martes, 9 de agosto de 2016

INVITACIÓN A MISA POR LA RECONQUISTA Y DEFENSA DE LA PATRIA



Viernes 12 de agosto
19.15 Hs. 20ª Misa por la Reconquista y Defensa de Buenos Aires (1806-1807) y por una nueva Reconquista de la Patria Línea de la Identidad Argentina  "Reconquista y Defensa - Malvinas" (1806-1982)

¡Sin piedad hacia el pasado
no hay Patria!

Por el eterno descanso de Santiago de Liniers,
y de todos los combatientes de las gestas
de la Reconquista y Defensa de Buenos Aires

Iglesia San Juan Bautista
(Alsina y Piedras)

En su patio descansan los restos de los argentinos muertos en esos gloriosos combates y es el Templo en la que clandestinamente oró Liniers y le pidió sus oraciones a las monjas de clausura, durante toda la noche previa a iniciar la operación de la Reconquista
Oficia: Rvdo. P. Jerónimo Fernández Rizzo

INVITAN

Patria Argentina, Centro Cívico Patriótico, Red Patriótica Argentina, INFIP, y muchos argentinos de buena voluntad y de buena fe como la suya que, sin mezquindades, se niegan a que la Patria muera y se sienten comprometidos - a pesar de la muy poca esperanza humana - con la Nueva Reconquista.

Si usted reside en el interior ¡Anímese! ¡Tome la iniciativa!

Reuna a sus amigos y conocidos. Promueva también la celebración de un oficio religioso similar en su localidad, busque un predicador o un patriota que comprenda y quiera explicar el significado fundacional de esta gesta histórica que ha sido borrada de la identidad nacional. 

Carta de Don Santiago de Liniers a su padre antes de su fusilamiento

En la revista Mikael Nº 29 (1982) se publicó esta carta del general Santiago de Liniers escrita a su padre, semanas antes de su fusilamiento. Dicho texto fue leído por el Cardenal Pie en las bodas de oro matrimoniales de los Condes de Liniers, descendientes del héroe.
En estos tiempo oscuros, en los cuales abundan paradigmas falsos y mentirosos la noble figura del Jefe de la Reconquista y Defensa de Buenos Aires se contrapone como un modelo verdadero y ejemplar para todos los argentinos, en su vida y en su muerte.

(Se agradece al Dr. Bernardino Montejano y al INFIP la tan oportuna difusión del presente documento)

“Mi querido y venerado padre, ¿acaso querrías que un general, un militar que durante veinticinco  años dio pruebas reiteradas de su amor y de su fidelidad al Soberano, lo abandonase en la última época de su vida? ¿No legaría en ese caso a mis hijos un nombre sellado con la marca de la traición? Cuando los Ingleses invadieron Buenos Aires, ¿quién me obligaba a emprender la liberación de esta ciudad? No vacilé en comprometerme en una empresa tan peligrosa: abandoné a mis hijos a la divina Providencia en medio de los enemigos. Más tarde, cuando fue preciso defender Buenos  Aires a la cabeza de soldados bisoños contra un ejército formidable y ya en posesión de Montevideo, ¿acaso no triunfó la buena causa?....... Ella reclama no solamente los servicios de un soldado honrado…….. sino de todos los que han prestado juramento de fidelidad. Piensa en David y en los Macabeos: la victoria fue el premio de su fe.

No te inquietes, mi querido padre; pon como yo tu confianza en Dios. Aquel que me ha protegido en el pasado me salvará también en el futuro. Pero si, según sus altos decretos, debo encontrar en esta ocasión el fin de mis días, espero que su misericordia, en cambio de mis innumerables faltas, me tendrá en cuenta este sacrificio al que estoy obligado por mi profesión.

Padre mío, el que alimenta a los pájaros del cielo…….., velará contigo por la subsistencia y la educación de mis hijos. Ellos se presentarán en todas partes sin avergonzarse de deberme la vida; y si bien no les dejo riquezas, les doy un buen nombre y buenos ejemplos que imitar”.

                                                                                    
Santiago de Liniers


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...