lunes, 17 de septiembre de 2012

¿ES QUE EN ESPAÑA NO QUEDAN YA NI PATRIOTAS NI HOMBRES?

CONVOCATORIA 12 DE OCTUBRE CONTRA LA INDEPENDENCIA 
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=432671576769757&set=a.277306918972891.58403.129216843781900&type=1&theater

Mientras el futuro político y económico de España se hunde en un abismo cada vez mas profundo, un presidente mentiroso y cobarde antepone con una desvergüenza y un cinismo sin límites sus intereses personales y electorales a los intereses nacionales, mientras se esconde ante el mayor desafío independentista de la Historia de España.
Un desafío que ignora y desprecia totalmente al Rey, al Gobierno, a las Leyes, a la Constitución y a la voluntad de 46 millones de españoles. Y todo basado en dos gigantescas mentiras que este Gobierno de irresponsables no ha desmontado, exponiendo la verdad a los catalanes y a los españoles. El “España nos roba”, cuando es exactamente lo contrario y “Cataluña sería mucho más rica si se independiza”, patrañas que el pueblo peor informado, menos libre y mas alienado de Europa se ha creído, cuando la realidad sería que si se independizaran perderían un tercio de su renta, lo que situaría a Cataluña al mismo nivel de Portugal y por debajo de Grecia y Chipre, cifras que el Gobierno debe poner encima de la mesa ya mismo para desmontar este gigantesco fraude.
Igual que debe explicar a los ciudadanos que, como señalan Moody´s y S&P, una Cataluña independiente “por su debilidad económica -se ha convertido en una región de ocio y congresos- no podría superar el non investment grade”; que desde 2009 la Generalitat viene cometiendo un gigantesco fraude contable, para falsear la verdad de un saldo fiscal positivo de 4.015 millones, para lo que suman los IVAs pagados desde fuera de Cataluña como aportación catalana y reduciendo a la tercera parte -de 7.118 a 3.268- lo que gasta el Estado en Cataluña. Un fraude contable sin precedentes ante el escandaloso silencio de la Hacienda española que no se toma en serio este tema gravísimo. Tampoco les explican que el superávit comercial de Cataluña con el resto de España es de 23.000 millones de euros, y que el 70 % de las inversiones en Cataluña se financian con dinero de sus cajas fuera de Cataluña. Finalmente, otro tema esencial que los separatistas ocultan es que, en caso de secesión, Cataluña debería hacerse cargo de la parte de deuda proporcional a su PIB: 200.000 millones de euros que, unida a la suya propia de 45.000, obligaría a esa Cataluña independiente a empezar su andadura con un ratio de deuda del 144%.
Veamos ahora los gastos e ingresos de una supuesta Cataluña independiente: 12.000 millones de intereses de la deuda; pensiones y otro gasto social, 21.800 millones; clases pasivas parte catalana, 2.800 millones; coste Estado actual (según el Presupuesto de 2012 de la Generalitat, con sus 253 entidades más ayuntamiento), 37.000; que más 6.000 dan un resultado de 43.000 millones. Hay que seguir sumando. Más déficit según presupuesto 10.500; más coste adicional como estado propio, 10.000 millones. Resultado: el coste total de una Cataluña independiente es de 99.500 millones, más otros 30.000 de vencimientos de deuda. El PIB bajaría 65.000 millones, pero seamos optimistas y supongamos que solo baja 30.000: lo más que podrían obtener por impuestos aplastando fiscalmente a los catalanes -quitándoles el 50 % de su renta- serían 85.000 millones en el mejor escenario y 67.500 en el peor. Cataluña esta quebrada, tendría que despedir al 75% de sus empleados públicos. ¿Pero cómo es que este Gobierno de irresponsables y memos no ha publicado estas cifras elementales y al alcance de cualquiera en todos los medios de España, y dejan que unos golfos engañen vilmente al pueblo catalán?
Ha pasado ya el tiempo de “hablando se entiende la gente”
Dicen que hay que hablar, y que hay que hablar hasta la extenuación. Es lo mismo que hemos hecho en el pasado y los nacionalistas han incumplido todo. Hoy ya no hay nada que discutir. CiU solo aceptará dos opciones, dotar a Cataluña de estructura de Estado y convertir al resto de España en su colonia económica, o la independencia. España ha llegado al límite de cesiones y de indignidad. CiU se ha echado al monte y se ha situado fuera de la Ley en abierta rebelión contra España y eso no se puede tolerar ni un minuto más. Porque España está a punto de saltar por los aires, porque los nacionalistas no pretenden solo la secesión de Cataluña, proponen la secesión de lo que llaman “les Pays Catalans”, es decir, Valencia, Baleares y Aragón, a las que piensan anexionar por la buenas o por las malas, y luego el País Vasco que también pretende separarse pero llevándose también, quiera o no quiera, a Navarra.
¿Pero qué clase de monarca y que clase de Gobierno son capaces de tolerar la rebelión de un grupo separatista y el engaño masivo a todo un pueblo sin abrir la boca?, ¿por qué hemos de vivir de rodillas, excarcelar a asesinos, o entregar 5.000 millones de euros -que se añaden a otros 5.500 ya entregados- para pagar las nóminas de quienes acaban de quemar nuestra bandera, insultar a la patria española y aceptar sin más la secesión?, ¿por qué hemos de tolerar a los grandes empresarios catalanes que nos sigan expoliando con sus monopolios, cuando no han dicho una palabra contra esta infamia convertidos así en cómplices directos ?
El Rey y Rajoy tienen la obligación grave de llamar a capítulo a estos empresarios, que realizan entre los dos tercios y el 75 % de su negocio fuera de Cataluña, y llamarles ya, y obligarles a pronunciarse: o con España o contra España. Decirles que o sacan de Cataluña sus sedes sociales o se van de España. Pero lo más importante es que el próximo jueves Rajoy tiene que explicar a un enloquecido Mas, que ni pacto fiscal ni referéndum, y que si van a ello se entraría en el supuesto del Art.155 de la Constitución y, en cumplimiento de la Ley, la autonomía catalana sería derogada. Si por el contrario el cobarde de Rajoy no lo hace ni tampoco el Rey, cuyo silencio resulta clamoroso, ambos y todos aquellos altos cargos civiles y militares que han jurado defender la Constitución y la unidad de la patria deberán ser detenidos y juzgados por alta traición.
España hoy, con un Rey, una casta política y unas instituciones a quienes solo importan sus miserables intereses personales, parece definitivamente sentenciada a morir sin ni siquiera defenderse. ¿Hasta cuando todo un pueblo puede contemplar impasible la destrucción y la ruina de su nación, de su futuro y del futuro de sus hijos? Y uno se pregunta asombrado ¿es que en España ya no quedan ni patriotas ni hombres?
La larga saga de gobiernos irresponsables o traidores
¿Y cómo se ha podido llegar hasta aquí?, ¿cómo ha podido perpetuarse esta saga, la mas larga de la Historia de España, de mentirosos, irresponsables y/o traidores? La iniciaría Suárez, un mediocre cortoplacista sin el menor sentido del Estado, que sentaría las bases de la desintegración y el desastre con el “café para todos” primero, y restaurando después un fuero fiscal medieval al que se oponía Paco Fernández Ordóñez, que deseaba una Hacienda única para todos los españoles, porque los cabezas de fila de UCD -Marcelino Oreja y Sahagún, en Guipúzcoa y Vizcaya- le presionaron con la increíble tesis de que, si no lo hacía, ellos perderían las elecciones, instaurando así un expolio inaceptable que hace que el País Vasco pague hoy a la hacienda española 8.000 millones de euros anuales menos de lo que le correspondería en el régimen común, incluyendo los IVAs de productos vascos (70%) vendidos fuera de la región pero que se ingresan en las diputaciones vascas y de los que se apropian en casi su totalidad.
Saga continuada y ampliada por González, que en 1984 en lugar de formar una coalición de gobierno de izquierdas con el PSUC, ERC y PSA (52,8% de los votos) prefirió ceder el poder a Pujol y Familia S.L. (27,8 % de los votos), un conjunto intrigante, desleal y sin escrúpulos que iniciaría la senda de la secesión con el “España nos roba”, cuando eran ellos, los nacionalistas, quienes robaban a los catalanes a manos llenas con mordidas del 3, del 10 y del 15 %. Luego Aznar que, en vez de dar marcha atrás, cometería el error histórico de transferir la Justicia, la Sanidad y la Educación, cuando la Educación es lo primero que hay que rescatar si se quiere consolidar la unidad de España. No es de extrañar que después, como en Cataluña donde desde niños se lava el cerebro de los ciudadanos diciendo “somos una nación”, algo que jamás han sido, y “España nos roba”, el tema se les vaya de las manos.
Luego Zapatero -el indigente mental que negaba la realidad de España- junto a su mano derecha, Rubalcaba, pasaría de las cesiones irracionales a la alta traición, rindiendo España a una banda de asesinos completamente derrotada, a la que entregaría el Gobierno de Guipúzcoa y abriría el Parlamento de la nación que quieren destruir; y alentando y aprobando un Estatut abiertamente inconstitucional que convierte a España en una colonia política y económica de Cataluña. Y ahora Rajoy, un cobarde patológico a quien como acertadamente denunciaba el Financial Times, no le importa España sino solamente “lo suyo”, y que continúa y amplía la traición de Zapatero incumpliendo todas sus promesas y llevando al país a la ruina por su desastrosa incompetencia.
Rajoy: primero lo mío y España que espere
Centrándonos en lo inmediato -que también clama al cielo- en su afán de no ser aplastado en Galicia, lo que sería su fin, Rajoy ha dejado claro que repetirá el disparate de los Presupuestos Generales del Estado de 2012 y aplazará decisiones esenciales en función de sus conveniencias políticas. Y acto seguido ha ordenado a Montoro mentir masivamente sobre el déficit autonómico. Dice que las Comunidades Autónomas acumularon un déficit en junio de 8.063 millones ¡Pero cómo puedes ser tan tramposo Cristóbal! Mira por donde tengo delante las cifras de Valencia, a la que adjudicas un déficit del 0,3 % equivalente a 300 millones. El déficit de Valencia a junio era de ¡3.100 millones! Y el caso de Valencia no es único por lo que es lícito hacer una extrapolación: si Valencia es el 9,8 % de España, el déficit conjunto de las CCAA es de unos 31.000 millones y la estimación fin de año de 60.000, teniendo en cuenta el nuevo IVA (o sea el 5,8 % del PIB) y faltan Estado, ayuntamientos y Seguridad Social. La estimación de déficit 2012 a día de hoy supera el 10 %, los gastos no se han reducido -intereses, paro, pensiones… son mucho más- y los ingresos fiscales y sociales se han hundido.
Y ahora el colmo de la infamia: nos subirán impuestos en 2.700 millones y quitarán la tarifa protegida de la luz a millones de hogares españoles, para pagar a los amigos de Montoro, el lobby de las renovables, cuyas acciones se han disparado. Un caso inaudito de presunta prevaricación, pues Montoro que ha sido su asesor tenía que haber sido apartado de esta decisión. Esto ya no es un país es Ali Babá y los 400.000 ladrones. Solo hay ya una respuesta posible: Echar al monarca, a Rajoy y a la casta como sea y plantar cara a los nacionalistas y a los empresarios que les apoyan, con la Ley y la Constitución en la mano.

Por Roberto Centeno
Almahispana
Para mayor profundidad en el tema recomendamos ingresar a https://www.facebook.com/almahispanae

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...