jueves, 18 de abril de 2013

ARGENTINA: LOS NEGOCIOS DE LAS FUMIGACIONES


En Alberti, esta actividad se transformó en una cadena de favores. Un fallo de la Corte Suprema provincial determinó que no se podían esterilizar campos a una distancia menor de 1.000 metros, sin embargo la Intendenta desoyó la pronunciación. Los vínculos entre Eduardo Beraza, Juan Manuel Zunino, María Zunino y Marta Medici

La ciudad de Alberti no descansa. El ritmo vertiginoso de los hechos que han ocurrido en los últimos años sitúa al distrito en un foco permanente de conflicto. En una localidad que se mueve económicamente al compás del sector agropecuario, el cuidado de la tierra, la salud y el medio ambiente, se transforman en factores determinantes para lograr un equilibrio entre el bienestar público y el privado.

El desarrollo de fumigaciones con herbicidas ha encendido las alarmas en la comuna conducida por la intendenta del FpV, Marta Medici. Sin embargo, la historia posee un transfondo más complejo que la implementación de pesticidas, ingresando en una conjugación entre negocios, favores y hasta violaciones de un fallo dictaminado por la procuradora General de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, María del Carmen Falbo.

Las cercanías de las fumigaciones que se realizan en los campos con viviendas particulares derivó en una acción de amparo presentada por una familia albertina en 2008, cuando el intendente del distrito era Leonel Zacca.

Cuatro años después, el 1º de agosto de 2012, Falbo revoca la aplicación terrestre de agroquímicos que había sido rechazada en primera y en segunda instancia.
A pesar del fallo, la actual alcalde Medici desoyó el dictamen de la Corte Suprema provincial por presiones empresariales. De esta manera, conocido el veredicto por las firmas que trabajan en la ciudad y observando un horizonte oscuro, solicitaron a Medici que otorgue el permiso de fumigar sobre la zona de resguardo ambiental.

A partir de aquí, las suspicacias sobre “favores y deudas” comienzan a transitar en un terreno pantanoso y que excede el vínculo municipio - empresa. Por estos motivos y teniendo el fallo como fondo, la Intendenta autorizó a la administración de Eduardo Beraza SA, a fumigar con herbicidas a tan sólo 100 metros de las viviendas de Alberti, desconociendo que la sentencia estipulaba la prohibición de fumigar a una distancia menor de 1.000 metros de una vivienda.

Pero además de las inconsistencias en el acatamiento de un fallo, el hecho tiene una profundidad aún más engorrosa, en donde entran en escena lazos familiares y episodios violentos (ver recuadro).

El nexo Medici, Zunino y Beraza

El vínculo entre la Intendenta, el empresario representante de Monsanto en el distrito y los hermanos Zunino, involucra favores, ecuaciones económicas voluminosas y lazos familiares.

La jefa de Bromatología y Medio Ambiente del Municipio liderado por Medici, es María Beatriz Zunino, quien a su vez, es hermana de Juan Manuel Zunino y cuñada de uno de los concejales oficialistas del distrito, Martín Pulero.

El rol que desempeña María Zunino en esta historia es el de autorizar fumigaciones ilegales a pesar de un fallo. Sin embargo, la encargada de Bromatología, lejos de reducir la polémica, transgrede los límites y va más allá: tiempo atrás manifestó que “el glifosato es inocuo”. En esta afirmación, el metamensaje está destinado a los intereses del hermano, que tiene una empresa (no registrada) que desarrolla fumigaciones.

En diálogo con Desafío Económico, el periodista de Alberti, Oscar Alfredo di Vincensi manifestó que “a esta gente no le importa nada. María Zunino avisó que renunciaba en dos ocasiones y sin embargo sigue al frente como si hubiese sido la mejor jefa de Medio Ambiente. Hay basurales a cielo abierto y están las cloacas que contaminan el Río Salado; la gestión en esta área es calamitosa”.

Su hermano, Juan Manuel Zunino, posee una compañía llamada Fumigaciones Zunino, aunque además, es el presidente de Productores Rurales de Alberti. La firma posee una web, aunque lo llamativo es que la autorización de habilitación venció el 31 de diciembre de 2012, según consta en un documento firmado por el director de Fiscalización Vegetal del ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Luis María Herrera.

La empresa de Zunino está repleta de suspicacias. En su sitio de Internet, aclara que la administración fue creada en 1997, aunque nunca figuró a su nombre, al menos en los registros de la Afip. En la autorización que la Provincia le otorga a la compañía el 16 de diciembre de 2011, sugerentemente hay un apartado bajo el título “personal aplicador afectado”, en el cual figura el nombre de Juan Manuel Zunino, acompañado de Juan Cruz Zunino. Quizás en este último nombre se encuentre la radicación de la compañía, ya que Juan Manuel Zunino nunca estuvo registrado con la firma “Fumigaciones Zunino” en el organismo conducido por Ricardo Echegaray.

Desafío accedió a documentación y constató que en la ANSeS, estuvo en relación de dependencia con Eduardo Beraza, desde enero de 1996, hasta noviembre de 1998. Por otro lado, en la Afip, Zunino declaró que su actividad principal sea la de Transporte Automotor de Cargas, mientras que la secundaria esté vinculada con el cultivo de trigo, soja y la cría de ganado bovino.

A través de Fumigaciones Zunino y su rol de presidente de los Productores Rurales de Alberti, conoce el sector agropecuario como pocos en la localidad. A pesar de ello, para estar en el “negocio”, necesitaba un vocero en el municipio, y es ahí donde su hermana maneja con una muñeca selecta el tema de las fumigaciones.

A su vez y para entrar en un nexo más directo, Juan Manuel Zunino a través de su sociedad realiza trabajos en el campo perteneciente a Eduardo Beraza. El negocio no le sienta mal a Zunino, ya que a diciembre de 2012, según consta en la Afip, sus ganancias ascienden a $ 186.600, distribuidos en tres entidades bancarias: $ 153.000 en el Banco Provincia de Buenos Aires, $ 27.500 en el Nación y $ 5.200 en el Standard Bank.

El hombre con mayor presencia en esta historia es Eduardo Beraza. “El pez gordo” como se conoce en la jerga, es dueño de varias sociedades y quien además solicitó a Medici que declinara ante el pronunciamiento de la Corte Suprema, situación a la que dio lugar. Un dato relevante es que Beraza es representante de la firma de Agroquímicos Monsanto y a su vez es proveedor de combustible YPF de la comuna.

“El dueño del campo fumigado es Eduardo Beraza, el que lo fumigó fue Juan Manuel Zunino. Todo queda en familia, la ecuación es simple: Medici le debe dinero a Beraza entonces permite fumigar a 100 metros, la actividad la realiza el hermano de la Jefa de Bromatología y Medio Ambiente, quien es la que permite que se desarrolle y quien además esconde y cajonea el hecho” subrayó a Desafío, Di Vincensi.

La administración Eduardo Beraza SA fue inscripta en la Afip el 1º de agosto de 1970 y su contrato social data del 5 de junio de 1979. Su objeto es la comercialización de cereales y oleaginosas, la realización de operaciones de consignación y comisión de semillas, herbicidas, fungicidas, productos agroquímicos, artículos y herramientas de uso rural. Además se dedica a la actividad, almacenamiento y distribución de combustibles, lubricantes y gas licuado, explotación de agricultura y ganadería con campos propios o arrendados. Al 12 de diciembre de 2012, el capital de la firma era de $ 4.901.400, repartidos en el Banco Provincia de Buenos Aires y en menor porción, en la entidad Supervielle.

Otra de las compañías que maneja este empresario es “Beraza y CIA SRL”. Esta administración estaba conformada por Eduardo Beraza y Rubén Héctor Cabrera, aunque el 2 de septiembre de 2002, este último le cede todas las cuotas a Eduardo Beraza. A partir de allí, la firma queda bajo el control de Eduardo Beraza, Ariel Zaccaro y Eduardo Zanlungo. Siete años después, en noviembre de 2009, Beraza que era propietario de 9.200 acciones de las 10.000, las cede en partes iguales a sus hijas María José Beraza y Salomé Beraza, por lo cual queda conformada por 4.600 cuotas para cada una de sus hijas, mientras Zaccaro y Zanlungo quedan con 400 cada uno.

El rubro comercial se extiende a “Eupolis SA”, constituida el 29 de mayo de 2008, por su directora titular presidente, José María Beraza, su directora suplente, Salomé Beraza, y por Eduardo Beraza. Esta empresa tiene por objeto actividades agropecuarias, de transporte, inmobiliaria y financiera.

Eduardo Beraza es un empresario fuerte en la localidad de Alberti y su relación con Medici tiene como punto de partida el ingreso de su empresa como proveedora municipal. A partir de ahí, los nexos y vínculos comienzan a enraizarse profundamente. Pero ¿cuál fue el motivo por el que la intendenta Medici autorizó a Beraza a fumigar a 100 metros de la urbanización?

Di Vincensi expresó a Desafío que “Medici está preocupada, el tema salió a la luz y ya los medios obsecuentes no pueden tapar la realidad. La Intendenta ya no puede tapar con publicidad para que no hablen sobre el tema, el caso traspasó las fronteras de Alberti y tomó una relevancia increíble”.

La pregunta es compleja, y una fuente de la localidad albertina manifestó a Desafío que “la gestión de Medici le adeuda una cifra superior a $ 1 millón en concepto de combustible al empresario”. En el dialecto popular dicen que un favor se devuelve con otro favor.

Mientras tanto, entre favores, negocios y una ciudad que se rige al movimiento del campo, las fumigaciones se establecen como prioridades de operaciones financieras y no sobre aspectos sanitarios e incluso, hasta legales que dictaminó la Corte provincial.

Una gestión que inició con el pie izquierdo

El comienzo de la gestión de Medici en 2011 fue tormentoso y estuvo paralizado debido a una votación más que ajustada. Tal es así que casi no se registran antecedentes de una elección tan equilibrada. Finalmente, entre recuentos, debates e idas y vueltas, la Justicia Electoral Nacional sintetizó que la representante del FpV, obtendría la alcaldía por una diferencia de tres votos sobre el candidato de la UDeSO, Rubén Gamba.

A partir de ahí y con una aceptación de la mitad de la población, todo resulta más complejo a la hora de poner en marcha un modelo político y económico. Mientras que el 50% de la ciudadanía avala lo hecho por Medici, el otro 50% lo rechaza y repudia. Así, el futuro de la ciudad parecía oscuro y turbulento. Esto, inmediatamente, trajo aparejado una difícil connivencia en el Concejo Deliberante de Alberti.

El cuerpo está conformado por 6 ediles de la oposición y 5 del oficialismo, situación que sintetiza el estado reservado a la hora de aprobar presentaciones. Esto significa una gran traba para Medici y la obliga a actuar por afuera del Concejo en caso de querer sancionar proyectos.

Esto último se vio reflejado en la autorización que le otorgó a Eduardo Beraza para fumigar sus campos a una distancia de 100 metros de propiedades, cuando el fallo de la Corte Suprema era conciso en cuanto a las dimensiones: más de 1.000.

Medici consideró “poco serio” a CQC

El programa CQC, con su segmento “Proteste Ya”, visitó la ciudad de Alberti por las denuncias reiteradas de los vecinos de la localidad. Como es habitual, el notero Gonzalo Rodríguez acudió al Municipio albertino caracterizado con un traje protector.

El periodista quiso dialogar con Marta Medici, aunque la Intendenta huyó ante el conocimiento de las cámaras. Una semana después de que el programa haya estado en Alberti, Medici ofreció una conferencia de prensa en donde pronunció su descargo. La mandataria afirmó que las fumigaciones es un tema que preocupa a la gestión, y consideró que el tema “tiene que ser abordado como corresponde para medir los efectos que podría llegar a tener en la salud de la población”.

En relación a la presencia del programa CQC, la Intendenta expresó que “para nosotros fue una invasión la que hicieron, tratando de entrar a las oficinas y al salón del municipio por la fuerza” y añadió que “su decisión de no atender al periodista disfrazado fue la modalidad de trabajo poco seria con la que se manejaron”.

¿Hubo escasa seriedad del notero? ¿O la deficiencia radica en la exigua importancia que Medici le dio al fallo de la Corte Suprema y a la limitada seriedad que le otorga a la salud de los ciudadanos producto de las fumigaciones?

Los intendentes y una historia repetida

La rendición de cuentas en 2007 -bajo la Intendencia de Leonel Zacca- destapó una olla de presión, generando una ebullición y efervescencia descomunales en la ciudad de Alberti. Las irregularidades fueron tan contundentes que no sólo el gobierno del ahora diputado provincial caminó por la cornisa, sino que el mismo Zacca presentó una denuncia penal contra su propio Gabinete, para desligarse y separarse del hecho.

El episodio involucró despidos, cuentas irregulares, denuncias y sobreprecios. Entre los desmanejos de la gestión de Zacca se encontraban la compra de 31.700 litros de gasoil por un monto de $ 45.933 en una estación de servicio de Capital Federal, que sólo se dedica a la venta de Gas Natural Comprimido.

Otro caso anecdótico y que fue puesto bajo la lupa, fue el pago de tres facturas por $ 4.196, $ 3.822 y $ 2.042 por el traslado de alumnos escolares desde la localidad de Plá a Alberti y viceversa. El dato sugestivo fue que la distancia entre ambos puntos es de 15 kilómetros, y meses después, por los mismos viajes se remuneraron $ 768.

Respecto de las obras públicas, el asfaltado de 10 cuadras en Alberti fue considerado como un “proyecto estafa”. El Presupuesto para esta obra fue de $ 197.555 y comprendía la realización de una capa asfáltica doble, sin embargo, las calles ya poseían cordón cuneta y un “consolidado de piedra”, por lo que el proyecto tenía un valor real menor al pautado.

El hecho terminó con el despido de Carlos Ciancio, quien se desempeñaba como secretario de Gobierno y Susana Ferreira, quien desarrollaba su labor como Jefa de Compras del municipio. 

Un periodista fue fumigado por Juan Manuel Zunino

El dueño de la empresa Fumigaciones Zunino atacó al periodista Oscar de Vincensi, desde su máquina fumigadora. A raíz de este hecho, elevó una denuncia penal. En la misma manifiesta que “el 2 de enero de 2013, estaban llevando a cabo tareas de fumigaciones en uno de los campos lindantes al Polideportivo municipal.

El terreno pertenece a la empresa Eduardo Beraza SA, y es explotado por Fumigaciones Zunino” y añade que “conociendo que estaban fumigando, procedió al lugar y en esa oportunidad, Juan Manuel Zunino se encontraba conduciendo el “aparato mosquito”, se abalanza sobre su persona, esparciendo sobre su humanidad los productos agrotóxicos que estaba empleando en las fumigaciones”. Por este ataque, el periodista fue hospitalizado, provocándole vómitos, mareos, dolor de cabeza, sequedad en la garganta y dificultad respiratoria. 

Otros datos

$ 1.000.000 es la cifra aproximada que el municipio le debe en concepto de combustible a Eduardo Beraza SA.    
$ 4.901.400 es el monto que poseía la firma Eduardo Beraza SA hasta diciembre del año pasado.
$ 1.144.012 es el monto que envió la secretaría de Ambiente de la Nación para sanear un basural a cielo abierto. 
Habilitación out. El 31 de diciembre de 2012, venció el permiso que le dio el ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense.

 Por Nicolás Gil Desafío Económico

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...