lunes, 28 de abril de 2014

“EL PESCADO SE PUDRE POR LA CABEZA”

El refrán que da título a este escrito, viene muy bien a cuento para ejemplificar lo que hoy está sucediendo en la Argentina y para entender un poco más el por qué de comportamientos sociales que se apartan de todo tipo de norma.

Aclaremos que en tal comparación, estamos definiendo como cabeza a la clase política que conduce los destinos de nuestro país, más concretamente, a los poderes ejecutivo y legislativo, a los cuales, lamentablemente, debemos sumarle también y, hasta diría en mayor medida, el poder judicial. Y el cuerpo de ese pescado denominado Argentina, sería el cuerpo social, el pueblo, nosotros…

En efecto, en lo personal tengo el pleno convencimiento que la tremenda podredumbre que hoy vive la Argentina, es responsabilidad casi absoluta de los hombres y mujeres a cargo de los poderes del estado que acabamos de mencionar quienes siembran la corrupción, el odio, la división social, la contracultura, la injusticia y la inmoralidad. Y todo ello, avalado por jueces de la misma calaña que con sus fallos completan la pata de la complicidad necesaria para que todo esto se pueda ejecutar.

Si bien debemos reconocer que el tema de la complicidad entre políticos y jueces no es una originalidad del kirchnerismo, sino que es propio de todos los gobiernos democráticos que se sucedieron desde 1983 a la fecha, nunca como ahora se había visto en tal grado de impunidad. Y para quien esto escribe, el caso de mayor corrupción de la Argentina, ocurrió cuando los jueces de la Nación aceptaron sin chistar, la comisión de un prevaricato general para meter presos a los militares que participa-ron de la guerra contra la subversión y aceptaron ilegal e ilegítimamente no aplicar el mismo criterio para juzgar a los terroristas participantes de la guerra revolucionaria en la década del ’70.

Creo firmemente que es ahí cuando la cabeza de la Argentina se terminó de pudrir y contagió al resto del cuerpo social. En efecto, a partir de ese punto de inflexión judi-cial, los jueces perdieron la autoridad moral para dictar justicia y todo se convirtió en una carrera descontrolada hacia el estado de anomia que hoy vivimos y que nos co-loca al borde de un estado fallido.

En otros tiempos en nuestro país solía decirse que las FFAA eran la última reserva moral del país. Y con ese argumento, políticos de la oposición convencían a los mili-tares para la ejecución de los golpes de estado que ya son parte de la historia. Sin ponernos a analizar si realmente las FFAA eran depositarias de tal concepto, eso era lo que ocurría por entonces. Destruidas y totalmente desprestigiadas las FFAA, la pregunta que se hacen quienes buscan ansiosamente la respuesta sobre ¿dónde está ahora la reserva moral del País?, surge casi con unanimidad que esa reserva moral debería estar en los jueces.

Siguiendo con este razonamiento, uno supone que en la Suprema Corte de Justicia está lo mejor de la justicia, los jueces más probos, los más virtuosos, los más prestigiosos, los más preparados… Pero cuando el argentino medio ve que en esa Corte hay un juez que vive en pareja con otro hombre y que ambos alquilan una serie de departamentos que ofician de prostíbulos y no pasa nada con él. Y lo que es peor, que sus pares tampoco hagan nada ante semejante agravio institucional, lógico resulta que esa parte de la sociedad que quiere vivir éticamente, llegue a la conclusión de que todo está perdido, mientras que aquellos que siempre apuestan a la corrupción, la delincuencia y la violencia, encuentren en esta situación el caldo de cultivo propicio para su propia justificación. “Si los de arriba afanan a lo loco y no pasa na-da, porqué no lo voy a hacer yo”… “Si total a Boudou lo va a terminar absolviendo Oyarbide, igual que a los Schoklender que se robaron todo”…

Ya lo decía Santo Tomás de Aquino cuando hizo célebre el refrán “la corrupción de lo óptimo da lo peor”. Y esto quiere decir que cuando se corrompe un virtuoso o alguien con altas responsabilidades de valor moral, es mucho más grave que la corrupción propia de cualquier delincuente. Y eso es lo que hoy pasa en la Argentina. Nos invade la corrupción porque la misma está instalada en toda la clase política, (la gobernante y de la oposición) y también en los jueces. Un juez que se precia de ser justo y que ve a su lado jueces corruptos y prevaricadores y no hace nada, también está atrapado por la corrupción.

A modo de ironía suelo decir que, al no estar ya los militares para dar un golpe de estado, deberían ser los jueces los que asumieran esa condición de alguna forma, pues de no ser así, tanta corrupción, tanta delincuencia y tanta injusticia nos llevarán inexorablemnte a la anarquía. Los linchamientos populares son una clara expresión de que estamos en ese camino.   

¡Por Dios y por la Patria!

Hugo Reinaldo Abete

Ex Mayor E.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...