martes, 19 de marzo de 2013

24 DE MARZO - DIA DE LA VENGANZA TERRORISTA: SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS, LA IGUALDAD Y LA VERDAD


En homenaje a esa claridad que no alcanzamos a vislumbrar es que nos permitimos manifestar nuestro punto de vista con el más absoluto respeto y con la firme esperanza de que las generaciones más jóvenes, que no han vivido las circunstancias trágicas que a nosotros nos toco transitar conozcan la totalidad de una historia siniestra como medio de prevenir en el futuro males similares.                      

ORGANISMOS Y NORMAS REFERIDAS A LOS DERECHOS HUMANOS

El noble propósito de respetar los derechos humanos, como derecho inherente a la naturaleza misma de la persona humana se ve desvirtuado por la realidad actual. Hasta la fecha solo se ha visto un concatenamiento de declamaciones reclamando el cumplimiento y respeto de los derechos humanos, siempre y cuando los supuestos violadores sean estados afines al bloque “occidental”.  Nada se oye decir de las constantes violaciones a los derechos humanos en la caribeña Cuba tapándose cualquier reclamo en ese sentido con la remanida referencia a que “En Cuba no hay analfabetos”  o “las bondades de la Medicina Cubana” (no comprobadas científicamente como mayores que en otros lares). Nada se dice de la persecución al disidente, nada se dice de que no sale de Cuba quien quiere sino,..... “quien  Fidel quiere” (o Raúl hoy en día).  Y para muestra baste preguntarle a Hilda Molina, quien hoy sale de Cuba para visitar a su madre e hijo en Argentina porque HOY Fidel quiere. Es decir Derechos Humanos para unos pero no para otros.
Nada se ha dicho de la “masacre húngara” en 1956, ni  de las violaciones a los Derechos Humanos en Rumania. Se habla del “Cordobazo” pero se guarda silencio sobre la “Primavera de Praga” y la consecuente invasión soviética (1968). Nada dice ninguna de las organizaciones de Derechos humanos sobre la violación a las libertades en la actual Venezuela en manos de otro dictador latinoamericano hoy difunto. Nada dicen de la detención de los peruanos Vargas Llosa (padre e hijo) por osar predicar en ese país las libertades y derechos que persiguen los tratados y convenciones  universales y americanas sobre el particular.
El histriónico Coronel Chávez no tuvo impedimento en usar tribunas de Argentina para arremeter contra el tan mentado “Imperialismo del Norte” aun empleando un vocabulario inadecuado al discurso de un primer mandatario  de visita en una Nación extranjera y si propio de la oratoria de barricada. ¿Cuál fue y es la situación en Argentina?

ARGENTINA SUFRIÓ UNA SEVERA DICTADURA  EN LAS POSTRIMERÍAS DE LA DÉCADA DEL SETENTA.

¿Cómo surgió esta dictadura? ¿Surgió espontáneamente? NO, el país se encontraba en una real guerra civil, la guerrilla  que había promovido la OLAS, medía sus fuerzas con el Estado, en pleno gobierno democrático (Sr. Perón y Estela Martínez) tanto en el ámbito Urbano (Guerrilla Urbana) como en el ámbito rural (Guerrilla Rural en el Monte Tucumano). Constantemente se menciona la existencia (o la no existencia ya) de 30.000 desaparecidos, sin embargo, a la Comisión (1/2 Nunca Mas) formada por el  gobierno democrático del desaparecido Dr. Alfonsín, solo se le acercaron unas 8.000 denuncias algunas de las cuales se comprobó luego eran falsas (como cita la prensa el caso de la Dra. Argibay, hoy Juez de la Corte). Algunos de aquellos desdichados desaparecidos fueron ejecutados por sus propias organizaciones por pretender retirarse de la lucha como podemos comprobar con el Código Penal de la Organización Montoneros y con actas de juicios  de estas organizaciones a integrantes y los comunicados de las ejecuciones llevadas a cabo que ofrecemos como demostración de los dichos. La cifra incorporada al texto mencionado aparece como bastante distante de la popular, aunque; un solo desaparecido es lo suficientemente grave y trágico como para reclamar el justo castigo al responsable. En el famoso “juicio a las Juntas” solo se trataron unos 700 casos, cifra equivalente a las 687 víctimas asesinadas por la guerrilla en el curso del año setenta al setenta y ocho, entre las cuales se encuentran no solo militares sino empresarios, estudiantes, civiles y fundamentalmente  policías de la Pcia. de Bs.As. Esta equivalencia da la clara pauta de que se trataba de una guerra civil.          

Corrientemente se pretende asignar la responsabilidad de esa época a las Fuerzas Armadas, sin embargo es conveniente mencionar  que las 1697 intendencias en el país a la fecha del golpe quedaron en manos de: La UCR, con 310 intendentes. PJ (partido presuntamente "derrocado"), con 192 intendentes; en tercer lugar se encontraban los Demoprogresistas con                                        109, MID con 94, Fuerza Federalista Popular con 78, Democristianos con 16, Partido Intransigente con 4 (diario La Nación 25 de  Marzo de 1979). De modo tal que, muy a pesar de lo que hoy es moneda corriente, aparecería como justo el titulo de la obra de Juan B. Jofre “Fuimos Todos” a la que deberíamos sumar “Nadie Fue” y la ultima “Volvieron a matar” obras que no he leído sino solo los comentarios críticos. ¿Dónde están hoy los derechos humanos del Cnel. Argentino del Valle Larrabure secuestrado, torturado y ahorcado con un alambre por una organización terrorista luego del asalto a la fábrica Militar de Villa María? (15-7-1975  PRT/ERP). El tristemente célebre Dr. Righi, Procurador General de la Nación y antiguo Ministro del Interior del gobierno que liberara a todo terrorista detenido en el año 1973 se opuso terminantemente a considerar los delitos terroristas como actos de lesa humanidad. Hoy afortunadamente la Cámara de Rosario ha rechazado semejante interpretación. ¿Estamos ante el derecho penal de autor? ¿Esto es delito porque lo cometió Juan, eso mismo no es delito porque lo cometió Mario quien me es simpático o afín a mi ideología? El delito es delito y es igual para todos en las mismas condiciones. El delito es la “acción típicamente antijurídica y culpable” según la antiquísima definición. ¿O no es delito de lesa humanidad acribillar a la pequeña hija del Capitán Viola en Tucumán? (1-12-1974 PRT/ERP). ¿O no es delito de lesa humanidad reventar a la hija de 15 años del Alte. Lambruschini mediante una bomba?(1-08-1978- Montos). ¿O no es delito de lesa humanidad que Ana María González de 18 años de edad, alumna de un secundario ponga una bomba debajo de la cama del padre de su amiga y compañera de colegio (hija del Gral. Cardozo) matándolo dejando su cuerpo destrozado con su cabeza casi separada del tronco y aplastada como un globo desinflado? Existen las fotos a disposición de quien que quiera verlas para comprobar nuestros dichos.
El delito de lesa humanidad es aquel que: por lo aberrante, por la indefensión de la víctima, por el ensañamiento, por la crueldad del proceder, es repugnante a la dignidad humana, base fundamental del respeto de los derechos humanos, independientemente de rebuscadas definiciones que pretenden dejar fuera de esta calificación a los cometidos por determinados agentes activos. ¿O no es lo mismo secuestrar, torturar, vejar y asesinar a Larrabure; que secuestrar, torturar, vejar y asesinar a un integrante de una organización subversiva? Razonar en contrario da como fruto que delitos aberrantes queden impunes por el simple paso del tiempo.  Y para afirmar esto haré referencia a la llamada “Masacre de Pasco” de la que se cumple años en Marzo.
Según denunció la Directora de Derechos Humanos de la Municipalidad de Lomas de Zamora, Nilda Rapari, el 21 de Marzo de 1975 (Gobierno de María Martínez) 9 militantes de la organización terrorista Montoneros (a la que pertenecía la actual funcionaria y su esposo, el Concejal Lencinas) fueron secuestrados asesinados y dinamitados por la organización terrorista Triple A. Esta organización era dirigida por José López Rega, confidente del Sr. Perón y de la Sra. Martínez de Perón,  López Rega era la figura fuerte de aquel gobierno y estaba a cargo del Ministerio de Bienestar Social desde donde se pertrechaba a la organización criminal (Diario La Unión-2 de junio de 2009).  Considerar legítimo el razonamiento objetado, dará por resultado que tan aberrante acción, por no haber sido cometida por elementos del Estado, no sea considerada de LESA HUMANIDAD y por lo tanto sea factible declarar su prescripción asegurando la impunidad. Ahora bien, acorde a la teoría objetada, si semejante aberración hubiera sido cometida por integrantes de Fuerzas de Seguridad, Armadas u otra organización estatal, SÍ seria imprescriptible. Va de suyo que semejante razonamiento no resiste un elemental análisis lógico y se aleja de el mínimo concepto de justicia. Ambas acciones exhiben:
la misma crueldad, el mismo ataque a la dignidad humana, la misma aberración. Son delitos equivalentes y como tales deben ser castigados, sea quien fuere el autor.

¿DONDE ESTÁN LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS VICTIMAS QUE HEMOS MENCIONADO?

¿Dónde están los derechos humanos de el mozo del bar “El Ibérico” y de la Sra. que por allí pasaba  cuando estallo la bomba colocada por el Sr. TAIANA hoy ministro del PE de la Nación? (4-07-1975). ¿Donde están los derechos humanos de las víctimas del atentado dirigido por el Sr. Verbitsky en el Cdo. en Jefe de Ejercito en el que mataron a un camionero? ¿Dónde están los  derechos Humanos de Oberdan Salustro? ¿Dónde los de José Ignacio Rucci? ¿Cuáles son los derechos humanos del las víctimas del Sr. Bonasso al volar el comedor de la Policía Federal? ¿Donde están los derechos humanos de la esposa del Gral. Cáceres Monie (3-11-1975-Montos), o donde los de la esposa del Coronel GAY en AZUL (19-01-1974)? ¿Dónde están los del mismo Gral. o del Coronel que hemos mencionado? ¿Dónde los del Dr. Arturo Mor Roig? (15-7-1974-Montos). Y quede claro que la mayoría de hechos referidos fueron cometidos  durante un gobierno “democrático”. ¿Dónde están los derechos humanos de los soldados muertos y del Mayor Fernández Cuttielos asesinado de un escopetazo por la espalda  en LA TABLADA por el terrorismo del que formaba parte el Fray Puigjane en plena época de la democracia del Dr. Alfonsín en Enero de 1989? ¿Dónde están los DERECHOS HUMANOS  de Carlos Mancusso, de su esposa y de su hijo Ignacio a quien las “Abuelas de Plaza de Mayo” sindicaron como hijo de desaparecidos y apropiado por los Mancuso? Esta denuncia  motivó su procesamiento por parte del Juez Oyharbide. Durante años debieron soportar el calvario de esa falsa acusación.
Hace tiempo esas mismas abuelas  “encontraron” al nieto desaparecido  comprobándose la falsedad de la primera denuncia. Antes enlodaron el nombre de una familia, luego cuando se demostró que lo denunciado era falso guardaron silencio. Pero no conformes con ello buscan que se investigue la posibilidad de que Ignacio sea hijo de otro desaparecido cuando las pruebas de ADN han demostrado cabalmente que es hijo del matrimonio MANCUSSO. ¿Dónde están los DERECHOS HUMANOS DE ELLOS? ¿Donde está la acción de las entidades y personajes defensores de los derechos humanos? ¿No dijimos que los derechos humanos son inherentes a la persona humana como tal, y por tanto iguales para todos? ¿Dónde está el DERECHO A LA IGUALDAD de cada habitante del mundo por el cual se  brinde la misma protección (o el mismo castigo) a todos? Y hemos mencionado antes de citar el caso Mancusso a diversos  terroristas  por el simple hecho de tratarse de funcionarios del actual y anterior gobierno de la Nación.
Podríamos seguir con una interminable lista de delincuentes terroristas hoy encaramados a la función pública  pregonando los derechos que no trepidaron en violar mientras Cristina Kirchner y su fallecido esposo, autoproclamados defensores de los derechos humanos, hacían pingües ganancias en Gallegos con la Circular 1050 del Ministro de la dictadura, Martínez de Hoz.
Hoy en “democracia”,¿Dónde están los derechos humanos de Julio López?.¿Quién lo “desapareció?¿Era conveniente demostrar a la sociedad que los fantasmas del setenta seguían vagando por la bruma de esta sociedad enferma? ¡Tuvo algo que ver el poder político con este caso hoy silenciado totalmente?
Muertos no registrados judicialmente. Como si les hubieran robado las sepulturas.Son cientos de empresarios, vigilantes, sindicalistas, niños que iban de la mano de sus padres. Un ejército de muertos sin prestigio trotskista. Simple materia para la acumulación de "muerte revolucionaria". Asesinatos fungibles, impersonales. La palabra firme de Hugo Moyano, que reclama por Rucci, resuena en todos los espacios, como la de Cobos aquella madrugada. Trepa por las escalinatas solemnes de Tribunales y retumba en la caoba noble y funeraria de los jueces supremos, camaristas, fiscales que con su silencio permitieron que la "lógica de la muerte revolucionaria" se extendiera en la Argentina. Se trata de la “zona liberada” judicial (y hasta moral) de nuestra justicia entre cobarde y tuerta, pero que jamás lleva los ojos vendados, como debería... La bomba de Seguridad Federal: 16 muertos, 65 heridos, 12 ciegos y mutilados de por vida. ¿Alguien osaría afirmar que esos asesinatos fueron justicia? ¿Quién reclama por esos ciegos y baldados olvidados, silenciados desde ya tres décadas?. Es el Poder Judicial el que registró estas cifras del otro lado de la barbarie: 22.000 hechos subversivos entre 1969 y 1979, 5215 atentados con explosivos, 1311 robos de armamentos, 1748 secuestros de personas, 1501 asesinatos de empresarios, funcionarios, políticos, periodistas, militares, policías, niños, ancianos, etc. Rodolfo Galimberti, el más dostoyevskiano, perverso y lúcido del bando trotskista dijo: "Hubo un día que matamos 19 vigilantes”. Vigilantes anónimos, que murieron por representación, más allá de culpa o combate. Muertos sin sepultura, escribiría Sartre. ¿No hay fiscal que pregunte y se honre? ¿Nada tienen que gritar los equilibrados jueces de la Corte ante la demolición jurídica de la Argentina? Y no se trata de ir en busca de la otra parte de nuestra "moribunda". Se trata de restaurar el indispensable equilibrio con una respuesta de grandeza, de concordia, de reunión de los vivos en una gran amnistía, dejando atrás la querella de muertos que está ocupando nuestro espacio real. Punto de partida previo e indispensable.                           
De modo tal que, y para terminar, lamentablemente parecería que hoy las normas  internacionales de protección a los derechos humanos, por lo menos en Argentina, son letra muerta, son nobles normas usadas con claros fines políticos en burda  violación de los loables propósitos que las inspiraron. Creemos  el aula universitaria es el faro desde el que se puede irradiar la luz y hacer conocer la VERDAD de la que hablamos en el Derecho a la Felicidad para así evitar que en el futuro se violen los derechos esenciales de la persona humana.
Y esto, no solo es posible sino conveniente,  ya que cuando se siembran vientos se cosechan tempestades. Por ello, el triunfo de los DERECHOS HUMANOS solo se lograra con el conocimiento total de las circunstancias  que vivió la Republica.                                                                                                                 
                                                                   
Por Alejandro Jorge Bastin
Pacificación Nacional Definitiva

NOTA RELACIONADA: INFORME ESPECIAL

ERA FERNÁNDEZ WILHELM TERRORISMO DE ESTADO EN LA ARGENTINA



No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...