lunes, 30 de abril de 2012

CIENO ROSA: EL VENENO QUE NOS HACEN COMER

Carne putrefacta tratada químicamente para alimento humano. Como resultado de tratar recortes de ternera y tendones de vaca en una solución de amoniaco en agua surge el ‘cieno rosa’


Una carne que los grandes de la comida rápida rechazan pero el Departamento de Agricultura estadounidense ha comprado masivamente para sus escuelas.                                                                                                     Jamie Oliver, el cocinero estrella de la BBC británica, comenzó allá por el mes de abril una campaña contra el ‘cieno rosa’: “Es una comida para perros que nos están dando a los humanos”, declaraba. Reciéntemente, McDonald’s, igual que antes habían hecho Burger King oTaco Bell, anunciaron que dejaban de utilizarla.          

 Cieno rosa, carne putrefacta tratada químicamente para alimento humano.
Sin embargo, ‘The Daily’ publica que el Departamento de Agricultura estadounidense ha comprado más de 3.000 toneladas de este producto para servir en las escuelas públicas de todo el país. El ‘cieno rosa’ es una mezcla de restos de carne con tendones y músculos de vaca tratados con hidróxido de amonio (también conocido como agua de amoniaco) para, según sus defensores, combatir las intoxicaciones por salmonela o e.coli.                                                                                                                El ‘cieno rosa’ recibió el sello de ‘máximo nivel de seguridad alimentaria’ del Departamento de Agricultura en 2005, bajo el mandato de George Bush jr, aunque quienes se oponen a su utilización afirman que los científicos que dieron el OK fueron presionados para hacerlo.                                                                        Pero lo cierto es que la FAO y la OMS han avalado su uso en cantidades moderadas y el Departamento de Agricultura considera que esta sustancia es vital para mantener la seguridad alimentaria. El hidróxido de amonio libera unos vapores que, en contacto con algunos ácidos, pueden hacerlo mutar a nitrato de amonio, componente de fertilizantes y productos de limpieza, también utilizado en la confección de bombas caseras.                                                                                                                              ‘The Daily’ cita palabras del microbiólogo Carl Custer, que trabajó como inspector de seguridad alimentaria durante 35 años, que dice que es “un producto de alto riesgo” y que, además, “su valor nutricional no es el de la carne. Mi mayor objeción al ‘cieno rosa’ es que no es carne”, señala.  En 2005, el Departamento de Agricultura estadounidense limitó el uso de este producto al 15%, pero los escasos requerimientos de etiquetado en aquel país hacen muy difícil saber si lo estás comiendo o no en la carne que compras. La mayoría de los comedores de carne pueden no ser conscientes de que más del 70% de toda la carne y pollo en los Estados Unidos, Canadá y otros países está siendo tratada con un gas venenoso, el monóxido de carbono. Se puede hacer ver como fresca carne deteriorada desde hace semanas. La industria de la carne sigue permitiendo la inyección de gases tóxicos en muchos de los productos cárnicos que consume la gente sobre una base diaria. Tiempo atrás y aun en muchos lugares, la carne deteriorada se “recompone” con cloro activo (agua lavandina) y algunos sulfitos y nitritos de sodio, altamente nocivos para la salud. La pregunta es, ¿cuántas personas se han enfermado por esta carne químicamente alterada que se vende a las familias de todo el mundo?. El monóxido de carbono(a menudo denominado como CO) es un gas incoloro, inodoro, insípido, una mísera molécula de oxígeno lejos del dióxido de carbono que todos exhalamos. Pero esta molécula, hace una gran diferencia en cosas muy  malas para el cuerpo humano a concentraciones muy bajas. El CO es tóxico porque se adhiere a la hemoglobina, una molécula en la sangre que transporta generalmente el oxígeno. Cuando las personas están expuestas a niveles más altos de CO, el gas ocupa el lugar del oxígeno en el torrente sanguíneo y causa estragos. Exposiciones leves significa dolores de cabeza, confusión y cansancio.
Carne podrida es “tratada” para hacer que se vea fresca en algunos supermercados.

Exposiciones más altas significa inconsciencia y la muerte, e incluso aquellos que sobreviven a la intoxicación por CO pueden sufrir graves consecuencias neurológicas a largo plazo. El canadiense Meat Packers Council recomienda que la temperatura interna de la carne no supere 4 grados Celsius ó 39 grados Fahrenheit. Que también ha sido definida por otros reguladores internacionales de la carne como la mejor temperatura de almacenamiento de la carne. Incluso un pequeño aumento de uno o dos grados puede causar un gran aumento del crecimiento bacteriano. Por ejemplo, un aumento de la temperatura de 1,5 grados Celsius a 2 grados Celsius, reduciría la vida útil de la carne a la mitad. Sin embargo, mantener la carne a estas temperaturas es muy difícil para los minoristas de comestibles. La temperatura de la superficie real de la carne fresca a menudo es mucho más alta de lo que muestra el termómetro de la vitrina, debido a la radiación UV de la iluminación de la vitrina que penetra en el envasado de la carne y calienta la superficie al igual que el sol puede causar una quemadura en un frío día de invierno. Varios estudios han encontrado que la temperatura interna de la carne en las vitrinas es superior a 50 grados Farenhati (10 grados C), que es 10 grados más alta que la temperatura recomendada. La carne por lo tanto se descompone muy rápidamente, por lo que la industria de la carne invierte mucho en el envasado en atmósfera modificada utilizando el gas de monóxido de carbono para prolongar la vida útil y resistencia al deterioro .


En un sistema de monóxido de carbono, con niveles bajos de oxígeno, el monóxido de carbono reacciona con la mioglobina y da a la carne un color rojo brillante. La mezcla con bajo oxígeno limita artificialmente el crecimiento de los organismos de descomposición que son comúnmente causados por el aumento de los niveles de calor en las vitrinas.                                                                                                                                                       Así que, aunque el monóxido de carbono es un gas que puede ser fatal si se inhala en grandes cantidades, la industria de la carne insiste en que no es perjudicial para la salud humana cuando se ingiere a través de envases atmosféricos.  Esto no es cierto, puesto que la bacteria C.perfringens, es la tercera causa más común de enfermedades transmitidas por alimentos, se ha comprobado que se desarrolla en lo que se considera “carne fresca” en los supermercados aun cuando está dentro de las fechas de caducidad de las etiquetas. Marissa Cattoi un técnico de laboratorio que analiza muestras de carne para una agencia de seguridad y salud dice que las bacterias se encuentran comúnmente en la carne fresca comestible. “Comúnmente las pruebas de bacterias C.perfringens aproximadamente la mitad de los productos cárnicos frescos que llegan dan positivo a pesar de que están dentro del plazo de caducidad. El 100% de estos casos provienen de los empaquetadores que adoptaron métodos atmosféricos de embalaje, tales como la utilización de gas de monóxido de carbono”, afirmó. Los Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido, muchos países europeos y latinoamericanos utilizan en la actualidad las prácticas de envasado atmosférico para evitar que la carne se eche a perder. Natasha Longo tiene un máster en nutrición y es consejera de nutrición y adaptabilidad certificada. Ella ha sido consultora sobre políticas de salud pública y adquisiciones en Canadá, Australia, España, Irlanda, Inglaterra y Alemania.


FUENTE:http://noticias.lainformacion.com  Teatrevesadespertar.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...