miércoles, 6 de febrero de 2013

“MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA”: "NESTOR Y CRISTINA HICIERON NEGOCIO CON LOS DERECHOS HUMANOS”




A escasos metros de la histórica Plaza de Mayo, el periodista Luis Gasulla se entusiasma al relatar el proceso de su investigación de dos años que lo llevó de la toma del Parque Indoamericano a la provincia de Chaco, donde se desarrolló con mayor fuerza el programa Sueños Compartidos , de la Fundación Madres, dirigido por el entonces apoderado Sergio Schoklender. "En esta historia todos mienten", apunta Gasulla, que entrevistó a diversos protagonistas del caso para su libro: El negocio de los DDHH. Sin tapujos, asegura que Néstor y Cristina Kirchner estaban al tanto del desmanejo de fondos públicos de la Fundación y del accionar del ex apoderado. Resignado, considera que la causa "quedará impune" mientras el juez federal Norberto Oyarbide esté a cargo de la investigación.
  
¿Qué opinión tiene de Schoklender? ¿Son creíbles sus denuncias?

Ninguna fuente de información es inocente en este tema. Hay cosas que le podés creer y otras en las que cuenta su versión, pero no las cosas sucias que hizo. No es creíble que durante tantos años estuvo rodeado de corruptos y que él no lo fue. Creo que sabe más de lo que dice.

¿Pero cómo lo definiría a Sergio?

Es un tipo muy seductor, entrador e inteligente. Según los funcionarios del ministerio de Planificación Federal, "es un genio capaz de destruir su propia creación". Él siempre fue el mismo, pero una cosa es Schoklender con poder, que genera impunidad, y otra sin dinero. Hoy no tiene dónde caerse muerto. Le pregunté de qué vivía y me dijo que estaba intentando vender su auto y que depende del sueldo de su ex mujer, que es una psiquiatra muy prestigiosa. La mayoría de las personas implicadas en el tema de la Fundación se comportan de una manera porque se creen impunes, no solo por él sino por "los schoklender" que están ahora rodeando a Hebe.

¿Cuánto cree que sabía Hebe de Bonafini de lo que pasaba?

Sabía gran parte de lo que pasó. Ella estaba al tanto de que no se le pagaba a los trabajadores despedidos sus indemnizaciones porque era la que firmaba los papeles. Además, decidía dónde hacer las obras y dónde no, a qué intendente vetar y a cuál no. Schoklender era intocable porque era el protegido de Hebe. Ella se encaprichaba y si le caías bien, te aumentaba el sueldo. Por ejemplo, su masajista aparecía como la editora responsable de la fundación. Lo mismo pasó con un enfermero personal, quien hoy gestiona dos clínicas privadas a través de sus contactos con el PAMI.

¿Por qué se pelearon Hebe y Shoklender?

Fue una suma de cosas. La causa fundamental fue la muerte de Néstor Kirchner, que era el protector político de Sueños Compartidos como lo entendía Schoklender. También hubo celos internos. Cuando Néstor murió, Hebe vio una mujer sola en el poder que podía pasarla mal y decidió darle su apoyo. Había discusiones sobre cómo manejar los fondos y cómo avanzaba la gente relacionada con La Cámpora. Schoklender se relacionaba mal con los militantes, mal con funcionarios de Ministerio de Planificación, y había internas y celos por quedarse con obras que querían manejar otras personas.

¿Néstor estaba al tanto de cómo se manejaba Shocklender?

Lo sabía todo el Gobierno como hoy se sabe quién es Amado Boudou. Schoklender se soltó solo la mano al hablar con el escudo de Clarín atrás. Eso fue imperdonable para Hebe. Él ya estaba afuera de la Fundación quince días antes que estallara el caso. Hubo un escándalo en la vía pública porque se pelearon los hermanos, pero él había intentado irse porque quería hacer los negocios con Meldorek.

¿Qué hubiese cambiado con Kirchner entonces?

Se hubiese tratado de otra manera. Muchos periodistas sabían lo que estaba atrás de la figura de las Madres, pero no se quería investigar. Hay prejuicios dentro del periodismo, porque es un tema delicado. El pasado glorioso no tiene que ver con el presente contradictorio.
Una de las personas que más cerca estuvo de Hebe fue Boudou, quien fue muy inteligente, porque colocó a su gente de confianza en la Fundación.

¿Quién hizo negocio con los DDHH? Así tituló su libro.

Los arribistas, personas que se quisieron vestir con la ropa de moda y hablaron de lo DDHH sin tener un pasado; se abrieron secretarías y se juntaron cargos públicos. Pero el negocio fundamentalmente lo hicieron Néstor y Cristina. Ellos reescribieron su pasado, utilizaron la culpa y a los pobres y bajo la bandera de los derechos humanos hicieron un relato. Así posibilitaron que gran parte de la sociedad permitiese otras cosas oscuras y contradictorias de su gestión.

¿Qué fue el kirchnerismo para los derechos humanos?

Fueron inteligentes y astutos para leer las demandas que tenía la sociedad después del 20 de diciembre de 2001. Adolfo Rodríguez Saá lo intentó hacer pero no pudo: Hebe se reunió con él y salió encantada. Era difícil gobernar para un presidente que sacó el 22 por ciento de los votos sin el apoyo de los organismos de DDHH, movimientos piqueteros y sociales. Todo eso que Menem dejó afuera, Néstor lo cooptó de forma simbólica y económica. Los que no se dejaron cooptar, la pasaron mal porque dejaron de tener subsidios y beneficios.

¿Entonces significó un retroceso o un avance en materia de DDHH?

En relación con la Justicia fue un avance porque impulsó los juicios. Después se utilizaron algunos gestos simbólicos que están sobredimensionados, como el lema "yo lo vi bajar los cuadros". Me hubiese gustado que como gobernador de Santa Cruz hubiese recibido a Estela y a Hebe, o hubiese hecho algo por los organismos como intendente. No los recibió nunca, no le interesó a pesar de que la policía de Santa Cruz es una de las más represivas y violentas. Los derechos humanos del presente son tutelados sólo para el que milita o apoya el modelo. El que denuncia algunas irregularidades no tiene justicia.

¿Qué pasará con la causa?

Quedará impune. Oyarbide es un tiempista, hace que pasa algo, como cuando encarceló a la contadora o a los hermanos, y después no sabe cómo resolverlo. Me da la sensación de que no va a pasar nada mientras esté Oyarbide. La causa está parada totalmente y así no se va a llegar a nada.

¿Sergio Schoklender va a ir preso ?

No creo, ya no habla, por ahí se quedó sin artillería. Pero hay una razón por la cual sí Sergio podría terminar tras las rejas que es este contrato [lo muestra], que es el más caro que encaró la Fundación. Fue de 151 millones que después le agregaron 50 millones más. Se demostró que las firmas fueron falsificadas luego de la denuncia de Miriam Aquino. Cuando le pregunté a Schoklender sobre este contrato se quedó mudo y Oyarbide lo tiene en la causa.

La Nación (enero de 2013)
                       
                           MEMORIA.......








No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...