martes, 14 de mayo de 2013

CEDINES: ¿PARA QUÉ VAN A SERVIR?








Si la instrumentación es simple y quien posee CEDINes puede redimirlos por dólares en el BCRA sin mayores complicaciones, los CEDINes van a servir para dar liquidez al mercado inmobiliario. ¿Qué quiere decir esto?

Hoy por hoy el número de operaciones de compra-venta en el mercado inmobiliario ha caído dramáticamente. ¿Por qué? Porque los dueños de las propiedades quieren dólares billetes y los compradores no están dispuestos a comprar esos dólares en el mercado “blue” (y no puede acceder a esos dólares al precio oficial).

¿Para quiénes terminan siendo más útiles estos instrumentos?

1. Para quienes efectivamente quieran comprar un departamento o casa con dinero no declarado en el exterior.

2. Para los dueños de departamentos a los cuales les estaba siendo difícil vender (los CEDINes van a ofrecer sostén a los precios de las propiedades y quizá incluso empujarán los precios ligeramente hacia arriba).

3. Para el Banco Central de la República Argentina, que tendrá dólares nuevos en reservas (aún cuando no sean propios). Simplemente por el hecho de actuar como “garante” de esos dólares hasta tanto sean rescatados por los CEDINes, podrá contablemente mostrar un número de reservas más elevado.

Tres preguntas más:

1. ¿Qué cosa no conseguirán hacer los CEDINes?

2. ¿Quienes son los que más ganan con este instrumento?

3. ¿Cómo será el mercado secundario de CEDINes?

1. Los CEDINes difícilmente logren estimular el mercado de la construcción. ¿Por qué? Porque desde el momento en que se decide comenzar una obra hasta su finalización pasan entre 1 y 2 años. Y es difícil pensar que alguien comience a construir con la expectativa de canjear la construcción por CEDINes convertibles en dólares. Cuando la incertidumbre es alta, 2 años es un plazo demasiado lejano para saber si los CEDINes siquiera seguirán existiendo.

2. Los que más ganan con los CEDINes son las inmobiliarias. Más transacciones, más comisiones para ellos.

3. No creo que se llegue a desarrollar ningún mercado secundario de CEDINes. De este modo, no habrá un desdoblamiento del tipo de cambio. El dueño de una casa o departamento sólo estará dispuesto a ceder la escritura si va al banco con el poseedor del CEDIN y ahí mismo obtiene los dólares. Nadia va a aceptarlo para ver si después el BCRA efectivamente los convertirá en dólares.

Por último: ¿de qué denominación serán estos títulos? ¿Certificados de mil, diez mil o cien mil dólares? Si fueran de cien dólares el programa tendría un gran problema de impresión. Y si tienen denominación alta (aún cuando fueran de mil dólares), el incentivo a la falsificación será muy fuerte. (Lamentablemente no es tan sencillo ni barato emitir títulos difíciles de falsificar).

Por Miguel Ángel Boggiano/ Carta Financiera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...