martes, 16 de octubre de 2012

LOS INÚTILES


              

Todo este sistema informático comunicacional de la posmodernidad flúo está diseñado para confundirnos, para evitarnos el trabajo del pensamiento, para elaborar las pausas de la reflexión, avivar el diálogo, las meditaciones filosóficas, el ocio y la vida intelectual, el descubrimiento de la realidad, de la verdad de las cosas. Fast food, fast think, fast sex, only work, facebook. Más o menos esto es la cultura occidental de hoy estos días. Esto viene a ser el capitalismo, lo que de él queda. Una verdadera porquería. En nuestro caso en particular, los argentinos le ponemos una buena dosis de mitomanía a casi todo, hoy día elevado a la “n”, con el emergente de la crisis de 2001, de una pareja de lúmpenes santacruceños, sobrevivientes de la dictadura militar a costa de la denuncia de sus pares, enriquecidos de forma superlativa durante 40 años, no, no vamos a citar a los escolares de Harvard, en los últimos diez años, tan sólo, las mineras se han llevado, han saqueado nuestras vetas auríferas y argentinas, por 160 mil millones de dólares, los cuales han dejado regalías para la oligarquía peronista en un mínimo de 16 mil millones de dólares (los peronistas son famosos por pedir de un 20% para arriba, en los negociados de cabotaje, convengamos que a las mineras anglosajonas no le pueden ir con tanto desplante) el 50 % para Cristina Elisabeth Wilhelm, hablamos entonces de una fortuna personal con un piso de 8000 millones de dólares. Estas son las cuentas que no le salen ni a Lanata ni mucho menos a Magnetto. Todo esto, claro, con el levantamiento de banderas de Evita y el Che, como si el saqueo los habilitara para la construcción de un relato rotundamente obsceno, redactado en baños públicos por una pléyade de amanuenses, sofistas y cagatintas con la nariz quemada. Sí, es cierto, no es un mandato menor para los argentinos –las Provincias Unidas de América del Sur- haber sido paridos por un cónclave de patriotas liderados por un soldado correntino, el más grande de América. Lo digo hoy, en un día bastante especial, luego de haber visto anoche al reelecto presidente de Venezuela, festejar en Caracas, ante su masa adepta, portando en sus manos transpiradas, el sable de Simón Bolívar, como si le fuera propio. Presidente electo mediante el conteo rápido de una multinacional española, el grupo Indra, empresa proveedora a su vez de sistemas informáticos de la OTAN; sí, era raro esta mañana ver que Hugo Chávez Frías era felicitado por Cuba, China, el régimen español de Rajoy en tercer orden, antes que otros. Convengamos que el candidato opositor de la burguesía venezolana, un invento sionista, de punta a punta, no tenía ni un cuarto del pignet necesario para conmover a Chávez, no se le puede caer una idea seria y superadora a un personaje como Capriles, algo así como un primo de Macri chevere venía a ser Capriles Radonsky. El mismo grupo Indra que viene fraguando fraudes electorales en Argentina desde hace más de 10 años, ante la complicidad y corruptela de una clase política venal e inepta y una tramoya de multimedios monopólicos. No me imagino a ningún político o militar o político militar argentino levantando con sus sucias manos el corvo sanmartiniano luego de haber sido reelecto, vía un notable fraude electrónico tan bien diseñado que ni la oposición lo denuncia, no sabe cómo hacerlo, se asusta cuando los motoqueros de Lina Ron pasan con sus kawasakis de alta cilindrada a los alaridos, portando armas de guerra, tirando petardos, los distraen los ruidos. Se dejan robar, en definitiva, porque las condiciones de la estafa están digitadas desde la metrópoli, el Gran Hermano, que, llegado el caso, también recurrirá al fraude, como ya lo hiciera en el año 2000, con el comienzo del siglo XXI, el del fin de esta era. O acaso vamos a ignorar ahora que los Estados Unidos siguen siendo el principal comprador del petróleo venezolano y que PDVSA, es, a ojos vistas, una sociedad anónima, moderna y neoliberal sociedad anónima, nunca una empresa estatal del petróleo. La tan deficitaria revolución bolivariana que obliga a su único líder y referente político, no hay mandos medios, muere Chávez y termina la historia, digamos que no es una revolución con pies de barro, es una revolución modelo oruga, reptiliana, a tratarse un cáncer en la isla del Caribe, ya que pasados 14 años de gobierno autoritario, no ha logrado tener una unidad sanitaria presidencial confiable; cuando, oh misterios de la medicina moderna, es la Argentina el país de toda América, de norte a sur, con profesionales y sanatorios mejor conceptuados en terapias oncológicas. Mientras tanto, ya que hablamos de uniformes, de uniformados, de soldados de América, las fuerzas armadas de la democracia representativa, gendarmería y prefectura, amotinadas, en procura de un salario digno, con un insólito vocero, ex sacerdote, Raúl Maza, cabo 1º, con tíos y primos desaparecidos durante la dictadura, su padre secuestrado y torturado durante cuatro meses entonces; esa es la genética del “destituyente Maza”, del “gorila y golpista Maza”, del “carapintada Maza”, pasado a disponibilidad durante un fin de semana largo, en donde el régimen populista de CEW, quien no tuvo empacho en reconocer hace dos meses que reclutaban militantes en las cárceles, hace menos de 60 días hablábamos del Vatayón Militante, milicianos delincuentes que en algunos casos cobran hasta 5000 pesos mensuales, pretende reciclarse con un triunfo electoral fraudulento caribeño, al tiempo que no sabe cómo neutralizar la protesta gremial de gendarmes y prefectos, que, de cundir, puede llevar al país a una huelga general declarada por las bases, habida cuenta de que las burocracias sindicales están para otro juego, otra timba, porque 7 mil pesos es lo mínimo que precisa un padre de familia que no es propietario, para sobrevivir con su gente durante 30 días.
El boletín oficial del gobierno de este domingo, Página 12, festejaba la victoria chavista con una tapa a color, haciendo uso de una ironía característica, burlona. La nota central, a cargo de la pluma de Horacio Verbitsky, el jefe político de Nilda Garré, la autora material del engendro del decreto 1307 de agosto pasado que forzó a los suboficiales de Prefectura y Gendarmería a amotinarse, corrijo, porque en esto se equivocó un “especialista” como Aldo Rico, no son amotinados desde el momento que no han abandonado puestos de trabajo, es una protesta laboral de autoconvocados. A ver si nos entendemos, hace casi veinte años que a todas las fuerzas armadas y de seguridad se les paga en negro, como a tantos otros sectores de la administración pública, sí, ahí la Afip no persigue a nadie, ante una catarata de juicios, la Corte Suprema ordenó que esta forma de pago cesara, luego, el engendro de Garré Hnos., gente que siente tanto desprecio por un uniforme como si fueran hijos naturales de un suboficial de marina, gente resentida, soberbia, pero antes que todo, seriamente inepta. Verbistky, antes de pedir una licencia sin goce de sueldo por diez años, tira el guante y opina sobre la neo doctrina de seguridad impulsada por el Pentágono. Y sí, a este doble agente de inteligencia sólo lo provocan intelectualmente estas cosas. Con una foto de León Panetta, el jefe de la seguridad nacional del país más poderoso de la tierra, hasta que los chinos decidan lo contrario, Verbitsky se explaya sobre la cumbre de Punta del Este. Ni se le cruza por la cabeza elucubrar alguna idea original para que Ghana libere a la Fragata Libertad, por ejemplo, cargada con tripulación masculina y femenina de las marinas de guerra de Argentina y Uruguay, menos, que la moción del tratamiento en la cumbre de la Defensa de las Américas, de la cuestión Malvinas, ha sido vetada en el balneario uruguayo por las comitivas de los EEUU y Canadá, nada menos. Porque lo que no responde ni podría hacerlo nunca HV, ya que ni osa inferir la pregunta, es cuál es la hipótesis de conflicto de las FFAA de la Argentina, de cara al Siglo XXI, o, como rebuznara Nilda Garré hace dos años, las fuerzas armadas profesionales de la Argentina, carecen de hipótesis de conflicto, luego, no tienen razón de ser, tan siquiera cumplen una función burocrática, generando en el peor de los casos conflictos laborales. No, para Verbitsky estas cuestiones no son tema, sí, la pérfida pretensión de los EEUU, de disponer que las FFAA intervengan en asuntos de la seguridad interior de las naciones de América, cosa por cierto deplorable, pero, la verdad, a esta altura de la historia, con Siria partida en dos por una guerra civil producto de un diseño de laboratorio, con una operación de prensa internacional montada desde los pasillos del Pentágono y la OTAN, una verdadera antigüedad de la retórica del siglo pasado, la cantinela de los DDHH, hay día manoseados hasta el hartazgo por este gobierno que dispone de un listado ad hoc de víctimas propiciatorias para auto secuestros patéticos en su bitácora de súper agentes del Kaos, manipulando los sentimientos y estados emocionales de la sociedad de la buena gente como si fuéramos ratas blancas de laboratorio con electrodos directo al cerebro, generando unas bochornosas cortinas de humo con un pedorrísimo olor a cuete mojado. Crítica doblemente agravada de HV para con el Pentágono, ya que eso y no otra cosa es lo que han dispuesto ellos - los inútiles -, Garré y su corto séquito, manipulado y digitado por él mismo, Dog Verbitsky, al movilizar a Gendarmes y Prefectos, afectados desde su fundación, hace doscientos años, a la custodia de fronteras terrestres y litorales, para dedicarlos full time al control de la protesta social y la criminalidad en auge, una marca en el orillo de desgobierno del Kirchnerato, dejando, para el caso, las fronteras del NOA hechas un colador para ser filtradas por multimillonarios cargamentos de droga, dando pasto a la narcopolítica, otro baldón del FpV, las blancas manchas del tigre peronista de los últimos 20 años, la mayor parte de su vida inútil. A tal punto el destrato que han tenido con la Gendarmería es aberrante, que hace dos meses, poco tiempo, los usaron una vez más para sofocar la protesta salvaje de Los Dragones en el Chubut, cumplido el trámite, siempre violento, de regreso a Rosario, distancia de casi 2000 kilómetros en ómnibus, el transporte militar volcó y fallecieron diez uniformados; el comentario que no se dejó esperar de los mismos fue, "cuando nos necesitan, nos mandan en avión, cuando nos usaron, nos devuelven en un ómnibus sin mantenimiento". Hace demasiado poco que fallecían en servicio, nunca el destino para el cual fueron creados y para el cual se han formado, diez gendarmes, luego de reprimir una protesta sindical, sí, todo lo desvirtuada que ésta fuera, es otro tema. De qué está hablando HV cuando critica al Pentágono por pretender utilizar ejércitos locales en temas de seguridad interior, si no es otra cosa que los ellos - los inútiles -, están haciendo.
Dos Páginas 12 más adelante, un artículo sin firma, raro en este pasquín en donde todos firman, se explaya sobre la cuestión salarial de los uniformados, citándolo justamente a él, un informe, una suerte de auditoría hecha por HV sobre un 80% de casos de oficiales y suboficiales de Gendarmería y Prefectura, los cuales cobrarían sueldos que van de 5.000 a 80.000 pesos, sí, así lo dice este hombre. El 90% de los Cabos 1º de Gendarmería, como lo es el relegado Maza, ganan casi lo que están reclamando. Cosa de Mandinga. Cosa de Magnetto, diría Eduardo Aliverti, guiñándole el ojo a Morales. La página del artículo de no sé cuál página de Página 12, tiene en el 70% de la superficie del tabloide, una publicidad institucional de la Barrick Gold, a saber, una empresa multinacional anglosajona con sede física en Toronto, Canadá, siendo parte de su staff, en la gerencia financiera, Aaron Rothschild y parte de su lobby de abogados, nada menos que José María Aznar. HV ha vivido toda su vida financiado por la Fundación Ford, tal el sponsor del CELS, pantalla de la CIA para actividades culturales u humanitarias de esta índole, denuncia hecha hace más de una década por el intelectual norteamericano James Petras. Que de ahora en más, sea financiado por el oro argentino saqueado por BG no es un motivo de vergüenza o vindicta, todo lo contrario. Hace dos semanas, el sábado 29 de septiembre, murió sufriendo arresto domiciliario, había sido confiando dentro de las cuatro paredes de su apartamento a fines de marzo, el contraalmirante Carlos Busser, infante de Marina a cargo del Operativo Rosario, el cual recuperó la soberanía de la Patria hace 30 años, dando lugar a la épica más gloriosa de las armas de la Patria contra el Imperio Británico, el enemigo histórico, en nuestros doscientos años de vida semicolonial. Carlos Busser había sido detenido días antes del aniversario de Malvinas, ya que iba a ser el principal orador ante el Cenotafio de los Caídos en la Plaza San Martín. Fue arrestado sin motivo aparente, nunca se la comunicó razón alguna. Fue preso para que no hablara. Un arresto domiciliario, según los modos castrenses, en caso de indisciplina, se cumple con un mes de encierro, pasados siete meses, Busser era conciente que había sido confinado en su hogar hasta su última día. Imposibilitado de expresarse y deambular, de ser libre, opto evadirse de tan cruel destino como lo hacen los grandes, en silencio, gallardamente. Los medios, que siempre mienten, más en estos casos, mintieron una vez más, lo relacionaron a una causa por violación de derechos humanos urdida por Baltasar Garzón hace más de quince años, a partir de la denuncia de un comandante español al servicio de la inteligencia de Augusto Pinochet Ugarte, un mercenario, un espía, causa archivada hacía más de un año; bueno es recordar, que durante la batalla de Malvinas, son los radares chilenos de Punta Arenas quienes baten el blanco del crucero Gral. Belgrano para que fuera hundido por la perfidia británica fuera de la zona de exclusión, asesinando más de 300 marinos argentinos, declarando tácitamente esa guerra. El año pasado lo había anticipado el contraalmirante Carlos Robaccio, jefe del BIM 5, quien en el Monte Tumbledown, al mando también de una compañía de comandos del EA, batió heroicamente al invasor inglés ocasionándole casi 1000 bajas, con la pérdida de tan sólo 19 hombres, hasta agotar sus municiones, dos días más tarde que el traidor General Menéndez entregara las Islas. Al ser homenajeado por el Tte. Cnel. Víctor Manuel Paz, a los días de su muerte, a cargo del Regimiento de Infantería Mecanizada 25, con asiento el Sarmiento, Chubut, el ministro de Defensa ordenó un mes de arresto para este oficial del EA. No quedan muchas dudas de al servicio de quién está este gobierno de sátrapas. Al parecer, no tendremos mucho sol ni en esta primavera ni el verano. Será cuestión que se nos dé la santa gana de inventarlo.
                                                                                                      
 Eduardo Linares Dahl

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...