miércoles, 24 de abril de 2013

ES HORA DE PASAR DEL DICHO AL HECHO


Las extraordinarias marchas de estos últimos ocho meses, culminando con la del 18 de Abril, demuestran que la tiranía es resistida por una enorme cantidad de argentinos. Pero también todos nos damos cuenta de que careciendo de un líder y de un grupo dirigente confiables, todo ese esfuerzo y esa indignación se estrellarán contra el poder que está todo en manos de la “dirigencia” corrupta e inepta.

También nos damos cuenta de que ese líder y ese grupo dirigente no aparecen. Los organizadores anónimos de las “redes sociales” son muy meritorios pero obviamente no quieren hacer otra cosa que eso y como no sabemos quienes son ni qué piensan, creo que es mejor que sea así. En vísperas de la última marcha fueron al Congreso a invitar a los políticos de la falsa oposición para que fueran a la marcha. Grave error.  Según dice Patricia Bullrich, ex-montonera, peronista e inescrupulosa, fue ella la que les abrió las puertas y la que coordinó la cosa con el resultado de que esos políticos se beneficiaron indebidamente de la marcha que, al igual que las anteriores, era en gran medida contra ellos que no han hecho nada de nada para frenar las reiteradas atrocidades de la tiranía. Una gran parte de ellos son de izquierda, o sea, socios ideológicos de la tiranía y los otros son peronistas o filo-peronistas, o sea, socios en la corrupción y en la demagogia que caracterizan a ese conglomerado político.

La consecuencia de esto es que si antes decía que los concurrentes a las marchas eran como ovejas sin pastor, ahora me temo que corren el riesgo de ser ovejas pastoreadas por los lobos.

¿Qué se puede hacer? Me niego a aceptar que entre los 40.000.000 de argentinos no haya mil personas decentes, capaces y patriotas que puedan ofrecer un liderazgo salvador a esa enorme cantidad de descontentos y que sean capaces de organizarlos para impedir que la Argentina caiga en el comunismo, como sin duda pretende la tiranía kirchnerista. Es probable que esos mil no tengan las mismas ideas en todos los asuntos del cielo y de la tierra, pero hay algunos puntos simples y evidentes en los que las personas de bien no pueden dejar de estar de acuerdo, a saber:

1) Vigencia plena de la Constitución, funcionamiento saludable de sus tres poderes, respeto sincero y efectivo de los derechos y garantías individuales.

2) Exigencia de idoneidad moral e intelectual para ocupar cualquier cargo, olvidado requisito del art. 16, con inmediata exoneración de los corruptos, de los ineptos y de los jueces prevaricadores, con el consiguiente castigo y recuperación de lo que se hayan robado

3) Derogación de la ley de partidos políticos que otorga el monopolio de las candidaturas a la “dirigencia” corrupta e inepta y libertad para todo ciudadano capaz de ser candidato facilitando su acceso a los medios de comunicación sin lo cual las candidaturas son pura ficción.

4) Reclamar a la prensa veracidad e imparcialidad en la información y una decencia mínima congruente con la moralidad básica aceptada por la población.

5) Restablecimiento de las FFAA y de las FFSS. Libertad inmediata de todos los secuestrados políticos militares, policías y civiles.

6) Prevención, represión y castigo de los delitos comunes para garantizar la seguridad de los habitantes.

7) Moneda sana; impuestos bajos con supresión del IVA, del impuesto a las ganancias de las personas físicas y substancial reducción de las retenciones a los precios de exportación; disminución del Estado y una burocracia mínima con amplia información sobre el gasto público; libertad de iniciativa económica favoreciendo el progreso por mérito y disuadiendo los favoritismos; impedir la usura en el sistema financiero; pleno empleo y cumplimiento de la deuda con los jubilados; prohibir las huelgas salvajes y saneamiento de los sindicatos; asegurar la libertad de tránsito sin cortes de calles y caminos; educación seria y de calidad para todos los niños y jóvenes; hospitales bien dotados y bien atendidos.

8) Protección de la familia basada en el matrimonio. Derogación del “homonomio” y de las facilidades otorgadas al aborto.

9) Hacer cesar el acercamiento cómplice con los países del bloque socialista, manteniendo con ellos una relación estrictamente diplomática mientras no pretendan inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país.

* * *

Es hora de que esos mil argentinos se conozcan y se unan para constituir una opinión capaz de orientar y organizar a los millones de manifestantes de las marchas a fin de que su fuerza se aplique a la salvación nacional.

Como decía en el artículo Nr. 1154, el camino de las elecciones está cerrado por el fraude y por la inmensa riqueza mal habida de la tiranía, capaz de comprar todos los medios de difusión. Los partidos de la falsa oposición tampoco son una alternativa por las razones que he dicho más arriba. Las FFAA han sido anuladas y sobornadas. Sólo queda un camino constitucional: el de la resistencia a la tiranía del art. 36 de la Constitución mediante su DESLEGITIMACIÓN ACTIVA hasta hacerle imposible ejercer el poder, de tal manera que caiga como una fruta podrida y pueda surgir una Autoridad legítima que sirva el bien común. Eso sólo será posible si se consigue ahora organizar la ciudadanía por fuera de la “dirigencia” corrupta e inepta y con capacidad suficiente como para obligarla a favorecer esa solución legítima usando para eso los restos de su inmerecido poder.

¿Cómo hacer para que esos mil argentinos o aunque más no sea, quinientos, se presenten? Está probado que la red electrónica es buena para expresarse pero no es suficiente para concretar algo en la realidad visible. Las “redes sociales” prestaron un gran servicio convocando a las marchas, pero si éstas no se hubieran producido, las redes sociales no hubieran sido otra cosa que redes sociales inconducentes.

Para que esos argentinos se conozcan y se entiendan es necesaria no una marcha de cientos de miles, sino un acto público en el que haya oradores que expliciten las ideas que pueden unirlos para una acción común con miras a concitar a los millones de argentinos que quieren acabar con esta tiranía, instaurar una Autoridad legítima y vivir en paz.

Un acto público en un lugar cerrado que permita oír, opinar, deliberar y conocerse. ¿Qué le parece? ¿Está dispuesto a colaborar en su organización?

Por Cosme Beccar Varela
        La botella al mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...