viernes, 21 de septiembre de 2012

SI UD ESTÁ A FAVOR DE LAS LEYES DEL ABORTO VEA LO QUE HAY DETRÁS.¿Y LOS D.D.H.H.? LA INDUSTRIA DE LOS BEBÉS ABORTADOS



Fetos abortados están siendo diseccionados vivos, almacenados y vendidos en piezas para alimentar una vasta empresa de investigación. El doctor entró en el laboratorio y colocó un perol de acero en la mesa. "Aquí tiene unos buenos ejemplares", dijo. "Gemelos." La ayudante miró a un par de fetos perfectamente formados, de unas veinticuatro semanas, que se movían y boqueaban en busca de aire. Excepto por unos pocos cortes de las tenazas quirúrgicas que les había extraído, parecían intactos. "Hay algo equivocado aquí," tartamudeó la ayudante. "Se están moviendo. Yo no hago esto. No está en mi contrato." Ella vio al doctor tomar una botella de agua esterilizada y llenar el perol hasta que el agua cubrió las bocas y narices de los bebés. Entonces ella abandonó la habitación. "Yo no quería mirar a aquellos fetos moviéndose," recuerda. "Fué entonces cuando decidí que aquello no estaba bien." La ayudante de laboratorio utiliza el pseudónimo "Kelly". Da la espalda a la cámara, lleva una peluca, y su voz está electrónicamente modificada pues dice que teme por su vida. Hasta hace unos pocos meses, Kelly trabajaba para una empresa de Maryland llamada "Anatomic Gift Foundation". Su trabajo consistía en conseguir tejidos de fetos para la investigación. Ella trabajó en una clínica de planificación familiar que era también miembro de la "National Abortion Federation". Su entrevista apareció en el número de Mayo de 1999 del vídeo-magacín "Life Talk", el primero de una serie mensual de videos realizada por "Life Dynamics Inc.", (1) un grupo pro-vida establecido en Denton, Texas, que admite tener espías trabajando en clínicas abortivas para descubrir sus secretos más estrechamente guardados. El grupo publica las evidencias documentales que ha reunido desde que Kelly se les acercó casi dos años antes.
  
"Life Dynamics" tiene docenas de notas de pedidos de investigadores, solicitando partes fetales, listas de precios para órganos y tejidos fetales, y formularios de consentimiento de donación para mujeres que van a abortar. Todo ello facilita una horrible vislumbre de un vasto tráfico de tejidos humanos de bebés que son abortados, y algunas veces diseccionados en vivo, para saciar la fulminante y multimillonaria industria biotecnológica. El tráfico en tejidos se extiende por todo el mundo dentro de respetados y autorizados laboratorios. La investigación misma es usualmente para laudables fines, desde ayudar a los niños prenatales a sobrevivir hasta curar la enfermedad de Parkinson. Pero el tráfico, de miles de millones, provoca muchas preguntas de carácter ético: ¿Algunos seres humanos están siendo matados para beneficiar a otros? ¿Están siendo explotadas las mujeres para sostener los bancos de tejidos? Quién se está beneficiando de este tráfico? ¿Y cuáles son las implicaciones sociales de su existencia? No es material de ciencia-ficción, los clones humanos, las matrices artificiales y los cruces de las especies humana y animal son ahora serias posibilidades. La procreación asexuada es ya una realidad con la fertilización in vitro. La reproducción selectiva de seres humanos es habitual gracias a la selección de embriones y las "interrupciones genéticas". Y los trasplantes de células cerebrales en seres humanos tienen financiación gubernamental. Todos estos empeños cuentan con los fetos abortados. Los científicos han usado tejido fetal en la investigación al menos desde los años treinta, dice la investigadora de Pittsburgh Suzanne Rini, autora en 1993 del libro "Más allá del aborto: Una crónica de la experimentación fetal". Hace treinta años, cuando las leyes sobre el aborto se estaban relajando y algunos abortos en el segundo y tercer trimestre de gestación se estaban realizando por histerectomía (esencialmente, una cesárea), los experimentos sobre fetos vivos eran tecnología de vanguardia. Geoffrey Chamberlain recibió un premio profesional por una investigación (bosquejada en la edición de Marzo de 1968 de "The American Journal of Obstetrics and Gynecology, en la cual tomó fetos abortados vivos, los adhirió a una placenta artificial, los perfundió para ver si podía hacerlos vivir, y luego los tiró. Nadie objetó nada. Fue poco después de este artículo, señala Mrs. Rini, cuando el "Cambridge Evening Post" presentó una historia sobre Lawrence Lawn, un físico quien se las arregló para provocar controversias cuando se supo que se estaba surtiendo de fetos vivos de una clínica privada para abortos. "Nosotros estamos simplemente permitiendo que algo que está destinado al incinerador, beneficie a la Humanidad," dijo, complaciendo a un fotógrafo con un retrato de él mismo en pie cerca de un agonizante feto suspendido en un tanque de perfusión. Sin embargo, aún el Dr. Lawn creía que había límites. "Por supuesto, no soñaríamos con experimentar con un niño viable. No consideraríamos que esto estuviese bien." Con la legalización del aborto en los setenta, la investigación fetal se convirtió, en palabras de un moralista, en una "oportunidad dorada" para los investigadores. El público casi nunca oye nada acerca de la experimentación fetal. Pero hacia los ochenta, algunas de las más macabras investigaciones estaban siendo financiadas públicamente. Mrs. Rini relaciona experimentos, desde la perfusión de atravesados corazones palpitantes de fetos con adrenalina y cafeína, hasta trasplantes de tejido ocular e injertos de piel. El Dr. Bernard Gondos de la Universidad de Connecticut en Farmington, en cuya investigación sobre gónadas fetales se describió la mayor parte de sus ejemplares como "previable muerto", lamentó tener que importar fetos de fuera de Estados Unidos. La Dr. Karen Holbrook de la Universidad de Washington recibió una beca de 239.740 dólares en 1984-85 por su trabajo sobre "Biología de la piel fetal" usando fetos de uno, dos y tres meses.

 Ella dijo a Mrs. Rini: "Dichosamente no han nacido vivos. Es mejor evitar eso. La piel es tomada después de la muerte del feto." Interrogada sobre si las enfermedades de piel que ella estaba tratando de diagnosticar prenatalmente eran fatales, Dr. Holbrook replicó, "No, pero arruinan tu vida." Hacia los ochenta los trasplantes se habían consolidado, y el tejido fetal, que crece rápidamente y tiene menos facilidad para provocar una reacción inmunológica en un receptor, fue cada vez más codiciado. Trasplantes de tejido fetal se convirtieron en parte de los esfuerzos para tratar la diabetes, la enfermedad de Huntington, ceguera, daño de la médula espinal, enfermedad de Parkinson, leucemia y más. En 1988, el Presidente de Estados Unidos George Bush prohibió la financiación federal de trasplantes desde fetos humanos a seres humanos. Esta acción fue generalmente confundida con una prohibición de toda investigación sobre tejido fetal; de hecho, la mayor parte de tal investigación continuó sin impedimentos. En cualquier caso, el primer acto oficial de Bill Clinton como Presidente en 1993 fue anular la prohibición. La gente estaba pidiendo ser tratada con fetos. El abogado de California Joan Samuelson había fundado la "Parkinson Action Network" (PAN) en 1990 para presionar por un fin de la moratoria. "¿Levantar la prohibición nos salva a tiempo?" preguntó cuando fue abolida, y comenzó a presionar por un intensivo y subvencionado proceso de evaluación de la investigación en trasplantes de tejidos fetales. Los trasplantes de tejido cerebral de fetos tempranos (usualmente abortos de menos de diez semanas) en los pacientes de Parkinson han atraído la máxima atención pública hacia la investigación de los tejidos fetales. En 1990 los resultados de los trasplantes del equipo de investigación de Olle Lindvall en cuatro pacientes suecos fueron aclamados como "prometedores" debido a que un receptor pareció haber mejorado notablemente. Los otros pacientes no fueron controlados el tiempo suficiente como para determinar los efectos de los injertos. En el advenimiento del nuevo milenio las células de embriones están en la vanguardia de la investigación del tejido fetal. Los moralistas están ya distinguiendo entre usar embriones humanos "sobrantes" de la fertilización in vitro y embriones humanos creados específicamente para la investigación. Los embriones "cultivados" son capaces de diferenciarse en muchos tipos de tejidos y están siendo proclamados como nuevas fuentes de órganos enteros para donación, y de clones humanos. Por luminosa que toda la investigación pueda parecer, otros aprecian un lado oscuro. No hay ninguna ley sobre recogida de tejido fetal, solamente pautas. Los investigadores son libres para observarlas o ignorarlas. Y donde las leyes existen -tal como aquellas contra el infanticidio y la venta de tejido humano- hay caminos para evitarlas, y algunas veces son transgredidas abiertamente. Kelly explica que la clínica abortiva de planificación familiar donde ella estaba trabajando recibió unos honorarios de servicio de la "Anatomic Gift Foundation" por sus "donaciones" de tejidos. "Nosotros nunca fuimos empleados de una clínica abortiva," explica ella. "Nosotros teníamos un contrato con una clínica abortiva que nos permitía entrar... para conseguir tejido fetal para la investigación. Nosotros debíamos coger una lista creada cada día para indicarnos qué investigadores de tejidos, industrias farmacéuticas y universidades estaban interesados. Entonces debíamos ir y mirar los gráficos de paciente. Debíamos rechazar a cualquiera que tuviese STDs o anomalías fetales. “Tenían que ser los más perfectos ejemplares que pudiésemos dar a los investigadores por el mejor precio al que pudiésemos vender."  Los fetos oscilaban en edad desde siete semanas hasta 30 semanas y más. Habitualmente, Kelly recogía tejido de 30 a 40 fetos "tardíos" cada semana. "Estábamos recogiendo ojos, hígados, cerebros, timos, y especialmente sangre cardíaca... aún sangre de los miembros, que debíamos coger de las venas," ella añade. Los investigadores utilizaban sus propias firmas de transporte: "UPS, Fedex o un correo especial," añade. "Nosotros debíamos colocar aquello en una caja y facturarlo como carga normal. Algunas veces podía ser un feto íntegro o podía ser una colección de ojos o 30 a 40 hígados saliendo ese día, o timos. Cualesquiera fuesen, había cantidades masivas saliendo." Para apoyar esta denuncia "Life Dynamics" aporta copias de docenas de notas de pedido de partes fetales efectuadas por investigadores de Norteamérica. Contienen nombres de investigadores, universidades y compañías farmacéuticas, números de teléfono para el día y la noche, números de albaranes, el tipo de tejido requerido, edad de gestación de los fetos preferida, y otros detalles. "Estos investigadores no desean ver el bebé entero," dice Dzintra Tuttle de "Life Dynamics" En su video, "Life Dynamics" pregunta a Kelly si los abortistas en la clínica alguna vez alteraron deliberadamente la tramitación para conseguir el tejido. "Sí," replica. "Todos los pulmones, los brazos, la cabeza, la cavidad torácica, nunca estaban dañados. Estaban completamente intactos. Algunas veces, el feto parecía estar muerto, pero cuando se abría la cavidad torácica “se podía ver al corazón latiendo." La clínica utilizaba la técnica del aborto por nacimiento parcial para embarazos avanzados: el doctor agarra la pierna de un feto con tenazas y saca el bebé entero, excepto la cabeza, fuera de la madre, los pies primero y la cara hacia abajo. Luego perfora la base del cráneo con tijeras, inserta una cánula y succiona el cerebro, y luego extrae la cabeza. Es un procedimiento de tres días, requiriendo que a la mujer se le aplique laminarias, algas dilatadoras del cuello del útero, con anticipación.

¿Algunas mujeres fueron coaccionadas en el procedimiento? Kelly dice que algunas veces, antes de la cirugía final, "se podía claramente oírlas en las salas diciendo que querían cambiar de decisión”. Rutinariamente, las mujeres debían entrar en período de parto antes de la cirugía final. "Ellos estaban saliendo vivos," dice Kelly. Además del incidente con los gemelos, dice, hubo de tres a cuatro nacimientos con vida en un período de tres a cuatro semanas. "El doctor o bien les rompía el cuello o tomaba un par de tenazas y básicamente golpeaba al feto hasta matarlo." Por increíble que el testimonio de Kelly parezca, otras fuentes lo corroboran. Eric Harrah trabajó en la industria abortiva durante 11 años, abandonándola luego. Dirigió y fué dueño de 26 clínicas abortivas americanas. Los nacimientos con vida, declara a "Life Dynamics", eran el "sucio pequeño secreto" de la industria." "Era siempre muy perturbador, de forma que el doctor debía tratar de ocultarlo al resto del personal," dice, pero es un incidente  difícil de olvidar para él.
La evidencia de la demanda de tejido de fetos avanzados tiene más confirmación que la de "Life Dynamics". "The National Institutes por Health" dirige un "Laboratory for Embryology" en la "University of Washington" en Seattle que tiene un servicio de recogida en las 24 horas en las clínicas abortivas. Donde se han visto avisos que aparecen en Internet, ofreciéndose para "suministrar tejido de embriones y fetos normales o anormales de tiempo de gestación entre 40 días y desarrollo completo, a elección”. Los ejemplares son obtenidos en los minutos siguientes a la extracción... e inmediatamente tratados de acuerdo a las necesidades de los investigadores individuales... Los ejemplares son enviados por transporte rápido. Mark Crutcher, presidente de "Life Dynamics", está ahora convencido que la demanda de órganos de fetos de gestación avanzada es la verdad oculta detrás de la controversia sobre los abortos por nacimiento parcial. Estado tras estado este año, las prohibiciones del aborto por nacimiento parcial escritas en leyes estatales por asambleas legislativas han sido vehementemente atacadas por grupos pro-aborto y anuladas por tribunales. ¿Por qué los abortistas luchan tan duro para conseguirlo?" pregunta Mr. Crutcher. "Todo indica que no debes matarlos con este método. Nada impide conseguir cualquier otra clase de aborto. Todo esto ocurre porque se maximizan los beneficios. Primero, se vende a la mujer un aborto. Luego, se vende el niño muerto que se ha sacado de ella. Pero hay que sacarlo entero o no se tiene nada para vender."




¿Además de los abortistas y los vendedores al por mayor que trafican con partes de bebés abortados, quiénes se benefician de esta investigación fetal? Sobre si las compañías farmacéuticas patrocinan esto, Mr. Crutcher dice: "No creo que haya alguna que no esté comprometida." "Miremos justamente al "Viagra", dice Mr. Crutcher. (Solamente en Canadá, se sirvieron 20.600 de la pequeña píldora azul para la impotencia, importando 1,55 millones de dólares en la primera semana en el mercado) "Esta es justo una señal de la existencia de fortunas esperando que los fabricantes de drogas se ocupen de satisfacer a los del "boom" en su búsqueda de la juventud. Se trata de la generación más saludable de la historia del mundo. Y también la más narcisista. Desean vivir para siempre." Y los fetos son el nuevo material humano de desecho.Nosotros estamos matando a los muy jóvenes para tratar a los muy viejos."
Steven Bamforth es un genetista que dirige un repositorio de tejido fetal en la "University of Alberta Hospital" en Edmonton. El y sus investigadores tienen la difícil tarea de clasificar completamente restos fetales de 10 a 12 semanas de las clínicas abortivas en Edmonton y Winipeg, diseccionar partes reconocibles de los cuerpos como corazones y ojos, extraer ácido ribonucleico y enviarlo a otros genetistas en las Universidades de Toronto y British Columbia. "La Humanidad está siempre ante nosotros," dijo el Dr. Bamforth a este magacín "Si la sociedad dice que esta investigación no es aceptable, por supuesto, nosotros desistiríamos inmediatamente. Esto no es algo que hagamos nosotros con gusto."
Un reluciente folleto a todo color invita a los abortistas a "averiguar cómo usted puede convertir su decisión de paciente en algo maravilloso." Está impreso por "Opening Lines, A Division of Consultative and Diagnostic Pathology, Inc.", traficante al por mayor en partes fetales provenientes de clínicas americanas. Trabajando desde un despacho en West Frankfort, Illinois, el director de la compañía, Dr. Miles Jones, se beneficia de un tremendamente lucrativo tráfico. Su actual lista de honorarios ofrece ojos y oídos por 75 dólares y cerebros por solamente 999 dólares. "Opening Lines" fué fundada en 1989 para "maximizar la utilización de tejidos fetales frescos tratados por nosotros". Ofrece a los investigadores "la más alta calidad, el más asequible y el más fresco tejido fetal preparado para sus proyectos y entregado en las cantidades que usted necesite cuando usted lo necesite." La venta de tejido humano, incluyendo tejido fetal, está contra la ley federal, pero "Opening Lines" enseña a los pacientes qué "simple" es sortearla. Ofrece "alquilar sus facilidades para realizar la recogida... contrapesando los gastos generales de clínica." También ofrece entrenar en la recogida al personal de la clínica y luego, "basándose en el volumen, reembolsar parte o todo su salario de empleados, por lo tanto reduciendo sus gastos generales." El Dr. Jones es obviamente adepto a sortear regulaciones inconvenientes. "Nosotros no pedimos una copia del IRB consentimiento o un resumen de su labor de investigación," advierte a su probable clientela, "y no se le pide a usted que cite a "Opening Lines" como la fuente de tejidos cuando usted publique su trabajo (creemos en la propaganda boca a boca; si a usted le agradan nuestros servicios, lo comunicará a sus colegas)." "Opening Lines" es uno de los dos traficantes al por mayor de partes fetales descubiertos por Mark Crutcher, de "Life Dynamics Inc." El otro es el "Anatomic Gift Foundation" (AGF). Fundado en 1994 por Jim y Brenda Bardsley.
Las fuentes de "Life Dynamics" dentro de las clínicas abortistas adquirieron listas de honorarios de ambas organizaciones. "Opening Lines" es la más detallada de las dos. Un "tronco intacto (con o sin miembros)" cuesta 500 dólares; un hígado 150 dólares, pero hay un "30% de descuento si está sensiblemente fragmentado."
Publicado en español en revista Arbil España.
(1)       La página de  la organización provida denunciante Life Dymanics Inc http://www.lifedynamics.com/  Notivida

1 comentario:

  1. Como los mataría a piñas a todos estos asesinos de mierda, se meten con quien no puede defenderse, hijos de puta

    ResponderEliminar

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...