jueves, 23 de octubre de 2014

DESMISTIFICANDO A SIMÓN BOLIVAR COMO MASÓN




El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana 

*Eloy Enrique Reverón García”
*Ricardo Martínez Esquivel

El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana de Eloy Enrique Reverón García fue publicado en el año 2001 en Caracas, Venezuela,1  por Publicaciones Monfort, y presentado tres años después (2004) en el Hotel Nacional de La Habana, Cuba. Entonces, ¿por qué publicar una reseña de un libro que fue publicado hace diez años?   La respuesta la encontramos en varias razones:

-   Esta obra ha sido poco difundida en círculos académicos en Latinoamérica, así como no existe una reseña historiográfica sobre ésta.

-   Este trabajo funciona como una primera historia de la masonería en Venezuela, en lo que entendemos como una historia construida con pretensiones analíticas y científicas.2

-   Esta investigación la podemos incluir en el nuevo episteme investigativo, que se está gestando sobre la historia de la masonería en Latinoamérica durante los últimos años y que pretende desmitificar los discursos apologistas y detractores existentes sobre el papel de esta forma asociativa en los diversos procesos políticos, económicos y culturales.3

“Simón Bolívar el masón” es un mito constante en la masonería universal, basta con explorar  las  constantes  referencias  existentes  en  internet,  revisar  la  página  web  de  la  Gran Logia Unida de Venezuela (gluv.org/) o visitar el templo de dicho gran oriente para observar el busto de Bolívar en la entrada, representado como un paladín de la masonería universal.   Sin embargo, no sólo en la propaganda masónica aparece Bolívar como masón, sino que también en los discursos antimasónicos sobre la Orden, como bien lo explica Reverón García al analizar la historiografía española, que muestra como la masonería fue un epíteto peyorativo más, en contra de lo que significó contrario a los intereses españoles, principalmente durante la emancipación de la  colonias  americanas,4  por  lo  cual  Bolívar  y  otros  héroes  de  este  acontecimiento  fueron representados como masones por un gobierno español en línea con las políticas de una Iglesia católica  que condenaba  esta  asociación.     Lo anterior  también  ayudado  por  la actitud  de la masonería de autorepresentarse como protagonista de revoluciones, lo cual ha sido comprobado hace ya unos años como otro de los mitos apologéticos de esta organización.6

No obstante, Reverón García es claro al señalar que: “El Fantasma de Bolívar masón es el mito del héroe similar al caballero andante que salía en busca de aventuras y se enfrentaba a feroces dragones en defensa de la doncella”.7   La vida masónica de Bolívar se limitó a unas vacaciones parisinas que duraron menos de seis meses durante el año 1805, cuando un Bolívar de 22  años  buscaba  olvidar  su  prematura  enviudes  (1803).     Inclusive,  la  próxima  relación  de Bolívar  con  la  masonería  fue  cuando  en  línea  con  las  instrucciones  vaticanas  prohibió  la masonería a finales del año 1828,   mientras presidía la Gran Colombia. Pero entonces, ¿por qué la masonería ha insistido en erigir a Bolívar como uno de sus baluartes y dignos representantes?

Reverón García explica que la masonería representó a Bolívar como un símbolo de sus intereses, apropiándose de su significado como héroe y baluarte de la libertad y representado a las logias masónicas como centros de acción de ideas revolucionarias, esto con un claro objetivo propagandista. Señala el autor que: “La visión del héroe prototipo masón ha sido la imagen de un atractivo publicitario con el fin de captar adeptos para engrosar la filas de la masonería”.10  Y si bien Reverón García no fue el primero en publicar un trabajo que cuestione y desmitifique “el Bolívar masón” -ya lo había hecho en su momento José Antonio Ferrer Benimeli-,11   sí es el primero en analizar la construcción del mito. Por lo que la desmitificación del “Bolívar héroe masón” forma también parte de un conjunto de trabajos que en los últimos años han buscado hacer lo propio con otros personajes íconos de las diferentes historias nacionales de los cuales la masonería se ha apropiado.12

La investigación de Reverón García es un texto que plantea desde el inicio problematizar y cuestionar el conocimiento existente sobre la masonería venezolana, así como la participación de Bolívar en ésta. El autor es categórico en señalar, que luego de un estudio minucioso de las fuentes  y  los  textos  promasónicos   y  antimasónicos   existentes  en  los  diversos  archivos venezolanos, no ha sido posible encontrar pruebas, ni positivas, ni especulativas, de una vida como masón de Simón Bolívar. Reverón García, con una clara consciencia de los mitos apologéticos  y  detractores  sobre  la  masonería,  señala  para  empezar  que  la  historia  de  la masonería venezolana podría iniciarse hasta el año 1853 (13)  y que fue hasta 1924, en un contexto de transformación estructural hacia una masonería venezolana republicana, con la redacción de nueva constitución entre otros acontecimientos, que inició un proceso de culto a figuras civiles matizadas por los ideales masónicos. Entonces fueron elevados al “olimpo masónico” personajes como Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, Simón Rodríguez o el mismo Bolívar, esto cuando  no  existen  documentos  masónicos  contemporáneos  a  éstos  que  les  vinculen  a  la masonería americana. Reverón García señala:

Los primeros escritores masones venezolanos que trataron el tema especularon con los orígenes de la Masonería en Venezuela. No se quedaron atrás con respecto a sus colegas europeos en cuanto a la fertilidad de su imaginación al incorporar lo glorioso, grandioso, maravilloso y heroico al tema. En una asombrosa mezcla de transposición histórica, devoción masónica y agilidad imaginativa, surge la virtuosa trinidad de un culto a la Patria semejante a una religión civil, o un civismo con caracteres religiosos. Este fervor patriótico tuvo su nacimiento y auge durante el comienzo de la segunda mitad del siglo XX. Son los masones de esa generación los promotores de la nueva etapa caracterizada por un masonismo singular que enfoca su doctrina hacia el culto a la Patria y realiza proselitismo haciendo publicidad a sus obras filantrópicas y de solidaridad frente a las catástrofes nacionales o de los países hermanos.14

Reverón  García  demuestra  que  durante  el  siglo  XIX  nunca  se  exaltó  a  Bolívar  o  a Miranda como masones en ninguna actividad masónica venezolana.15 Además comprueba que la organización de la masonería en Venezuela fue una causa de la independencia y no a la inversa, esto a pesar de que tanto los mitos apologéticos y detractores de la masonería, como la misma historiografía moderna que no tiene que ver con éstas, han sostenido lo contrario.16  El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana comprueba la no existencia de relación alguna entre las luchas de independencia latinoamericanas y la masonería, que hubo masones en todos los grupos políticos y que éstos nunca significaron una unidad de acción, incluso muestra como los escritos masones del siglo XIX ni siquiera relacionaron el proceso de emancipación en Venezuela con la masonería.  

Fueron  los  masones  venezolanos  de  la  primera  mitad  del  siglo  XX,  quienes  lo empezaron a hacer por primera vez.
Si bien, El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana, no lo podemos situar dentro de  los  últimos  paradigmas   historiográficos,   ya  que  éste  favorece  aspectos  narrativos  y descriptivos   sobre   consideraciones   teóricas   o   metodológicas,   que   a   ratos   dejan   sentir negativamente la ausencia de los segundos; y por momentos parece que el autor escribe más como un periodista o un literato militante del posmodernismo, que un historiador, es indudable, que Reverón García está comprometido con la construcción de la verdad histórica a través de un proceso crítico y la utilización de fuentes primarias.

En conclusión, consideramos que El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana debe funcionar como una obra de consulta a tomar en cuenta en la nueva historia de la masonería en Latinoamérica  que se está gestando, ya que desde el estudio de los mitos y las leyendas construidas sobre un “Bolívar masón”, este libro es una ventana a la historia de las ideas de Bolívar, a la historia de la masonería venezolana y a fin de cuentas a la historia de Venezuela.

Referencias:

Vale señalar que Reverón García publicó los primeros resultados de esta investigación en: “Mito y realidad en la historiografía masónica (1808-1830)”, Anuario de Estudios Bolivarianos (Caracas, Venezuela) 4 (1995): 261-335; y El fantasma  de Bolívar en la masonería  venezolana”,  Anuario de Estudios Bolivarianos  (Caracas, Venezuela) 6 (1997): 243-349.
 Si  bien,  el  trabajo  más  importante  de  Reverón  García  hasta  el  momento,  ha  sido  su  Tesis  de  Licenciatura
(Masonería  en Venezuela, 1850-1867”),  defendida en la Universidad  Central de Venezuela en el año 1992, ésta todavía no se ha publicado. No obstante, vale señalar, que las conclusiones centrales de dicho trabajo están incluidas en la obra que aq reseñamos.
Para ampliar sobre esta nuestra historia latinoamericana de la masonería y la red de académicos que la conforman, puede consultarse: Yván Pozuelo Andrés, La historiografía masónica latinoamericanista actual. Presente y futuro”,200 años de Iberoamérica (1810-2010). Congreso Internacional. Actas del XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles, eds. Eduardo Rey Tristán & Patricia Calvo González (Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 2010), 281-288.  http://halshs.archives-ouvertes.fr/docs/00/52/92/98/PDF/AT4_Pozuelo.pdf; así como nuestro escrito: Simposios Internacionales  de Historia de la Masonería Latinoamericana  y Caribeña (La Habana, Cuba, 2007 y 2008)”, REHMLAC, Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica) 1, n. 2 (diciembre 2009-abril 2010): 159-167. http://www.rehmlac.com/recursos/vols/v1/n2/rehmlac.vol1.n2-543rich.pdf. (Revisados el 20 de marzo del 2011).
Por su parte, las últimas investigaciones muestran que en la emancipación de las colonias americanas participaron formas de sociabilidad con una funcionalidad de sociedad de ideas (sociétés de pensée), como sociedades patrióticas o sociedades secretas, éstas no significaron ninguna clase de masonería. Acerca de lo anterior, pueden consultarse los siguientes estudios de caso: Rogelio Aragón Juárez, La masonería en las revoluciones decimonónicas de México, HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea (México) 8 (2008). http://hispanianova.rediris.es/8/dossier/8d005.pdfIgnacio  Zubizarreta,  Una  sociedad  secreta  en  el  exilio:  los unitarios y la articulación de políticas conspirativas antirrosistas en el Uruguay, 1935-1936”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani (Buenos Aires, Argentina) 31 (2009): 43-78; Felipe Santiago del Solar Guajardo, José Miguel Carrera: redes masónicas durante las guerras de la independencia en América del Sur”, La Masonería Española: Represión y Exilios, coord. José Antonio Ferrer Benimeli (Zaragoza: CEHME, 2010); ídem.,  “Masones  y  Sociedades  Secretas:  redes  militares  durante  las  guerras  de  independencia  en América  del Sur”, Amérique     Latine    Histoire     et    Mémoire.     Les    Cahiers    ALHIM      (Paris,    Francia)     19    (2010). http://alhim.revues.org/index3475.html; y María Eugenia Vázquez Semadeni, La masonería en México, entre las sociedades secretas y patrticas, 1813-1830”,  REHMLAC, Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica) 2, n. 2 (diciembre 2010-abril 2011): 18-33. http://www.rehmlac.com/recursos/vols/v2/n2/rehmlac.vol2.n2-mvazquez.pdf. (Revisados el 20 de marzo del 2011).
5     Para   ampliarse   sobre   esto   véase:   Ferrer   Benimeli Masonería    Religión:   Convergencias Oposición,
¿Incompatibilidad? (Madrid: Editorial Complutense, 1996).
6 Por ejemplo consúltense los trabajos: Ferrer Benimeli, Las Cortes de diz, América y la masonería”, Cuadernos Hispanoamericanos  (Madrid, España) 460 (1988): 7-34; Charles Porset, La masonería y la Revolución Francesa: Del mito a la realidad”, Masonería, Política y Sociedad, coord. Ferrer Benimeli (Zaragoza: CEHME, 1989), Tomo I,
231-244; y Juan Pablo Fusi Aizpurúa, El mito de la revolución española, Masonería, revolución y reacción, coord. Ferrer Benimeli (Zaragoza: CEHME, 1990), Tomo I, 3-12.
El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana (Caracas, Venezuela: Publicaciones Monfort S.A., 2001), 12. A pesar de la comparación  hecha por Reverón García, de que un Bolívar  héroe masón” fue tan real como los
cuentos  medievales  de  caballeros  andantes  y dragones,  en la parte  final  del  libro,  Reverón  García  realiza  una interpretación  especulativa y parcial de los posibles vestigios en Bolívar de su experiencia masónica en París (El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana, 177-202). Y todo esto, sin olvidar, que durante el gobierno de Bolívar , la masonería prolife al nivel de que existieron cuerpos capitulares que intentaron interconectarse a nivel continental,   fenómeno   absolutament inédito   para   la   regió y   la   época;   sin   embargo,   est proceso, historiogficamente todavía necesita ser analizado.
8  Ramón Díaz Sánchez encontró en el año 1956 en la Biblioteca Nacional de París en una página del libro de Actas de la logia San Alejandro de Escocia de la ciudad de París, la recepción de grado de compañero de Bolívar. Este documento se puede revisar en dicha biblioteca. De igual manera existen fotografías diversas de éste en la web, acomo Ramón Díaz Sánchez publicó una copia en la revista Élite (Caracas, Venezuela) 1609 (1956): 38-40.
9  Simón Bolívar, Decreto de 8 de noviembre  de 1828 (Bogotá)”,  en Archivo del Libertador,  Sección O’ Leary
(Tomo, Folio): XXVI, 61.
10 El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana, 203.
11 ¿Simón Bolívar Masón?”, Revista de Historia 16 (Madrid, España) 96 (1984): 109-118.
12 Véase por ejemplo el trabajo de lix Suazo, Miguel, ¿Realmente fue masón José Francisco Morazán Quesada?”,
REHMLAC, Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica) 2, n.    2    (diciembre    2010-abril    2011):    160-171.     http://www.rehmlac.com/recursos/vols/v2/n2/rehmlac.vol2.n2- mcalix.pdf. (Revisado el 23 de marzo del 2010); o el trabajo de María Carmen Amate Martínez, Entre la historia y el mito. Nicolás Salmerón y la masonería española, La Masonería española en la época de Sagasta, coord. Ferrer Benimeli (Zaragoza: CEHME, 1990), Tomo I, 487-507.
13 Acerca de las posibilidades de actividades masónicas en Venezuela antes de dicho año, puede consultarse: Daniel
Lahoud, La Masonería en Venezuela y Nueva Granada (Colombia) en los primeros años del Siglo XIX”, Tierra
Firme (Caracas, Venezuela) XXIV, n. 96 (2006): 621-632.
14 El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana, 106.
15 La masonería venezolana, en decreto durante el año 1950, declaró a Francisco de Miranda como organizador de la masonería venezolana, mientras hizo un llamado a buscar los documentos necesarios para sostener el decreto 
(El Fantasma de Bolívar en la Masonería Venezolana, 12); sabemos que a hoy, año 2011, no se ha encontrado nada. Incluso, ya se comprobó que la llamada masonería mirandina” fue organizada por Carlos de Alvear en 1810. Para ampliar sobre el mito de Miranda masón”, consúltense los trabajos: Frederic Seal-Coon, La Mítica masonería de Francisco  de Miranda”,  en La masonería  española  entre  Europa  y América,  coord.  Ferrer  Benimeli (Zaragoza: CEHME, 1995), Tomo I, 107-126; Ferrer Benimeli, Les Caballeros Racionales, les loges lautariennes et les formes déviées de la Franc-maçonnerie dans le monde hispanique”, dans Les révolutions ibériques et Ibéro-Américaines à laube du XIXe siècle, Actes du colloque de Bordeaux 2-4 juillet 1989 (Paris, Editions CNRS, 1991), 191-203.
16  Podemos ver la continuidad de estos mitos masónicos en la historiografía moderna, por ejemplo en los trabajos sobre modernidad y religiosidad en Latinoamérica  compilados por Jean Pierre Bastian, véase por ejemplo: Hans- Jürgen Prien, Protestantismo, Liberalismo y Francmasonería en América Latina durante el siglo XIX: Problemas de
investigación”, Protestantes, liberales y francmasones. Sociedades de ideas y modernidad en América Latina, siglo
XIX, ed. Bastian (México: Fondo de Cultura Económica, 1990), 15-23.


Bibliografía:

Amate Martínez, María Carmen, Entre la historia y el mito. Nicolás Salmerón y la masonería española”, La Masonería española en la época de Sagasta, coord. Ferrer Benimeli, José Antonio (Zaragoza: CEHME, 1990).
Aragón  Juárez,  Rogelio,  La  masonea  en  las  revoluciones  decimonónicas  de  México”, HISPANIA NOVA. Revista de Historia Contemporánea (México) 8 (2008). hispanianova.rediris.es/8/dossier/8d005.pdf.
Bolívar, Simón, “Decreto de 8 de noviembre de 1828 (Bogotá)”, en Archivo del Libertador, Sección O’ Leary.
Cálix Suazo, Miguel, ¿Realmente fue masón Jo Francisco Morazán Quesada?”, REHMLAC, Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica) 2, n. 2 (diciembre 2010-abril 2011). rehmlac.com/recursos/vols/v2/n2/rehmlac.vol2.n2-mcalix.pdf.
Del Solar Guajardo, Felipe Santiago, “Jo Miguel Carrera: redes masónicas durante las guerras de la independencia en América del Sur”, La Masonería Española: Represión y Exilios, coord. Jo Antonio Ferrer Benimeli (Zaragoza: CEHME, 2010).
                             ,  “Masones  y  Sociedades  Secretas:  redes  militares  durante  las  guerras  de independencia en América del Sur, Amérique Latine Histoire et moire. Les Cahiers ALHIM  (Paris, Francia) 19 (2010).  alhim.revues.org/index3475.html.
Díaz Sánchez, Ramón, Élite (Caracas, Venezuela) 1609 (1956).
Ferrer  Benimeli,  José Antonio,  ¿Simón  Bolívar  Masón?”,  Revista  dHistoria  16  (Madrid, España) 96 (1984).
                        , “Las Cortes de Cádiz, América y la masonería”, Cuadernos Hispanoamericanos
(Madrid, España) 460 (1988): 7-34.
                       , “Les Caballeros Racionales, les loges lautariennes et les formes déviées de la Franc-maçonnerie dans le monde hispanique”, dans Les révolutions ibériques et Ibéro- Américaines à l’aube du XIXe siècle, Actes du colloque de Bordeaux 2-4 juillet 1989 (Paris, Editions CNRS, 1991).
                       , Masonería y Religión: Convergencias, Oposición, ¿Incompatibilidad? (Madrid: Editorial Complutense, 1996).
FusAizpurúa,  Juan  Pablo,  “El  mito  de  la  revolución  española”,  Masonería,  revolución  y reaccn, coord. Ferrer Benimeli, José Antonio (Zaragoza: CEHME, 1990).
Lahoud, Daniel, “La Masonería en Venezuela y Nueva Granada (Colombia) en los primeros años del Siglo XIX”, Tierra Firme (Caracas,Venezuela) XXIV, n. 96 (2006).
Martínez Esquivel, Ricardo, “Simposios Internacionales de Historia de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (La Habana, Cuba, 2007 y 2008)”, REHMLAC, Revista de Estudios Históricos de la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica)
1, n. 2 (diciembre  2009-abril  2010).  rehmlac.com/recursos/vols/v1/n2/rehmlac.vol1.n2-
543rich.pdf.
Porset, Charles, “La masonería y la Revolución Francesa: Del mito a la realidad”, Masonea, Política y Sociedad, coord. Ferrer Benimeli, Jo Antonio (Zaragoza: CEHME, 1989).
Pozuelo Andrés, Yván, “La historiografía masónica latinoamericanista actual. Presente y futuro,
200 os de Iberoamérica (1810-2010). Congreso Internacional. Actas del XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles, eds. Eduardo Rey Tristán & Patricia Calvo González (Santiago  dCompostela:  Universidad  de  Santiago  de  Compostela,  2010). halshs.archives-ouvertes.fr/docs/00/52/92/98/PDF/AT4_Pozuelo.pdf.
Prien, Hans-Jürgen, Protestantismo, Liberalismo y Francmasonería en América Latina durante el sigl XIX:   Problema de   investigación”,   Protestantes liberale y   francmasones. Sociedades de ideas y modernidad en América Latina, siglo XIX, ed. Jean Pierre Bastian (México: Fondo de Cultura Ecomica, 1990).
Reverón García, Eloy Enrique, “Masonería en Venezuela, 1850-1867 (Tesis de Licenciatura en
Historia, Universidad Central de Venezuela, Caracas, Venezuela, 1992).
                          ,  “Mito  y  realidad  en  la  historiografía  masónica  (1808-1830)”,  Anuario  de
Estudios Bolivarianos (Caracas, Venezuela) 4 (1995).
                          , El fantasma de Bolívar en la masonería venezolana”, Anuario de Estudios
Bolivarianos (Caracas, Venezuela) 6 (1997).
                         ,  El  Fantasma  de  Bolívar  en la  Masonería  Venezolana  (Caracas,  Venezuela: Publicaciones Monfort S.A., 2001).
Seal-Coon, Frederic, “La Mítica masonería de Francisco de Miranda”, en La masonería española entre  Europa  y  América,  coord.  Ferrer  Benimeli,  José Antonio  (Zaragoza:  CEHME,
1995).
Vázquez Semadeni, María Eugenia, “La masonería en México, entre las sociedades secretas y patrióticas,  1813-1830”,   REHMLAC,  Revista de Estudios Históricode la Masonería Latinoamericana y Caribeña (San José, Costa Rica) 2, n. 2 (diciembre 2010-abril 2011). rehmlac.com/recursos/vols/v2/n2/rehmlac.vol2.n2-mvazquez.pdf.
Zubizarreta, Ignacio, “Una sociedad secreta en el exilio: los unitarios y la articulación de políticas conspirativas antirrosistas en el Uruguay, 1935-1936”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana Dr. Emilio Ravignani (Buenos Aires, Argentina) 31 (2009): 43-78.


* Ricardo Martínez Esquivel. Costarricense. Profesor de Historia de la Cultura, Investigador y Director de REHMLAC, Revista  de Estudios  Históricos  de la Masonería  Latinoamericana  y Caribeña  de la Universidad  de Costa Rica. Miembro  del  Centro  Estudios  Históricos  de la Masonería  Española  (CEHME)  de  la Universidad  de  Zaragoza, España.

*Eloy Enrique Reverón García. Venezolano. Licenciado en Historia y egresado de la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela. Miembro del Instituto de Altos Estudios  Diplomáticos  “Pedro  Gual”  y  del  Instituto  de  Altos Estudios de la Defensa Nacional. Miembro y fundador de la Cátedra de Historia de la Masonería en Venezuela de la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela y del Instituto Venezolano de Estudios Masónicos. Actualmente se desempeña como Jefe del Archivo  Histórico  de  Fronteras  de  la  Dirección  de  Soberanía, Límites y Asuntos Fronterizos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.


REHMLAC Revista de Estudios Históricos de la Masonería 

Latinoamericana y Caribeña Vol.3, Nº1, Mayo 2011-

Noviembre 2011.





A raíz de los aciagos sucesos del año 1828 en la Gran Colombia, y en particular del atentado contra la vida del mismo Bolivar, el 25 de Septiembre de dicho año, promulgó el Libertador el Decreto que enseguida transcribimos.Atribuye a dicha sociedad secreta los trastornos políticos, la perturbación de la tranquilidad pública y del orden establecido. La experiencia le enseñó cuáles eran los verdaderos fines de tales sociedades. Y para que no hubiese subterfugio contra el decreto, y no se amparase nadie bajo nombres cambiados, redactó el decreto mencionando dichas sociedades por el nombre general que abarcaría a todas pues dice: “todas las sociedades o confraternidades secretas, sea cual fuere la denominación de cada una”.Sirva la reproducción de documento tan trascendental de nuestro Libertador como guía y alerta para aquellos a quienes está encomendada la conservación del orden establecido y la tranquilidad pública. (1)

Habiendo acreditado la experiencia, tanto en Colombia como en otras naciones, que las sociedades secretas sirven especialmente para preparar los trastornos públicos turbando la tranquilidad pública y el orden establecido; que ocultando ellas todas sus operaciones con el velo del misterio, hacen presumir fundadamente que no son buenas, ni útiles a la sociedad, y por lo mismo excitan sospechas y alarman a todos aquellos que ignoran los objetos de que se ocupan; oído el dictamen del Consejo de Ministros. 


Decreto: 



Artículo 1º: Se prohíben en Colombia todas las sociedades o confraternidades secretas, sea cual fuere la denominación de cada una. 



Artículo 2°: Los Gobernadores de las Provincias, por sí y por medio de los Jefes de Policía de los Cantones, disolverán e impedirán las reuniones de las sociedades secretas, averiguando cuidadosamente si existen algunas en sus respectivas provincias. 



Artículo 3°: Cualquiera que diere o arrendare su casa o local para una sociedad secreta incurrirá en la multa de 200 pesos, y cada uno de los que concurran, en la de 100 pesos por la primera y segunda vez; por la tercera y demás será doble la multa; los que no pudieren satisfacer la multa sufrirán por la primera y segunda vez dos meses de prisión, y por la tercera y demás será doble la pena. 



Parágrafo 1°: Los Gobernadores y Jefes de Policía aplicarán la pena a los contraventores haciéndolo breve y sumariamente, sin que ninguno pueda alegar fuero Cero en contrario. 



Parágrafo 2°: Las multas se destinan para gastos de policía, bajo la Dirección de los Gobernadores de las Provincias. 

El Ministro Secretario de Estado del Despacho del Interior queda encargado de la ejecución de este decreto.

Dado en Bogotá a 8 de noviembre de 1828. 
Simón Bolívar.

Tomado de la Colección Blanco- Azpurúa, XII, P. 183     
  
    (1) Centro Gumilla, Centro de Investigación y Acción Social (CIAS) de la Compañía de Jesús en Venezuela.


NOTAS RELACIONADAS


CRITICA A LOS PSEUDO HISTORIADORES IMPUESTOS POR EL SISTEMA SAN MARTIN NO FUE MASÓN


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...