martes, 30 de abril de 2013

EL SISTEMA NECESITA DE LA DIVISIÓN


El Sistema es uno solo, tanto a nivel mundial como localmente. El mismo Sistema no presenta alternativas a sí mismo, pero es un mecanismo, una maquina con una finalidad determinada, para el caso nuestro diluir el Estado en beneficio de la globalidad, para ello es necesario dividir falsamente a la sociedad en base a diferentes opciones que en definitiva son caminos que desembocan en un mismo destino. Hacer al mismo tiempo el verso de la alternancia en el poder. En Argentina, la degradación política ha sido tan grande en estos diez años que esas opciones que presentan son consecuentemente degradadas hasta extremos indecibles, infantiles y grotescos en algunos casos. La finalidad es evitar la unión del pueblo pues toda unión del pueblo es peligrosa por la grandísima posibilidad que hay de que reclame la abolición del Régimen. La repetición del inorgánico y confuso ¡Que se vayan todos! del 2001 que canalizado correctamente podría haber delineado otra Argentina..

Lo que van a leer no es una muestra de moderación política, tampoco la intentona de lograr un punto medio entre dos visiones supuestamente  antagónicas, sino un escrito contra el Sistema o Régimen de Dominación que nos viene haciendo perder el tiempo, un tiempo que él gana para orquestar el desguace definitivo de nuestra Patria. Digo esto porque los enceguecidos de siempre posiblemente ni traten de entenderlo antes de levantar la piedra para tirarla  y otros simplemente no querrán entenderlo justamente para que el sistema continúe con su labor destructiva que lleva ya años delante de nosotros.  
Se trata de una breve descripción de las dos tendencias que actualmente disputan el gobierno del Sistema localmente. Quiero que se entienda bien: no existe ningún modelo alternativo en esas dos tendencias que tenga como meta salir del Régimen de Dominación, el  que se basa como hemos dicho ya muchas veces en demo liberalismo político, capitalismo en economía, y progresismo en cultura.

La antinomia solo se plasma en una dialéctica donde ambas partes reivindican la democracia como su norte político, siendo lo demás una disputa que se divide en la implementación de diversas variantes del capitalismo liberal y diferente gradación de la cultura progresista. La disputa es por el gobierno del Estado sin sacar los pies del diminuto  plato que nos ha puesto en la mesa el Poder Mundial.
A eso me referiré, a los Kirchneristas y los Antikirchneristas, conforme se viene delineando las diferentes tendencias de un tiempo a esta parte. Si este Régimen funcionó siempre en base a una dialéctica inducida, desde el advenimiento del Kirchnerismo eso se da de una forma mucho más radicalizada. Una polarización inducida también que es lo que en definitiva mantiene unidas las piezas de la maquinaria en funcionamiento. En el 2001 la maquina comenzó a mostrar serias falencias y fisuras de todo tipo. Por eso la cucharada de dialéctica y división debía ser mucho más potente. Lo importante era diluir, disolver.  El objetivo volver a legitimar mínimamente al Régimen, después de 20 años de desastres

Los K

El 2001 significó un principio de unión del pueblo contra el Sistema, aunque inorgánico y lleno de contradicciones. Tácticamente fue dispersado  por la acción de la izquierda, y a largo plazo se radicalizó esa separación. Duhalde primero y Kirchner finalmente reafirmaban las bases del Régimen y echaban a funcionar nuevamente su maquinaria dialéctica atada con alambre. Especialmente fortaleciendo la temática de los 30.000 desaparecidos como pilar cultural del mismo, inflando el globo de los derechos humanos hasta tornarlo un grotesco espantajo, planteando un pseudo peronismo mechado de izquierdismo cultural, del tipo  que encanta a los países centrales a los organismos internacionales y a las ONG “humanitarias” (aborto, homosexualidad, liberación de la droga), de eso si tienen todas las taras. Así se hicieron del Estado Los K. Su bagaje ideológico está repleto  de  mentiras, es en toda la línea una operación de falsa bandera.
Se convirtió a la historia reciente en una caricatura y con esa caricatura barata se adoctrinó a la gente especialmente a los más jóvenes, se proveyó a la dilución del poder del Estado, prácticamente se liquidó moral y materialmente a las FFAA (que venían siendo destruidas desde el alfonsinismo y ahogadas económicamente por Menem)  y se anarquizó a las policías, con lo cual nos convertimos en indefensos y en la seguridad interna el delito escaló a posiciones nunca vistas. Todo en nombre de la ideología derecho humanista cuya abanderada esta siempre en la palestra de la defensa al gobierno: La archicorrupta Hebe de Bonafini. Siempre impune después de robarse todo. Un símbolo de lo más repugnante de la Argentina. Para mayor acopio de basura hasta Maradona se cobijó debajo de las faldas de Cristina.
El aparato delincuencial peronista sirvió justamente para dar aire al sistema: Mientras sus partidarios hablan de revoluciones y socialismos, la realidad es que han arreglado con todos. Al FMI al que defenestraron le pagaron toda la deuda, están hasta el cuello con el Banco Mundial y el Club de Paris. Siendo supuestamente “montoneros” hacen muy bien los deberes que les dejó el Proceso, fundador de  la deuda externa sideral  legada y aumentada por los demás capitostes partidocraticos. Todos sus cacareos “nacionalistas” una monumental estafa, sus peleas con los ingleses fuegos de artificio y encima mojados. La inclusión social dadivas en base a endeudamiento externo que destruye la cultura del trabajo. La corrupción y la inoperancia más espantosa que se tenga memoria en un gobierno plagado de presiones y aprietes a quienes no le son dóciles, los periodistas, la justicia. Son un símil latinoamericano de la socialdemocracia. No son marxistas porque no les da el cuero y el marxismo es una pieza de museo. Se hacen los “guerrilleros heroicos” mientras disfrutan del capitalismo prebendarío que han resucitado y puesto a su servicio. Hablan de Menem pero no denuncian los tratados de rendición que ese traidor firmó con los británicos, siguen dentro del FMI mientras se quejan de sus presiones. Su política internacional sigue los dictados de Obama (Caso AMIA)

Los Antik

Luego de más de diez años de aquella etapa inaugurada con el “Que se vayan todos”, la cuestión ya llega al extremo de decadencia moral que nos dice que nada de lo que hay dentro de este Régimen merece sobrevivir.
Anacrónicos y atado a falsas ideas la supuesta oposición es más de lo mismo con el agravante de que inorgánica y caótica, dividida en mil pedazos antagónicos entre si, no atina a hacer nada constructivo, ni generar alternativa alguna. Son los restos de lo que en vida fuera el Radicalismo y diversas expresiones del progresismo (los K han logrado dividir hasta quienes son símiles). Los liberales cómplices del desguase económico del Estado que pretenden volver a la época del 1 a 1; los partidarios de Macri que en el gobierno de Buenos Aires no han hecho nada diferente a las otras expresiones partidocraticas: robar y llenar de empleados contratados con contratos basura, una nueva presencia; el anarco liberalismo, espantoso guiñapo que si se sienta en una mesa con algunos progresistas podrían darse la mano. Los partidarios de la ideología militar, una mixtura de liberalismo, conservadurismo, patrioterismo confuso, y anticomunismo como si el comunismo existiera. Pronorteamericanos y al mismo tiempo reivindicadores de la causa Malvinas, fracasada justamente por la injerencia norteamericana; una ideología que viene creando espantosas confusiones dentro del nacionalismo y que en definitiva obligará a mediano plazo a muchos sedicentes nacionalistas a que se definan sobre que son en realidad. El catolicismo liberal y burgues que solo se preocupa por el aborto y el casamiento de los invertidos. Diversas expresiones de la masonería sumamente activa desde hace más o menos un lustro.
Su programa para la toma del poder no es organizarse pues no pueden hacerlo dadas sus encontradas posiciones, lo único que los une es ser Antik. No tienen programa alternativo que no sea en última instancia el liberalismo económico. En lo político rinden culto a la democracia como lo hacen los K, cada uno se siente un demócrata cabal sea del bando que sea. Pelean por quien es más democrático o sea más regiminoso que el otro. Así huérfana de ideas y planes, inorgánica y anárquica, solo se contenta con hacer movilizaciones a cual más confusa y pacifista que no llegan a nada. Van detrás de los acontecimientos.
La única realidad de todo esto es la disolución, el planteo de falsas opciones detrás de las que se encolumnan todo un universo de gente que no entiende en definitiva cual es la jugada, lo que queda en evidencia porque hace años que vota  mercadería averiada y de tiempo en tiempo brota una nueva camada de personajes a quien contársela. Confiamos en que en algún momento como fuera en el 2001 la gente despertará de su letargo será otra posibilidad de terminar con esto. Esperemos no desperdiciarla. Esperemos estar preparados para canalizarla. Lo que es seguro es que ocurrirá. Todo tiene un límite

Por Guillermo Rojas/ Red Patriótica Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...