domingo, 29 de julio de 2012

DESINTEGRACIÓN SOCIAL DESPENALIZACIÓN DE DROGAS



Conceptos de la atrocidad jurídica que se va a cometer. Mostramos a la sociedad la letra chica del proyecto consensuado

PLANTA DE CANNABIS
CRISTAL
  










Por estos días se habla desde el Congreso Nacional sobre los adictos como ciudadanos de segunda carentes de derechos, cuya única protección está en las manos de los bondadosos legisladores que despenalizarán la tenencia de todo tipo de sustancias.
El debate que debía haberse planteado entre médicos y psicólogos, entre madres y directivos de centros de rehabilitación se dio solamente entre políticos del legislativo y doctores del poder judicial ausentes de toda claridad galena, tan necesaria para este tipo de debates, seguramente para los problemas cloacales llamarán a filósofos y para cuestiones constitucionales a plomeros matriculados. Se cansaron en el Congreso Nacional los despenalizadores de decir que la cuestión de la adicción a las drogas era un tema estrictamente médico y el único médico psiquiatra al que se le permitió la palabra, Wilbur Ricardo Grimsom fue interrumpido y vituperado en distintos momentos de su alocución por el solo hecho de estar en contra de la bestialidad que proponen como solución los legisladores progresistas. Al consumidor de drogas se lo intenta presentar como un ser normal que en lugar de café, té o gaseosa elige consumir sustancias hasta hoy prohibidas, sin embargo quienes conocemos en profundidad el comportamiento de cerebros obnubilados por sustancias, advertimos sobre los mecanismos autodestructivos con que construyen su vida.
Las drogas adormecen la parte frontal del cerebro, que es la encargada de inhibir los instintos animales del ser humano, al estar bajo los efectos de sustancias el consumidor tiene actitudes que jamás hubiera pensado tener si no hubiera estado bajo los efectos de sustancias.
El adicto es peligroso para sí mismo y para terceros, cosa que el mundo médico conoce a la perfección y darle la posibilidad al enfermo de contar con su plantación de marihuana hará acelerar los estragos de su enfermedad a límites insospechados. Habrá que agregarle a esto la falta de espacios de atención médica gratuita y de internación en todo el territorio nacional. Los legisladores han acordado que la tenencia de drogas no será punible, la “entrega gratuita” de sustancias no tendrá reproche jurídico alguno y la producción de marihuana gozará de todas las libertades sin especificar cantidades, en consecuencia un genocidio

PASTA BASE
ÉXTASIS
TEXTO COMPLETO

Proyecto de Ley consensuado, que modificará la actual Ley de drogas 23.737, la que protege el trasporte, el contrabando, la producción de todo tipo de sustancias y la venta minorista de drogas.
Los diputados nacionales  se disponen a dar media sanción al Proyecto de Ley que resguarda a quien siembra, cultive y/o acopie semillas para producir o fabricar estupefacientes de cualquier índole. Indica taxativamente que si no se pone en peligro a terceros, el individuo podrá producir sembrar y cultivar cualquier tipo de droga. Aplica penas excarcelables para quienes adquieran precursores químicos y materia prima, como por ejemplo, la Pasta Base para fabricar cocaína, o efedrina para fabricar Crístal y Éxtasis. Salvaguarda a quien fabrica o produce estupefacientes siempre que no se compruebe su comercialización. Nadie monta un laboratorio de cocaína para consumir un gramo el sábado. La sanción prevista para quien comercialice es excarcelable. Resguarda a quien tenga y/o almacene estupefacientes, sin importar su cantidad. Si fuera con fines de comercialización la pena es excarcelable. Permite la distribución de drogas sin fijar volumen, siempre y cuando el distribuidor no cobre el producto. El trasportista de drogas, sin importar la cantidad que traslade, será protegido, dado que no comercializa el producto, solo lo lleva de un punto a otro.
Libera de reproche jurídico al que tenga plantas de marihuana, las almacene, trasporte o distribuya, sin importar su volumen, siempre y cuando no las comercialice. Si las comercializa tendrá una pena excarcelable. Afirma que si la entrega de cualquier droga fuera ocasional, a título gratuito y para uso personal a un mayor de edad no tendrá pena alguna. Se aclara que ésta entrega no debe dañar a terceros, pero la simple entrega de drogas daña inexorablemente al receptor, violando en ese acto el artículo 19 de la Constitución, que se intenta defender.
En otras palabras el proyecto de ley consensuado, permite violar la Constitución Nacional sin ningún tipo de recriminación jurídica; es más, este proyecto defiende la violación del artículo 19 de nuestra Carta Magna. En este proyecto consensuado, no se menciona que ocurre con la entrega gratuita u onerosa de drogas a menores de edad, por lo cual deducimos que la provisión de drogas a menores está permitida a partir de la sanción del presente proyecto de ley.
El individuo que trafique materia prima tiene una doble protección, por un lado la justicia deberá probar que traslada esos elementos para la producción de drogas, pero además debe quedar claro que el pensar hacer algo no constituye delito alguno en la legislación argentina.
Así mismo, el traficante de drogas en cualquiera de sus escalas no sufrirá pena de cárcel hasta tanto el tribunal compruebe que esos elementos serán utilizados para comercializar o fabricar estupefacientes. En el artículo 12 de la Ley 23.737 que será derogado, habían 2 incisos que sancionaban la preconización o difusión pública del uso de estupefacientes, penaban a quien indujere a otro a consumir drogas y sancionaban al que usare con ostentación y trascendencia pública drogas, con la modificación el artículo, queda permitido preconizar y difundir públicamente el uso de drogas y estará autorizado el uso de estupefacientes con ostentación y trascendencia pública. La inducción al consumo de drogas a un menor de edad es sancionada con una pena de 1 a 3 años de prisión en suspenso. Para decirlo de otra manera, quien induzca a sus hijos a consumir drogas no irá a la cárcel. Además en la presente modificación no está prevista pena alguna para quien entregue drogas a un menor de edad. La tenencia de drogas queda despenalizada dejando en libertad de acción a los vendedores minoristas de drogas.
Todos los artículos referidos a la rehabilitación de personas con problemas de adicción quedan derogados. El Estado se desentiende de la atención del adicto, que deberá costearse su propia atención en caso de que desee recuperarse.
                                                                         
 Asociación Antidroga de la República Argentina
                                                                                   www.asociacionantidroga.org.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...