miércoles, 23 de abril de 2014

EL PAPA FRANCISCO CÓMPLICE DE "LA JUSTICIA" CON NUESTROS PRESOS POLÍTICOS

               

"Hoy en Argentina hay más de mil cien presos políticos, de los cuales ya han muerto docientos treinta y dos por falta de atención de su salud en diferentes etapas del cautiverio y/o en procesos seudo judiciales a los que son sometidos. La edad promedio de los presos políticos es de 69,7 años, muchos de los cuales pasan los 70 y otros tantos los 80 años. Están encarcelados en prisiones con una población cuya edad promedio no supera los 30 años, ni las prisiones ni el personal que las administra, están preparados para el trato con una población del doble de edad promedio de la que tienen. Hay procesados que han superado los 10 años de prisión preventiva. Por alguna extraña razón esto no se refleja en los informes de organizaciones como Amnesty International, Human Rights Watch, FIDH, CELS y otras que, supuestamente se dedican a detectar y denunciar todas las violaciones de derechos humanos". Justicia para todos y todas

Por: Herta

"Si durante el proceso sobreviniere la incapacidad mental del imputado, el tribunal suspenderá la tramitación de la causa" ( Código Procesal Penal Art 77)
           
     

En un pasaje del libro "Jorge Bergoglio, Francisco" escrito  por María Tornielli, el pontífice recuerda aspectos de su vida y el trabajo, pero en particular a una mujer: "Allí –refiriéndose al  laboratorio en donde trabajó expresaba- tuve una jefa extraordinaria, Esther Balestrino de Careaga, una paraguaya simpatizante del comunismo (….) ella me enseñaba la seriedad del trabajo. Realmente debo mucho a esa gran mujer”. 

Esther, alias "Teresa", militaba en Paraguay en el marxismo revolucionario junto al "Partido Revolucionario Febrerista". Fue además fundadora de otro movimiento judeomarxista el llamado "Movimiento Femenino del Paraguay" (ver "Contra el sofisma y la dialéctica del feminismo: una creación del Nuevo Orden Mundialy escapando del régimen de Higinio Morínigo se refugió en la Argentina en 1947, donde se caso con Raymundo Careaga, con el cual tuvo tres hijas. 

Según sostiene El Portal Guarany "Hay testimonios, por ejemplo, que refieren que la combatiente paraguaya había cultivado una amistad digna de resaltar con el legendario guerrillero argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara.  Esto es más que probable que haya sido así, pues cuando el “Che” Guevara vino al Paraguay, en la segunda mitad de los años 60, colaboraron para ello los militantes de la izquierda febrerista y, con seguridad, también Esther Ballestrino.  Esther, de hecho, formó a todas sus hijas, sin excepción, en y con los valores del marxismo revolucionario.  Ellas –las hijas– militaron en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, PRT, de orientación marxista y con un brazo armado, el Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP. Ellas, las hijas, tuvieron como parejas comprometidos militantes de izquierda, que después del golpe de Estado argentino de 1976 serían severamente golpeados." 

Para Berg-oglio esta "gran mujer "era como una hermana", así lo señaló en febrero de este año en donde admitió que para ayudar a las comunistas "escondió en el Colegio Máximo de Buenos Aires su biblioteca, en un período en el que estaban bajo vigilancia militar". Como todos saben Esther, fue una de las principales organizadoras de Madres de Plaza de Mayo. En el 2002 durante una entrevista, la agitadora Hebe de Bonafini declaraba: "Esther Balestrino de Careaga era una bioquímica que venía huyendo de Paraguay, ella vino y nos dijo que se llamaba Teresa y nosotras cuando se la llevaron creíamos que se llamaba Teresa, no sabíamos cómo se llamaba porque ella estaba clandestina y cuando llega acá le llevan a su hija". 

Con los idealistas todo es posible, pues Dios los cría y los KK los amontonan, así Bonafini quien reprochara a Bergoglio años atrás  "estar con asesinos" mientras ella en cambio, se considera aún ahora, miembro "del cambio" 
y por eso dice que "está en la Casa de Gobierno"  hoy se "alegra infinitamente de su trabajo" y "siente grandes esperanzas de un cambio en el Vaticano": "Sobre este Papa que nombraron sólo tenemos para decir: Amén" afirmó. ¿Desde cuando dicen "amén" los marxistas revolucionarios? 

Es que la infame traidora a la Patria va sorteando obstáculos de acuerdo a su ideología bolchevique y con tal finalidad todo sirve. Desde ser financiada con asaltos a mano armada y que los desaparecidos figuren en los padrones hasta el privilegio de poder decir públicamente y con orgullo "Para nosotras la legalidad no existe. Ni siquiera pagamos impuestos.” . Vengan aplausos por el sincericidio!

Lo mismo sucede con las ideologías del judeocatolico Berg-oglio, ahora Francisco: desde encuentros y lealtades con el rabinato internacionala sus relaciones carnales con la francmasoneria, pasando por la profunda tristeza al enterarse de la muerte de "la perra" Margaret Thatcher y acentuar "sus valores cristianos" y "compromiso con el servicio público" a aseverar en sus encuentros  con el rabino Skorka que "dentro de cada cristiano hay un judío".  

Por eso el descontrol en las filas de su avifauna MONTONERA conversa que no le permitirá jamás tomar medidas ni por los mártires palestinos en manos del Estado sionista de Israel, ni por los presos políticos argentinos que se encuentran en estado de venganza mesiánica permanente, muchos de ellos gravemente enfermos han sido víctimas de encadenamientos en las camas de los hospitales donde fueron atendidos, son tratados como animales y permanecen a la espera que algún día (que no sea tarde) se levante el pueblo argentino contra la injusticia y contra la bestia judeomarxista que tantos millones de muertos ha provocado en el mundo mientras seguimos contando,  pues no se ha acabado ni se acabará hasta que el pueblo no despierte.

Parafraseando al Profesor Caponnetto Bergoglio "dejate sinagoguear por el mundo" no esperemos nada del canalla (tan "preparadito" al llegar a la Vaticueva) ya que sus conductas son dirigidas por el Poder Mundial,  pero sí, alentamos a los ciudadanos a continuar nuestra lucha sembrando consciencia social y difundiendo la verdadera situación en la que se encuentra nuestra Patria. Tal vez, sólo tal vez, el desmembramiento de la Argentina en todos sus ángulos - que no ha comenzado con esta "administración" sinárquica sino mucho antes- tenga otro desenlace, esto visto ÚNICAMENTE desde un punto de vista patriótico y nacionalista (vea el emocionante discurso histórico y patriótico del Coronel Mohamed Alí Seineldín AQUÍ).


Exponemos a continuación un texto escrito por el Sr. Edgardo Frola de la "Asociación de abogados por la Justicia y Concordia", reproducida por "Página Católica" con algunos aportes más desde nuestra redacción:


Estimados:

Últimamente me estoy dedicando casi con exclusividad a atender la situación de los presos políticos.
No hago defensas técnicas ya que no hay nada que hacer ante "Tribunales Revolucionarios" armados por jueces federales o ideológicamente comprometidos con el terrorismo de los setenta o - lo que es peor- con seudo-jueces felpudos del gobierno que obedecen cual corderos lo que desde arriba se les pide.

Trato sí de ayudar a los presos (integro la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia) y de buscar la forma de que quede escrito todo lo que esta gente esta haciendo, para que en el futuro puedan ser ellos los que vayan presos por las vejaciones y violaciones a los derechos humanos que están cometiendo.

Les pido vean el video adjunto - si no lo vieron aún- y en lo posible lo difundan.

Es un simple ejemplo de lo que sucede con decenas de presos en similar estado, presos que por lo menos tendrían que estar en su casa, con la prisión domiciliaria que estos jueces le otorgan a los asesinos mas feroces pero que se la niegan a esta gente por ser militares que actuaron contra el terrorismo en los setenta.

Ya los autores materiales - si así queremos llamarlos- fueron juzgados y de estos una gran mayoría ha fallecido.
Ahora se dedican a "escarbar el fondo de la olla" y procesan a los que en esa época eran imberbes oficiales recién salidos de los Colegios militares, a los que acusan por el delito de "haber estado allí" o " tener que saber lo que se hacía"( lo que llaman "responsabilidad objetiva"), ya que ni cuentan con los testigos pagos que se usaban hasta hace unos pocos años (parece que se les acabó también a ellos la guita).

La doctrina que se usa para estos nuevos juicios es la del juicio de Nüremberg; y van aun mas allá, pues ni en aquel famoso juicio, derivado del triunfo de los aliados sobre los alemanes, se trató de forma tan rastrera a los oficiales nazis mientras estaban prisioneros y siendo juzgados, pese a que eran muchos mas jóvenes que nuestros presos políticos.

Hace unos días una valiente Defensora Oficial (a la que, como es regla, la amenazaron por "excederse" en las defensas que encara) obtuvo mediante un Habeas Corpus se intime al Servicio Penitenciario les dé a estos presos una "mínima comida decente" por día.

Podría contarles decenas de casos de ancianos que murieron sin la atención médica que necesitaban, algunos que espantarían a los mas duchos. (Como le conté al Papa Bergoglio, uno de mis defendidos - Coronel del Ejército con enfermedad terminal- murió en su celda, y su muerte se descubrió recién a los tres días por el olor)

No obstante, nadie se ocupa de esta maquinaria de venganza, que sigue actuando con total impunidad y con el aplauso velado de casi toda la clase política.

Vean este video y, si les parece, inviten a conocidos a que lo vean también. Es sólo la punta del Iceberg, pero sirve para ilustrar lo que hacen con estos presos.

Un abrazo.

Edgardo Frola.

                                                             
                             

                        


Hijos y nietos de presos políticos denunciando la violación de la ley y los derechos humanos en los juicios de Lesa Humanidad en los tribunales federales de córdoba el día martes 22 de abril de 2014.

Hijos y Nietos de Presos Políticos hacen conocer la injusta detención de sus familiares.  

TRIBUNALES FEDERALES DE LA CIUDAD DE CORDOBA, 22 DE ABRIL DE 2014.

Palabras de Anibal Guevara

Una vez más nos encontramos, una vez más parados en una tarima inimaginable hasta hace no mucho.
Una vez más en la tarima que no hubiésemos elegido.
Una vez más de pie junto a nuestra familia, pero no por el sólo hecho de que sea nuestra familia, sino porque el Estado una vez más, viola sistemáticamente los Derechos Humanos y vuelve a abusar del poder.

Porque nuestros viejos están presos no porque hayan podido probarles responsabilidad objetiva en algún delito, sino porque son usados como símbolo.

Los usan como símbolo del autoritarismo, parándose supuestamente en la vereda opuesta, pero no hay peor autoritarismo que abusar del Estado en democracia, porque cuando el Poder Judicial cede ante las presiones del poder Político y se vuelve funcional, nos deja a todos en riesgo.

Porque si el Poder Judicial acepta la intromisión del poder político, no podemos esperar que juzgue la corrupción o frene los negocios del poder como el narcotráfico, pero sobre todo, porque quedamos en libertad condicional hasta que nuestra prisión les sirva para algo mejor que nuestra libertad

Acá estamos delante de un edificio que debería representar a la justicia, aunque esa palabra le quede demasiado grande a cualquier poder judicial del mundo. Sobre todo cuando hablamos de la pérdida de un ser querido porque no hay reparación que pueda hacer el Estado para equiparar esa ausencia.

Entonces, ¿para qué estamos acá?

Acá estamos porque lo más cerca que puede estar el hombre de la justicia es la Legalidad, el respeto irrestricto del Estado de Derecho, de la Constitución y los Derechos Humanos, y hoy, en el 2014, en nuestro país esto está ausente.

Las causas de Lesa Humanidad son solamente un recurso político, un plan en el cual se condena sistemáticamente a los imputados sin importar el rol o la forma de actuar durante los 70, para poder usar sus condenas como supuestos éxitos, como cortina de humo o como blindaje a las críticas.

Acá estamos reclamando Legalidad. Que nadie escuche en nuestras palabras un pedido de impunidad o la defensa de lo indefendible.

Sobre nuestros padres, así como sobre el actual jefe del ejercito Cesar Milani, pesan denuncias que, como toda denuncia, deben ser investigadas con estricto recelo del respeto a la legalidad y el debido proceso, ya que como se juzga a los militares de haber subvertido el orden institucional, haber reprimido ilegalmente y haber violado los derechos humanos, todo proceso originado en denuncias de este tipo tiene que ser intachable para ser coherente. Pero aquí la coherencia también está ausente.

Así, el Poder Judicial argentino está cometiendo diversos y gravísimos delitos. Desde el prevaricato que significa el dictado de sentencias arbitrarias y sin pruebas a sabiendas de que dichas resoluciones violan la ley, hasta inclusive el homicidio culposo en el que los jueces incurren cuando abandonan a nuestros viejos o les niegan la atención médica necesaria. Ya contamos 232 muertos y este es un número que aumenta cada año.

Acá estamos para que eso no continúe pasando. Porque este tipo de violaciones a los Derechos Humanos son peores aun en plena democracia. Que la tragedia del pasado no habilite la tolerancia a estas nuevas violaciones. ¿En quién nos convertimos si las aceptamos? ¿No quedaríamos demasiado cerca de lo que supuestamente estamos condenando?
¿De qué sirve todo esto? ¿Qué han aportado a la verdad estos procesos si nadie habla porque digan lo que digan sus condenas están puestas de antemano?
¿Qué verdad esperamos?

No nos gusta hablar de verdad, porque en definitiva es inexistente o cuanto menos inalcanzable. Dos personas pueden ver el mismo hecho desde perspectivas culturales absolutamente distintas y contarlas con toda sinceridad. Van a ser dos cuentos distintos del mismo hecho, pero ambos van a ser verdad. El análisis sincero de la historia debe contemplar las múltiples verdades sin prejuicios para llegar lo más cerca posible de la forma en la que fueron los hechos. Estamos perdiendo otra oportunidad histórica de acercarnos a la verdad, encerrados en los prejuicios, y en nuestra percepción, pequeña, incompleta, asumiendo que las cosas son blancas o negras, cuando el mundo es en realidad una escala de grises.

Nuestra sociedad tiene cosas irresueltas, una violencia marcada a fuego en nuestra idiosincrasia. Como bien escribe el Doctor en Filosofía y Ciencias Políticas, además de antiguo guerrillero Héctor Leis, cualquier observador neutral puede comprobar fácilmente dos cosas: la primera, que la distinción de amigo-enemigo atraviesa prácticamente cada nanomilímetro de la vida pública y privada; la segunda, que los actores orientan su acción enfatizando mucho más el lado “enemigo” que el “amigo”. Nuestra percepción actual del conflicto de los años 70 muestra de forma dramática la ausencia de tolerancia. Desde una perspectiva social, lo peor de la historia argentina de las últimas décadas no fue la catástrofe de los años 70 sino el hecho de que la amplia mayoría de los ciudadanos pasó por ella sin comprender su sentido profundo.

La generación de nuestros padres sigue como un tiki-taka, atada a la arandela de la historia que prácticamente los esclaviza a chocar eternamente, nosotros no queremos eso. No queremos que la arbitrariedad e ilegalidad a las que nos someten nos llenen de resentimiento. No queremos seguir atados a una historia sin aprender nada. Queremos el dialogo, el encuentro, el respeto y el entendimiento necesario para crecer. Es difícil, constantemente recibimos ataques directos contra nuestros padres e incluso contra nuestras familias y nosotros mismos. Pero no hay que perder de vista que es un odio que no nos pertenece. Que pertenece a una historia dolorosísima que hay que superar aprendiendo de una buena vez del pasado y creciendo como sociedad.

A los familiares de los desaparecidos les pedimos que no interpreten nuestra defensa a los derechos básicos de nuestra familia como una reivindicación de la situación que terminó por generarles un dolor tan grande, no es nuestra intención confrontar con ustedes ni lo va a ser, pero como ustedes, tampoco vamos a dejar de pelear por nuestros derechos, por el respeto irrestricto de la Constitución y el Debido Proceso, por los mismos Derechos Humanos.

Nosotros somos los Hijos y Nietos de Presos Políticos. Venimos de Mendoza, de Tucumán, Rosario y Buenos Aires a encontrarnos con los Hijos y Nietos cordobeses. Estamos juntos y nos juntamos cada vez más porque no vamos a permitir que nos victimicen. Vinimos porque estamos de pie para pelear por nuestros derechos. Sepan señores funcionarios judiciales que los responsabilizamos a ustedes por los delitos que están cometiendo, que algún día serán ustedes los que deban responder a la justicia, aunque esa palabra, solo contando los años que ya perdimos, siga quedando grande.

Lean nuestras banderas, recuerden nuestro logo y nuestras caras.

Acá estamos, y vamos a seguir estando.












A continuación una petición dirigida a la Corte Suprema de Justicia Argentina para que concedan la prisión domiciliaria a los militares que superan los 70 años, y a los menores de esa edad con graves enfermedades 

Pinchar AQUÍ para firmar











Crédito de la imágen "Presos Políticos"

Símbolos de la "democracia y justicia" para "todos y todas"










NOTAS RELACIONADAS:

EL ALEGATO DE UN MILITAR QUE DESCONOCE A LA JUSTICIA CIVIL











No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...