martes, 17 de junio de 2014

ASESINATO DEL MAYOR DEL EJERCITO ARG. JOSÉ ROSASCO POR EL ANARCO SINDICALISMO



ASESINATO DEL MAYOR DEL EJERCITO ARGENTINO,
JOSE W. ROSASCO
1931 – 11 JUNIO – 2014
LXXXVIII ANIVERSARIO

OPÚSCULOS DE EXTENSIÓN  HISTÓRICO – CULTURAL “DESEMPOLVANDO PAPELES”

Revolución del 6 de septiembre de 1930, el General José Félix Uriburu, toma el gobierno mediante un golpe de estado y  automáticamente decide combatir el latrocinio del clan radical y suprimir en los lugares donde más trabajadores concurrían a su trabajo de elementos antinacionales como los anarquistas, bolcheviques y socialistas, nombrando en las diferentes comisarías de los lugares donde acontecía la proliferación de la actividad de los elementos antinacionales ligados por su relación con políticos a elementos del hampa.

Una ciudad indudablemente destinada a tal intervención fue Avellaneda, lugar de dominio del partido Conservador, pero estrechamente ligada a la delincuencia, garitos con diferentes tipos de juego, coimas, gran cantidad de prostíbulos, (Ordenanza Municipal del 14 de julio de 1909, bajo dominio de “Don” Alberto Barceló), una conducción municipal tramposa, hasta tenía un cementerio para dar sepultura a las pupilas que eran sometidas por la Asociación Socorros Mutuos “Varsovia”, que ocultaba las actividades de la empresa dueña de gran cantidad de prostíbulos en casi todo el país conocida como “Zwi Migdal”; estando situado al lado del Cementerio Israelita, sobre la Avenida Crisologo Larralde aproximadamente al 4100 de dicha ciudad.

Para poner orden en el municipio, la Revolución designó al Jefe del Distrito Militar n° 15 Mayor José W. Rosasco, quien evalúa la actividad obrera y sindical de acuerdo a la nomenclatura Municipal de 1929, la ciudad determinaba su actividad en la forma siguiente: Armerías 3, Aserraderos 10, Cartonerías 60, Curtiembres 42, Fábricas
de alpargatas 12, Fábricas de cartón 5, Fábricas de calzado 7, Fábrica de fósforos 9, Fábricas de jabón y velas 17, Fábricas de lavandina 10,  Fábricas de mosaicos 8, Fábricas de tejidos 10, Fundiciones 5, Herrerías 70, Refinerías de petróleo 3, Talleres de aparatos eléctricos 6, Talleres mecánicos 16, Talleres navales 8; la actividad comercial no le iba en zaga, Almacenes de comestibles 323, Almacenes de comestibles y bebidas 528, Bares con despacho de bebidas 32, carbonerías 198, Consignatarios 150, Depósito de forrajes 428, Tiendas 184.

Solamente la Compañía General de Fósforos ocupaba 5.000 personas en su empresa; la fábrica de tejidos “Campomar y Soulas 1350 operarios, sin contar los frigoríficos, “La Blanca”, “La Negra”, tejeduría “Mallorens”, etc, etc.

La actividad de los grupos izquierdistas era total, Rosasco con un grupo de conscriptos no mayor de 30 hombres no puede contener el permanente accionar no solamente de la delincuencia sino también del anarquismo enemigo total de la Revolución, solicita refuerzos y le conceden tres escuadrones del Regimiento 6 de Caballería y con esa tropa y el personal policial comienza los allanamientos de las casas de juego, prostíbulos, comités políticos no autorizados, sindicatos y toda la delincuencia amparada por el poder político actuante.

Tiene una relación muy amistosa con Humberto Bianchetti, líder y fundador del Partido Fascista Argentino, quien también le da su apoyo con su grupo de afiliados a ese movimiento.

Avellaneda no era una ciudad tranquila había mucho interés en juego y las diferentes organizaciones anarco-sindicalistas ya habían determinado después de nueve meses, quien era el enemigo más temible para ellos, no tenían otra salida, la única solución era terminar con el militar revolucionario, que aparte de eso era amigo de los fascistas,  y así lo determinaron, siguiendo su accionar permanente.

Rosasco ordenó la captura de los hermanos Gatti (uno de ellos lugarteniente del pistolero y guarda espalda de Barceló, Juan Ruggiero, alias Ruggierito, - el 21 de octubre de 1933, este delincuente común, es asesinado en la puerta de la casa de su novia y posteriormente es llevado a pulso hasta el cementerio local cubierto con la bandera argentina -; referente a los hermanos Gatti, se resisten pero igual son detenidos.

Se dispone un juicio sumario y se ordena el fusilamiento de los presos; la misma se cumple en la Comisaría 1°, en horas de la madrugada, un pelotón de soldados correntinos ejecutó la orden. 

El 11 de junio de 1931, pasadas las 22 horas el jefe militar cenaba en compañía de un funcionario municipal Eloy Prieto, en el restorán “Chechin”, ubicado a cien metros de la Comisaría, cuando varios desconocidos entran al salón y uno de ellos sin decir palabra saca una pistola y gatilla reiteradas veces sobre el cuerpo de Rosasco quien cae herido de muerte, no así el señor Eloy Prieto quien resultó herido pero no de gravedad.

Se había cumplido una vez más con la ley de los subversivos, acción directa, no había perdón, el mayor dejó de existir a los pocos minutos a pesar de los auxilios prestados desde el Hospital Fiorito.

Es que hacía hombres como Rosasco como pregonaba Leopoldo Lugones padre, por eso el Teniente General Uriburu lo había nombrado “Interventor policial de Avellaneda”, porque en el Gobierno Revolucionario sabían que Avellaneda era una zona esencialmente industrial y obrera, donde los anarcos-sindicalistas y bolcheviques catalanes, gallegos, italianos, polacos, búlgaros,  alemanes y argentinos se movían con toda impunidad por la inoperancia política.

Las exequias del Mayor Rosasco fueron verdaderamente importantes. El pueblo capitalino lo acompañó, los Estados Mayores del Ejército y la Marina estuvieron presentes, también la aviación, la Curia envió a su jerarquía completa, el Circulo Militar, la Sociedad Rural y las fuerzas vivas de Buenos Aires, La Plata y Avellaneda.

Su asesino, después de muchos años más de cuarenta, se desveló con el nombre del dos veces secretario general de la organización más poderosa de aquellos tiempos la Federación Obrera Marítima, en manos del anarquismo, el compañero Juan Antonio Morán hombre de acción, y selecto grupo de anarquista expropiadores. El 12 de mayo de 1935, en una calle de tierra de General Pacheco, es encontrado muerto un hombre con un tiro en su cabeza, es Juan Antonio Morán.

Lo hemos recordado como lo hizo hasta el final, la Unión Cívica Nacionalista, que en su local de la calle Tucumán 415, en Capital, tenía un cuadro de referencia de todos los nacionalistas asesinados, figurando a la cabeza de los mismos el Mayor Rosasco.  

Agradecemos el material enviado por el Dr. Rodolfo Brieba

NOTA RELACIONADA



No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...