martes, 9 de abril de 2013

INFORME-BORRADO DE LA MEMORIA “DEMOCRÁTICA”: MONUMENTO AL COMBATE DE MANCHALÁ


El ministro de Defensa de la Nación, Arturo Puricelli, ordenó la demolición parcial del monumento histórico que conmemoraba la gesta heroica de los "Bravos de Manchalá pero además de cambios en el monumento en sí también se quitó el cartel que recordaba a los caídos en combate. (ver video al final de la nota). La principal modificación fue la remoción de símbolos del mundo y el cóndor. En su lugar se colocará un soldado de bronce con un lanzallamas, que será ubicado en el centro del monolito. El monumento está ubicado en el predio del Ejército, en la avenida Arenales. Recuerda el combate entre miembros del Ejército Revolucionario del Pueblo y conscriptos del Ejército Argentino ocurrido en democracia, el 28 de mayo de 1975, en la localidad tucumana de Manchalá. Aseguran que estos cambios son sólo el comienzo para que Manchalá sea borrado de la memoria democrática. Mientras algunos siguen mirando el pasado con resentimiento y odio, el Ejército Argentino de hoy continúa trabajando activamente en la sociedad donde se lo requiere: reconstruyendo casas y escuelas, en tareas contra el dengue, en la zona de inundados y muchas más.




Los traidores, los que siempre han favorecido las fuerzas extranjeras que atacaron a la Nación Argentina desde Cuba, desde la ex-URSS, hoy han dado un nuevo paso frente al abismo, han destruido el Monumento que rememoraba la defensa de suelo Patrio por sus ciudadanos. El  monumento al Combate de Manchalá. Sumado este hecho al homenaje que se brinda desde el gobierno a “héroes “idealistas” como Rodolfo Walsh, Ernesto Guevara, Mario Santucho y otros.

De héroes y de tumbas por José Luis Milia

Triste destino éste, el de las Provincias Unidas del Sur. Hoy en ellas todo se reduce a eliminar u obligar a olvidar aquellas cosas que nos dieron una identidad, esa suma de lealtades, sacrificios y dolores que al igual que un martillo y un cincel van modelando el carácter de una Nación. Los ejemplos de esta malevolencia sobran, más aún, pareciera que se tratara de una competencia para ver quien derriba más banderas, para ver quién de ellos se lleva la cucarda que le permita avizorar un día solo las ruinas de esta Nación.

En el 2012, un concejal de salta elevó, acompañado por sus “pares”, un proyecto para obligar al Ejército Argentino a destruir el monumento a los Bravos de Manchalá, ¿Por qué este rapto de iconoclastia? ¿Por qué querer olvidar un combate donde se jugaba nuestro destino como Nación? En el autor del proyecto era una cuestión de ideología- ¿Cómo aceptar que el Ejército Argentino, cumpliendo el mandato de un gobierno Constitucional había combatido, y vencido, a una guerrilla apátrida- y en los que lo acompañaban solo ignorancia?

Tiene la ciudad de Salta cientos de problemas irresueltos, pero un concejal entiende que esos problemas son menos importantes que destruir un monumento y que como consecuencia de esto es mejor relegar al olvido a once salteños que combatieron a pura bravura.

No nos confundamos no es -el concejal de marras- un irresponsable, es alguien que ha entendido muy bien la lección, que si la presidente de la República puede desairar al Regimiento de Granaderos a Caballo en el Bicentenario de su creación, por qué razón no puede él, so pretexto de ideologías encontradas, humillar a once salteños que combatieron bajo la Bandera Nacional.

Ejemplos como estos, el de la presidente y el del concejal, se suceden todos los días. Hay que -para la salud de un modelo político, cuya política manifiesta es el odio y la desunión- tirar abajo cuantos héroes sean posibles, más si llevan uniforme, sean estos los generales San Martín y Belgrano, sean estos los doce humildes colimbas de Salta.

Y mientras esta caza sigue, vemos que día a día se acumulan muertos. Muertos que no llegan a mojar con su sangre o los deudos con sus lágrimas las alfombras de la señora. Desde los solitarios y cotidianos muertos por la inseguridad, hasta los chicos marginales, que marginados del modelo terminan su vida desnutridos antes de los dos años. Desde los apagados por el subsidiado libertinaje de la droga hasta aquellos que la desidia, el robo y la irresponsabilidad terminó con su vida, los cincuenta y dos muertos de Once.

Sepultureros vocacionales que no saben que hubo demasiada enjundia y que por ello hay demasiada herencia de quienes, llamados por el deber, combatieron por estas Provincias Unidas del Sur, desde la Reconquista a Maipú, desde Rio Bamba a Ituzaingó, desde Obligado a Manchalá desde Curupaytí a La Tablada, desde El Juncal a Monte Longdon como para que a su resentida tarea la corone el éxito. Preocupados por derribar héroes sólo siguen abriendo, en su ineptitud perversa, nuevas tumbas en la República.

José Luis Milia/ El Informador Público

Carta abierta de un ciudadano argentino en recuerdo y homenaje a los "Bravos de Manchalá"

MANCHALÁ: ERAN DOCE MÁS SUS JEFES

“Caminante, ve a Esparta y diles a los espartanos que por obedecer sus leyes aquí yacemos” Simónides de Ceos, poeta griego 

Eran doce Soldados Salteños mandados por dos Suboficiales. Estaban ese día, 29 de mayo, en Manchalá. Ni siquiera tenían la pretensión de ser Militares. Sólo cumplían las leyes de la República Argentina, en especial esa que imponía a los ciudadanos a cumplir con el servicio militar y habían ido allí por orden de un Gobierno Constitucional. La mañana del 29 de mayo de 1975 los sorprendió pintando la escuela de Manchalá. Un poco más tarde la historia los puso en un brete del que todo hombre recela pues siempre tiene la duda de cómo responderá. Sin embargo, no dudaron, ¿Cómo iban a dudar si habían crecido escuchando en cuentos y consejas las historias de los Infernales que con Don Martín le guardaron, a pura lanza, la frontera norte a San Martín?, ¿Cómo iban a rehuir el combate si eran de la estirpe que le puso el pecho a cuanto bandido quiso asolar su provincia?. No preguntaron, ellos, los doce Soldados Salteños de Manchalá y sus Jefes, cuántos eran los otros. Solo sabían que eran muchos más que ellos pero respondieron al plomo con el plomo y en esas horas en que jugaron con la muerte se ganaron para siempre el mote de “Los bravos de Manchalá”.

Un pueblo agradecido y un Ejército- era otro Ejército-, orgulloso levantaron en el cuartel donde se formaron un túmulo para recordar su coraje. Hoy, si se han cumplido con presteza las órdenes de un obsecuente ministro y unos generales más preocupados en cobrar sus sueldos el 29 de cada mes que en formar Soldados, el monumento ha sido demolido. Los enanos de la revancha trabajan rápido y sin pausa, e inclusive han obligado a empleados uniformados- amenazándolos, seguramente, con hacerles perder su pitanza ganada a fuerza de agachar la cabeza- para que aprieten a Soldados que se han animado a expresar lo que su honor les imponía.

Quizás, la demolición del monumento sea lo mejor. La frase de Simónides que alguna vez fue tallada en una piedra en las Termópilas quizás duró más  tiempo que el Monumento a los Bravos de Manchalá- las inclemencias del tiempo son más generosas que la bajeza de los hombres- pero sirvió, aún después de desaparecer hace más de dos mil años, para hacernos saber que el coraje y el amor a la Patria prevalecen.

JOSE LUIS MILIA

Sobre el combate de Manchalá

La subversión había planeado para el 29 de mayo de 1975 un ataque al Puesto de Comando Táctico de Famaillá, que era el comando de las operaciones contra la subversión en el frente rural. Se había hecho una maqueta exacta, donde figuraba el Puesto de Comunicaciones, las habitaciones y baños de los jefes, el Lugar de Reunión Detenidos, es decir todo lo importante. Los subversivos contaban, según declaraciones posteriores del Capitán Armando, 117 hombres uniformados y 50 hombres de civil para las operaciones de apoyo.
Estos habrían de encontrar a unos 30 o 35 hombres para la defensa del Comando, puesto que las 2 secciones de comunicaciones estaban a lo largo de la ruta 301 y la Sección de Ingenieros 5 en tareas de acción cívica. Se había fijado el ataque para el día 28 de mayo casi al obscurecer, de manera tal que coincidiese con la fecha en que se celebra el día del Ejército.

Sin embargo, ese día, dos grupos de la Sección Ingenieros 5 habían aparcado material en la Escuela de Manchalá para completar el plan de acción cívica. Esta casualidad y el coraje individual de todos obraron una victoria increíble sobre la Compañía Ramón Rosa Gimenez que estaba apoyada por contingentes del ERP que concurrían desde Córdoba. Los 117 subversivos se habían atrincherado en Finca Sorteis, a 18 Kms. de Famaillá, apresando a los dueños y a los peones. Comieron, descansaron y hasta filmaron una película que luego de su triunfo distribuirían por el mundo.

De todos modos, las fuerzas legales contaban con información secreta sobre un plan del ERP, aunque no sabíamos dónde ni cómo se desarrollaría. Por eso, el Escuadrón de Gendarmería "Jesús María" llegó a la zona del Río Colorado y Santa Rosa de Leales donde esperábamos el ataque. El Escuadrón cumplió su labor y llegó a Río Colorado, donde un jefe del Ejército, mayor él, asumió el mando y tuvo como tarea rastrear la zona en vista de que algunos pobladores habían visto movimientos sospechosos. La información dada por un policía de la provincia el día 27, coincidió con el hecho de que en la plaza de Famaillá fueron apresados varios jóvenes con cuadernos donde tenían dibujos de Famaillá. Ante tamañas "casualidades" ordené que el Escuadrón de Gendarmería batiera la zona de Río Colorado, Simoca, Santa Rosa de Leales y todavía más al norte, si bien el 28 a la mañana una de las patrullas de ese Escuadrón pasó cerca de Finca Sorteis, no advirtió que la finca estaba ocupada. Eso dio pie a que el ERP levantara campamento y se pusiera en marcha para evitar un enfrentamiento prematuro que podría hacerle fracasar todo el plan.

La toma de Famaillá tenía varias fases: se fusilaría a todos los oficiales; se tomaría al comandante de la brigada para canjearlo; se licenciaría a los soldados previa toma del armamento; se liberaría a los detenidos, y se anunciaría al mundo la victoria.

Los subversivos avanzaron por la ruta de tierra 99, una ruta aledaña y casi abandonada. Allí hubo de toparse con 12 soldados y dos suboficiales que pintaban la Escuela de Manchalá.

La columna de transporte y logística del oponente estaba compuesta por un vehículo Ford F-100 que iba como vehículo punta y distanciado del mismo marchaban tres vehículos con las siguientes características: Camión Mercedes Benz 608, color verde claro de 4 toneladas, chapa B 487697, Camioneta Rastrojero Diésel, color verde claro con chapa T 023450; Camión Mercedes Benz 1114, color bordó de 4 toneladas, chapa B 1120144.

En los vehículos había distribuido aproximadamente 117 delincuentes subversivos.

Cuando el vehículo punta pasa frente a la Escuela de MANCHALA y ve al personal militar armado, y, creyendo que eran sorprendidos por un control militar, abren el fuego sobre los mismos, reaccionando inmediatamente la propia tropa con fuego de FAL que llena de impactos a la camioneta punta.

Dicho tiroteo hace que se detenga la columna que marchaba detrás, procediendo una parte de los delincuentes subversivos a rodear la Escuela. Al mismo tiempo, un camión de la brigada que de la Ruta nacional 38 se dirigía a la Escuela, transportando elementos logísticos, es atacado por el ERP desde el costado del camino. Ante esta aparición, el oponente que viajaba en los vehículos de transporte de la columna, abandona los mismos introduciéndose en los cañaverales, dejando variado material compuesto por armamentos, munición, equipos varios, documentación conteniendo un plan de ataque al Puesto de Comando Táctico y una maqueta del referido PCT.

La sorpresa fue grande, y el grupo guía, creyendo que el Ejército los había descubierto, contestó el fuego hiriendo a un soldado. Como la munición se consumía y los 14 hombres estaban cercados en la Escuela; un suboficial rompió el cerco y corrió 17 Km hasta Famaillá donde encontró al oficial Jefe de la Sección de Ingenieros. Inmediatamente me relató a mí lo sucedido con una pequeña dotación de tres camionetas de mi custodia y tres jefes del comando nos lancemos hacia la Escuela cuando empezaba a caer la noche. Las luces de estos vehículos provocaron el desbande de los que cercaban a la Escuela.

Media hora más tarde, un contingente de la Fuerza de Tarea Fronterita llegaba a Manchalá donde se le dio la orden de perseguir junto al Escuadrón de Gendarmería, a los guerrilleros. Debido a la oscuridad de la noche no se pudo atrapar a nadie, pero el mito de la guerrilla se había desvanecido. Abandonaron los camiones con todo el material disponible fugándose de la manera más vergonzosa. De la documentación secuestrada que nos permitió conocer toda la estructura de la organización; de la Compañía de Monte, obtuvimos los nombres de 400 personas y direcciones que eran combatientes que figuraban en la estructura celular de apoyo y que no habían sido tocadas.

Implicancias

El costo en hombres y equipos que sufrió el ERP en el combate de Manchalá fue de tal dimensión que toda su capacidad quedó minada. Pero sobre todo fue el revés psicológico sufrido por los marxistas el que puede considerarse, dentro del hecho mismo, el de mayor trascendencia para el Ejército.

Un relato…..dirigido especialmente para “AMNESIA, MENTIRA E INJUSTICIA”
  
Pasado un tiempo desde el Combate, y durante un acto castrense en la Ca. de Ing. 5. el entonces Jefe de la misma, My. Ratto, realizó un brillante discurso relatando el Combate de Manchalá.
Luego ordenó que se trajera al patio de armas un "trofeo de guerra" perteneciente al enemigo y que había sido "olvidado" por esos "jóvenes idealistas" en el campo de batalla de Manchalá.
Era una Bandera celeste y blanca, pero con una enorme estrella ROJA (con la inscripción ERP) reemplazando al Sol de Mayo. Este "TRAPO ROJO " estuvo durante meses ondeando en el baño de la tropa, siendo usada por los soldados como natural reemplazo del papel higiénico.
En medio de un silencio profundo, con paso marcial, el subteniente Lucero arrastró ese TRAPO ROJO y lo colocó sobre una carga de Trotyl. Tres veteranos del combate detonaron el explosivo mientras la Fanfarria del Glorioso 5to. de Caballería  hacía bramar el Diana de Gloria. El TRAPO ROJO voló en mil pedazos!!!!

Fte: Cristiandad y Patria

Ref: Pacificación Definitiva- El Intransigente- Informate Salta


MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA “NUNCA MÁS” GUERRILLEROS Y MONTONEROS

(*) Se recomienda muy especialmente ver el siguiente video  donde el periodista, Andrés  Suriani, dentro del Comando de la V°  Brigada de Montaña “Manuel Belgrano”, con asiento en Salta, increpa a los  gritos por la presencia del General Emilio Jorge Luis Rodríguez para que explique el porqué de la demolición parcial del monumento al Combate de Manchalá. Dicho general no tuvo la valentía, entereza y autoridad suficiente para dar la cara

PINCHAR EL SIGUIENTE ENLACE PARA VER EL VIDEO



3 comentarios:

  1. "Dicho general no tuvo la valentía, entereza y autoridad suficiente para dar la cara"
    Este es el periodismo de hoy? Así estamos!!!!!
    El general recibió órdenes de no hablar. Y la demolición fue elegida democráticamente al ser aprobado el proyecto de ley. Dejen el odio atrás de una vez!

    ResponderEliminar
  2. Además, con un prepotente y mal hablado como el sr. Suriani, nadie va a querer hablar.

    ResponderEliminar
  3. Así estamos con un gobierno MONTONERO de los "idealistas". Ahora hacemos monumentos al CHE Guevara y todo se llama como el corrupto Kirchner. Una presidenta sionista y todos sus secueaces tambien montoneros. De quien es el odio? al que comenta mas arriba? Vayanse de una ves montoneros comunistas!!!!!No podemos estar peor

    ResponderEliminar

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...