jueves, 27 de junio de 2013

ALTA MASONERÍA Y OCULTISMO DETRÁS DEL MICROCHIP OBLIGATORIO DEL ANTICRISTO


La situación internacional parece confirmar lo expresado en antiguos textos masónicos y bíblicos sobre un nuevo Orden Mundial que se levantará bajo el signo de la Bestia
ESTADOS UNIDOS.- Solamente con un análisis muy fino del cuadro de situación internacional se podrá entrever qué es lo que probablemente se esconda detrás de lo que los medios de prensa reflejan que está ocurriendo en el mundo.
No es una casualidad que el planeta registre donde se quiera ver índices de decadencia intelectual, moral y espiritual. La violencia se ha apropiado de la sociedad global, desde la minucia que puede parecer el maltrato sin razón a un animal indefenso, pasando por las guerras y represiones que ejercen los gobernantes contra sus propios habitantes, hasta los rumores de la Gran Guerra en ciernes contra Irán que arrastraría consecuencias quizás inimaginables. Todo tiene una razón de ser así.

Ya el Presidente norteamericano Andrew Johnson en un discurso pronunciado el 22 de abril de 1866 dijo que había que crear un partido político único, que mantuviera al mundo luchando “porque vendrá el tiempo en que habrá una sola armada, una sola bandera y una sola moneda. Nosotros tenemos que liderar ese movimiento”.

Ese concepto ya se hallaba mucho antes en los escritos de célebres masones, donde se podía leer, por ejemplo: “Hay que buscar la dirección de la educación, de las cátedras y del gobierno de la Iglesia. Entusiasmarlos por la humanidad y hacerlos indiferentes por la familia y la nación. Esforzarse para fiscalizar las revistas y los diarios y ganar a las editoriales para nuestras ideas” (Robinson Juan. “Pruebas de una conspiración contra los reyes y las religiones”, citado por Aníbal Rotjjer en “La Masonería en la Argentina y en el Mundo”, Pág. 39).

Otro documento contemporáneo a Johnson y muy polémico, negado incluso, son las Actas del Congreso masón de Basilea de setiembre de 1897, conocido como “Protocolos de los Sabios de Sion”, un programa cuidadosamente elaborado para imponer un gobierno mundial mediante un nuevo orden, para lo cual era necesario destruir las bases de la Civilización Occidental y Cristiana.

En la parte argumental de los “Protocolos” se puede leer, por ejemplo: “Si el oro es la primera potencia de este mundo, la segunda es la Prensa. Es preciso que los nuestros se encuentren en la dirección de los diarios de cada país (…) la posesión del oro y la habilidad para sobornar nos darán el control de las masas”. Más abajo dice: “Dueños absolutos de la prensa podremos cambiar las ideas y dar así el primer golpe a la familia y por el matrimonio civil y el divorcio consumar su disolución; podremos además extirpar la fe de los cristianos y fomentar sus bajas pasiones”. (Rojjter. Op. Cit. Pág. 154)

Huelgan más comentarios. Basta levantar los ojos del texto y mirar la realidad que nos rodea.
La Caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 marcó de hecho el inicio de la globalización que venía proyectándose desde lejano tiempo. En aquel momento comenzaron a producirse transformaciones estructurales en el mundo entero.

El concepto de soberanía, por ejemplo, base del Estado Nación moderno fue superado por las normas legales internacionales que tienen más peso jurídico que la misma Constitución Nacional. El trabajo fue atomizado –en virtud de normas como esas- y el individuo reducido a un vil elemento de producción. El dinero contante fue sutilmente reemplazado por el plástico en sus versiones “crédito-débito”. Ahora sería eliminado totalmente por el microchip obligatorio.

Sin embargo, tienen que resolver antes un problema, la gente no abandonará tan fácilmente el papel moneda para implantarse alegremente un chip bajo la piel. ¿Cómo hacer entonces?

En los escritos de la Alta Masonería se dice que para superar ese problema será necesario generar una crisis financiera global que muestre la inutilidad del sistema y se convenza así a la población de que la única forma de no perder todo es aceptar el microchip.

No deja de ser significativo que cuando el sistema bursátil mundial está colapsando y muestra la caducidad de los mercados, el Euro se devalúa y el Dólar está próximo a dejar de ser la moneda mundial, en Estados Unidos una ley impondrá coercitivamente a todos los ciudadanos implantarse un microchip obligatorio, justificado bajo la forma de una Reforma Sanitaria, ley que fue sancionada por el Senado norteamericano el 21 de marzo de 2010 y promulgada dos días después y debe entrar en marzo de 2013 (Pág 1004, apartado 4 de la ley, cuyo link incluimos aquí: VER NOTA

En la misma página 1004 (Párrafo 1- Sección B) del Documento se encuentra el término más sospechoso de todos: “datos”, término que en principio hace referencia la historia clínica del paciente, más “cualquier otra información considerada apropiada por el Ministerio”, expresión que deja abierto el camino a-lo-que-sea.

Vigilancia

En el Apartado B de la página 503, se habla de “monitoreo del comportamiento”, es decir “vigilancia”, término que no sólo cubre vigilar el historial médico del paciente sino que le permite al gobierno el acceso de manera directa a su cuenta bancaria, la que trabajará vinculada al chip implantado.

Esta posibilidad está otorgada al Gobierno en la Página 58 de la ley (Apartado D), líneas 5 a 15, que permite determinar “en tiempo real (casi en tiempo real) la responsabilidad financiera de un individuo en el punto de servicio y, en la medida de lo posible, antes del servicio”; claro, para ver si puede pagar el servicio de salud o no.

De la tarjeta de crédito al microchip obligatorio

La primeva ventaja del microchip implantado es que no hay que digitar códigos personales. La segunda es que la tarjeta puede contener una sola línea de caracteres informativos, mientras que un microchip puede centuplicar esa información y además ofrecerla instantáneamente, sin esperar confirmaciones bancarias.

Así, el dinero se podrá transferir desde la cuenta de un usuario y desde su domicilio, por ejemplo, mediante su celular o PC a cualquier lugar del mundo. Esta tecnología estaría siendo desarrollada por una empresa llamada MONDEX, propietaria del 51% de MASTERCARD, ya en competencia con un “pull” formado por VISA INTERNACIONAL Y AMERICAN EXPRESS para poner a punto la tecnología del microchip. El famoso problema del vuelto por la falta de monedas, se habrá terminado.

La Marca de la Bestia, el Anticristo

Así, en un microchip de entre 5 y 7 mm de largo y 0.75 mm de ancho, estarían incluidos nombre de la persona, datos de seguridad social, firma digital, su descripción física y genealogía familiar, lugar de residencia, ocupación, religión y prontuario penal, de tenerlo. Este grano de arroz –dicen- pueden poseer hasta “34 billones de combinaciones únicas de códigos de identificación individual, más que suficiente para permitir asignar un código único a cada ser humano sobre la Tierra, utilizando tres entradas de seis cifras (666)” 

Este aparato controlaría toda la vida del individuo implantado (“chipado”) permitiéndole retirar dinero del banco, cobrar su sueldo, comprar o vender, de modo que aquellos díscolos o críticos hacia el sistema, bastará con desactivarles el chip y quedarán “fuera del sistema”. Se acabó también el problema de la protesta social. No más Indignados.

Por fin, no menos intrigante resulta ver que el logo de Mondex son tres anillos concatenados, un símbolo usado en el mundo del ocultismo masónico, muy similar al que usara la “Gran Logia de Inglaterra”, análisis que nos excede este artículo, pero que sería igualmente interesante proponer al lector. Ese símbolo se encuentra también entre los Francmasones y representa la “Cadena fraterna”, la unión entre los hermanos masones. Para los iniciados, esos anillos figuran el poder y la unidad perdurable, la fortaleza o la guerra.

Nada más que la punta del iceberg porque el entramado es mucho más complejo y denso como para ser explicado en las breves líneas de este artículo que pretende describir una realidad que parece una novela de David Brown, y que bien podría ser el resultado de una mente extraviada.., pero más allá de cómo pueda calificarse a quien escribe, hay un dato que es inatacable; el de una realidad donde “cualquier parecido con la ficción, es pura coincidencia”.-

Por Ernesto Bisceglia/ El Intransigente

Breve CV de Ernesto Bisceglia

Periodista, escritor y docente de Filosofía, Formación Ética y Ciudadana, Historia del Pensamiento Jurídico y Político, Historia de las Religiones.

Ha publicado "Estampas de Salta" (1997); "Salta, el Capítulo de la Fe" (1998); "Masones, liberales y jacobinos, la otra guerra de Belgrano" (2005); "Formando Ciudadanos, un desafío cívico" (Manual, 2009); "El Pueblo debe saber de qué se trata - Doscientos años de Periodismo en la Argentina" (2009); "El Alma Franciscana de Salta" (2010); "Compendio de Historia de la Iglesia y la Evangelización americana, en las Provincias Unidas y en el Obispado de Salta" (2010). En el género de Novela, ha publicado "Su Santidad, el Anticristo", premiada en los Concursos Literarios Provinciales 2010. Tiene publicados varios trabajos de investigación sobre temas docentes y jurídicos

(Gracias Alejandro Luis Gallo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...