viernes, 29 de junio de 2012

BUSCANDO LA VERDADERA HISTORIA DE “LOS PUEBLOS ORIGINARIOS" (CAPITULO I)

                                  Mapa de Araucania de 1860                                                  
Pueblos originarios: Un racismo políticamente correcto". Quienes son los primeros habitantes de América. Una lección de historia: con más de un dato y una fuente
    
UN MODERNO MALÓN

El caso mapuche es un tema geopolítico y de interés económico manejado desde el exterior. Curiosamente, no hay reacción.
"Crearemos el estado Mapuche, desaparecerán Chile y Argentina"
Parece un chiste; desgraciadamente, no lo es. La posibilidad de un malón clásico no existe como tal, pero el peligro de un indigenismo agresivo que basa sus reclamos en más mentiras que en verdades, es real. Desde hace casi dos décadas, cada vez con más fuerza, contando con elementos de apoyo internacionales que proveen dinero, prensa y hasta armas, el indigenismo latino americano avanza sin encontrar fuerzas que enfrenten sus reclamos; pocos de ellos justos y la mayoría, absurdos.
Sin lugar a dudas los problemas más serios son los que generan los araucanos en Argentina y en Chile. Tan serios son, que de conseguir lo que pretenden los mapuches, peligra la extensión territorial de Chile y de Argentina. El problema mapuche chileno es distinto del argentino. Los mapuches eran araucanos originarios del sur chileno y habitaban entre el río Bío Bio al norte y el río Toltén al sur, entre el Pacífico y los Andes. Quizás, en Chile, las demandas mapuches sean más justificables. Cuando en 1550 se crea la Capitanía General de Chile, ante el avance de los españoles, algunos araucanos comienzan a emigrar cruzando la cordillera. A partir de esa fecha continuaron emigrando y lo hicieron masivamente ya entrado el siglo XIX. Nunca fue un pueblo originario argentino. Fue un pueblo invasor.  
Mientras los mapuches (araucanos) llegaban a lo que hoy es Argentina, esas tierras estaban ocupadas por los reales pueblos originarios de la zona, tehuelches, puelches y pampas. Pueblos originarios argentinos que los mapuches, en cruentas guerras, hicieron desaparecer.
Los mapuches, "hombres de la tierra" que acusan al General Roca de genocida, fueron los responsables del exterminio de los tehuelches. Y hoy, reclaman tierras que no les pertenecen.
Parece una nota de color, de esas que aparecen en los medios gráficos cuando hay que llenar espacios, pero no es así. El tema crece, toma proporciones preocupantes y ya es un peligro en tiempo real. Reclaman tierras que les fueron propias en Chile, y otras que les fueron ajenas en Argentina. Ya existe el mapa de la nación Mapu, que va desde el Pacífico hasta el Atlántico, que toma la 9ª y la 10ª región chilenas y prácticamente un 30% del territorio argentino. Todo Neuquén, el sur de Mendoza, San Luis, Córdoba y Santa Fe, media provincia de Buenos Aires, La Pampa y parte de Río Negro.
Tienen respaldo internacional a través de una ONG situada en: 6 Lodge Street, Bristol lBS1, 5RL, England Tel/fax +41179279391, mil@mapuche-nation.org y el sitio de Internet (hecho en Gran Bretaña) http://www.mapuche-nation.org/ -  se edita en inglés, francés, alemán y español. Poseen una  Constitución monárquica redactada en francés, aún vigente: “Fundación y Bases Jurídicas - Constitución del Reino de Araucanía y Patagonia”. En el enlace http://www.araucanie.com/ “El Reino de Araucania y Patagonia” reza: “El Reino de Araucanía y Patagonia fue fundado en 1860 por los indios mapuches en el territorio actualmente OCUPADO POR LAS REPÚBLICAS DE ARGENTINA Y CHILETounens de Orélie-Antoine, un abogado residente de Francia en la Araucanía, fue elegido por el mapuche para ser el primer Rey de Araucanía y Patagonia.” En su página reservada a la cual se ingresa únicamente con una membresía- http://www.araucanie.com/members/reserveesp/redir.php?filename=org_fichiers/conesp.pdf encontramos la redacción de su Constitución  Monárquica con fecha del 17 de noviembre de 1860, Firmado: ORELIE ANTOINE I y por el Rey, el Ministro de Estado del Departamento de Justicia,F. Desfontaine, esta expresa lo siguiente: “Nos, Príncipe Orélie Antoine de Tounens, Considerando que Araucanía no depende de ningún Estado, que está dividido en tribus, y que un gobierno central es reclamado por el interés particular  tanto como por el general. Decretamos lo que sigue: Artículo primero. Una monarquía constitucional y hereditaria ha sido fundada en Araucanía, el Príncipe Orélie-Antoine de Tounens ha sido nombrado Rey.” Pasado en limpio, esto deja bien en claro sobre la intención de crear un ESTADO mapuche y que de ninguna manera se identifican ni como argentinos, ni como chilenos, solo como mapuches.
En cuanto al francés al cual proclaman “Rey” en sus diversos links tanto internacionales como nacionales, el masón, Orélie Antoine de Tounens y el autoproclamado “Príncipe de Araucanía y Patagonia”, denominado por los mapuches como heredero del "reino" y su heredero, Philippe Boiry, quien tiene en el enlace oficial mapuche-nation.org diversos escritos y una declaración Solemne del Príncipe de Araucanía y Patagonia, el reconocido escritor, François Lepot, profesor, investigador, periodista  y 15 años corresponsal del diario Clarín en Europa con base en París, uno de los fundadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en 1951,director de Asuntos Culturales de la cancillería, profesor de historia en varias universidades, Rector fundador de la Universidad del Neuquén, convertida años después en la actual Universidad Nacional del Comahue y autor del extraordinariamente documentado libro “El Rey de Araucania y Patagonia” explica lo siguiente: “El señor Philippe, Paul, Alexandre, Henri Boiry, nacido el 19 de abril de 1929, con domicilio particular en 138, boulevard Murat, Paris 75016, el 31 de julio de 1996 inició demanda contra el periodista Enrique Oliva y contra sus editores señor Henry Dougier, la Société Autrement y la Société Nouvelles Expérimentations Sociales por su publicación del capítulo escrito "El Rey de la Patagonia". La causa quedó radicada en el Tribunal de Instancia de Paris 1°: El señor Boiry en su demanda comienza autollamándose "heredero legítimo del reino desaparecido de Araucanía-Patagonia", estado que según él "fue conquistado y destruido por Chile y la Argentina". Luego relata los sucesivos supuestos sucesores del reino de fantasía ideado por el pintoresco aventurero francés Orélie Antoine de Tounens, hasta llegar al demandante. Boiry dice haber recibido esa herencia por abdicación en su favor de otro ciudadano francés ya fallecido, Jacques Alexandre Antoine Bernard, a quien llama "rey Jacques-Antoine III. Reclama en conjunto a dos personas y dos empresas a pagarle por injurias y difamación, la suma de doce mil francos, unos dos mil Dólares, o sea a razón de quinientos dólares por demandado. Este señor Bernard, nunca se consideró monarca ni utilizó títulos de ninguna especie y menos del "reino" citado, como lo ratifican sus familiares. Pero el demandante presenta un grotesco documento privado, en copia fotográfica, de la supuesta abdicación en su favor, de fecha 12 de mayo de 1951.
Dice también el señor Boiry que "desde su ascensión al trono de Araucanía-Patagonia se ha consagrado de forma constante y desinteresada a los indios Mapuches".  Alega el señor Boiry ser miembro de una asociación indígena no gubernamental; que ha hecho presentaciones internacionales "en interés de las minorías étnicas de la América Austral"; que es interlocutor de parlamentarios argentinos para las cuestiones relacionadas con los indios mapuches; que ha sido atendido por el gobierno argentino; que ha sido recibido calurosamente en la visita que efectuó a "su ex reino de Araucanía-Patagonia, no obstante las reticencias aisladas de un diario de Buenos Aires". Luego de considerar no probada ninguna de las afirmaciones ni derechos invocados por el señor Philippe Boiry, el 29 de abril de 1997 el Tribunal de Instancia de París I°, presidido por Madame M. C. De Duvehat, dictó sentencia. En primer lugar el Tribunal dejó fuera de la causa al señor Henri Dougier y las dos empresas acusadas con el inminente rechazo de la Corte de Apelación y para evitar más gastos y honorarios  a su cargo, el señor Philippe Boiry presentó un escrito desistiendo de su demanda. Conclusión: Ahora el señor Philippe Boiry no puede decirse más "príncipe" ni "rey en el exilio", ni ostentar una cantidad de títulos autoasignados, que por otra parte, salvo algunos incautos (o cómplices), nadie lo toma en serio. Tampoco puede decirse "barón" francés, título falso que se atribuía cuando tenía poco más de 20 años de edad y que no pudo probar, como lo dicen los considerandos de la sentencia del Tribunal de Instancia. En definitiva, quedan vigentes, y legalmente, las palabras del señor Maurice Druon, Secretario Perpetuo de la Academia Francesa, cuando expresa: "Boiry es un fanático impostor de vocación a repetición, permanente y progresivo". (*).
En cuanto al masón Orélie Antoine de Tounens , fue un impostor, juzgado y encarcelado en Argentina por el delito de sedición, miembro de la logia masónica francesa y vinculado a la banca judía de Francia e Inglaterra.  Al  respecto señala el historiador François Lepot en el libro citado: “Se instala en París a fines de 1872. En Marsella se agotaron las posibilidades de obtener dinero en suscripciones. Cuantos habían recibido órdenes de pago sobre el tesoro araucano le reclamaban su efectivización. El negocio de venta de títulos y condecoraciones comenzaba a ser investigado por la Legión de Honor. En París "vivió de expedientes, que no fueron judiciales" (Braun Menéndez en diario "La Nación" - 14 enero 1940). El monarca crea una nueva condecoración, la Real Orden de la Estrella del Sur, esta vez con un diploma y una medalla. Los "costos de cancillería" o de matrícula, se cobran a los incautos. Los estatutos fueron impresos por la editorial Alean Levy y las medallas fabricadas por la casa Lemaîtrede la calle Saint Honoré. También acuña algunas monedas, haciendo creer que circulan en Araucanía. Mostrándolas, lanza otro empréstito por intermedio de la banca Lagrange y Cía, ignorándose si resultó un negocio demasiado productivo. Y como nunca falta en la historia de una aventura -escribe Braun Menéndez- un banquero condescendiente y sin escrúpulos, a éste lo encontrará de Tounens en Londres, en la persona de Jacobo Michaël, con quien celebró contrato "para la emisión de un empréstito que iba a asegurar a su empresa los elementos materiales de que había menester" (pág. 99). Interviene en los contratos, en representación del monarca, su agente en Londres, un tal J. M. de Almeida, caballero de industria que se da el título araucano de vizconde de Palma". Este acuerdo para lanzar el empréstito, es difundido ampliamente en "Le Gaulois", reproducido en diversos medios franceses y tiene repercusión en Londres, en especial en el "Pal Mall Gazette". Jacobo Michaël y el propio de Tounens, inician tratos para que la conocida Banca Rothschild intervenga en la colocación del empréstito en Francia, pero nada llegaría a concretarse. Lo mismo hace en varios países. Orélie Antoine estaba en boca de todos como el monarca de "Nueva Francia" bajo la protección del gobierno de París. Se hizo público que Jacobo Michaël negociaba contratos con empresas navieras para fletar dos barcos con hombres, equipos y armamentos a Araucanía. Hasta se difundieron los nombres de dos navíos ingleses: "The Pride of the Ocean" y "The Aurora".El ministro plenipotenciario de Chile, señor Alberto Blest Gana (como lo hiciera en Londres), presenta nuevas quejas muy enérgicas ante el gobierno francés y difunde una violenta nota que publican varios medios y en especial "Le Gaulois". Este diario venía ponderando la creación de"Nueva Francia" y alentaba las suscripciones del empréstito, sin dejar de lamentar que hubiera sido convenido en Londres en lugar de París. "La Araucanía -decía el diplomático- es una provincia de Chile, enclavada en el territorio de ese Estado, provincia sobre la cual Chile ejerce efectivamente su jurisdicción...todo individuo que, en violación de las leyes chilenas vaya a Araucanía, será tratado como pirata...(habla de) la circunstanciada y formal denuncia de los planes del consorcio Orélie Antoine de Tounens-Monhaggan Michaël...para apoderarse de una fracción del territorio chileno". Asimismo, la embajada chilena estimula el inicio de acciones judiciales contra la firma Nociles, Carter y Cía. que comienza a promocionar la venta de títulos del empréstito para formar la colonia "Nueva Francia".
Todo este material fue ocultado de la verdadera historia. Esto no tendría mayor importancia ni consecuencias si no surgieran personas y asociaciones de aprovechados para especular y delinquir. El caso de Orélie Antoine podría ser lo mismo y extenderse por siglos como atractivo para grandes y chicos, de no pretenderse inventar una dinastía que usufructúa, cuanto se escriba o diga sobre el tema, sin que sean ajenas las razones económicas disfrazadas tras un falso manto de filantropía o apego a tradiciones de conveniencia y, usurpando identidades. Una "estafa moral". Peor aún, esconden sólo en parte, un peligroso oportunismo político. Es inadmisible que se pretenda seguir la farsa, ya no como pintoresco recuerdo, sino con aspiraciones a reivindicar, "derechos" y representaciones interesadas de regiones de Argentina y Chile. No puede tampoco seguirse medrando en la búsqueda de fondos para los "pobrecitos indios" como si sintieran sus padeceres o les importara su suerte cuando JAMÁS les aportaron nada de los dineros recaudados en su nombre en más de un siglo. Preguntamos: estos "europeos preocupados" ¿no tendrán preocupaciones más acuciantes en sus propios países? .Salvo un nombre de origen araucano, Reynaldo Mariqueo, el resto de los directores de la ONG mapuche tienen nombres ingleses. Consiguen buena prensa para sus reclamos, juntan dinero para la causa y hasta el Banco Mundial le concedió un préstamo de US$6 millones a la Confederación Mapuche liderada en Argentina por Jorge Nahuel. Préstamo para mejorar las condiciones de vida del pueblo mapuche del que todavía no se han rendido cuentas. Dicen, no está comprobado, que están armados; dicen que reciben instrucción militar por parte de miembros de las FARC y de la ETA. Lo que está comprobado es que en Neuquén hay en este momento 59 estancias tomadas por los mapuches que las reclaman como territorios propios.
En la mayoría de las escuelas andinas integradas, que son casi todas, se les enseña a los mapuches su lengua y sus costumbres. Flamea al lado de la bandera argentina, la bandera mapuche (franja celeste, verde y roja, con una franja más estrecha negra con cruces pampa en la parte superior e inferior y un gran sol amarillo con 4 divisiones). Aún así han usurpado dos escuelas, la Mama Margarita, de monjas que fueron echadas del lugar donde desde hace 40 años enseñaron a niñas de cualquier raza, con la excusa que la religión católica interfiere con las creencias mapuches. La otra escuela tomada, que no es confesional, por lo tanto el pretexto religioso no existe, es la escuela provincial Nº 161, en la base del Cerro Chapelco, en San Martín de los Andes. También han ocupado un hotel 5 estrellas en Pulmarí, el resort Piedra Pintada, propiedad de un suizo italiano, que lo construyó después de obtener permiso de la comunidad de Pulmarí y de los mapuches. El estado provincial no hace demasiado al respecto. Existe una ley de 1996 en Neuquén, que exigía poner en claro la propiedad de las tierras para el 2010. No se ha hecho nada. Los mapuches, avanzan. Y mientras avanzan y usurpan tierras, escuelas y hoteles, ya están comercializando un centro de esquí y varios grupos de cabañas. Que si el pretexto es volver a los orígenes, un poco de capitalismo no viene mal en el mientras tanto. El estado nacional mira hacia otro lado. Los mapuches avanzan. Y detrás de las reivindicaciones indigenistas, algunas de ellas válidas, está la extrema izquierda usando, instigando, azuzando como siempre, para acercarse a la toma del poder. Mientras, en el norte, entre la Tupac Amaru (está en 17 provincias y tiene 70.000 afiliados, cada uno contribuye con $3 por mes y reciben de la nación $10 millones mensuales de los que no rinden cuentas) y su líder, Milagro Sala, que se declara "americana antes que argentina", el sueño de reeditar el Tawantinsuyo (el imperio Inca de las 4 regiones), avanza.
Mientras los argentinos discuten si Tinelli o Susana, si el futbol gratis o las guarangadas de Maradona, o la mejor dieta para el verano; mientras los políticos barajan nombres y posibilidades para próximas elecciones, el indigenismo avanza sobre la patria, nuestra patria, la que los indígenas no consideran suya; aunque viven acá y tienen los derechos y obligaciones de cualquier ciudadano argentino. En Chile, la situación es grave. En un comunicado público, la Coordinadora Arauco Malleco dijo: "Manifestamos públicamente nuestra renuncia a la nacionalidad chile y declaramos territorio de la nación autónoma mapuche desde río Bío Bio al Sur. Por lo cual damos por terminado todo diálogo con la república de chile y le declaramos la guerra, desde hoy 20 de octubre de 2009 en adelante. Y llamamos a todas aquellas comunidades a seguir la misma senda para poder lograr la expulsión completa a todos aquellos objetivos que operan en nuestra nación mapuche"¡Territorio y autonomía a la nación Mapuche! En Argentina, los mapuches, exterminadores de nuestros tehuelches, reclaman tierras que no les pertenecen y rechazan el país en el que viven, estudian y trabajan. ¡Rechazan el país al que eligieron emigrar y que los acogió!. Esto ha dejado de ser una anécdota curiosa, hay demasiados intereses político/económicos detrás de un colorido reclamo indigenista. Debe ser tomado muy en serio; está en juego la integridad territorial de la patria.
Mientras, los mapuches declaman, "Nuestro pueblo es paciente. Nuestro pueblo sabe esperar. Nuestro pueblo no olvida. Irrumpirá la aurora con su arco iris de colores y te enseñaremos quienes somos los hijos de esta tierra." (Raven) Nosotros, los argentinos de cualquier raza y religión, los que recibimos a todos los hombres de buena voluntad que quieran habitar nuestro suelo, somos los hijos de esta tierra, los que construimos esta nación, y sabemos quiénes somos. ¡Ojo con el malón!
Recuerden: “En las horas de peligro, es cuando la Patria conoce el kilate de sus Hijos ".
Artículo publicado en http://www.semanarioelpueblo.com.ar
Referencias de “El Rey de Araucania y Patagonia” de François Lepot

2 comentarios:

  1. Es imperioso que un nuevo Julio A. Roca los arroje por sobre la cordillera hacia el oeste

    ResponderEliminar
  2. Es imperioso que un nuevo Julio A. Roca los arroje por sobre la cordillera hacia el oeste

    ResponderEliminar