miércoles, 23 de octubre de 2013

PLUTOCRACIA VS ORDEN CÓSMICO UNIVERSAL


















Por: Herta



Según el diccionario de la Real Academia Española  la palabra “voto” viene del latín  votum: “expresión pública o secreta de una preferencia ante una opción”. Pero…..¿hay opción?

El Sistema que nos gobierna, me refiero al de la Democracia, condena la violencia y establece que las cosas se arreglen mediante el voto, sentenciando  la violencia como ilícita ya que la democracia permite solucionar el asunto expresando el deseo de la mayoría por intermedio del sufragio.

Para los que consideramos la democracia actual como la forma más servil y decadente para el hombre, cuya organización política ha fracasado estrepitosamente a lo largo y ancho de este mundo, este argumento no es solo falso, sino que ha calado muy hondo gracias a los medios de comunicación (o desinformación).  Porque hemos de saber que lo que llaman democracia no existe, este es un sistema TIRÁNICO Y USURERO o sea un sistema mercantilista o mejor dicho plutocrático (plutocracia: del griego ploutos “riqueza” y Kratos “gobierno”; sistema de gobierno en el que existen influencias desequilibradas en la toma de decisiones a favor de los que ostentan las fuentes de riqueza) en donde "la libertad de expresión" es patentemente ficticia, porque la única libertad es la del mercado de información y es justamente este factor lo que obstruye toda manifestación de libre expresión en los medios masivos porque para poder expresarse no es preciso tener razón sino pertenecer al lobby y/o prostituirse, así entonces se puede alcanzar el poder y el tan ansiado dinero, y por tanto se tendrá entonces la obligación de informar lo mismo que dicen todos en "democracia".

La democracia usa la violencia cuando la necesita incluso, contra el deseo expresado en votos, así este sistema  “el menos malo de todos los sistemas”,  provoca atentados, guerras, compra tiranos, crea hambre y crisis para salvar su dinero y poder. Con este chantaje nos asegura la “no violencia” pero solo si somos obedientes a su dictadura. 

Es difícil imaginar para los que han nacido en un mundo donde solo prima el  dinero y la usura, cómo sería una vida sin capitalismo, con un cambio de vida radical y en libertad, en donde prevalezcan los sentimientos, las formas artísticas y humanas, la ecología, el orden, la familia, la belleza, la educación y el honor ante la depravación más abyecta que nos imponen “los buenos” con su liberalismo.

Existe una resistencia tenaz e implacable para aquellos rebeldes que deseen tomar la vía opuesta del sistema capitalista, porque la tiranía del dinero precisa de ese virus pacifista que se nos inculca con la finalidad de  aplastar el espíritu de lucha, ese virus es inoculado desde el nacimiento para evitar que despierte esa sana y legítima defensa del hombre ante las opresiones. Tan es así, que en democracia es de mucho menor gravedad el robar que defenderse. Todos sabemos, especialmente en nuestro apaciguado país, que cuando hay muertos, graves injusticias y tragedias, siempre tenemos el privilegio de protestar, a manera de "terapia"- porque para eso estamos en democracia!!! Poseemos “el poder" de las cacerolas y así la potestad de seguir pidiendo justicia interminable por semejantes crímenes a aquellos individuos que la corrupción ha puesto mediante el sistema "democrático", ya saben....que no hay nada mejor que poder contar los muertos pero en democracia!!.






















Y también sabemos que hoy el asesino, el violador, el ladrón, el vendedor de drogas, el que corrompe, el degenerado está repleto de “derechos humanos”, los chicos que escupen o insultan en el colegio, no son sancionados, los menores que cometen asesinatos no son juzgados. La indolencia ante la decadencia y la delincuencia es TOTAL. Mientras tanto, se van desmoronando los cimientos naturales de toda resistencia contra el mal, sugestionando en la sociedad, mediante la propaganda hipnotizante de los medios de comunicación, un pacifismo mortal y completamente antinatura. Su doctrina destructiva dice que hay que doblegar el espíritu natural del hombre,  hay que convencerle que su sentido común, el  mismo que guía al individuo para su subsistencia, el instinto innato y legítimo con el que nace para defenderse  ante las agresiones, la mala educación,  los constantes atentados contra el honor y hasta contra la vida misma… no están bien y son “antidemocráticos”. Convierte ese sentido común en un sentido permanente de “culpa” constante y de esta manera anula en el individuo la natural capacidad para indignarse, la única forma legítima de responder a las embestidas con tranquilidad de conciencia, pues salvo las ovejas, cualquier animal se defiende ante el peligro sin sentir culpa por ello!!. 

Esa clase de pacifismo que amputa el espíritu humano proviene del RELATIVISMO MORAL; arma fundamental del sionismo y su sistema capitalista junto con las grandes (o diminutas) porciones de mentiras sistemáticas arrojadas a discreción mediante sus agentes profesionales (o imbéciles) del embuste en donde todo vale para alcanzar el poder y con el poder el dinero, entonces el mensaje, es decir, la misión,está cumplida. 

De acuerdo con este concepto nada es bueno ni malo, nada es verdad ni mentira, no hay verdades en las qué creer, dudemos de todo!.  La conciencia de un ladrón, de un asesino o de un inmoral es la misma que la de una persona formada con valores, integridad y honestidad. Da lo mismo una conciencia limpia irreprochable ante Dios y ante los hombres que una torcida. Y así, como “todo es relativo” la palabra de un delincuente (y su voto) vale igual a la de un individuo decente (resultados amplios tenemos hoy de este festival democrático!!).

Lo mismo ocurre con los gobernantes cuando la conciencia se forma sin Dios y sin certezas, porque LA VERDAD en democracia no la tiene nadie. Así mismo, los conceptos de justo e injusto son también relativos, entonces el resultado lo tenemos a la vista; sangre, miseria, hambre y esclavitud en nombre de la libertad y del "progreso". El concepto mercantilista, es decir, la concepción plutocrática la otorgan quienes están al mando de un gobierno, mejor dicho, de una administración de MERCADERES, donde todo es enajenable, siempre que de ello se obtenga una ganancia.

Y sobre estas reflexiones  deseo finalizar, evocando algunas de las sabias y brillantes palabras de Savitri Devi; personalidad singular y de extraordinario valor, cuya obra ha aportado a este mundo de tinieblas un magnífico destello de luz en esta noche de los tiempos:
“Por lo que respecta a la violencia que es utilizada para fomentar los fines de guerra de las fuerzas de la muerte, tiene, y siempre ha tenido, dos vertientes: por un lado, es llevada contra
la Vida misma - primero, contra el conjunto de la inocente Naturaleza viva, y después, contra los intereses vitales de la humanidad superior, en el nombre del "hombre común"-, y por
el otro, contra esos hombres peculiares que, cada vez más conscientes de las trágicas realidades de una edad oscura, levantan una tribuna en favor del reconocimiento de los valores eternos de la Vida y de la restauración del orden sobre sus verdaderas bases eternas.
De hecho, en el intento de ocasionar el triunfo de lo despreciable y de la lenta pero firme desintegración de la cultura, cada vez se necesita menos violencia. El mundo evoluciona hacia la desintegración de forma natural, con velocidad acelerada. Pudo haber sido necesario en otro tiempo empujarlo a lo largo del resbaladizo camino. Pero ello no ha vuelto a suceder desde hace siglos. Rueda sin ayuda hacia su propia perdición. En esa dirección, por tanto, los campeones de la desintegración gozan de una tarea fácil. Sólo han de seguir y favorecer las tendencias viciosas de la creciente mayoría de hombres despreciables, para convertirse en los favoritos del mundo. Pero en su guerra contra los pocos, pero más conscientes y prácticos exponentes de los valores más altos – son (y están obligados a ser) cada vez más violentos, e incluso cada vez más implacablemente crueles. Su odio crece, a medida que la historia se desarrolla, como si supieran - como si sintieran, con la agilidad de la percepción física - que cada una de sus victorias, por espectaculares que puedan ser, les lleva más cerca del redentor desplome final en el que ellos están avocados a perecer, y del cual sus ahora perseguidos surgirán como los líderes de la Nueva Era - los superhombres en el comienzo del próximo Ciclo de Tiempo -, más parecidos que nunca a los dioses. Su odio se incrementa, y su ferocidad también, a medida que el estallido final se acerca, y junto con él, la aurora del Nuevo Orden Cósmico Universal, tan inevitable como la llegada de la primavera.”
hertasigrid@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...