viernes, 8 de febrero de 2013

ADEPA DENUNCIA GRAVES ATAQUES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Mapa de Libertad de Prensa en el Mundo (Reporteros sin Fronteras)







    
La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) denunció la presión a los anunciantes para que retiren avisos en los medios y la utilización de recursos públicos para premiar o castigar a empresas periodísticas por su línea editorial constituyen "graves ataques a la libertad de expresión".

En una declaración titulada "Presencia y ausencia de pautas", la entidad advierte sobre la gravedad de las medidas y pidió al Gobierno que se abstenga de impulsarlas.

"En las últimas horas, buena parte de las mayores cadenas de supermercados y electrodomésticos de nuestro país suspendieron los avisos que tenían pautados para el próximo fin de semana en diarios de la ciudad de Buenos Aires. Casos similares se han registrado en ciudades del interior", señala la entidad, que reúne a más de 140 medios gráficos del país. "Directivos de esas empresas manifestaron que la decisión derivaba de exigencias del secretario de Comercio Interior y se relacionaba con las recientes disposiciones sobre congelamiento de precios", afirma ADEPA.

Recuerda que la subsecretaria de Defensa del Consumidor, Lucila Colombo, negó la existencia de las exigencias oficiales, pero manifestó que "en el nuevo contexto sería razonable que desaparecieran los avisos del sector afectado por la prohibición de aumentar precios".

A ello se suma que la Auditoría General de la Nación difundió un informe sobre el uso de los $ 2320 millones destinados a la pauta oficial entre 2007 y 2010. Allí se indica que "en 2009, el 59% de la inversión publicitaria del Estado nacional se concentró en cinco medios dentro de un universo de 365 y que la distribución no tuvo relación con los niveles de audiencia de éstos".

"Presionar a los anunciantes para que retiren avisos de medios y utilizar recursos públicos para premiar o castigar a empresas periodísticas por su línea editorial configuran graves ataques a la libertad de expresión", dice el documento. Explica que "estas acciones vulneran la sustentabilidad económica de todo medio que pretenda desarrollar su tarea periodística con independencia, y constituyen el combustible para el funcionamiento de medios acríticos respecto del poder o dedicados a desprestigiar al periodismo no adicto". Y argumenta que la medida afecta los derechos del consumidor.


“Prohibir anuncios privados o amedrentar a las empresas que desean pautarlos son variantes de la censura. La obstrucción indirecta a través de la publicidad estatal, según lo señaló la Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, actúa como un fuerte disuasivo de la libertad de prensa. Y la combinación de ambas acciones –manejo discriminatorio de la pauta oficial y presiones sobre los anunciantes privados– conduce a un ahogo económico de los medios independientes.


También la Asociación de Editores de la Ciudad de Buenos Aires (Aedba) consideró un "atropello" la presión de la Secretaría de Comercio Interior y dijo que constituye un "boicot a la publicidad, a la información y a la libertad".


No se advierte la presencia de una razón jurídica válida para someter a la publicidad comercial a una especie de régimen específico para la libertad de expresión porque la tutela constitucional es dispensada cualquiera sea su contenido. Ella recae sobre la expresión del pensamiento mediante cualquier medio técnico de comunicación social, con prescindencia del objetivo político, cultural, informativo, de esparcimiento o comercial que pueda albergar quien ejerce esa libertad.

Esto es inaceptable en una democracia republicana amparada por el Estado de Derecho. Las leyes deben ser respetadas a rajatabla y el gobernante debe tener el talento elemental como para concretar sus fines sin violar el orden normativo.

Por otro lado el retroceso de Argentina en el ranking de libertad de prensa es cada vez mayor.

Según el informe anual de Reporteros sin Fronteras, el país descendió siete lugares, del puesto 47 al 54. La organización destacó la pelea del Gobierno con el Grupo Clarín. La situación es más grave en Brasil que cayó al lugar 108, tras un año con cinco periodistas asesinados.   

La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2013 de Reporteros sin Fronteras (RSF) ubica a la Argentina en el lugar 54 del ranking, lo que implica una caída de siete puestos respecto al informe de 2012. El país está ubicado dentro del grupo de naciones con “problemas sensibles”.
“Aunque en una escala menos dramática (que en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Brasil), la polarización se está convirtiendo en una preocupación en Argentina, que se deslizó unos pocos lugares al 54º en medio de la creciente tensión entre el gobierno y algunos medios de comunicación privados, sobre todo el Grupo Clarín, que se resiste a la plena aplicación de la Ley de Medios desde 2009”, sostiene el trabajo. Según RSF, la Argentina ocupa el cuarto lugar entre los países de América Latina, detrás de Costa Rica (18), Uruguay (27) y El Salvador (38). En el otro extremo están Honduras (127), Colombia (129), México (153) y Cuba (171), con severos problemas para el ejercicio del periodismo.

En la región, RSF alertó sobre la “violencia y polarización” persistentes, de “avances engañosos”, así como “sobresaltos variables en el sur”. “El surgimiento de movimientos de protesta de envergadura -y su represión- había modificado de forma considerable la posición de ciertos países en 2011. El reflujo de estos movimientos cambia lógicamente la situación un año más tarde”, indica el informe. En ese contexto, resaltó la suba de 20 puestos de Chile (60), aunque también remarcó las falencias persistentes.

En el caso de Brasil, que cayó del lugar 99 al 108, RSF cuestionó la muerte de cinco periodistas en 2012 y recordó que en el anterior ranking cayó 41 puestos. “Muy dependientes de los gobiernos estatales, los medios de comunicación regionales son los que corren más riesgo de padecer ataques, agresiones a su personal, así como órdenes de censura judicial, que también afectan la blogósfera”, sostiene.  Finalmente, la organización denunció la censura a los periodistas tras el golpe de Estado en Paraguay (puesto 91) y las agresiones a la prensa en Perú (105), Bolivia (109) y Ecuador (119). Venezuela se mantuvo en el lugar 117 y la situación sigue siendo “compleja”.  Para su clasificación, que incluye 179 países, la organización se basa en seis criterios: pluralismo, independencia de los medios, entorno y autocensura, marco legal, transparencia e infraestructuras de información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...