lunes, 31 de agosto de 2015

"DEL OTRO LADO DEL MUNDO VIVEN LOS HOMBRES GRANDES"





















“Y los Dioses gobernaron desde Akakor. Gobernaron sobre los hombres y sobre la Tierra. Tenían naves más rápidas que el vuelo de los pájaros; naves que llegaban a su punto de destino sin velas y sin remos, tanto por la noche como por el día. Tenían piedras mágicas para observar los lugares más alejados, de modo que podían ver ciudades, ríos, colinas y lagos. Cualquier hecho que ocurriera sobre la Tierra o en el cielo quedaba reflejado en las piedras. Pero lo más maravilloso de todo eran las residencias subterráneas. Y los Dioses se las entregaron a sus Servidores Escogidos como su último regalo. Porque los Maestros Antiguos son de la misma sangre y tienen el mismo padre”
La Crónica de Akakor Karl Brugger (*)

Muchachas Makuschí- Fotografía de Theodor Koch-Grünberg

Cuentan los últimos macuxíes (del norte del Amazonas), que hasta el año 1907 entraban por una caverna y andaban entre trece y quince días, hasta llegar al interior. Allí, "del otro lado del mundo", viven los "hombres grandes", que miden entre tres y 3,5 metros. Son muy buenos pero hay que respetar sus indicaciones. La consigna de los macuxíes del lugar, era custodiar la entrada de la caverna, impidiendo el acceso a todo otro ser que no fuera alguno de los autorizados de la tribu. Cuando el gran viento que recorría el enorme túnel empezaba a soplar hacia afuera, (tenía ritmos de cinco días hacia afuera y otros tanto hacia adentro) podían comenzar a descender las escaleras (de 82 cm. de altura cada escalón), y las escaleras terminaban al tercer día (contaban los días con el estómago y los períodos de sueño, lo que resulta sumamente exacto).

Allí dejaban también los breos (antorchas hechas con palos embebidos en brea de afloramientos petrolíferos cercanos), y continuaban iluminados por luces que simplemente estaban colocadas allí, grandes como una sandía y claras como una lámpara eléctrica. Cada vez andaban más rápido, puesto que iban llevando menos peso e iban perdiendo el peso corporal. Atravesaban cinco lugares que estaban muy bien delimitados, en medio de unas cavidades enormes, cuyo techo no era posible ver. Allí habían -en una de las salas- cuatro luces como soles, imposible mirarlos, pero que seguramente no era tan altas como el sol. En ese sector crecían algunos árboles de buenos frutos, como cajúes, nogales, mangos y plátanos, y plantas más pequeñas. Por la descripción comparativa con ciertos lugares de la zona macuxí, esa sala tendría unos diez kilómetros cuadrados de superficie "transitable" y vegetada, y otros sectores inaccesibles y muy peligrosos, con piedra hirviendo, así como unos arroyos de azogue (mercurio, que los macuxíes conocieron en el presente siglo su uso para amalgamar el polvo de oro, merced a los garimpeiros que hoy contaminan con él las aguas amazónicas). Luego de estas cinco grandes cavidades, en un punto situado más allá de medio camino, debían tomarse de las paredes, y con cuidado impulsarse porque "volaban" (es decir que estaban ingrávidos como un astronauta).

El viento que había comenzado a soplar hacia afuera, no era obstáculo al iniciar el descenso, pero si lo intentaban al revés, la violencia del remolino les podía arrastrar al abismal túnel, y el cadáver -golpeado mil veces- no se detendría hasta un día de marcha, cueva adentro. Respetando este ciclo, iniciando la marcha con viento en contra (que era a favor de su seguridad) bajaban tres días por escaleras; y luego de dos días de marcha por túnel angosto, ya sin escaleras, el viento volvía hacia adentro, de modo que cuidaban los pasos desde el día de la partida, para no dejar arena removida o guijarros sueltos que luego se estrellarían en sus espaldas. Aún con viento a favor -ya en el séptimo u octavo día de marcha-, llegaban a la zona "donde todo vuela", es decir al medio de la costra del planeta (el medio de la masa, magnéticamente hablando, que no es el centro geométrico de la Tierra, sino cualquier punto en medio del espesor de la corteza).

A veces el viento era muy fuerte, y en vez de tomarse de las paredes para impulsarse, debían hacerlo para frenarse y no ser golpeados. Generalmente duraba desde poco menos de un día hasta día y medio, la travesía sin gravedad. Algunas veces debieron aferrarse a las salientes pétreas o a hierros que habían "desde antes" clavados en la roca, y esperar dos días a que amainara el viento. Luego seguían el camino caracterizado por arroyos con aguas muy frías que atravesaban la caverna, y entraban a una especie de gran vacía, mayor que las anteriores, donde habían unas cosas brillantes, de forma similar a los panales de abejas, de unos diez metros de diámetro, situados sobre un vástago, como un tronco de árbol, a una altura imprecisable por la memoria de los últimos macuxíes que viven recordando aquello, aún con cierto temor a las represalias de "los hombres grandes".

Los viajeros iban recobrando el peso, pero no llegaban a recobrarlo totalmente, porque aparecían en "la tierra del otro lado", donde todo es un poco más liviano, el sol es rojo y siempre es de día, sin noche, ni estrellas ni luna. Allí permanecían unos días, disfrutando de unas playas cercanas, volviéndose más jóvenes. (Lo que recuerda a Apolo, que iba al Olimpo a rejuvenecerse) Los macuxíes conocían muy bien el Atlántico, pues estaban -"afuera"- a unos trescientos kilómetros de la costa, y no era éste el mar). Los gigantes les daban unos peces muy buenos y grandes, cuya carne no se descomponía hasta dos o tres meses de haber sido pescados. Con esa preciosa carga, manzanas más grandes que una cabeza y uvas del tamaño de un puño, además de mucha energía corporal, volvían acompañados de algunos gigantes que les ayudaban con el enorme peso que traían. El viaje de vuelta se iniciaba con viento a favor, para volver a tenerlo a favor también en la última etapa, al subir los tres últimos días por las escaleras, cuyos últimos restos existen actualmente.

La creencia -o conocimiento- de los macuxíes, es que si respetan las pautas dadas por los gigantes, luego de morir aquí afuera, nacerán entre ellos, allá adentro. Cuentan que algunos macuxíes no morían, sino que se transformaban (¿transfiguraban?) en casi-gigantes y se quedaban en el interior. Esto requería principalmente, no tener hijos aquí afuera.

La tragedia para los macuxíes sucedió en 1907. Tres exploradores ingleses, llegaron en nombre de su reina, buscando diamantes. La zona macuxí es aún actualmente un poco diamantífera, pero ya se la ha explotado desde 1912 tan intensamente que casi no hay diamante, siendo poco o nada rentable su búsqueda. Cuando llegaron los ingleses, había lo suficiente como para conformar a la reina y a muchos ambiciosos que se enriquecieron luego, explotando a los nativos, pero uno de aquellos "viajeros autorizados al Centro de la Tierra" cometió la terrible imprudencia de violar la consigna de secreto, e indicó el lugar de entrada a los extranjeros. Uno de ellos envió una carta a Su Majestad, repitiéndole una narración como ésta, con algunos detalles más. En las arenas de las playas interiores, abunda el diamante, al igual que en algunos enormes bloques carboníferos de mineral de serpentina, de antiguos calderos volcánicos, que hoy son, justamente, esos túneles hacia el interior del mundo.

Los tres hombres salieron -o mejor dicho entraron- de expedición, pero no regresaron jamás. En vez de ello, salieron los gigantes, reprendieron a los macuxíes y les prohibieron para siempre el ingreso al interior. Luego de dos años de angustia y pobreza (esa zona, en esta superficie externa tenía diamantes -sin valor entonces para ellos-, pero no mucha fruta ni muchos peces), decidieron intentar un nuevo contacto con los gigantes, a pesar de la prohibición. Viajaron esperanzados durante dos días, pero llegaron a un punto del camino donde el viento venía de otra caverna que ellos no conocían. El camino original estaba derrumbado. Algunos volvieron inmediatamente, pero otros decidieron seguir el nuevo y desconocido túnel. Varios meses después, uno de ellos regresó y dijo al resto que podían entrar; los gigantes les autorizaban, pero sería para no volver nunca afuera, porque otros ingleses irían al territorio y les dañarían. Algunos se negaron a partir, porque el lugar asignado era una de aquellas grandes vacuoides. Otros aceptaron irse y no regresaron jamás.


Unos años después, comenzaron a llegar garimpeiros, a enturbiar los ríos con zarandas, resumidoras y mercurio, y a enturbiar los cerebros de los macuxíes que se quedaron "afuera", con caña, caipiriña y macoña (droga). También les enturbiaban las espaldas -con látigos- y la raza, violando a sus mujeres. En junio o julio de 1946 hubo un enorme derrumbe en el túnel, cayendo casi toda la escalera. Hoy sólo quedan algunos escalones del inicio, y un enorme precipicio inescalable, donde el viento sopla con ritmos diferentes. Algunos viejos macuxíes que escaparon al látigo inglés, y aún viven contando su edad por lunas, no se resignan totalmente a olvidar el Paraíso Perdido.

Nunca mejor expresado, pues ellos lo conocieron... Y lo perdieron.


(*)  Karl Brugger nació en Munich y estudió Historia Contemporánea en su ciudad natal y en París. Fue corresponsal independiente de radio y televisión hasta 1974 y corresponsal de la televisión alemana en Rio de Janeiro. En 1976 lanzó su libro "Las Crónicas de Akakor" en el cual narra el contacto con Tatunca Nara, un jefe indígena autodenominado el príncipe de Akakor. Según la obra de Brugger el jefe indígena lo habría llevado a la ciudad perdida de Akakor en las selvas del Amazonas.

A inicios de 1984 fue asesinado por un desconocido quien le disparó cuando paseaba por las playas de Ipanema, en Brasil. Se denunció que en los días posteriores a su muerte, el consulado alemán entró a su departamento y se llevó toda la documentación privada del periodista. Su asesino, y los motivos de éste para tal acción, nunca fueron conocidos.

  
"La Crónica de Akakor forma parte de los mitos y leyendas de una de las civilizaciones más primitivas de la Tierra. Si hasta la fecha ha permanecido totalmente desconocida, se debe a las características especiales del relato y al completo aislamiento de los pueblos cuya historia refiere. Los últimos descubrimientos originados por la sistemática invasión de la Amazonia corroboran el relato del cacique Tatunca Nara sobre su pueblo, dando así crédito a algo que ya no puede seguir siendo ignorado.

La Crónica de Akakor está dividida en cuatro partes y abarca un período de algo más de diez mil años de la vida del pueblo de Mongulala. Contiene importantes sucesos económicos y culturales de una evolución que alcanzó su punto culminante en 1944 con la llegada de dos mil soldados alemanes. El original fue escrito con antiguos jeroglíficos en vasijas y pieles de animales, y luego también en pergaminos. Como documento histórico y cultural, La Crónica de Akakor da una idea cabal del quehacer intelectual de uno de los pueblos más antiguos de la Tierra. Nuestros conocimientos sobre Sudamérica cobran nuevas perspectivas a través de este libro y aparecen interrogantes que señalan nuevos caminos para la investigación".  
                                                                      Erich von Dániken

PUEDE DESCARGAR ESTA FASCINANTE CRÓNICA EN NUESTROS DOCUMENTOS DRIVE PINCHANDO AQUÍ

NOTAS RELACIONADAS

ESPECIALES- TIERRA HUECA: ECOS DE UNA TIERRA ANTIGUA AHORA IDENTIFICADOS POR CIENTÍFICOS



ANTÁRTIDA: ¿DESCUBRIMIENTO DE UN PORTAL ESPACIO TIEMPO?





"LOS ESTADOS UNIDOS DE LA PATAGONIA": UN CUENTO NO TAN "FANTÁSTICO"

                                      
"cualquier parecido con la realidad, NO es mera coincidencia" 

CÓMO LA ARGENTINA PERDIÓ LA PATAGONIA (Un Cuento Fantástico)

Por Salvador San Martín 21/02/1984

El día 14 de agosto de 1985 estaba de guardia en el tablero central del despacho Eléctrico de Cargas, el Ing. Bonifacio Astigueta, quien como era habitual en él, escudriñaba atentamente y en forma personal todas las complejas señales luminosas del tablero.

A las 18 y 30 horas, cuando se disponía a retirarse, un auxiliar llamó su atención sobre el indicador de enganche de la Línea de Alta Tensión de El Chocón Cerros Colorados, que titilaba indicando alguna anormalidad. El lng. Astigueta accionó enseguida el control de fallas de tablero por si se trataba de una perturbación eléctrica y como la señal intermitente continuara y en previsión de un sorpresivo desenganche de la línea, ordenó, por el circuito telefónico, el estado de alerta de la Central Costanera Sud y de Salto Grande, preparándose para reemplazar cualquier falta de corriente de El Chocón. Cuando tuvo todo bajo control tomó el teléfono para comunicarse con el control de la Central de El Chocón y con ojos dilatados de espanto escuchó la siguiente comunicación:

"Aquí Comando Suicida El Chocón a nombre del Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia comunican a ese despacho de carga para su retransmisión al Presidente de la Nación Argentina lo siguiente:"

1°) En el día de la fecha nueve comandos suicidas integrados por ciudadanos patagónicos y bajo instrucciones del Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia, presidido por el Dr. Aníbal Alejandro Garmendia, han tomado posesión de las Centrales de El Chocón, de Cerros Colorados, (planicie Banderita y desviador de Man Menuco), de Allicurá, de la central de Arroyito y de Confluencia, de las plantas compresoras de gas natural de Loma de La Lata, Pico Truncado y Cerro Cóndor. En ningún caso se han producido bajas entre el personal de las plantas ni tampoco entre los comandos de ocupación.

2°) Cada comando ha procedido a dinamitar los puntos neurálgicos de cada central o planta, de modo tal que una detonación afectará incluso a las instalaciones fijas de los rodetes de turbinas o moto compresores de gas. Los daños han sido proyectados para que ninguna instalación pueda ser puesta nuevamente en funcionamiento antes de tres años y hasta cinco años, según los casos.

3°) Cada comando es autónomo para tomar la decisión de hacer volar las cargas explosivos, al menor indicio de que el Gobierno de la Argentina haya dado orden de reunir a los comandos o atacar las instalaciones, procediendo incluso ante cualquier movimiento preventivo de tropas, aviones, o cualquier otra acción de fuerzas armadas o policiales de la República Argentina.

4°) A partir de las "0" horas del día de mañana 15 de agosto, correrá un plazo de 48 horas, para que el Gobierno de la República Argentina reconozca al Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia, como legítimos gobernantes de este país y lo acepte como país asociado según los términos que se acuerden oportunamente.

5°) Vencido el plazo de 48 horas sin que el Gobierno Argentino haya accedido a la demanda anterior y a iniciar inmediatas negociaciones comenzarán a reducirse el número de turbinas en operación y el bombeo de gas, hasta el corte total del fluido eléctrico, de gas y de petróleo en las 48 horas subsiguientes.

6°) El Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia ha destacado a Ministros Plenipotenciarios ante los principales países de la comunidad internacional a efectos de plantear el caso del dominio colonial argentino sobre la Patagonia y procurar el reconocimiento del Gobierno provisional instituido.

7°) Se reitera que cualquier acto militar o policial iniciado por el Gobierno de la República Argentina, será considerado por los comandos como prueba de rechazo de las demandas y consecuentemente se harán todas las voladuras indicadas.

8°) En estas tristes circunstancias recordamos al pueblo amigo de la Argentina la voluntad de ser libres de todo colonialismo expresada en declaración de la independencia en Tucumán el 9 de julio de 1816 y denunciamos la actitud prepotente de la dirigencia porteña que mantuvo hasta hoy un colonialismo denigrante sobre estos territorios que no tienen otro recurso que imponer por la violencia lo que le fue negado por la razón y el patriotismo.

"AQUÍ COMANDO SUICIDA DE EL CHOCÓN EN CADENA CON TODA LA RED DE RADIO Y TELEVISIÓN EN SU PODER".

Cuando cesó la transmisión telefónica el lng. Astigueta, creyéndose víctima de una broma, dijo enojado: "Che, Cardini, dejate de j.... y decime que está ocurriendo con la línea!". Por el teléfono se oyó una voz que dijo: "No soy Cardini, el cual se encuentra bajo custodia de este comando, pero si Ud. quiere podemos ponerlo en la línea para que Ud. se percate de que esto va en serio".

Astigueta sintió que le corría un sudor frío y tartamudeando rogó que lo pusieran al habla con Cardini el supervisor de turno en el tablero de carga de El Chocón. Cardini, con voz serena y casi sin emoción lo impuso a Astigueta de lo que había ocurrido, de la toma de la central por un comando suicida, el dinamitado de las turbinas y de las playas de transformadores, etc. Cuando terminó le dijo a Astigueta: "Apurate, hermano, a trasmitir el mensaje al Presidente porque las papas queman y esta gente está dispuesta a todo".

Astigueta corrió al teléfono policial para comunicarse con el Presidente de Agua y Energía que a esa hora todavía estaba en su despacho, el cual, enterado del mensaje, puso en duda la veracidad de toda esa historia que calificó de Rocambolesca y ordenó a Astigueta que preparara el avión de la empresa para ir a ver en el lugar lo que estaba ocurriendo. Por las dudas lo impuso de la novedad al Presidente de Hidronor. Mientras tanto y a pesar de su incredulidad se comunicó con el Ministro de Energía que casi sufre un desmayo al oír la historia y que a su vez transmitió al Presidente de la Nación por el teléfono policial, el increíble mensaje recibido en el despacho de cargas.

El Presidente Miguel Solanas Alvarez se hizo repetir varias veces el mensaje mientras las máquinas teleimpresoras sacaban varias copias. Enseguida, con gran serenidad y después de exclamar "Estos sureños!"...ordenó convocar al gabinete de Ministros y a los Jefes de los Estados Mayores, mientras telefoneaba al Ministerio del Interior para conocer si allí se sabía algo de lo que realmente estaba pasando. Cual no sería su estupor cuando el Secretario del Ministro, el cual ya había salido para el despacho del Presidente, le informaba que se habían recibido cuatro comunicaciones de los cuatro Gobiernos de las Provincias Patagónicas manifestando que en razón de las circunstancias, las cuatro legislaturas y los propios Gobernadores habían adherido al Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia y se solidarizaban con su actitud, por lo cual se consideraban estados independientes de la Nación Argentina y autónomos económicamente. Manifestaban también su firme decisión de armar al pueblo patagónico para repeler cualquier agresión.

Todos los teléfonos de la Casa de Gobierno comenzaron a sonar y no se daba abasto para atender los llamados de las unidades del 5° Ejército que transmitían al Presidente las novedades ocurridas y requerían órdenes para proceder. El Presidente Solanas Alvarez gritaba a voz en cuello: "Por favor! No hagan nada !, todo el mundo quieto hasta que analicemos la situación ! Que venga enseguida el Jefe del Estado Mayor Conjunto"..., lo que no hubo necesidad de repetir pues en ese momento ingresaba con rostro descompuesto al despacho del Presidente y lo incriminaba: "Sr. Presidente, este es el resultado de su política, ahora tenemos a Chile sobre nosotros a la altura del Río Colorado, dígame ahora que hacemos?". "Por favor General no dramatice las cosas. Espere un momento, tal vez podamos dominar la situación mucho más fácilmente de lo que Ud. se imagina. Déjenos a los políticos decidir sobre el particular". Y volviéndose a su Edecán le pidió que conectara la televisión. En la pantalla apareció un locutor que con cara de sorpresa leía comunicados recibidos desde la Patagonia originados en la Agencia de Noticias Los Andes, entidad privada al servicio del Gobierno Provisional de los Estados Unidos de la Patagonia. El locutor no sabía que decir ni comentar. Todo le parecía absurdo, pero esos mensajes estaban saliendo del teletipo y no había duda posible de que alguien los estaba emitiendo. En un momento determinado el locutor dio cuenta de la declaración de Independencia hecha por los cuatro gobiernos patagónicos y de un comentario que procedía de Comodoro Rivadavia, donde la población se había volcado a las calles celebrando la Independencia y pidiendo armas para combatir a los porteños. También había intercepción de despachos del Gobierno de las cuatro ex-provincias argentinas a las provincias del Norte y de Cuyo pidiendo se adhirieran a la causa patagónica y presionaran al Gobierno de la Casa Rosada a proceder al reconocimiento de los Estados Unidos de la Patagonia. Todo empezó a convertirse en un pandemónium, pues los embajadores de los países extranjeros comenzaron a abrumar a la Cancillería para que explicara la situación. El Canciller se refugió en la Presidencia y hacía contestar que más tarde se daría un comunicado oficial al respecto.

El Comando de aviación hizo suspender todos los vuelos a la Patagonia, pero no pudo impedir que los aviones que estaban haciendo escala en aeropuertos patagónicos fueran incautados por los gobiernos locales o puestos a disposición del Gobierno Provisional. En Caleta Córdoba y en Caleta Olivia, los obreros resolvieron no cargar petróleo en los barcos que esperaban mar afuera para llevarlo a San Lorenzo y a Bahía Blanca.

Entre tanto iban llegando los ministros a la Casa de Gobierno y cuando ya era imposible poner orden, logró el Presidente hacer sentar a los que pudo, mientras otros asistieron de pié a la reunión ministerial más absurda de la Historia Argentina. La exposición del Secretario de Energía fue contundente, sin gas y sin petróleo era imposible prestar los servicios en la Capital y en el Gran Litoral. Reforzando los suministros del Norte y pidiendo desvío de buques petroleros a las empresas extranjeras, no podía impedirse la paralización total de la vida de la ciudad. Las usinas eléctricas sin gas ni petróleo y sin el flujo de electricidad de El Chocón, apenas podían mantener los servicios de algunas oficinas de Gobierno y uno que otro hospital. Había que desalojar inmediatamente la población civil de los centros urbanos, donde no se podían accionar bombas para abastecer de agua a los edificios elevados. Los fluidos cloacales se atascarían en toda la red domiciliaria. Por supuesto todos los transportes pararían. Las propias Fuerzas Armadas no tendrían combustible suficiente para una acción de envergadura. La situación no podía ser más tremenda y angustiante. El Presidente con cara empalidecida por la rabia y por la emoción, preguntó qué ocurriría si los comandos suicidas hacían las voladuras que habían anunciado. El Secretario de Energía contestó simplemente: "Mejor ni pensarlo Sr. Presidente, sería el caos y por varios años no podríamos reparar los daños en medio de trastornos tremendos". La cabeza del Presidente giró lentamente hacia el Jefe del Estado Mayor Conjunto y el Secretario de Defensa que estaban sentados juntos a su lado. No fue necesario ninguna pregunta. El General Díaz Usandivaras dijo con tono ciertamente dramático: "Sr. Presidente, parlamente con el dicho Presidente de ese Gobierno Provisional". Un murmullo de asombro se extendió en el salón y después fue el gran loquero. Todo el mundo hablaba y salían a luz reproches de todo tipo. "¿Porqué no arreglaste lo de las regalías?" Le enrostraban al Secretario de Energía. El Presidente apartó al Ministro del Interior y le dio instrucciones para que utilizando la misma línea telefónica de El Chocón comunicara al Dr. Aníbal Alejandro Garmendia que estaba dispuesto a conferenciar con él en el lugar y hora que indicase en la seguridad de que ambos encontrarían una solución al conflicto planteado.

La transmisión se hizo inmediatamente y casi enseguida se recibió la respuesta: Antes de cualquier parlamento era imprescindible que se hiciera oficialmente y por medio del Congreso la declaración de que los Estados Unidos de la Patagonia eran una Nación libre e independiente de la Nación Argentina y solamente asociada en el mantenimiento de una estructura económica, social y política que se mantuviera dentro de las tradiciones argentinas. Veinticuatro horas para contestar por sí o por no.

Las siguientes diez horas fueron empleadas en convocar al Congreso, hacer la declaración solicitada en medio de una escandalosa sesión parlamentaria en que los diputados y senadores por las Provincias Patagónicas fueron objeto de toda clase de agresiones y se vieron en la necesidad de retirarse del recinto.

Antes de retirarse el diputado por Neuquén, Dr.Eleuterio Cardozo, pudo hacerse escuchar en medio del griterío general: "No queremos seguir siendo los "kelpers"de los argentinos". Por su parte el Senador Llanqueleo de Chubut pudo expresar algunos conceptos que se rescataban en medio de los denuestos de que era objeto: "Inglaterra trató mejor a sus colonias que la Argentina a la Patagonia !..." y otras como: "Por mucho menos de lo sufrido por la Patagonia, las colonias americanas se independizaron de Inglaterra !..."

Finalmente, después de la declaración del Congreso, el Presidente argentino fue citado para concurrir a una reunión con el Presidente Patagónico en un lugar desértico de la Provincia del Chubut, cerca de Collan Conhué, sitio histórico donde las últimas tribus patagónicas habían sido derrotadas por el Ejército argentino. Allí se había levantado una instalación precaria para la reunión de los integrantes de los dos Gobiernos. El Presidente patagónico saludó con gesto severo pero no agresivo al Presidente argentino y hechas las presentaciones de sus comitivas, ambos se introdujeron en una carpa de campaña donde una mesa sencilla con dos tazas de café ya servidas los acogía para la magna ceremonia.

"Sr. Presidente, comenzó diciendo el Presidente Provisional de la Patagonia,lamento que hayamos tenido que recurrir a estos medios para hacer valer nuestros derechos". El Presidente argentino Solanas Alvarez contestó que lo lamentaba mucho más en cuanto se trataba de un acto suicida y que no podía durar más que el tiempo necesario para retomar el dominio de la región pretendidamente independizada, por todos los medios que la Nación Argentina podía disponer levantando ejércitos numerosos como lo hiciera en la gesta de la Independencia de España. "No olvide Señor que la Argentina supo oponerse y vencer a las naciones más poderosas de entonces". El Presidente patagónico, Dr. Aníbal Alejandro Garmendia, después de escucharlo y tras un breve silencio manifestó: "Señor Presidente, no me considerará Ud. tan tonto como para meterme en este asunto tan grave sin haber tomado las debidas precauciones y previsto sus eventuales consecuencias. Tampoco debe Ud. considerarme un traidor a la Patria si le manifiesto que así como la Nación argentina buscó aliados en su guerra de la independencia, los Estados Unidos de la Patagonia, pueden hacerlo comenzando por sus dos más próximos vecinos: Chile e Inglaterra. O Ud. se olvida Sr. Presidente que Inglaterra está a 450 kilómetros de la costa Patagónica con una formidable base militar?"

"No puedo creer que Ud. haya llegado a este grado de humillación!", contestó fuera de sí y a los gritos el Presidente argentino, "como para pedir ayuda a los tradicionales enemigos de la Argentina". "Perdón, Sr. Presidente, yo no necesitaré pedir ayuda alguna, ni la he pedido, ni la pienso pedir. Sólo me he limitado a plantear a las naciones más importantes del mundo el reconocimiento de mi gobierno".

"En ese sentido, Chile e Inglaterra estoy seguro de que serán los primeros en hacerlo. Y como Ud. Sr. Presidente es de la Provincia de Buenos Aires, le recuerdo que me apoyo en antecedentes muy valiosos y que Ud. conoce muy bien, por ser oriundo de una provincia argentina que pidió el reconocimiento de las Naciones Europeas y de Estados Unidos como Estado libre e independiente de la Confederación Argentina en 1853. Aquí no hay más traición a la Patria que la que cometieron quienes ignoraron los derechos de los patagónicos y los mantuvieron en la más infame dependencia colonial. Sr. Presidente, los minutos son valiosos. Ud. debe decirme si acepta o no confirmar en todo la declaración de su Congreso y para comenzar a negociar libremente y como dos Estados soberanos las condiciones en que vamos a iniciar este nuevo tramo de nuestra vida política, asociando nuestros intereses en el respeto mutuo de nuestros derechos".

El Presidente argentino sólo atinó a agregar: "Evidentemente Ud. me chantajea y lamentablemente no puedo escapar al chantaje. En Buenos Aires no nos dimos cuenta de que estábamos armando una bomba de tiempo con estas obras de El Chocón y esta historia del gas y del petróleo. Tendríamos que haberlos tratado realmente como colonos y puesto una fuerza armada al lado de cada dique y cada gasoducto u oleoducto. Pero ahora Ud. me tiene en sus manos. Pero dígame sinceramente ¿ es cierto que Chile y Gran Bretaña reconocerán a su gobierno?". "Vea Sr. Presidente...", contestó el Presidente patagónico, "...no sólo que lo harán inmediatamente, sino que harán declaraciones manifestando que toda agresión hecha a los Estados Unidos de la Patagonia será considerada un acto de guerra contra sus propios países y si sus servicios de inteligencia, Sr. Presidente, funcionaran correctamente, habría sabido antes de salir para aquí que ambos países han dado orden de movilizar todas sus fuerzas armadas. Pero hay algo que seguramente a Ud. lo compensará de éstas cosas tan desagradables. Gran Bretaña entregará las islas Malvinas, Sandwiches y Georgias del Sur a la soberanía de los Estados Unidos de la Patagonia y formalizará con nosotros un tratado de paz que lleva implícita nuestra participación con todos nuestros productos en el mercado inglés y de sus dominios a cambio de la preservación de los intereses británicos que sean afectados por el cambio de soberanía. Chile, por su parte, nos integrará el dominio de las tres islas del Beagle".
"Nos queda Brasil!", exclamó el Presidente argentino. "...Se opondrá al dominio de los mares del Sud por una nación extranjera. Se unirá a nosotros. Lo mismo Paraguay, Venezuela, Perú y Colombia".

Con mucha calma el Presidente patagónico le alcanzó un télex que decía:"Itamaraty ha informado confidencialmente a nuestro enviado que está emitiendo un comunicado al Gobierno Argentino advirtiéndole que cualquier acción armada contra los Estados Unidos de la Patagonia será considerara como el rompimiento del necesario equilibrio en los mares del Sud y obligará al Brasil a movilizarse sobre la frontera argentina y uruguaya".

El Presidente argentino, bajó sus brazos. Se tomó la cabeza entre las manos y dijo: "qué desastre!, Qué ciegos hemos estado!, Malditos porteños!". Cuando los dos Presidentes salieron de la carpa y se unieron a sus acompañantes el viento patagónico soplaba con toda intensidad sobre el inmenso erial. Las caras mostraban las distintas emociones. No había evidentemente triunfadores, más bien un sentimiento de amargura predominaba en todos y alguna lágrima de rabia se escapaba de los ojos de muchos de un lado y de otro de los que ayer hermanos, hoy estaban divididos por una frontera que había levantado con el tiempo la desidia de los gobernantes porteños.

Así se perdió la Patagonia para la Nación Argentina.

Por su parte los Estados Unidos de la Patagonia progresaron a ritmo inusitado. Vendiendo petróleo, gas e hidroelectricidad a la Argentina, aún a precios inferiores a los del mercado mundial, ingresaban anualmente miles de millones de dólares de divisas que se utilizaban para el desarrollo de su infraestructura. Los valles de los ríos y la precordillera fueron irrigados y explotados para exportaciones agropecuarias y agroindustriales al exterior y un contingente enorme de inmigrantes se fue radicando libremente en una República que echando por la borda el estatismo porteño, se apoyó en la empresa privada para afirmar su desarrollo. En sólo diez años la población patagónica se triplicó con los inmigrantes y en toda la región lacustre y fluvial de la cordillera, centros de turismo de renombre mundial atraían millares de turistas anuales que reforzaban el muy favorable balance de pagos de la flamante nación.

Industrias electrointensivas y petroquímicas se instalaron para aprovechar los recursos energéticos disponibles a bajo costo. La exportación industrial supero largamente a las exportaciones agropecuarias.

La moneda en circulación fue el Patagón, con garantía oro y convertible lo cual surgió de una negociación con las principales naciones del mudo que aceptaron pagar en oro sus compras durante cinco años para formar dicha reserva áurea. La inflación desapareció instantáneamente.

Por supuesto los Estados Unidos de la Patagonia no tuvieron ejército, ni marina, ni aeronáutica. Apenas una fuerza policial. Estaba defendida por todos contra todos.

En poco tiempo los Estados Unidos de la Patagonia, sobrepasaron a la Argentina prácticamente en todo, excepto en la producción agropecuaria que siguió siendo la única base de la Argentina que no supo reconocer en la Patagonia su verdadero destino.

- FIN -

Salvador San Martín 1984

Esquel Online

NOTAS RELACIONADAS

INFORME ESPECIAL: ARGENTINA, "LA ISRAEL AMERICANA" (DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA)


ARRASA POR AMÉRICA: PLAN ANDINIA Y EL FONDO BUITRE DEL SIONISTA PAUL SINGER


TRAILER PLAN ANDINIA


INFORME ESPECIAL: LA ARAUCANIA “¿ATENTADOS EN EL NOMBRE DEL PLAN ANDINIA O DE LA REIVINDICACIÓN MAPUCHE?”


DOS TESTIMONIOS DE LA INFILTRACIÓN ISRAELÍ EN LA PATAGONIA CHILENA Y ARGENTINA


CRISIS DE UCRANIA: PENETRACIÓN SIONISTA EN LA MAYOR EMPRESA DE PETROLEO Y GAS DE LA REGIÓN


DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA: PLAN ANDINIA Y LA PALESTINIZACIÓN DE LA ARGENTINA (CAP. 1)


DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA PLAN ANDINIA: LA PALESTINIZACIÓN DE LA ARGENTINA (CAP. 2)


DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA- PLAN ANDINIA: LA PALESTINIZACIÓN DE LA ARGENTINA (CAP.3º)


DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA PLAN ANDINIA: LA PALESTINIZACIÓN DE LA ARGENTINA (Cap. 4) 


DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA: PLAN ANDINIA: LA PALESTINIZACIÓN DE LA ARGENTINA (CAP. 5)


¿DEMOCRACIA O DICTADURA SIONISTA? UN BILLETE MARCA ZION (VII PARTE)


FALSOS TURISTAS ISRAELÍES REALIZAN CARTOGRAFÍA EN EL SUR DE CHILE






LAS MILLONARIAS COMPRAS DE 

LÁZARO BÁEZ EN SANTA 

CRUZ


PATAGONIA ARGENTINA: VUELCA MICRO QUE TRANSPORTABA MOCHILEROS ISRAELÍES


ENTREVISTA AL SENADOR EUGENIO TUMA: “HAY UNA ALIANZA ENTRE LAS AUTORIDADES CHILENAS, EL ESTADO DE ISRAEL Y EE.UU.”


LOS JÓVENES TURISTAS ISRAELÍES Y LA PATAGONIA CHILENO/ARGENTINA


DOCUMENTOS GOOGLE DRIVE PARA DESCARGAR PLAN ANDINIA COMPLETO
https://docs.google.com/file/d/0Bycu3h2qPdbUWDFDYnp2RjR6cDg/edit


NO SE OLVIDE DE REVISAR NUESTRA ETIQUETA"PLAN ANDINIA"

EL FRAUDE ELECTORAL INFORMÁTICO Y LA CITA DE BILL GATES











"PARA LO ÚLTIMO QUE SE DEBE UTILIZAR LA INFORMÁTICA ES PARA UNAS VOTACIONES ELECTORALES", DIJO BILL GATES

Por: Cosme Beccar Varela

Ayer 27/8/2015 una junta de "opositores" se presentó en la TV y en el Congreso para declarar unánimemente que el sistema electoral debe cambiar, visto el escandaloso fraude que hubo en Tucumán.

¿Cómo? No para que se suprima el monopolio de los partidos "oficiales" que tienen el monopolio de las candidaturas, ni para impedir que la prensa se convierta en la "king maker" de los candidatos mencionando elogiosamente a algunos y denigrando o silenciando a otros, ni reglamentando el art. 16 de la Constitución para controlar si los candidatos cumplen con el requisito de idoneidad intelectual y moral que exige ese artículo para impedir que los cargos en los tres poderes sólo los ocupen burros y/o ladrones como ocurre ahora. No, porque a ellos ese tipo de cambio no les conviene. Es para que se implante el voto electrónico (o la boleta única, sin suprimir el cómputo electrónico que ya está en uso o, mejor dicho, en mal uso, desde hace tiempo).

O sea, estos "opositores" o son más tontos que una campana o son unos traidores dignos de la horca.  Porque ellos saben lo que dijo públicamente el fundador de Microsoft o sea, que la informática es lo último que se puede usar para tener un comicio honesto. ¿Y eso por qué? ¡Porque es un instrumento para falsear los resultados!, como lo veremos en el artículo de un especialista en informática que escribió a propósito del fraude que se hace en Venezuela usando ese sistema, cuyos párrafos más relevantes transcribo más abajo.

Y por si alguna duda quedara, el múltiple asesino Stalin dijo: "“Lo que vale no es el voto, sino quien cuenta los votos”, sea como sea que se emitan. Y ese demonio dominó a la URSS por varios años gracias a que era él y sus sicarios quienes contaban los votos... 

ASÍ SE HACE EL FRAUDE ELECTORAL ELECTRÓNICO


Es claro que la tiranía usa todos los tipos de fraude que existen: soborna a los votantes con subsidios, roba las boletas de los opositores, cambia las urnas, falsifica los telegramas que llegan al centro de cómputos, promete el oro y el moro a quienes la votan (y como tiene el poder, esa promesa es tomada en serio), usa fondos del Estado para saturar de propaganda a los votantes, roba y usa el dinero robado para pagar periodistas que la favorecen y silencia a los que no lo hacen, etc.

Pero al final, lo que define la elección es lo que dice la autoridad electoral, que es gente del mismo gobierno, y éste usa los servicios de INDRA para que el cómputo electrónico diga lo que el que manda y les paga quiere que diga.

¿Cómo se hace esto? Transcribo algunos párrafos del exhaustivo artículo del Sr. Frank Abagnale, experto en informática (hasta tal punto que se lo considera un "hacker") en los cuales se puede vislumbrar la respuesta a esa pregunta.



*             *             *


Cómo se hace el fraude electrónico    



En artículos anteriores he planteado las razones por las cuales considero que la supuesta transparencia del voto electrónico es un espejismo. No en vano un experto como Bill Gates, el fundador de Microsoft, dijo que para lo último que se debe utilizar informática es para unas elecciones.

Un sistema informático es una “caja negra” porque muy poca gente, salvo algunas autoridades y técnicos del CNE saben lo que pasa dentro de esas maquinas. Su principal tarea es agilizar el conteo de los votos permitiendo conocer los resultados rápidamente. Un procedimiento electrónico de votación no es malo per se. El sistema en sí no es corrupto o tramposo. Los que diseñan y operan el sistema pueden ser honestos o bribones.

La falta de inspección externa en un sistema informático es equivalente al nombramiento de Al Capone como Presidente de la "Casa de la Moneda" y la designación de su banda para que vigile el Tesoro nacional. No hay nada más proclive al fraude que un voto electrónico sin controles. Aun con controles estrictos el sistema puede ser fraudulento porque los bribones que lo manejan son suficientemente inteligentes para hacer vagabunderías difíciles de detectar. El caso se complica porque el propio gobierno no confía en los bandidos informáticos criollos y le entrega el control de la operación a los cubanos.

Algunos supuestos técnicos plantean que las auditorías son el antídoto contra el fraude electrónico. Lamentablemente ese es otro cuento de caminos. Ninguna auditoria puede asegurar que un sistema tan complejo, con múltiples componentes hará exactamente lo que esta supuesto a hacer. Basta con que algunos de los operadores oficiales o extraoficiales cometan algún tipo de fraude en nódulos críticos para modificar los resultados.

Las maquinas de SMARMATIC cuentan con transmisores receptores inalámbricos miniaturizados disimulados dentro de sus circuitos. Esto equipos trabajan en la gama de frecuencias UHF y se conectan a Internet a mediante el protocolo VPN encriptado. La señal transmitida es prácticamente indetectable a menos que se usen sofisticados y costosos equipos de rastreo de radio enlaces que están en poder de los cuerpos de seguridad del Estado o unidades de guerra electrónica de las Fuerzas Armadas. Su tamaño físico es minúsculo y solo un técnico especializado puede detectarlos dentro de las máquinas. Este sistema de transmisión inalámbrico VPN encriptado constituye la autopista por donde fluirá la información encriptada enviada a los diversos centros de totalización.

El acto de magia que transforma un perdedor en ganador

Al llegar los datos a la sala de totalización del CNE este organismo no procede de inmediato a sumar automáticamente los votos en tiempo real a medida que van llegando como uno ve que ocurre en otros países. Luego de la transmisión electrónica que sólo tarda unos segundos se inicia una larga y tediosa espera en Teleport mientras que los votantes se comen las uñas nerviosamente esperando los primeros resultados.

Durante varias horas los operadores a quienes se les prohíbe llevar teléfonos celulares o "laptops" se dedican a matar el tiempo en labores administrativas a la espera o conversando. Todos ellos saben que la acción se iniciará una vez se reciba la información proveniente de la sala de totalización oculta. El secreto de esta operación se mantiene designando como operadores a activistas del gobierno de la mas alta confianza.

Si el candidato del gobierno va adelante cómodamente no se hace nada. Si la brecha es pequeña y especialmente si va ganando el candidato opositor se determina la cifra de votos virtuales necesaria que debe agregarse a las mesas no auditadas en reemplazo de los votantes que no asistieron a depositar su voto. Este cálculo es hecho automáticamente porque los computadores de la sala de totalización secreta tienen la información de cuantas abstenciones hubo en cada mesa.

*             *             *

Si esta muestra no le parece suficiente, al menos creo que es bastante grave como para que los verdaderos opositores exijan la exclusión del voto y del cómputo electrónicos. El control del sistema electrónico, como vemos en el artículo que cito, requiere una capacidad técnica exquisita y una vigilancia constante de todo el procedimiento y ni aún así se puede estar seguro de no ser engañado. De todas maneras, ninguno de los partidos "opositores" ni siquiera ha intentado hacerlo.  

¿Por qué nadie exige esto? ¿Por qué se está haciendo una campaña unánime de la "oposición" y de la prensa en favor del voto electrónico y no dicen nada sobre las falsedades del cómputo electrónico?

Sólo caben cuatro respuestas: o complicidad con la tiranía, o soborno, o miedo o una imbecilidad supina. La consecuencia es que la tiranía se quedará para siempre en el poder porque será ella que contará los votos por medio de esa “caja negra” que es el sistema informático. Y ya sabemos, como lo dijo el Sr. Martin Richenhagen, Presidente de una de las Compañías más importantes del mundo que estuvo estos días en el país, esta tiranía es comunista. Tenia que ser un extranjero millonario el que lo dijera para que "La Nación" (pags. 1 y 17) y "Clarin" (pag. 35.) se dieran por enterados en sus ediciones de hoy. Yo lo vengo diciendo desde hace doce años y se hacen los sordos. Lo peor, agrego, es que esto recién empieza.  

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...