jueves, 23 de octubre de 2014

ECHAN DE LA ÓPERA DE PARÍS A UNA MUJER POR USAR VESTIMENTA DEL ISLAM


Polémica ley en Francia.Estaba sentada en la primera fila y llevaba puesto un niqab, que solo dejar ver sus ojos. El coro se negó a seguir cantando si no se retiraba.

Por: María Laura Avignolo
París. Corresponsal

Una espectadora de la Ópera de París fue expulsada de una representación de La Traviata por llevar burka. (EFE)

Una mujer millonaria del Golfo fue expulsada en plena puesta en escena de La Traviata en la Ópera Bastille de París por estar en niqab. Una vestimenta integral que utilizan las mujeres que practican el islam salafista, con un velo que les cubre la nariz y la boca y solo deja los ojos a la vista. Esta prenda fue prohibida en los espacios públicos por una ley en Francia. El hecho sucedió dos semanas atrás, recién se conoció ahora a través de Metronews, pero la polémica ha estallado. ¿Aplicación de la ley pero también discriminación?

La mujer, vestida con una niqab negra, se sentó en la primera fila de la moderna Ópera Bastille, junto a sus dos acompañantes. Mostró su billete en la entrada y pensaba disfrutar de la ópera de Verdi. Pero al inicio del segundo acto, el Coro se negaba a seguir cantando si la mujer en niqab no se retiraba de la sala. La espectadora estaba sentada en una de las más caras filas de la opera. El vicedirector de la casa, Jean Philippe Thiellay, fue alertado en ese momento. "Algunos miembros del coro no querían seguir cantando" admitió.

La mujer, proveniente del Golfo, fue informada que su vestimenta violaba la ley francesa y debía retirarse de la sala, ya que desde el 2010 no se podía usar "burqa", que cubre totalmente y solo deja un red de algodón sobre los ojos para poder ver, en "los lugares públicos" y los que violaban la ley debían pagar 150 euros. La mujer y sus acompañantes se retiraron, sin pedir el reembolso de sus entradas.

"Nunca es placentero pedirle a alguien que se vaya del teatro, que es gobernado por el principio de apertura y entendimiento", dijo Thiellay. "Pero, en esta caso, estaban ignorando la ley y la señora tenía que obedecer o irse", explicó. El ministerio de Cultura aprobó la decisión de la Ópera de París y envió un manual de instrucciones sobre cómo debe manejarse esta ley en teatros y espectáculos.

La difícil misión de explicarla a la señora del Golfo estuvo a cargo del controlador de entradas, según Metronews, que reportó el incidente. Le explicó que o se descubría el rostro o debía retirarse de la sala, a causa de la ley en vigencia. El señor que la acompañaba le pidió a la mujer que se levantara y salieron. "De manera fluida, sin ningún incidente", dijo el vicedirector Thiellay.

Francia es uno de los pocos países europeos en los que la burka está prohibida por ley, aunque solo hay 250 mujeres que la usan. Viven 6 millones de musulmanes en todo el país y solo una minoría es salafista. Pero desde la guerra en Irak, París recibe miles de turistas musulmanes de Kuwait, Arabia Saudita y los Emiratos, todos inmensamente ricos, que usan en su país niqab y la continúan usando al llegar a París. En cuatro años de aplicación de la ley, solo una docena de mujeres fue sancionada con una multa en Francia por aportación de burka. Es la primera vez que se concreta la expulsión de una turista, millonaria, de la Ópera de la Bastille y la noticia esta dando la vuelta al mundo.

En su circular, el Ministerio de Cultura quiere asegurar "cumplir con la ley, armonizar relaciones y evitar dificultades". Pero la Ópera de París ya tiene su propia conducta, tras el incidente. Desde ahora ante una persona que llega al teatro con su cara oculta, su entrada debe ser rechazada. No es necesario que el rostro este totalmente cubierto para no permitirle la entrada. Los artistas escapan a esta prohibición. Pero sólo la policía puede físicamente forzar a una persona a descubrirse el rostro o irse.

La revista La Nouvelle Observateur se pregunta hasta dónde se debe cumplir con la ley y hasta dónde es una discriminación contra esa mujer en niqab, que con la sala a oscuras cuando la obra La Traviata estaba en marcha, no molestaba a nadie. Si ella hubiera sido impedida de entrar, se cumplía con la ley. Pero la ley establece que no pueden forzarla a descubrir su rostro o quitarla del lugar, según la circular del 2 de marzo del 2011. Pueden invitarla a hacerlo pero no forzarla. Para eso esta la policía. Según La Nouvelle Ob, la Biblia de la "gauche" francesa, hubo una discriminación en los hechos. O le prohíben la entrada o la dejan disfrutar del espectáculo. Pero no la echan.

Un caso único , donde se preguntan si en Francia hay islamofobia o un laicismo militante, mas allá de que sea una república laica. Un debate apasionante sobre la libertad individual y las creencias de unos y otros.


FTE: Clarin.comMundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...