jueves, 6 de febrero de 2014

IRON MOUNTAIN EL DEPOSITO DE BARRACAS: LA EMPRESA QUE "SE INCENDIA" EN TODO EL MUNDO

Fotografía, cortesía Silvana Colombo, Diario La Nación


La compañía, en cuyos depósitos del barrio porteño de Barracas hubo un incendio y un derrumbe, se dedica a la protección de documentación y al almacenamiento de archivos de empresas. Llegó a la Argentina hace 14 años.

El incendio de esta mañana en Barracas, que dejó al menos nueve muertos y siete heridos, se produjo en el depósito de la filial argentina de Iron Mountain, una de las empresas de almacenamiento y manejo de documentación más grandes del mundo.

A pesar de que la compañía aseguraba que sus depósitos tenían "total protección contra incendios", "red hidratante, sprinklers y control estricto de humedad", los documentos almacenados en Azara 1245 se convirtieron en cenizas o quedaron sepultados bajo los escombros del derrumbe que provocaron las llamas.

Según indicó hoy un vocero "en el depósito había archivos de empresas de diferentes rubros: bancarios, telefónicas y petroleras". "Para nosotros, los grandes clientes son los bancos, compañías de seguros, AFJP y empresas de servicios que guardan mucha información de facturación y legajos", había dicho en 2006 el presidente de Iron Mountain Argentina, Ricardo García, al inaugurar la cuarta planta de la compañía, en Parque Patricios.

"Es un centro de documentación y se están haciendo las pericias por parte de la Justicia. La fiscal ya hace las primeras averiguaciones para determinar el motivo del incendio", sostuvo el secretario de Seguridad, Sergio Berni.

En diciembre de 2009, la empresa fue distinguida por el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por ser una de las tres primeras inscriptas en el Registro de Empresas TIC de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la reunión de cierre del año del Consorcio de Empresas del Distrito Tecnológico, que se llevó a cabo en las propias oficinas de Iron Mountain.


La empresa desembarcó en el año 2000, luego de la compra de CADA Storage y, posteriormente, Box Security, dos empresas que tenían una amplia trayectoria en el mercado de gestión y archivo de documentación.

En su sitio en Internet, la firma indica que ofrece "servicios integrales de gestión de archivos, protección de datos y destrucción de la información". "Nuestra experiencia nos permite afrontar retos complejos para la información como el encarecimiento de los costes de custodia, las demandas judiciales, el cumplimiento de la normativa legal y la recuperación de datos ante una incidencia", agrega.

Entre las tareas que desarrolla se brindan trabajos de archivo para e-mail, imágenes y otros archivos electrónicos que son de bajo costo y cumplen con los requerimientos legales que están diseñados para fácil acceso y rápida recuperación.

Una historia que se repite

No es la primera vez que un depósito de Iron Mountain se incendia en el mundo. Sucedió otras cuatro veces, en Estados Unidos, Inglaterra, Canadá e Italia.

- New Jersey, Estado Unidos 1997: Se incendió un depósito con documentos corporativos. En la investigación hubo docenas de testigos pero ninguno ofreció una teoría razonable de qué fue lo que causó el incendio. El diario New York Times cubrió el suceso como "Misterioso incendio en un depósito de New Jersey".

En esa ocasión, que el fuego incendió en realidad dos depósitos (uno principal y otro aledaño) el jefe del departamento de bomberos de la ciudad, Robert Davidson, sostuvo que los incendios habían sido "deliberadamente provocados".

- Londres, Inglaterra, 2006: Se incendió un depósito de seis pisos en Bow, al este de la capital británica. Se perdieron los registros en papel de 600 clientes (entre ellos importantes abogados londinenses) y las historias clínicas de hasta 240.000 pacientes de hospital de Chelsea y Westminster. La empresa dijo que se trataba de "archivos y registros comerciales antiguos que estaban inactivos" y aseguraron desconocer los motivos del siniestro. Cuatro camiones de entrega también se prendieron fuego, pero no hubo heridos.

- Ottawa, Canadá, 2006: Días antes, también se había incendiado otro depósito de Iron Mountain en una de las naves del polo industrial Cyrville de la ciudad canadiense. La compañía indicó que se perdió el 3% de lo almacenado y también afirmó que se trataba de información inactiva.


- Aprilia, Italia, noviembre de 2011: Las llamas envolvieron el edificio de la empresa en esa ciudad y causó daños considerables en el contenido físico y digital.
Fte: Info News


 ¿RARO, NO?

Nueve trabajadores solidarios, mueren aplastados en el incendio de Barracas. El Fondo Buitre Elliott Management es el propietario de Iron Mountain y de sus modernísimas instalaciones en Argentina.

DATOS EXTRAÑAMENTE CURIOSOS:

La empresa Iron Mountain guardaba documentación de empresas de comercio exterior, corporaciones transnacionales y sociedades especulativas. 

Coincidentemente, el incendio se produce luego de que el Gobierno Nacional, a través del Banco Central y 12 hs antes del incendio, anunciara una investigación por fraude fiscal de 6.500 Millones de U$D, y en la misma se acusa a bancos y petroleras extranjeras. La denuncia apunta a maniobras especulativas en contra de la Argentina.

El dueño de la empresa Iron Mountain, cuya filial Argentina ubicada en Barracas sufrió ayer un incendio y derrumbe que causó 9 muertes, es el judío sionista estadounidense Paul Singer.

Quién es Paul Singer y cuál es su relación con Shell y la Fragata Libertad 

El poderoso Singer gestiona, como director del fondo buitre NML Elliott Capital Management, un capital superior a 15.000 millones de dólares. Y este fondo, a su vez, es propietario de NML Capital, la empresa que ha conseguido secuestrar durante 77 días la Fragata Libertad en Ghana.

Durante el 2012 los fondos buitres NML Capital Limited fueron quienes pidieron ejecutar la nave insignia reclamando el pago de deuda argentina. Tras varios reclamos del
gobierno por considerar esa acción como violatoria al derecho internacional, Argentina consiguió recuperar la embarcación. Por ello, el fondo NML Elliot estuvo obligado a pagar unos US$ 8 millones a la administración del puerto de Tema por los gastos generados por mantener secuestrada la Fragata.
Singer lleva décadas especializándose en comprar deuda de países como Perú o Congo cuando su valor se encuentra por los suelos para después reclamar un precio mucho más elevado.

Desde hace varios años, Singer se ha convertido en la pesadilla del Ministerio de Asuntos Exteriores de Argentina. Es el principal financista del lobby que opera en la justicia y el Congreso de Estados Unidos con el nombre ATFA (Grupo de Tareas Argentina, por sus siglas en inglés) para perjudicar a nuestro país.

Paul Singer suele conceder muy pocas entrevistas. Año tras año su fortuna ha ido creciendo entre fondos de inversiones y otros especulativos con peor imagen. Su estrategia es cultivar la "humildad" y la discreción lo máximo posible.
En Iron Mountain se resguarda documentación y se almacenan archivos muy valiosos de corporaciones como Shell, HSBC y laboratorios que operan en todo el mundo. Iron Mountain guardaba documentación de empresas de comercio exterior, transnacionales y sociedades especulativas. Coincidentemente, el incendio se produce luego de que el Gobierno Nacional, a través del Banco Central y 12 hs antes del incendio, anuncia una investigación por fraude fiscal de 6.500 Millones de U$D.
Referencias: Facebook, La Nación

MÁS COINCIDENCIAS.... 






Pero hagamos un poco de historia:


Iron Mountain fue fundada por el judío de origen alemán, Herman Knaust en 1951 en Livingston, Nueva York. Aclamado como el "Rey Hongo" por sus vecinos de Hudson River Valley, Knaust primero hizo su fortuna mediante el cultivo y la comercialización de setas (hongos). 
Herman Knaust
En 1936 invirtió u$s 9.000 para una mina de mineral de hierro empobrecido y 100 acres de tierra para que pudiera tener más espacio para cultivar su producto. Pero en 1950, el mercado de la seta se había desplazado, por lo que Knaust decidido adoptar un “nuevo negocio de riesgo” para hacer un buen uso de su mina, a la que llamó "Iron Mountain".

Después de la Segunda Guerra Mundial, Knaust patrocinó el traslado a Estados Unidos de muchos inmigrantes judíos que "habían perdido" su identidad debido a que sus registros personales habían sido destruidos durante la guerra. En este momento, el mundo también se vio envuelto en la aprehensión de la Guerra Fría en materia de seguridad nuclear. Ambos factores provocaron para que Knaust centrarse la protección de la información vital de guerras u otros desastres.
LA PIRÁMIDE DE SIÓN

Como resultado, Iron Mountain Atómica Storage, Inc. abrió las primeras "bóvedas" dentro de Iron Mountain y puso una oficina de ventas en el Empire State Building. Tener el valor agregado de contar personajes como el general Douglas MacArthur para la publicidad le dio prestigio a Iron Mountain. 

El primer cliente de Iron Mountain fue el East River Savings Bank, que trajo copias en microfilm de registros de depósito y duplicados de tarjetas de firma en carros blindados a las nuevas instalaciones de la montaña para el almacenamiento. 

Otros clientes corporativos siguieron pronto como las empresas con sede en Nueva York, que comenzaron a darse cuenta de la necesidad de proteger sus documentos importantes.

Iron Mountain ha seguido creciendo en el mercado de la ciudad de Nueva York, expandiendose más allá de la instalación original en una mina de piedra caliza agotada cerca de la ciudad. Iron Mountain es ahora la compañía de registros de protección de mayor nivel dentro del sistema.

Los clientes pronto querían almacenamiento por su alto volumen de registros en papel. En 1978, Iron Mountain abrió su primera instalación de almacenamiento de registros por encima del suelo, en Nueva York. 
Iron Mountain se expandió más allá del mercado de la ciudad de Nueva York en 1980, cuando se inauguró un sitio en Nueva Inglaterra para dar servicio a la emergente necesidad de proteger los datos de copias de seguridad del ordenador. 

En 1983, Iron Mountain se expandió aún más en Nueva Inglaterra con la compra de New England Storage Warehouse en Boston. Esta fue la primera adquisición de Iron Mountain, y le dio a la compañía una fuerte entrada en los mercados de gestión de registros médicos y legales.

El mercado nuclear

Esto fue cuando Knaust Brothers estaba en su apogeo. Herman Knaust, padre de Mark Knaust e hijo de Herman Knaust que comenzó la compañía, dice que su padre tenía un gran interés en la micología. Contrató a los científicos que ayudaron Knaust Brothers a convertirse en un importante productor de la estreptomicina en la década de 1940 por Merck & Co., que suministra el antibiótico a las fuerzas armadas de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.  

En la década de 1950, Herman Knaust encontró otro uso para su imperio subterráneo: almacenamiento de documentos.

La ansiedad nuclear estaba en el aire y su abuelo vio "la necesidad" de un lugar seguro para guardar los documentos de las personas, las empresas y el gobierno. Así que abrió un negocio de almacenamiento de documentos que llamó "Iron Mountain Storage Atómica", utilizando una de sus antiguas minas de hongos en Livingston. Muy pronto, el negocio estaba en auge, con todas las grandes empresas -  DESDE LOS BANCOS HASTA LOS ESTUDIOS DE CINE - ocultaban sus archivos valiosos en la Montaña de Hierro.

Por la década de 1970, la empresa se declaró en quiebra y fue vendida a un inversor privado. Hoy, Iron Mountain es una sociedad que cotiza en bolsa, con 20.000 empleados en todo el mundo y EE.UU en $ 3 mil millones de ingresos anuales. 

Todavía provee almacenamiento de registros, pero ha añadido los servicios de gestión y destrucción de registros, copias de seguridad y recuperación de datos. Tal vez no por casualidad, se ha construido un centro de datos en una de sus instalaciones de almacenamiento subterráneo en Boyers, Pensilvania.

Los Knausts ya no tienen vínculos a Iron Mountain. Marcos Knaust y su hermano tienen una firma de contratación - Knaust Brothers - y su hermana Barbara Hancock ejecuta un contratista de comunicaciones que sirve a corporaciones en Japón. Mientras que van a comercializar su caverna para múltiples usos, la explotación del centro de datos es central en sus esfuerzos. A partir de sus vastos acuíferos recargables, masivos espacios utilizables y temperatura constante, la cueva de Kingston está preparada para satisfacer las necesidades del siglo 21.

El centro de datos se construyó en un cuarto de milla en la montaña, tiene siete niveles de profundidad, cuenta con 220 bóvedas que van desde 200 a 40.000 pies cúbicos.

Hoy es la plataforma de servicios más amplia a los mercados globales. Herman Knaust demostró gran previsión en 1952 cuando dijo: "Este negocio se multiplicará ..." 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...