martes, 15 de julio de 2014

DESTRUYENDO MITOS JUEDEOCRISTIANOS: EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LUCIFER

Plasmación Crucifixión de Wotan, el “Dios-Cruz”en Externsteine Alemania, es el Kristo de la Atlántida; Odín-Wotan, el restaurador del conocimiento de las runas. (Estado de Renania del Norte Westfalia) Las Rocas Están Constituidas de Areniscas Originarias del Cretácecico hace unos 120 Millones De Años
                      

"Una Lanza o Flecha imaginaria unía el castillo de Wewelsburg con las ruinas de los Externsteine (Stern-Steine: "Estrella de Piedra" ["piedras de las estrellas"]). Y allí se esculpió a Wotan, crucificado en el Arbol Iggdrasil. Y también hay una tumba abierta, horadada en la roca, donde Él resucitó" Miguel Serrano - El Hijo del Viudo 
 Siempre hay dos historias. Una es la historia oficial. La otra, es la historia real. La primera, la historia oficial es la más sencilla, te la crees y ya está. Para conocer la segunda, la historia real, haz de tirar del hilo de la realidad hasta sus últimas consecuencias, entonces, veras algo que tal vez no te guste, pero ya nunca podrás volver al rebaño.

“La creencia en la validez y el carácter vinculante del destino significa que los hombres, pese a todos los desengaños y aparentes absurdos cotidianos, dicen un entusiasta sí a la vida, y alaban plenos de fe la luz creadora de la vida del sol, pese a la noche, niebla, hielo y nieve. Tener fe en el destino significa una vez más: vivir el heroico “Aún Así”. Otto Rahn, “La Corte de Lucifer”

La palabra "Lucifer" en Isaías 14:12 presenta un problema menor al cristianismo convencional. Se convierte en un problema mucho más grande para los literalistas bíblicos, y se convierte en un gran obstáculo para las afirmaciones del mormonismo John J. Robinson en la ruta de un Pilgrim , pag. 47-48 explica:
"Lucifer hace su aparición en el capítulo catorce del libro del Antiguo Testamento de Isaías, en el versículo doce, y en ningún otro:" ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones! "
El primer problema es que Lucifer es un nombre latino. Así que ¿cómo encontrar su camino en un manuscrito hebreo, escrito antes de que hubiera un lenguaje romano? Para encontrar la respuesta, consulté a un erudito en la biblioteca del Colegio de la Unión Hebrea en Cincinnati. ¿Qué nombre hebreo, le pregunté, fue Satanás, en este capítulo de Isaías, que describe al ángel que cayó convirtiéndose  en el gobernante de los demonios?

La respuesta fue una sorpresa. En el texto hebreo original, el capítulo catorce de Isaías no trata de un ángel caído, sino de un rey babilonio caído, que durante su vida había perseguido a los hijos de Israel. No contiene ninguna mención de Satanás, ya sea por nombre o referencia. El erudito hebreo sólo podría especular que algunos escribas cristianos primitivos, que escribían en latín utilizado por la Iglesia, habían decidido por sí mismos que ellos querían que la historia era acerca de un ángel caído, una criatura que ni siquiera se menciona en el texto hebreo original, y a la que dieron el nombre "Lucifer".

¿Por qué Lucifer? En astronomía romana, Lucifer era el nombre dado a la estrella de la mañana (la estrella que hoy conocemos por otro nombre romano, Venus). La estrella de la mañana aparece en el cielo justo antes del amanecer, anunciando la salida del sol. El nombre deriva de la palabra latina lucem ferre, portador, o al portador, de la luz. "En el texto hebreo la expresión utilizada para describir al rey de Babilonia antes de su muerte es Helal, hijo de Shahar, que mejor  se puede traducir como" estrella del día , hijo de la Aurora." El nombre evoca el brillo del traje de oro de un orgulloso rey.

Los estudiosos autorizados por ... el rey Jaime I a traducir la Biblia al ingles corriente  no utilizaron los textos originales en hebreo, las versiones traducidas y utilizadas ... en gran parte por San Jerónimo en el siglo IV. Jerónimo había traducido mal la metáfora hebrea, "lucero de la mañana, hijo de la Aurora", como "Lucifer", y durante siglos una metamorfosis tuvo lugar. Lucifer, el lucero de la mañana se convirtió en un ángel rebelde, expulsado del cielo para gobernar eternamente en el infierno. Los teólogos, escritores y poetas entretejieron el mito con la doctrina de la Caída, y en la tradición judeocristiana (católica) Lucifer es ahora el mismo que Satanás, el Diablo e irónicamente el Príncipe de las Tinieblas.

Así que "Lucifer" no es más que un antiguo nombre latino para la estrella de la mañana, el portador de la luz. Que puede ser confuso para los cristianos que identifican a Cristo, como el lucero de la mañana, un término que se utiliza como un tema central en muchos sermones cristianos. 

Jesús se refiere a sí mismo como la estrella de la mañana en Apocalipsis 22:16: "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana."

Y así hay personas que no leen más allá de la versión King James de la Biblia, que dicen "Lucifer es Satanás: así lo dice la Palabra de Dios .... "

Henry Neufeld, un comentarista de temas bíblicos pegajosos llegó a decir.

"Este pasaje se relaciona a menudo con Satanás, y un pensamiento similar se expresa en Lucas 10:18 por Jesús, que no era su primer significado. El significado primario es dado en Isaías 14:04 que dice que cuando Israel se restaure lo hará "pronunciar esta burla contra el rey de Babilonia. . . "El versículo 12 es una parte de esta canción de burla. Este pasaje se refiere en primer lugar a la caída de ese rey de la tierra ..."

¿Cómo surge la confusión en la traducción de este versículo? El pasaje hebreo de esta frase dice: "heleyl, ben shachar" que se puede traducir literalmente "el que brilla, hijo de la aurora." Esta frase significa literalmente, que el planeta Venus aparece como una estrella de la mañana. En la Septuaginta, una traducción del siglo 3 aC de las escrituras hebreas al griego, se traduce como "heosphoros", que también significa Venus como estrella de la mañana.

¿Cómo surgió la traducción "Lucifer"? Esta palabra viene de la Vulgata latina de Jerónimo. ¿Fue Jerónimo un error? De ningún modo. En América en ese momento, "Lucifer" significaba en realidad Venus como estrella de la mañana. Isaías está usando la metáfora de una luz brillante, aunque no es la luz más grande para ilustrar el aparente poder del rey de Babilonia que luego se desvaneció. "

Por lo tanto, Lucifer no se equiparaba con Satanás sino hasta después de Jerónimo. Los cristianos posteriores (y mormones) equiparaban a "Lucifer" con "Satanás".

¿Por qué es esto un problema para los cristianos? Los cristianos ahora generalmente creen que Lucifer (o el Diablo se equipara con Satanás) pero es un ser que siempre ha existido (que fue creado en o cerca del "principio"). Por lo tanto, ellos también piensan que los "profetas" del Antiguo Testamento creían en esta criatura. La escritura de Isaías se utiliza como prueba (y ha sido utilizado como tal durante cientos de años). Como explica Elaine Pagels, sin embargo, el concepto de Satanás ha evolucionado con los años y los primeros escritores de la Biblia no enseñaban tal doctrina.

La ironía para aquellos que creen que "Lucifer" se refiere a Satanás es que el mismo título ("estrella de la mañana" o "portador de luz") se utiliza para referirse a Jesús, en 2 Pedro 1:19 (ver AQUÍ) donde el texto griego tiene exactamente el mismo término: "FOSFATO PHOROS" "PORTADOR DE LUZ". Este es también el término utilizado por Jesús en Apocalipsis 22:16.(ver AQUÍ)

¿ Y por qué es Lucifer un problema mucho más grande para los mormones? Los mormones afirman que un registro antiguo (el Libro de Mormón ) fue escrito a principios del año 600 aC, y el autor en el año 600 antes de Cristo, supuestamente copió a Isaías en las palabras originales de Isaías. Cuando José Smith pretendió traducir el supuesto "registro antiguo", incluyó el verso Lucifer en el Libro de Mormón. Obviamente él no copiaba lo que Isaías escribió realmente. Él estaba copiando la versión King James de la Biblia . Otro libro de LDS Escrituras, Doctrina y Convenios, promueve este problema en 76:26 (ver AQUÍ) cuando se afirma la falsa doctrina cristiana que "Lucifer" significa Satanás. Esta doctrina errónea también se extendió a un tercer conjunto de escrituras mormonas, la Perla de Gran Precio, que describe una guerra en el cielo (ver AQUÍ) basada en parte, en una interpretación incorrecta de José Smith de la palabra "Lucifer", que sólo aparece en Isaías.

FT De Angelis, un apologista Mormón autor de El politeísmo de la Biblia y El Misterio de Lucifer , comenta lo siguiente:

"Parece de menor importancia, pero - el término real utilizado en la versión griega Septuaginta de Isaías 14:12 (dado que no hay una sola manera de transcribir con exactitud) es Eo (U) s phoros, estrella de la mañana / dios de la luz.

El nombre real, "Lucifer", se remonta a los griegos, antes de los romanos. Sócrates y Platón hablan de este "dios de la luz"; sorprendentemente, no en el contexto de Eos (dios del amanecer), pero - como estrella de la mañana - se yuxtaponen con el sol (Helios) y Hermes. Esta información se puede encontrar en el Timeo de Platón (38e) y en "Mitología" de Edith Hamilton.

De una manera más ligera, Arthur Clarke, en su libro de ficción "2.061" usa correctamente la palabra "Lucifer". Él lo utiliza como nombre para un nuevo sol en el sistema solar que es correcto ya que el nuevo sol es una segunda "estrella de la mañana, "de sustancia" original " " portador de luz "- no un ser maligno de la mitología religiosa .

David Grinspoon comenta sobre los aspectos históricos de la palabra de la siguiente manera: "El origen del diablo judeo-cristiano como un ángel caído del cielo a las profundidades del infierno se refleja en el descenso de Venus desde la estrella brillante de la mañana a la oscuridad debajo de este. El demonio de inframundo, que es temido por la gente hoy en día en muchas partes del mundo, es también llamado Lucifer, que era originalmente un nombre latino para llamar a Venus como estrella de la mañana ". ( Venus Revelado p. 17). 

El Nacimiento de Lucifer de Arthur C. Clark; 2010 - Falsificación de la Luz del Mundo

Lucifer Rising, por Carl Teichrib

"Una generación no tardaría en nacer, nunca había conocido un mundo sin Lucifer."  

El autor más vendido y científico de renombre mundial, Arthur C. Clarke, escribió estas palabras en su obra maestra de ciencia ficción de 2010: Odyssey Two (Odisea dos) una secuela del libro / película a su innovador trabajo 1968, 2001: Una odisea del espacio.

Desconocido para los que sólo conocieron 2010, hubo una gran diferencia entre la película y la novela. Extrañamente, el libro contiene una sección titulada "Lucifer Rising" (Nacimiento de Lucifer)

En la linea de la historia de Clarke, Lucifer Rising, la atmósfera de hidrógeno en el planeta Júpiter se enciende. El nuevo "pequeño" sol y sombra que siguió es apodado "Lucifer" e ilumina la tierra con su luz. El resultado: la oscuridad ya no existía. El miedo, la sospecha y los crímenes de la noche desaparecen.

La humanidad se ha convertido iluminada por la luz de Lucifer. Para los ocultistas y de la Nueva Era, la simbología de la obra de Arthur C. Clarke era inconfundible. Lucifer, el "portador de luz" alumbra con su conocimiento ("verdad" oculta) sobre toda la humanidad, ahuyentando el miedo y la ignorancia, y provee a la humanidad la oportunidad de descubrir su propio intelecto. 


Comentario: Es Lucifer / el Portador de la Luz / Hijo de la Mañana / Venus / Señor de fósforo / el "libertador inteligente" / el "último rebelde" - un estilo lá Promethean el mismo? Creo que podríamos estar hablando de un acontecimiento planetario ? (Así como Immanuel Velikovsky . describe) "nacimiento de Venus" era realmente un objeto que fue expulsado de Júpiter -. Y en la mitología esto es visto como un "rebelde y un paria"

LA CONEXIÓN FÓSFORO

En 1669 Hennig Brandt un comerciante de Hamburgo y alquimista climatizaba el residuo de la evaporación de la orina con carbón vegetal en polvo, condensando el vapor que se convirtió en un sólido ceroso. Este sólido brillaba en la oscuridad, sin calor, un fenómeno sorprendente. Llamó al fósforo misteriosa sustancia, tomado directamente de los phosphoros griegos, "luz-que trae." Este fue también el nombre del planeta Venus como estrella de la mañana, "Lucifer" en latín. El descubrimiento ha creado un gran revuelo, y pronto nadie estaba desperdiciando orina. 

Una persona normal excreta alrededor de un gramo de fósforo al día. Se dio el nombre de fosforescencia, que es la emisión no térmica de la luz, después de que el estímulo ha sido retirado, en distinción a la fluorescencia. Brandt observó que la luz de quimioluminiscencia fue una consecuencia de la combinación de fósforo con oxígeno atmosférico para formar el trióxido. 

Estaba ardiendo, pero la luz no se debe a la excitación térmica. Cuando se forma el pentóxido, no hay quimioluminiscencia. El fósforo es un fertilizante agrícola importante, un elemento esencial en el metabolismo y la transferencia de energía biológica, un componente de partidos, un ingrediente en aplicaciones pirotécnicas, y además de considerable interés científico. El fósforo presenta muchos enigmas que están sin resolver, o sólo parcialmente resueltos, lo que hará que esta discusión sea más que interesante. 
Fte: Fósforo

LUCIFER


En el mito, Lucifer ofrece al hombre el conocimiento de la dualidad: el bien y el mal; positivo y negativo, masculino femenino; blanco y negro...

El TABLERO DE AJEDREZ es la malla, la red, el "Matrix" y también la matriz del universo sobre la que TODO lo visible es creado.

La DOBLE hélice o cadena de ADN, es la genética que sostiene el principio dual de la Creación.

El ser humano es una criatura fundamentada en la DUALIDAD.

El poder mundial se apoderó del TABLERO DE AJEDREZ, el Campo de Batalla DUAL (blanco y negro), el escenario del conflicto entre los opuestos.

Y mediante este tablero, desarrollando sus estrategias, Él progresa y decide el Destino de la tierra.

En la cúspide del poder mundial hay experimentados jugadores en esta estrategia. Su divisa es "divide y vencerás".
Todo aquello susceptible de ser dividido está condenado a la destrucción. Ellos son los señores de la tierra.

En definitiva, los arcontes dominan la tierra por el juego de los contrarios pero su creación es falsa y degenerada por lo que sus días están contados.

Lucifer enseña el juego del Ajedrez: verdadero y falso, conflicto, choque entre contrarios. Este mundo se sustenta sobre el conflicto.

Lucifer hace visible la realidad: es el conocimiento del BIEN y del MAL, el conocimiento de las leyes del Universo
que vivimos.

Por esto Lucifer es el Señor de la Guerra, porque muestra el sentido de la Lucha, la guerra de los mundos. Él es Odín-Wotan que se auto-crucifica en el Árbol del Espanto para alcanzar el conocimiento de las runas, las fuerzas que
marcan el destino.

Es el Cristo o Kristos que trae la espada para dividir y destruir aquello que ha caído en la decadencia y en la depravación. Él vendrá al final de los tiempos para destruir el mundo degenerado.

Cristo en el cielo, Lucifer sobre la tierra, es Kristo-Lucifer.
Un solo principio aplicado sobre 2 planos diferentes.

Lucifer es el ángel caído, es decir, reflejado sobre la tierra del BIEN y del MAL, nuestro mundo caído: "tú eres Lucifer".

En este mundo de degradación, conflicto, guerra y depredación de unos sobre otros, kristo es Lucifer, la chispa divina que salta en el corazón de algunos hombres cuando su espíritu forja la materia.

No es un "dios de paz" sino de espada. Trae consigo el conflicto, no la paz. Es el ángel del Apocalipsis. No hay paz para el degenerado: todo lo que reniega de LA LUCHA está condenado a perecer.

La utopía bucólica y feliz, el "Paraíso" de los lerdos y de los degradados es un imposible.

La TIERRA exige su parte: los débiles, los degenerados tienen que morir. Es la Ley Natural.

En el Final del ciclo que ya se cierne sobre nuestra civilización y sobre todo el mundo, el corazón Negro de la Bestia colapsará desastrosamente en una sola noche.

De este mundo sólo quedará un vago recuerdo, como un confuso reflejo arrastrado por los océanos del tiempo:

UN SUEÑO, LA PESADILLA DE UN DEMONIO DEMENTE Y DEGENERADO

.............................

Lucifer no es un "dios" al que adorar y el "luciferismo" no es una religión por lo que "luciferista" me resulta una palabra chocante y contradictoria.

La VISIÓN LUCIFÉRICA te permite ver la realidad tal cual es. Puedes tardar mucho en alcanzarla. Puede que no la alcances nunca. Depende de ti mismo, de tu naturaleza y de tu estado físico-mental, de tu condición racial, de tu herencia biológica... NO TODOS SOMOS IGUALES.

De todas formas hay pasos, hay niveles y hay gente más o menos capaz. Depende de ti para qué utilices este poder.
Puede ser para el "bien" o para el "mal".

Competir en la "verdad" con otras religiones no tiene sentido. Mejor es dejar que cada uno crea lo que quiera creer.

LA CORTE DE LUCIFER
Gran alegría me causó en especial un libro alemán publicado hace setenta años. Lleva el título de Cesarius von Heisterbach. El autor lo designa como un aporte a la historia de la cultura de los siglos XII y XIII. Quizás en mi próximo libro anteponga una frase del Evangelio de san Juan que hallé en él: "¡Une los fragmentos para que nada perezca!". Mis antepasados remotos fueron paganos, y los recientes, herejes. Para exculparlos voy recogiendo los trozos que Roma desdeñó como sobras"  Otto Rahn, La Corte de Lucifer

Por Otto Rahn

Los herejes amaban el firmamento, creían firmemente que después de la muerte tendrían que ir acercándose a la divinidad de estrella en estrella, cumpliendo las etapas de deificación. Por la mañana rezaban hacia el sol del levante; al ocaso dirigían su mirada, devotamente, hacia el sol del poniente. Por la noche se dirigían a la argéntea luna o al norte, porque el Norte les era sagrado. En cambio consideraban al sur como una morada de Satán. Satán no es Lucifer, pues Lucifer significa portador de luz. Los cátaros tenían otro nombre para él: Luzbel. No era el Maligno. Con el negativo los judíos y los papistas lo degradaban. En lo referente al Grial, como es la opinión de tantos, debe de haber sido una piedra caída de la corona de Lucifer.

Así la Iglesia, al pretenderlo para sí, hacía de algo luciferino algo cristiano. Si la montaña de Montségur es la Montaña del Grial, entonces ha sido Esclarmonde la Señora del Grial. Después de su muerte, de la destrucción de Montségur y del exterminio de los cátaros, quedaron abandonados el Castillo del Grial y el propio Grial. La Iglesia, conscientemente, con la cruzada contra los albigenses llevó a la práctica una guerra de la Cruz contra el Grial, y no dejó escapar la oportunidad de volver a apropiarse de un símbolo de creencia no eclesiástico para poder ponerlo al servicio de sus fines. No satisfecha con esto, declaró al Grial como el cáliz en el que Jesús les ofreció la cena a sus discípulos, el mismo que recogería su Sangre en el Gólgota. Incluso concedió al convento benedictino de Montserrat, que está al sur de los Pirineos, ser el templo del Grial.

Los cátaros, llamados a menudo luciferinos por los inquisidores, habían custodiado la luciferina piedra del Grial, al norte de los Pirineos. Más tarde, la Iglesia afirmó que al sur de la misma montaña, el Grial ya estaba en poder de sus monjes católicos, haciéndolo pasar por una reliquia de Jesús, el Triunfador sobre el Príncipe de las Tinieblas. Ambos guardamos silencio. Luego, la señora continuó su relato: "No necesito recordarle que san Ignacio de Loyola fue el fundador de la Compañía de Jesús. ¿Sabe usted que en Montserrat, cerca de Barcelona, Ignacio ideó los Ejercicios espirituales, la organización de la orden de los jesuitas y, si no me equivoco, la adoración del sangrante corazón de Jesús? Usted debería preocuparse en seguir estas referencias"

En la época del florecimiento del catarismo vivió en Sicilia un prestigioso eremita de nombre Joaquín Flora. Pasaba por ser el mejor comentador del Apocalipsis según san Juan. Como las langostas de las que habla el capítulo noveno del Apocalipsis, debió de haber considerado a los cátaros, "que con la fuerza de los escorpiones salen de las profundidades sin fondo al abismo". Ellos serán, arguyó Joaquín, en secreto, el mismísimo Anticristo, su poder aumentará y su rey ya está elegido. En griego su nombre es ¡Apolión!

Apolo no puede ser otro más que Lucifer, a quien los herejes provenzales llamaron Luzbel y a quien, como ellos creyeron, no se le hizo justicia.

Los cátaros interpretaron la "caída" de Lucifer como la "suplantación ilegítima del hijo primogénito, Lucifer, por el Nazareno".

Varios de ellos -que constituían la excepción- creían que, en efecto, Lucifer hubiera sido por arrogancia y orgullo apartado del camino por el Dios Padre, al igual que el hijo perdido del Evangelio, y creyeron que el Día del Juicio caería de rodillas ante el Todopoderoso para pedir perdón. Este mito cosmogónico (no podría ser de otra manera) se basaba en que el mundo sería un lugar apartado de Dios y un lugar de sufrimientos, que solamente podría ser perfecto.

Cuándo el Dios-Espíritu eterno hubiera espiritualizado, divinizado y redimido al mundo, materia perecedera y sin espíritu. En aquellos herejes, que como se ha dicho constituían la excepción, ya había hecho su efecto la influencia debilitadora de la creencia en la redención cristiana, aunque con vestimentas no romanas. No necesito ocuparme de excepciones...

La piedra fundamental de la cristiandad eclesiástica es la doctrina de Dios personal y de Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre. A este respecto, caen en profundas contradicciones las representaciones de Dios de los cátaros. Decían: nosotros, herejes, no somos teólogos, sino filósofos que primero buscamos la sabiduría y la verdad.

Reconocemos que Dios es Luz, Espíritu y Fuerza. Si bien la tierra es manantial, sin embargo permanece ligada a Dios. Por medio de la Luz, el Espíritu y la Fuerza, ¿cómo podríamos el mundo y nosotros vivir, si el Sol no nos diera vida? ¿Cómo podríamos pensar y conocer, si no estuviera obrando dentro de nosotros nada espiritual? ¿Cómo podríamos buscar la verdad y la sabiduría, que son tan difíciles de encontrar, y empeñarnos en seguir buscándolas pese a todos los obstáculos, si no hubiese fuerza en nosotros? Dios es Luz, Espíritu y Fuerza. Y obra en nosotros.

Dios es Ley y nos ha dado las leyes, pero, para nosotros, no aquellas que Moisés, que tomó a una negra por esposa, dio a conocer desde la cima del monte Sinaí a los judíos. Nuestro código de Dios es el Cielo estrellado y la Tierra llena de los más variados seres vivos. De acuerdo con su Ley invariable, el Sol cursa su recorrido del levante al poniente por los doce signos del Zodíaco o, entre invierno y verano, hacia sus solsticios prescritos. Al anochecer abandona a los hombres, entonces Dios-ley deja irradiar a la Luna y a las incontables estrellas, que sin excepción van por el cielo cumpliendo su camino. No decimos que el Sol o uno de los astros sea el propio Dios. Ellos son anunciadores de Dios y portadores de Dios.

(..) París y Roma observaban con odio y envidia al mundo trovadoresco provenzal. La corona francesa, en aquel entonces en el apogeo de su poder, codiciaba desde hacía mucho tiempo la anexión del Mediterráneo y el dominio sobre los países más ricos de la antigua Galia. Y, ¿por qué la silla de Pedro? Al igual que los cátaros, para la Iglesia romana los trovadores (dejemos momentáneamente de lado las diferencias tradicionales hasta hoy) eran vistos como "sirvientes del diablo, destinados a la condenación eterna". 

Con frecuencia fueron enviados papistas que intervinieron contra trovadores individuales por medio de prohibiciones. Pero fue inútil.

Más que nunca antes los trovadores rehusaron tajantemente todas las ideas y concepciones, doctrinas y leyendas clerical-teológicas. Ellos no alababan al dios Jehová o a Jesús de Nazaret, sino al héroe Heracles o al dios Amor. Y este dios era profundamente odiado por la presuntuosa Roma, rechazada a su vez por los cátaros como "Sinagoga de Satán" y "Basílica del diablo".

El dios Amor puede ser visto en el mundo, opina el famoso trovador Peire Cardinal, por un espíritu fuerte al que la creencia le aclare el ojo. Desde luego que puede ser así, canta el no menos conocido Peire Vidal, pero el dios sólo se muestra en primavera, y para verlo, sigue diciendo, hay que ir a la Casa de Dios, la que precisamente entonces despierta Naturaleza. Dios tiene él aspecto dé un caballero, de cabellera rubia, y cabalga un corcel mitad negro como la noche y mitad blanco deslumbrante. Un carbúnculo en la rienda brilla cual sol. En su séquito hay también un paladín. Su nombre es fidelidad.

Hay que ser fiel hasta la muerte, de este modo Dios dará la corona de la vida eterna, está escrito en la Biblia. Ya que los trovadores pertenecían, para la Santa Iglesia Católica de Roma, a los sirvientes del diablo, porque habían escrito en sus estandartes su fidelidad al dios Amor; ya que ellos, como incontables ejemplos lo demuestran, cantaron maravillosos aires sobre una corona de Lucifer, podría ser -si aceptamos el lenguaje bíblico- que hayan dado con una luciferina "corona de la vida eterna", y podría ser, si seguimos tejiendo los hilos en este sentido, que el dios Amor haya sido Lucifer en su más elevada persona.

Esta suposición pasa a ser evidencia si atamos los nudos de otra manera. El dios Amor es el dios de la primavera. Apolo no lo es menos. Por lo que ambos, Amor y Apolo, son el dios de la primavera. El que vuelve a traer a su sitio la luz del Sol, de acuerdo con esto, es portador de Luz, un "Lucifer". Según el Apocalipsis de san Juan, se considera, como lo hemos visto, a Apolión-Apolo como el diablo y, en el credo de la Iglesia romana, que se apoya para esto en la Biblia y en los padres de la Iglesia, Lucifer es Satán. Por consiguiente, el dios de la primavera Apolo-Amor, de acuerdo con la creencia eclesiástica, es Satán y diablo. De lo que resulta sin más ni más la conclusión de que también a los trovadores "sirvientes del diablo" se les puede aplicar la acusación de Joaquín de Flora: que ellos eran Anticristos con Apolión como rey.

De aquí en más no necesito hacer ninguna otra diferencia entre cátaros y trovadores, los preceptores en la corte de Lucifer...

(..) Y el portador de luz, Apolo, dios protector de los poetas y caminantes, no abandonó a los suyos en su penuria. Aunque también él había llegado a convertirse en un proscrito, en un desterrado, incluso en el diablo mismo. Más, puesto que él no era el Maligno, cumplió, fiel, la ley divina, pasando por bosques y caminos.

Dejó brillar el carbúnculo en la rienda de su corcel como el sol. Cuándo moría, un cantor lo portaba sobre las nubes hacia la "Montana de la Asamblea en la más lejana Medianoche", hacia el cenit del Norte. ¿Que importaba si sus hijos no podían vivir en ciudades como los demás hombres y no podían ser enterrados como ellos? En la casa del Portador de Luz hay luz abundante. Más Luz que en las casas de Dios, catedrales e iglesias; allá dentro Lucifer, delante de vidrios expresamente ensombrecidos, sobre los que están pintados profetas y apóstoles judíos o dioses y santos romanos, nada pudo encontrar y nada quiso encontrar. ¡En el bosque era libre!

NOTA RELACIONADA

EL ORIGEN DE LA MASONERÍA POR EL GRAN SANEDRÍN SECRETO - FUNDAMENTOS DEL JUDEOCRISTRIANISMO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...