viernes, 24 de enero de 2014

REFLEXIÓN PARA SEÑORITOS REBELDES: DE “UDOS” Y “UDECES”

Por Luis Antonio Leyro/El blog de Cabildo
 
“Los pueblos que olvidan sus tradiciones pierden conciencia de sus destinos,y los que se apoyan en tumbas históricas son los que mejor preparan el porvenir” Nicolás Avellaneda
 
Es curioso el destino de las palabras: algunas tienden a repetirse hasta el aburrimiento, otras caen en desuso, y otras cambian casi por completo su significado. Por ejemplo, un archiconocido epíteto, terminado en udo, ha pasado a ser un saludo afectuoso, entre jóvenes y no tanto —al menos cronológicamente— y de ambos sexos, mientras que un sinónimo con la misma terminación, conserva intacto su significado peyorativo.

Esto viene a cuento por el aluvión de mensajes que recibió el jovenzuelo fiscal de mesa en las últimas PASO que retiró no sólo su mano, sino todo su cuerpo, como si en lugar de extenderle la suya, el infeliz de Macri le hubiese mostrado una yarará, aplicándosele ambas versiones por su falta de urbanidad.

Veamos, no se puede decir que esté en todo de acuerdo con el autor de la frase del epígrafe, pero respeto la verdad de la misma. Por cierto, no es el único que haya expresado el mismo concepto, por ejemplo, el célebre paleoantropólogo Louis Leakley dice: “El pasado es la clave de nuestro futuro”.

En fin, todas tienen relación con la afirmación de una identidad, así el famoso: “serás lo que debas ser, y si no, serás nada” del General San Martín, o lo expresado por José Ortega y Gasset en “La Rebelión de las Masas”: “Envilecimiento, encanallamiento, no es otra cosa que el modo de vida que le ha quedado al que se ha negado a ser el que tiene que ser. Éste su auténtico ser no muere por eso, sino que se convierte en sombra acusadora, en fantasma, que le hace sentir constantemente la inferioridad de la existencia que lleva respecto a la que tenía que llevar. El envilecido es el suicida superviviente”.

Se puede decir que un único caso (al menos público) no es suficiente como para proponer generalizaciones. De acuerdo, pero podría asimilarse al caso de un  paciente con síntomas incipientes de apendicitis: en ese caso el diagnóstico lo hace el médico; en el caso de transformarse en una peritonitis a gran orquesta, lo hace el portero del Hospital.

Bien, conviene no olvidar que todo proyecto de poder absoluto implica un proyecto cultural, cuyo primer objetivo es imponer una Cultura de la Decadencia, comenzando con una pérdida del espíritu de lucha, conformismo, dejarse arrebatar lo ganado, dejarse marginar sin enfrentamiento por los intereses del Imperialismo internacional del Dinero. Interesante lo manifestado al respecto por Konrad Lorenz: “Todo grupo cultural delimitado con suficiente claridad tiende a verse cual una especie aparte, mientras que considera a los miembros de una unidad comparable como seres incompletos. En muchas lenguas primitivas se emplea simplemente la palabra hombre para designar la propia tribu. ¡Por lo cual matar a un miembro de una tribu vecina no es en realidad un asesinato! Esta consecuencia de la pseudoformación de una especie es sumamente peligrosa, porque mediante ella se descartan todos los escrúpulos respecto a la eliminación de un congénere. Los adversarios despiertan una cólera inmensa, como jamás podría hacerlo otro ser humano, ni siquiera el animal rapaz más maligno, y por lo tanto, uno puede abatirlos sin remordimientos, pues no son hombres auténticos. Un hecho verdaderamente inquietante es que hoy día la generación joven empieza a enfrentarse con sus mayores sin rodeos, tratándolos como si fueran una subespecie exótica. En materia de usos y costumbres, la juventud rebelde intenta asimismo distanciarse  todo lo posible de la generación progenitora”.

Y agrega además: “Son siempre los más débiles aquellos que demuestran ser los más malos: dominados por el miedo, y no teniendo la fuerza necesaria para batirse en forma deportiva (es decir, ritualizada), son los primeros en tomar la iniciativa de pasar de un combate ritualizado a una pelea destructiva”. Bien entendido, esto en los seres humanos no sólo físicamente débiles, sino espiritualmente, por falso adoctrinamiento. Tal vez, el tomar conciencia de estos conceptos pueda inducir a la idea que la educación para lograr el control del individuo desde dentro de sí mismo sea más útil para el manejo de la inseguridad que el aumento de coches patrulleros, leyes o cámaras de vigilancia.

Por cierto que esta tendencia de una parte de la juventud a alejarse en mayor o menor grado de los conceptos y los usos tradicionales ha existido siempre, según las generaciones, para imponer otros nuevos, más acordes con su sentir, lo cual es bueno para evitar una esclerosis de los mismos, y permitir una evolución y un progreso.

Lo que ya no es tan bueno es un corte tajante con el pasado, y un intento de comenzar otra vez de la nada, o, peor sobre bases falsas, en especial si esta parte de la juventud, apartada de sus lazos familiares y de guías verdaderos reniega absolutamente de su herencia —aunque más no sea para aprender de sus errores— y en su búsqueda de novedad cae en manos de pseudoguías inescrupulosos, porque no está escrito que todo progreso deba ser positivo. Como también decía Lorenz, “Estos jóvenes adoctrinados siguen cualquier doctrina, no importa cual”.

El problema se agranda cuando esta parte de la sociedad firmemente convencida de estas doctrinas, se encuentra con otra parte de la misma, también convencida de las suyas, basadas en una larga tradición.  Y la cosa no es trivial: en el concepto de Ortega ( en su “Del Imperio Romano”), “la concordia sustantiva, cimiento último de toda sociedad estable, presupone que en la colectividad hay una creencia firme y común, incuestionable y prácticamente incuestionada, sobre quien debe mandar”. Y “Lejos de producir la concordia, la convicción de un grupo lleva a la revolución”.

Y esta división tajante (“divide et impera”) es la situación ideal buscada por individuos como Richard Gardner, embajador de Jimmy Carter en Italia, miembro de la Comisión Trilateral, quien manifestara en “Foreing Affairs” en abril de 1974, “…de ese modo llegaremos a poner fin a las Soberanías Nacionales, corroyéndolas pedazo a pedazo”.

De modo que si lo que se busca es conservar nuestra soberanía, pienso que sería importante dejar de fabricar udos en serie, falsamente adoctrinados y mimarlos con cargos y con dinero, y tratar de reflotar algunas palabras, tales como patria, honor, caballerosidad, y especialmente, dignidad, el regalo que nos hizo nuestro Creador, cuya pérdida es la que permite toda conducta aberrante sobre un congénere. Y volverles a ensañar desde la infancia que conviene apoyarse en tumbas ilustres para promover el “afinamiento de la raza” (salvo, claro está, mejor opinión de algún legislador del FPV de Santa Cruz, promotor de prostíbulos) y buscar “un proyecto atractivo de vida en común”, como quería Ortega en “España Invertebrada” en 1921, quince años antes de que estallara la Guerra Civil. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...