miércoles, 17 de abril de 2013

TANTEAN UN PACTO CFK-MASSA PARA ENFRENTAR A SCIOLI-DE NARVÁEZ




El Chueco Mazzón impulsa que haya listas “independientes” para debilitar a la oposición en varias provincias.

Mientras la denuncia de Jorge Lanata por lavado de dinero y la reforma judicial ocupan los primeros planos mediáticos, el gobierno trabaja para solucionar su crisis electoral. Las principales encuestas coinciden en que Alicia Kirchner y Francisco de Narváez se encuentran en un empate técnico y que, existiendo un alto margen de indecisos, la polarización entre ambos podría terminar en octubre con la derrota del Frente para la Victoria. A esto se le agrega que en las primarias del 11 de agosto ya podría quedar en evidencia esta paridad que, como es obvio, perjudicaría sobre todo al kirchnerismo. La hipótesis de retirar la candidatura de Alicia está prácticamente excluida, porque equivaldría para el gobierno a la aceptación de su derrota. También se estaría descartando la posibilidad de que Daniel Scioli sea otra vez candidato testimonial a diputado nacional y menos todavía que CFK haga lo propio. El centro de las especulaciones oficiales vuelve a ser entonces Sergio Massa, que después de una larguísima gira internacional, reapareció días atrás en una reunión de los intendentes que lo siguen para reavivar nuevamente la idea de su candidatura a diputado para octubre, luego de que su silencio de varias semanas parecía indicar que había dado un paso al costado. Las dos novedades importantes que se produjeron en ese lapso fueron justamente el ascenso de De Narváez y la baja de Alicia, acompañada por los abucheos e insultos que le prodigaron en Tolosa un grupo de víctimas de la inundación. Operadores del gobierno trabajarían en un plan para que Massa se presente como candidato supuestamente independiente por fuera del Frente para la Victoria, pero llevando en su lista candidatos previamente avalados por la Casa Rosada. De este modo, el tigrense podría prestarle un servicio invalorable al kirchnerismo, restándole una importante cantidad de votos a De Narváez y sumándole diputados a Cristina para la batalla final por la reforma constitucional. Obviamente, este esquema rompería la polarización entre De Narváez y Alicia, que podría también perder votos, pero esto no sería tan grave si luego se suman los diputados del FpV con los de Massa.

Este plan tiene autor: el Coordinador General de la Unidad Presidente, Juan Carlos Mazzón, considerado el operador número uno del peronismo. Este mendocino, más conocido como “el Chueco”, está intentado aplicar la misma receta en su provincia. Allí, el kirchnerismo apoyaría reservadamente la candidatura a diputado nacional del ex gobernador radical Roberto Iglesias, con el objetivo de restarle votos a la postulación de Julio Cobos, cuyo triunfo tendría proyecciones nacionales contra el cristinismo. Aparte de Mendoza y Buenos Aires, Mazzón estaría preparando “listas independientes” en media docena de provincias para debilitar así a la oposición

Con altos riesgos

La operación ideada por Mazzón todavía no tendría el sí de Massa, que se aferra a la táctica de dilatar su definición hasta último momento, es decir, hasta la segunda mitad de mayo. En su entorno hay quienes opinan que se trata de una excelente oportunidad para salir primero y quedar colocado en la pole position para lanzarse por la gobernación en el 2015 o incluso por la presidencia. En cambio, para otros massistas, el plan tendría serios riesgos. Por ejemplo, la oposición podría acusar a Massa de haber pactado con el gobierno y, lo que es más grave, Clarín podría acudir en apoyo del eje Scioli-De Narváez, atacándolo con denuncias de corrupción. El multimedios estaría sumamente interesado en que se repita lo ocurrido en el 2009, cuando el empresario derrotó a la lista que integraban Kirchner, Scioli y el propio Massa.

A todo esto, De Narváez aprovecha su actual ventaja para ir tejiendo acuerdos puntuales con las principales figuras que integran el armado del PRO, aunque se negaría, al menos por ahora, a firmar una alianza con éste. Sí aceptaría, por ejemplo, llevar como candidato a senador provincial a Roque Cariglino, hermano del intendente de Malvinas Argentinas, y a coordinar la lista de concejales de San Isidro con Gustavo Posse. También Jorge Macri se habría arrimado a Las Cañitas para negociar.

En la concentración final de fuerzas, hoy todo indica que el PRO deberá integrarse de un modo u otro al denarvaísmo.

Por Carlos Tórtora
Informador Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...