jueves, 17 de abril de 2014

ISRAEL: DEL PUEBLO DEL LIBRO AL PUEBLO DE LA BOMBA


En el desesperado intento de buscar apoyo internacional ante las controversiales actitudes de Israel en su conflicto con palestinos y países árabes, muchos de los paladines del estado judío se tientan por  recurrir a una  herramienta poco convencional: los aportes a la humanidad del renombrado ingenio y talento judío. Los múltiples y afamados logros científicos de Israel se convierten en un apropiado embalaje y un perfecto escudo detrás del cual  pueden pasar desapercibidas conductas inadmisibles, serias transgresiones a normas internacionales o discriminaciones.

Un reciente motivo de orgullo nacional fue la última Conferencia Anual organizada por la Agencia Espacial de Israel como reiterada demostración de liderazgo internacional del país y sus científicos. En principio, nada más inocuo y magnánimo que ser miembro de ese pequeño grupo de científicos a la cabeza de  esa hazaña que es la conquista del espacio que pertenece a toda la humanidad. Sin embargo, fue suficiente prestar atención a una sola exposición para verificar que detrás de estos “reputados aportes a la humanidad” se pueden esconder oscuros propósitos bélicos.

“El ex Director General del Ministerio de Defensa, General Retirado Udi Shani, reveló en la mencionada conferencia que años atrás se constituyó una comisión especial de varios expertos en la materia a los efectos de analizar el accionar de Israel en el espacio. Una de las sugerencias de esta comisión, y tal vez la más interesante e importante de todas, fue lanzar satélites latentes mas allá de la atmosfera, que en situaciones apropiadas entrarían en acción y atacarían objetivos dentro de la atmosfera. Yo creo que éste es el camino correcto: sistemas de ataques latentes que se despiertan en momentos críticos. El desarrollo de la capacidad de uso del espacio es imprescindible dado que las dimensiones terrestres y marítimas ya fueron aprovechados al máximo”[1].

Pareciera que el general retirado Shani demuestra que el liderazgo israelí se cansó de vulnerar soberanías extranjeras cuando operan el largo brazo de su ejército y ésta es la oportunidad de apropiarse e izar la bandera celeste y blanca con la estrella de David en el espacio. “Debemos ser independientes en este medio. Nosotros no podemos ser dependientes de territorios ajenos. Nosotros necesitamos todo celeste y blanco”, declaró el general sin pestañar[2]

No se trata de la primera oportunidad que se propone el uso del espacio como marco de acción dentro de los programas estratégicos de un país. El proyecto de defensa estratégico comúnmente conocido como la guerra de las galaxias fue un sistema propuesto por el Presidente Ronald Reagan en 1983 para utilizar el espacio a fin de defender a EE.UU contra un ataque nuclear con misiles balísticos intercontinentales rusos. El proyecto norteamericano se centraba más en una dirección estratégica defensiva que hacia una política ofensiva como lo fue en el caso de la concepción anterior basada en la disuasión bajo una amenazante destrucción mutua asegurada.

Bajo la conocida estrategia que el ataque es la mejor defensa, la insólita y amenazante propuesta israelí tiene como objetivo escudarse detrás de inocentes satélites para minar ese espacio, que hoy pertenece a todos,  con poderosas bombas listas para ser lanzadas a tierra cuando el liderazgo israelí lo considere oportuno.

Está claro que a partir de ese momento no habrá ninguna posibilidad de refutar toda acusación a Israel que su conocido y largo brazo de seguridad lo convirtió en una amenaza potencial y latente a todo país del mundo que mira bombas pendientes sobre su cabeza. Lamentablemente, en parte se le está dando la razón al liderazgo de los Ayatolas quienes insisten repetidamente que Israel es un verdadero peligro para el mundo.

Las cajas de naranjas Yaffa fueron la imagen de la redención del pueblo judío que emerge con la instauración de Israel como refugio tras sufrir persecuciones por siglos. Hoy observamos la presencia de material bélico israelí prácticamente en todo el mundo desde que nos convertimos en uno de sus principales proveedores. El globo terráqueo ya no es suficiente. Queremos ser los primeros en traer armamento al espacio.

Nos autodenominamos el pueblo del libro, aunque más bien aspiramos a ser el pueblo de la bomba.

Ojala me equivoque.

Herzlya – Israel 1-2-2014  

[1] “Un jerarca israelí reveló: Así atacará Israel desde el espacio”, Walla, 30-1-2014

[2] Walla, Idem.

Daniel Kupervaser (*)

Nació en Entre Ríos hace 62 años. Hizo aliá en 1973. Casado, una hija. Vive en Herzlía.
Es Licenciado en Economía en la Universidad de Rosario. Desempeña puestos gerenciales y fue asesor de varias empresas ligadas a la agricultura en Israel y América Latina. Conferencista de actualidad económica y política de Israel. Guía de turismo en Tel Aviv. Editor voluntario del diario Opinión de Olim de Kfar Sava.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...