jueves, 16 de mayo de 2013

ARGENTINA MEDIOS DE PRENSA: LA PERSECUCIÓN GRAMSCIANA SE EXPANDE POR TODO EL PAÍS



El titular del bloque de Unión Celeste y Blanco en la Cámara Baja bonaerense, Gonzalo Atanasof y Francisco de Narváez presentarán proyectos para defender la libertad de prensa, Atanasof manifestó: "es el momento de que todos los dirigentes nos acompañen en esta iniciativa, necesitamos su apoyo para poder respetar uno de los derechos básicos de todos los argentinos". Por otro lado La Unidad Fiscal de Derechos Humanos de Bahía Blanca pidió a un Juez Federal detener al titular del diario "La Nueva Provincia" buscando silenciar voces opositoras. Al finalizar "como se realizaba la censura en la Unión Soviética comunista" más lecturas recomendadas.

El presidente del bloque de Unión Celeste y Blanco en la Cámara de Diputados bonaerense, Gonzalo Atanasof, presentó este miércoles un proyecto de ley para “proteger la libertad de prensa” en todo el territorio de la Provincia. Además, el jefe de la bancada radical, Walter Carusso, formalizó una iniciativa similar.

La propuesta presentada por el titular de la bancada denarvaísta y firmada en conjunto por Fernando Rosas, Guillermo Britos y Mauricio D’Alessandro prohíbe “censurar o controlar previamente la veracidad, oportunidad o imparcialidad, revisar, aprobar, intervenir, interferir, obstaculizar, modificar, alterar, sugerir o imponer la línea editorial, noticias, información, contenidos, grillas, programas u opiniones que difundan los habitantes de la Provincia y los medios de comunicación en ella domiciliados, cualquiera sea su soporte o modalidad”.
Además, se establece que “no podrán restringirse las libertades de imprenta, prensa y expresión de los medios de comunicación con domicilio o instalaciones en la Provincia, ni el derecho al libre acceso a la información de los habitantes de la Provincia”.

Los diputados de Unión Celeste y Blanco fundamentaron su proyecto de ley en el artículo 14 de la Constitución Nacional, que establece que todos los argentinos tienen derecho de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa.
“Tenemos que jugarnos por la libertad de expresión”, sostuvo Gonzalo Atanasof y consideró que “es el momento de que todos los dirigentes de la provincia de Buenos Aires nos acompañen en esta iniciativa, necesitamos su apoyo para poder respetar uno de los derechos básicos de todos los argentinos”.

Por otra parte, el proyecto de Carusso argumenta que “todas las personas tienen derecho a buscar, acceder y recibir libremente por cualquier medio expresiones, información, opiniones e ideas de toda índole, sin ningún tipo de restricción directa o indirecta, ni censura de ninguna clase. Como así también, elegir libremente, cómo, dónde y respecto de quién informarse”.

Además, subraya que “la libertad de prensa tiene como único límite, sólo las normas derivadas de la Constitución, tratados internacionales con jerarquía constitucional  y la Constitución de la Provincia, la división de poderes, la independencia judicial, para salvaguardar la exactitud y objetividad de la información, para garantizar los derechos al honor, la intimidad de la vida privada, la imagen y la palabra de los ciudadanos y para defender el interés público y el orden democrático”.

VICENTE MASSOT Y EL DIARIO LA NUEVA PROVINCIA, BAJO PERSECUCIÓN POLÍTICA GRAMSCIANA

La Unidad Fiscal de Derechos Humanos de Bahía Blanca pidió a un juez federal detener al titular del diario "La Nueva Provincia", Vicente Massot, y al periodista Mario Gabrielli, ex secretario de Redacción del matutino, indicando que habrían formado parte de un plan criminal implementado en la ciudad durante la última Dictadura Militar.

En realidad, lo que el Gobierno está buscando es silenciar voces opositoras, y en este caso busca involucrar a dos periodistas con una causa política, en el marco de la guerra cultural gramsciana que lleva a cabo el oficialismo.
El planteo fue presentado por los fiscales José Nebbia y Miguel Palazzani ante el juez Santiago Martínez, en el marco de la causa abierta luego del primer juicio por delitos de Lesa Humanidad realizado en Bahía Blanca en 2012 Al momento de dictar sentencia, el Tribunal a cargo de los jueces Jorge Ferro, Martín Bava y José Triputti ordenó que se investigue "la posible comisión de delitos de acción pública por parte de los directivos de “La Nueva Provincia” durante la última dictadura militar".

Anteayer el diario publicó una editorial en la que afirmó que se trata de un "embate contra 'La Nueva Provincia'", realizado a pesar de que Massot se presentó voluntariamente en la causa a principios de este año.
El artículo también cuestiona que medios periodísticos de Buenos Aires hayan tenido acceso a datos reservados del expediente antes que los propios imputados, algo que "evidencia el matiz ideológico, carente de objetividad que gobierna y condiciona la actuación de los dos fiscales".

Ftes: ANDigital/ Diario Pregón de La Plata

MARXISMO 


El marxismo en la práctica aboga por una completa intervención del Estado en el mercado y por la abolición de la propiedad privada para individuos y sociedades. Es una economía centralmente planificada que pretende acabar con las clases sociales, haciendo a todos iguales económicamente, pero para ello, en lugar de "distribuir equitativamente" la riqueza, los empobrece a todos concentrando el capital en manos del gobierno, lo que constituye un "capitalismo de Estado".

No obstante, dentro de la teoría marxista, existe una segunda fase hipotética hacia la consecución de la "sociedad comunista", en la que se llegaría a un equilibrio económico, parecido al que existe hoy en día en el capitalismo, que no requeriría de intervención estatal alguna. Es a lo que se le ha llamado una especie de equilibrio económico buscado.
La imposibilidad práctica de alcanzar esta hipotética fase ha motivado a los marxistas a incorporar en su discurso apologético la afirmación de que el comunismo nunca se ha constituido como régimen económico, y que por ello, regímenes como la URSS, el estalinismo o el castrismo en Cuba, no representan al verdadero comunismo, y en su lugar reivindican a figuras como Trotsky y Ernesto Guevara.

Aparente oposición al capitalismo

Según el marxismo, una minoría ilustrada en la sociedad capitalista es la única que tiene acceso al conocimiento y dicho conocimiento es el único que puede o dominar si se trata de las clases que detentan el poder económico o ser utilizado como combustibles sociales para conducir a la sociedad marxista.
Los sectores burgueses son los que dentro de esta teoría conducen a la dictadura del proletariado y son a su vez los mismos que llevaron las teorías comunistas a los proletarios.
A pesar de que el marxismo surgió como una crítica o antítesis del capitalismo, y ante la opinión pública en general suele presentarse como una ideología o sistema opuesto a él, en realidad comparten bases doctrinales materialistas y ambos buscan la desaparición del Estado, aunque por distintos medios. Además, Marx y posteriormente la Revolución Rusa, fueron financiados, al igual que otros revolucionarios, por banqueros judeo-norteamericanos de Wall Street y de la banca Británica.

CENSURA EN LA UNIÓN SOVIÉTICA

"Un marxista es una persona que ha leído a Marx. Un antimarxista es una persona que lo ha entendido". (Ronald Reagan)


La censura en la Unión Soviética fue un fenómeno persuasivo de presión ideológica estatal que tuvo vigencia a lo largo de toda la historia de ese país (1922-1991), aunque con ciertos altibajos. Hubo dos períodos de relajamiento: el primero, luego de la muerte del dictador comunista de origen judío Iosif David Vissarionovich Dzhugashvili http://www.anajnu.cl/raicesjudiaslenin.htm más conocido como Iósif Stalin en 1953, y el segundo durante la política glásnost o ("transparencia") lanzada por Mijaíl Gorbachov en 1986.

La censura se realizaba de dos maneras principales:

La protección de los secretos estatales eran manejados por la Administración Principal para la Salvaguarda de los Secretos de Estado en la Prensa (más conocida por su sigla Glavlit), la cual era la responsable de censurar cualquier intento de publicación o transmisión de secretos sensibles.
La censura, de acuerdo a los lineamientos ideológicos y políticos impuestos por el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), fue implementada a través de varios departamentos estatales especializados, a saber:

Goskomizdat censuraba todo lo relativo a material impreso: ficción, poesía, etc.

Goskino, a cargo del control de la cinematografía.

Gosteleradio, a cargo de las emisiones o transmisiones radiales y televisivas.

El Primer Departamento (en varias agencias e instituciones, como el Comité Estatal de Estadísticas (Goskomstat), era responsable de asegurarse de que los secretos estatales y la información sensible sólo alcanzasen las pocas manos autorizadas.

Censura de imágenes

No sólo las referencias a las personas incluidas en las listas negras eran rutinariamente eliminadas de los textos, sino que también sus fotografías y retratos eran eliminados.

Traducciones

Las pocas traducciones de obras occidentales, salvo que proviniesen de autores comunistas extranjeros confiables, se habían de una manera truncada y con omisiones (resultando por lo tanto en un producto final sesgado), acompañadas en todo caso de eventuales notas al pie "correctivas" de la supuesta tendenciosidad de los autores "burgueses".

Control sobre el flujo de información

Absolutamente todos los medios dentro de la Unión Soviética estaban estrictamente controlados por el Estado, ya se tratase de la radio, televisión, libros, revistas y periódicos. 
(ver más del 90% de los medios en Argentina son estatales http://www.clarin.com/politica/nuevos-medios-estatales_0_911909035.html )  Esto se lograba mediante la exclusiva propiedad estatal de todas las instalaciones dedicadas a la producción, por lo que necesariamente sus miembros debían ser empleados del Estado. Esto se extendía también hacia las bellas artes, incluyendo el teatro, la ópera y el ballet. Los conciertos de música y las exhibiciones de arte sólo podían realizarse en lugares controlados y previamente autorizados por el Estado.

En algunas oportunidades, la censura hacia tal o cual autor que no contaba con la benevolencia del régimen soviético era apoyada por campañas contra su material "ofensivo" en los medios de comunicación (sobre todo, en los periódicos). Asimismo, se solían aplicar otras sanciones adicionales, como la expulsión de las organizaciones profesionales respectivas (por ejemplo, de los círculos de escritores oficiales). En el caso de la publicación de libros, los manuscritos o redacciones a máquina originales de los autores debían pasar por el filtro de la férrea censura ideológica. Usualmente las editoriales estatales sólo publicaban los de los autores plenamente identificados con el gobierno. Los libros que contaban con el visto bueno oficial (por ejemplo, la colección de discursos del líder Leonid Brézhnev) eran impresos en grandes cantidades, mientras que otra material no tan "importante" era publicado en números mucho menores y no era adecuadamente distribuido.

Por otro lado, la literatura popular "escapista", como los principales éxitos editoriales (best sellers) occidentales, como novelas de romance y misterio eran virtualmente inexistentes dentro de la Unión Soviética.[2]

La posesión de máquinas de escribir y, como más razón, de imprentas era estrictamente controlada, para intentar prevenir la circulación de las ilegales copias samizdat, ya se tratase de revistas o libros. Otra cosa que disgustaba bastante a las autoridades era la publicación de libros prohibidos en el extranjero. Tal fue el caso de Archipiélago Gulag, escrito por el célebre disidente Aleksandr Solzhenitsyn, el cual fue inicialmente publicado en Occidente en 1973. Era una práctica relativamente común en las bibliotecas soviéticas restringir el acceso a los diarios y periódicos que tuviesen más de tres años de antigüedad.


Referencias
↑ The Commissar vanishes ("El comisario desaparece"), The Newseum ("Museo de noticias")
↑ Villiers, Down with Volga ("Abajo con el Volga"), páginas 46-47
Metapedia


PUEDE DESCARGAR LA EXCEPCIONAL OBRA  "EL ARCHIPIÉLAGO GULAG" de Aleksandr Solzhenitsyn. La obra, es uno de esos libros que hacen Historia por el sólo hecho de atreverse a narrarla.  
Antes de su publicación, los simpatizantes del comunismo y los intelectuales marxistas en general podían  hasta cierto punto rechazar las críticas al sistema soviético calificándolas de "propaganda capitalista". Después, hasta los más recalcitrantes tuvieron que terminar admitiendo que el régimen impuesto por la Revolución Bolchevique se apoyó en el terror y en el horror. Y, aún así, — o quizás precisamente también por eso — terminó colapsando y derrumbándose en 1989.
Esta obra de Solyenitzin trata sobre el sistema de campos de concentración y trabajos forzados diseminados por toda Rusia. GULAG es el acrónimo en ruso por "Administración Central de Campos Correccionales de Trabajo" El título original del libro en ruso es: "Arkhipelag GuLag" con dos palabras que riman no por casualidad. (Un detalle de este "archipiélago" formado por una enorme cantidad de campos puede consultarse en la Semblanza de Alexander Solyenitzin publicada en forma separada en esta misma Editorial Virtual)

PARA DESCARGARLO PINCHE EL SIGUIENTE ENLACE 

TAMBIÉN PUEDE DESCARGA "EL LIBRO NEGRO DEL COMUNISMO" ALOJADO EN NUESTROS DOCUMENTOS Y LIBRE DE VIRUS PINCHANDO AQUÍ
https://docs.google.com/file/d/0Bycu3h2qPdbUc1pNZXlTeTJiTHM/edit

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMUNICADO DE PRENSA: BRUTAL ATAQUE DEL INTENDENTE ERNETA (GESTIÓN K) A INFOCON NOTICIAS



INFORME ESPECIAL: ¿QUIENES SON LOS DUEÑOS DE LOS MEDIOS?

TERRORISMO INTELECTUAL: SOBRE EL PENSAMIENTO "POLÍTICAMENTE CORRECTO" LA "DEMOCRACIA" Y LOS "DD.HH"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...