jueves, 23 de febrero de 2012

ARMAS PSICOTRÓNICAS




Hay circunstancias evidentes que sugieren que se han puesto a punto algunas armas psicotrónicas para controlar a ciudadanos sin su consentimiento. Los Estados Unidos están a la vanguardia de estas experimentaciones. Tales armas ya existen en Pin Gap y Nurrungar (bases australianas), y en tal caso afirmativo, ¿lo hacen con la intención de utilizarlas contra contestatarios que querrían ejercer su derecho a manifestarse? La investigación sobre la utilización de las ondas electromagnéticas como armas para deformar la percepción humana y generar efectos psicosomáticos negativos comenzaron después del final de la 2° Guerra Mundial.
Aunque los servicios oficiales americanos hayan afirmado que los soviéticos se implicaron en este ámbito, es revelador que los soviéticos hayan propuesto una prohibición total de la guerra electromagnética. Ya se experimentó el material en los EE.UU., sobre ratas inicialmente, induciendo sucesivamente náuseas, tumores y otros síntomas. En algunos servicios de defensa de los EE.UU., se habló de los efectos de las radiofrecuencias seleccionadas para distintos usos operativos. En otros términos, los americanos saben qué frecuencia utilizar para obtener una reacción precisa sobre algunas partes del cerebro humano. Los Estados Unidos están pues ante el problema de la experimentación sobre seres humanos. Se afirmó que la Casa Blanca se negaba a avalar las pruebas sobre humanos. Sin embargo, se sabe que la Casa Blanca aceptó las experimentaciones pero solamente sobre presos y extranjeros.

¿Cómo funcionan las armas psicotrónicas?

En los años sesenta, la investigación sobre las armas electrónicas se divide en dos ámbitos distintos. El primero se refiere a la acción de las armas que actúan sobre frecuencias de la misma naturaleza que la actividad eléctrica del cerebro humano, lo que representa 14 Hertz. Estas frecuencias se llaman ELF, son las iniciales de Extraordinarily Low Frequencies (Frecuencias extremadamente bajas). Se tenía el proyecto de inducir enfermedades trastornando los circuitos eléctricos en distintas zonas del cerebro, lo que generaba náuseas, debilitamiento, miedo, pánico, E inconsciencia a corto plazo, así como depresión y otros síntomas de más largo plazo.
El objetivo era definir qué frecuencia era conveniente para cualquier tipo de reacción humana. Con la concretización del proyecto de señal-secreto " Sleeping Beauty " de la administración Reagan, el doctor Michaël Persinger - neurólogo principal del laboratorio de fisiología de la Universidad de Ontario fue elegido para encontrar las respuestas. Utilizando los campos de variaciones temporales de baja frecuencia sobre los niveles extremadamente bajos que iban de 1 a 10 Hertz, Persinger era capaz de poner enfermas a ratas. El campo ELF que produjo estimulaba la producción de histamina de las células del cerebro, lo que inducía una náusea inmediata.
La Dra. Elisabeth Rauscher prosiguió investigaciones profundas sobre las armas ELF, una física nuclear dirigiendo el laboratorio de investigación tecnológico de San Leandro en California, la Sra. Rauscher ya había definido los efectos de algunas frecuencias específicas que inducían no sólo náusea sino también euforia, por ejemplo. La Dra. Rauscher era entusiasta. Dijo con vanagloria " Denme dinero y tres meses de plazo y sería capaz de modificar el comportamiento de un 80% de los habitantes de esta ciudad sin que lo sepan. Los volvería felices o por lo menos, se creerán felices, o, los volvería agresivos."
Más tarde, en 1984, el capitán Paul Tyler, un médico de la marina americana responsable de la investigación sobre los efectos de las radiaciones sobre los humanos, expuso sus conclusiones ante el centro universitario aeroespacial. Tyler confirmó que " efectos biológicos precisos podían alcanzarse " con la ayuda de campos electromagnéticos. No ocultó que ya se habían identificado tales campos para un uso operativo. Pero al parecer, quedaba por solucionar el problema de la potencia necesaria para transmitir las ondas ELF. Hasta aquí, los medios "underground" no tienen las pruebas de un uso hostil de las ondas ELF contra la población.
Desde hace varias décadas, hay ejemplos de bombardeos de zonas precisas en los EE.UU. y la Unión Soviética por enormes transmisores de ondas ELF. Estas zonas son tan anchas que los investigadores del " underground " no tuvieron acceso a los resultados de los efectos a largo plazo. Contrariamente a las ondas EHF (extremadamente Altas Frecuencias ) que se reflejan sobre las superficies sólidas, las ondas ELF penetran las materias extremadamente densas, incluido el hormigón más resistente. Los recursos defensivos contra este tipo de radiaciones son desconocidos. El otro ámbito de investigaciones sobre las armas electrónicas se refiere a las micro frecuencias a las cuales se  refieren bajo el nombre de "Barrier Walfare Microwave Tech".
Tales armas actúan al contrario de las ondas electromagnéticas Elf, hay que decir sobre frecuencias extremadamente elevadas. Estas ondas se utilizan generalmente para los radares y los hornos de microondas, por ejemplo. La principal ventaja de las ondas EHF sobre las bajas frecuencias EFL, es que su transmisión se opera en línea recta, y que pueden dirigirse fácilmente hacia objetivos minúsculos. En comparación, las ondas Elf tienden a dispersarse de sobra. Estas microondas son generadas por un sistema llamado " Magnetrón " en el cuál los electrones producidos por calentamiento en un tubo catódico se desplazan gracias a una fuerza que combina un campo eléctrico y un campo magnético. El aparato catódico es un cilindro hueco cuyo exterior se rodea con emisoras de barium y de óxido de estroncio. Dispuesto concéntricamente en torno al eje catódico, hay un amplio cilindro de corriente anódico que contiene una gran cantidad de cavidades de resonancia sobre la superficie.
Cuando se desencadena, el Magnetrón produce una corriente eléctrica radiante entre el ánodo y el cátodo, mientras que el campo magnético es estimulado por el cátodo. El dispositivo se sella en un espacio al vacío. La potencia máxima de emisión es limitada por el tamaño del Magnetrón utilizado, pero las investigaciones ponen de manifiesto que el más potente puede producir una corriente de microondas de más de diez millones de vatios por pulsación. El rayo microonda que se emite puede concentrarse de la misma forma que una lente fotográfica de sede el mayor ángulo de apertura hasta el micro formato y puede concentrarse sobre un punto infinitesimal. El Magnetrón no es un aparato fácilmente transportable. Un Magnetrón portátil bastante potente para afectar a un amplio grupo de cobayas, requiere un pequeño camión para su transporte.


Perjuicios de las armas electromagnéticas:

Walter Bowart, el autor americano de " Operación Control Mental " , afirma que en 1989, al menos un grupo de mujeres inglesas sirvió de cobayas a la (Defensa de guerra)?? de algunas clases de rayos microonda EHF. Según las declaraciones de Bowart, estas experiencias sobre no americanos están cubiertas por la Casa Blanca. Esta afirmación de Bowart recibió toda su credibilidad desde las experimentaciones salvajes de control mental efectuadas por la CIA, que fueron aplicadas por el famoso psiquiatra Ewen Cameron sobre canadienses de Montreal, una vez más, no ciudadanos de los Estados Unidos, y por lo tanto sacrificables. Síntomas específicos aparecieron en mujeres inglesas que se expusieron a estos rayos cuando se manifestaban contra las armas nucleares y las consecuencias de los residuos en Inglaterra. Estos síntomas son los siguientes:
1. Ciclos mensuales irregulares 2. abortos 3. problemas ginecológicos 4. Quemaduras de la retina 5. Problemas auditivos 6. Tumores de crecimiento rápido.
En esta época, manifestándose se habían confinado de manera prolongada, bajo tiendas de campaña, de dónde se irradió bajo un ángulo de emisión de ondas, seleccionado para crear perjuicios a largo plazo más bien que graves efectos y mortales a corto plazo.


Detectar las armas:

Desgraciadamente para estas mujeres inglesas, no existe ningún aparato accesible al público para detectar un bombardeo psicotrónico. En Australia, existe un aparato en Dick Smith bajo el nombre de Detector de fugas de microondas. En su origen, estaba destinado a rodear la junta de caucho de los hornos a microondas, para detectar las posibles fugas de radiaciones. Si se detectaba una fuga, era necesario entonces cambiar la junta urgentemente. El detector de fuga de microondas es direccional, y es capaz de recoger una emisión de onda psicotrónica tan leve como un milivatio por centímetro cuadrado. Es pues muy sensible. Investigaciones médicas en los Estados Unidos demostraron también que una exposición prolongada a fugas de baja intensidad, pueden causar problemas serios en los ojos, como las cataratas. Las investigaciones se refirieron a un grupo de mujeres que se había expuesto a tales fugas de microondas en el lugar de trabajo, por meses y meses. Para cada caso, el nivel de perjuicio es proporcional a la distancia del horno microonda de dónde procede la fuga.
En el caso de estas manifestantes inglesas, Bowart sugirió que cubrieran sus tiendas de hojas de aluminio. Lo hicieron y los efectos cesaron inmediatamente. Con un mínimo de protección posible, las radiaciones de ondas psicotrónicas pueden desviarse de la misma manera que una hoja para la cocción en aluminio colocada sobre un plato en un horno, refleja las ondas impidiendo así la cocción de los alimentos. El hecho de que las microondas cocinen los alimentos con vibraciones que agitan las moléculas en vez de calentarlas, explica los perjuicios causados a las manifestantes inglesas.

Fte: Artículo de Joe Vialls para la revista New Dawn (GPO Caja 3126 FF, Melburne, 3001 Australia) Mind justice.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...