domingo, 17 de febrero de 2013

EUROPA: ENTRE LA LEGALIZACIÓN DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL Y EL MASIVO RECHAZO EN LAS CALLES







Europa asiste durante estos días a un momento especialmente delicado por la pretensión de redefinir una de las instituciones básicas de la sociedad: el matrimonio formado por un hombre y una mujer. El “efecto dominó” del empeño de algunos Gobiernos de alterar el orden de la naturaleza y de que se instale jurídicamente el mal llamado “matrimonio homosexual”, constituye un experimento de revolución social con negativas consecuencias para el futuro. La decisión de la Cámara de los Comunes  británica (1), o la reciente aprobación en Francia (2) de los primeros artículos de la ley de Hollande, pese al amplio rechazo social manifestado en la calle, son datos de una ceremonia de la confusión que se pretende alcance a todos los Gobiernos del planeta. Todo hace indicar que detrás hay grupos potentes, ideológicos y/o económicos.

LA CÁMARA DE LOS COMUNES BRITÁNICA APRUEBA LA LEGALIZACIÓN DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL (1)

La Cámara de los Comunes aprobó la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el Reino Unido con el rechazo de más de cien diputados conservadores, que se opusieron al plan defendido por su líder, el primer ministro David Cameron.

En su primera votación parlamentaria, el proyecto de ley fue apoyado por 400 diputados y rechazado por 175, tras un largo y encendido debate que duró alrededor de seis horas. La propuesta que legalizará las bodas gays en Inglaterra y Gales pasa ahora a fase de enmienda y deberá ser aprobada en la Cámara de los Lores antes de que entre en vigor, algo que el primer ministro conservador prevé para 2014.

La ministra británica de Cultura, María Miller, defendió este mismo martes, día de la votación, que todas las parejas, sin importar el sexo, deben tener la oportunidad de casarse, al abrir el debate en la Cámara de los Comunes sobre el matrimonio homosexual. Miller prometió que la ley protegerá la libertad religiosa y "no marginará a quienes creen que el matrimonio debería ser entre un hombre y una mujer".

"Lo que el matrimonio nos ofrece a todos es compartir de por vida una relación, una relación de amor estable para fortalecernos, un apoyo mutuo a lo largo de nuestras vidas", agregó. "La profundidad de los sentimientos, el amor y el compromiso no son diferentes entre parejas del mismo sexo que los de las parejas de distinto sexo", resaltó Miller, quien consideró que ha llegado el momento de "reconocer" este compromiso a través del matrimonio.

Un gran descontento

En esta ocasión, el Partido Conservador ha otorgado voto libre a sus diputados Sin embargo, dentro de las filas conservadoras había un gran descontento sobre la medida. El Reino Unido introdujo en 2005 las uniones civiles para las parejas del mismo sexo, pero no el matrimonio homosexual.

En la sesión de este martes, los diputados han debatido sobre los principios generales del proyecto. Ahora que ha sido aprobado, el texto legislativo pasará a la fase de comité, en que se analiza el proyecto en detalle a fin de que pase a la tercera lectura para su votación en los Comunes y, posteriormente, a la Cámara de los Lores.

Cameron ha respaldado abiertamente este proyecto y en esta ocasión se ha unido a la mayoría de los diputados laboristas y liberaldemócratas, con los que el primer ministro forma la coalición de Gobierno, para votar a favor de legalizar los matrimonios gay. En esta ocasión, el Partido Conservador ha otorgado voto libre a sus diputados, por lo que no han tenido que apoyar la línea oficial.

Ante la negativa de algunos diputados conservadores a apoyar la legislación, los ministros británicos de Economía, Asuntos Exteriores e Interior, George Osborne, William Hague y Theresa May, respectivamente, trataron de convencer a sus compañeros de filas a que cambiaran de posición. Fue a través de la prensa. En una carta conjunta enviada al Daily Telegraph, los tres ministros afirmaron que se trata de una legislación correcta en este momento porque la institución del matrimonio ha evolucionado.

FRANCIA DA LUZ VERDE AL MATRIMONIO HOMOSEXUAL (2)

La ley del matrimonio entre personas del mismo sexo entrará en vigor en Francia dentro de dos meses tras su aprobación, este martes, por parte de los diputados franceses.

El texto, que deberá ser examinado por el Senado, ha recibido el apoyo mayoritario de los grupos de izquierda, con 329 votos a favor, 229 en contra, principalmente de la derecha, y diez abstenciones, y supone la primera gran reforma social del Gobierno socialista.

Los diputados socialistas de las circunscripciones ultramarinas, muy religiosas, se ausentaron o votaron en contra La probación de la ley ha llegado tras 110 horas de maratón parlamentario, que comenzó el pasado día 30 de enero. En total, se han estudiado cerca de 5.000 enmiendas al texto que, finalmente, ha mantenido la esencia del proyecto gubernamental que autoriza a los homosexuales tanto a casarse como a adoptar hijos.

Ahora, el Senado deberá debatir nuevamente el texto a partir del próximo 2 de abril. No obstante, parece que con la mayoría de la izquierda en la cámara alta será suficiente para legalizar las bodas homosexual y garantizar el cumplimiento de una de las promesas electorales del presidente Françoise Hollande.

Por su parte, dentro de la oposición conservadora se han levantado algunas voces discordantes. Entre ellas, el exministro sarkozysta Benoist Apparu que votó a favor, al igual que el diputado Frank Riester, cabeza visible de la defensa de los derechos de los homosexuales en la derechista UMP. Además, Nathalie Kosciusko-Morizet, portavoz electoral de Nicolas Sarkozy en las pasadas presidenciales, y Bruno Le Maire, responsable del programa en esos comicios, se abstuvieron en la votación porque, aunque reconocieron apoyar el matrimonio gay, están en desacuerdo con el derecho de adopción.

Los conservadores han convocado una nueva manifestación de rechazo, el próximo 24 de marzo En cuanto a los centristas, la mayoría votó en contra del texto, aunque dos antiguos miembros del Gobierno de Sarkozy, el exnúmero dos del Ejecutivo, Jean-Louis Borloo, e Yves Jégo,  rompieron esa tendencia posicionándose a favor.

Por parte de la izquierda también hubo algunas discrepancias con la línea oficial, como la del diputado Jérôme Lambert, sobrino nieto del expresidente socialista François Mitterrand. Además, los diputados socialistas de las circunscripciones ultramarinas, muy marcados por la religión, se ausentaron o votaron en contra de la ley.

Pese a todo, la votación de esta ley parece haber puesto fin a un intenso debate político, del que los conservadores hicieron su punta de lanza contra el Gobierno socialista. No obstante, no han podido evitar que las parejas del mismo sexo tengan la posibilidad de casarse con las mismas condiciones que los heterosexuales, ni que puedan adoptar, aunque el Gobierno optó, finalmente, por no reconocer a las parejas de lesbianas el derecho a acudir a la inseminación artificial.

Sin embargo, el debate podría centrarse ahora en la calle, donde los conservadores han convocado una segunda manifestación para el próximo 24 de marzo. En ella, esperan superar la del pasado 13 de enero, cuando aseguran haber reunido en París a un millón de personas, una cifra que se aleja mucho de las 340.000 que dio la policía.

Fte: 20minutos.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...