), renacimiento de la naturaleza, es el motivo de estas fiestas. El nombre para el punto cardinal Este, deriva de su nombre, pues el Sol nace en el Este. Su animal sagrado es la liebre, por ser un símbolo de fertilidad. El huevo es el símbolo del útero de Ostara, era pintado rojo sangre y dejado en cuevas para dar poder a los muertos. También al colorearlos, representan el renacer de la naturaleza y su infinita variedad de colores. Se enciende el fuego sagrado de Ragnarok y se pasa saltando sobre él, representando el triunfo sobre el crepúsculo de los Dioses. Este momento de la primera siembra, nos invita al renacimiento interior, fertiliza la conciencia para que sea un buen terreno en donde depositar las semillas de todos los anhelos para el año que ha comenzado.
A la vista de esta festividad, hoy en día pensamos automáticamente en la Pasión y muerte de Jesús, pero el origen pagano sigue siendo evidente. Y es que la Pascua no se celebra siempre en las mismas fechas sino depende de la luna: el Domingo de Pascua es siempre el primer domingo que sigue a la luna llena después del equinoccio de primavera. Éste marca el inicio de la primavera y se caracteriza por que el día y la noche tienen una duración igual. El Domingo de Pascua (“Ostersonntag” en alemán) es el día principal de la fiesta eclesiástica cristiana porque con él se celebra la resurrección de Jesús, por lo que, en España, también se habla de Domingo de Resurrección. Por consiguiente, el Lunes de Pascua se traduce al alemán como “Ostermontag”. ¿Pero por qué no se habla de “Ostersamstag” (“Sábado de Pascua” en castellano) sino, en todo caso, de “Karsamstag”?(“Sábado Santo”) Es fácil: el prefijo “Kar-” procede de la palabra de antiguo alto alemán “chara” (tristeza, lamentación) e indica que se mantiene el luto iniciado el “Karfreitag” (“Viernes Santo”) por la muerte de Jesús. En España, la semana entre el Domingo de Ramos (“Palmsonntag”) y la Pascua se conoce como “Semana Santa”, por lo que los días anteriores al Domingo de Pascua se llaman Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo. En Alemania no se habla de Jueves Santo o “Kardonnerstag” sino de “Gründonnerstag” (traducción literal: “Jueves Verde”).

EL CONEJO DE PASCUA

Osterhase en alemán. Los huevos se asocian con este animal porque el conejo era el animal que acompañaba a la diosa Ostara  Además, con su apareamiento en primavera los conejos ahuyentaban a los pájaros, que dejaban atrás sus nidadas y permitían acceder libremente a los huevos. En muchos países se celebran estas fiestas consumiendo huevos pintados y coloreados porque se le consideraba  un símbolo del renacer de la vida y del comienzo de un nuevo ciclo. Los romanos, griegos, egipcios y persas practicaron esta tradición.
Existe una base solar del Cristianismo ó Kristianismo gnóstico del cual casi no  ha sobrevivido nada y que fue usurpado por el hebreo  Pablo de Tarso, originalmente Saulo Pablo que con su doctrina  alteró el Kristianismo volviéndolo Judeocristiano de forma similar a como sucedió con la Cábala Egipcia y como fueron adulteradas otras tradiciones en algún momento de la historia. No obstante, de manera innegable Y A PESAR DE TODO, el ESPÍRITU emerge mostrándose en sus símbolos y negándose tenazmente a desaparecer como la influencia sinárquica quiere que pase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada