domingo, 2 de julio de 2017

"EL REINO PERDIDO": EL LIBRO QUE NO NOS DEBE FALTAR

Tenemos el inmenso honor de presentar en sociedad, esta maravillosa obra alquímica de nuestro gran amigo y camarada español Dom Pero de Lugo, en su segunda incursión editorial. Este magnífico "Tratado de Astrosofía", seguramente, se transformará en libro de cabecera de muchos que tengan la fortuna de acceder a él.
Muy difíciles de hallar son hoy día las obras trascendentes y más raras las veces que una obra interactúa tan maravillosamente con el amigo lector. Por lo tanto, no solo su inmejorable contenido, presentación y encuadernación, hacen que este libro sea único en su estilo, sino que además, atendiendo al momento crítico de la economía global, llega a nuestras manos a un precio realmente accesible: U$S: 25 más gastos de envío. Los interesados no tienen más que comunicarse con la Casa Editora "Sigfrido".
Para contacto y acceso al catálogo de esta Editorial pinche AQUÍ

A continuación con ustedes:

Dom Pero de Lugo


Soy autor de libros únicos para personas únicas. Por ello, permitidme que no me dirija a todos vosotros, lectores, en conjunto sino a cada uno en particular, como Rey o Reina que eres de un Reino perdido, de un Imperio arrasado que siempre puede volver a triunfar… Cuando los camaradas Daniel Holguín y Roberto Iral de la Casa Editora Sigfrido (Medellín. Colombia) me informaron de que iban a organizar el 20 de mayo pasado un evento en el que, en el marco de unas conferencias, se iba a presentar mi última obra, mi corazón se llenó de gozo ante la oportunidad de poder llegar a comunicarme directamente con la sede del alma del potencial lector, con su propio corazón, aunque fuere tan sólo de forma escrita por la existencia de imponderables que impidieron mi presencia física. Y así fue… Ahora, mi gran amiga y camarada Herta Sigrid me ha dado la oportunidad de dirigirme a ti, lector, lectora, y en su blog compartir contigo mis palabras de presentación de “El Reino Perdido”…

El libro que aparece a la luz, cuyo título completo es “El Reino Perdido que sólo Vos podréis restaurar”, resulta ser un “Tratado de Astrosofía”, un tratado de ‘sabiduría a través de los astros’… ¿Qué debes entender por esto? La Casa Editora Sigfrido lo ha explicado perfectamente en este comentario resumido:

<< “El Reino Perdido” es un libro en el que se manifiesta una Cosmovisión basada en la Naturaleza, con fundamento biológico y acorde con los cuatro pilares esenciales de Paracelso: la filosofía, la astrología, la alquimia y el amor… Es una obra dirigida a la lucha personal del individuo por la reafirmación de su singularidad en una sociedad antinatural, degenerada y colectivizada. Una singularidad que precisa de una actitud beligerante para mantener un estilo de vida sano, libre y natural en un mundo insano, cautivo y desnaturalizado; y para restituir la relación natural y orgánica del individuo con la familia y la comunidad. >>

Resulta pleno de sentido el hecho de que esta obra, en donde se detalla absolutamente la importancia esencial de la identidad del individuo -hoy atacada desde todos los frentes- y donde se describe la estructura comunitaria orgánica -todo ello a la luz de la Tradición de la “herencia ancestral aria”- se haya presentado al público junto a la magnífica obra de mi amigo chileno Carlos Videla Briones “Leyes de la Cosmovisión Nacionalsocialista”. Porque ésta es una muestra de lo que fue la manifestación histórica de un último intento popular de “restaurar” la comunidad orgánica de “El Reino Perdido”, donde el individuo, hombre o mujer, viviendo plenamente su complementaria singularidad, se robustecía con la relación de las correspondientes singularidades de sus compatriotas… El Pueblo no era una ‘suma numérica’ de individualidades indiferenciadas todas contra todas, como lo es hoy, sino que era un ‘producto anímico’ de singularidades diferenciadas todas con todas…

“El Reino Perdido que sólo Vos podréis restaurar” contiene verdades que pretenden aclarar las grandes cuestiones existenciales: “¿quién soy?”, “¿para qué estoy aquí?”, “¿qué debo hacer?”... Es, pues, un tratado fundamentalmente vital que intenta exponer cómo es la vida, centrándose en ella, no como si nada verdadero hubiese fuera de ella, ni tampoco como si hubiera que huir de ella para encontrar la verdad, ya que tan negadores de la significante vida son los partidarios del materialismo como los del idealismo.

La verdad está aquí mismo, en tu interior y en tu exterior, intentando subsistir en un ambiente de falsedad, en la mentira que todo lo impregna… Éste es un libro para leer con la mente abierta, dejando de lado cualquier prejuicio, para luego reflexionar profundamente sobre la impresión recibida y evaluarla desde el alma, no sólo desde el intelecto… Por ello he pretendido elaborar una redacción lo más abierta posible, “porque no todo puede ser dicho”, usando la “lógica” del intelecto en su justa medida para no constreñir el juicio intuitivo y “alógico” del alma que es la que realmente dirige todo el proceso vital, regida por la “ilógica” del espíritu que, a su vez, responde ante la propia esencia… Si lo dicho en “El Reino Perdido” es importante, lo no dicho lo es aún mucho más y eso lo deberás descubrir tú en ti mismo…

Aquello que encontramos en los libros, lo que nos impacta profundamente, implica el reconocimiento de aspectos de nuestro interior de los que aún no nos habíamos hecho conscientes… Si es falso y nos dejamos arrastrar por ello, nos revelaremos como negadores contumaces de nuestra identidad individual; y si es verdadero y lo asumimos, como reafirmadores de nuestra propia verdad… La lectura dispara la imaginación y produce un mundo de imágenes mentales con las que deberemos identificarnos o a las que deberemos someter a profunda revisión. Por eso un libro forma parte de la vida, de su reafirmación o de su negación, y de ahí que se diga que todo libro tiene vida propia o una historia. Una vez que seamos capaces de descubrirnos y de entender los distintos matices de nuestra vida a través de la lectura, los libros ya no serán necesarios… Habrá algunos que aún puedan ser exprimidos y otros, muy pocos, de los que siempre te podrás seguir alimentando. Ésos son los que, como casos excepcionales, deberían permanecer hasta el final…

La historia de esta composición es compleja. A fines del siglo pasado tomé contacto por un amigo con la astrología, ciencia ancestral que desde siempre me había intrigado. Comencé con mis escarceos astrológicos sin dirección ni estructura e iba leyendo lo que caía en mis manos de forma aleatoria, así hasta mi segundo viaje a Sudamérica en 2007… Fue con ocasión de nuestra luna de miel que viajamos a Chile para que mi esposa Blancaflor pudiese conocer al segundo de los tres hombres más influyentes en mi vida.

Al primero, mi padre, poeta ya fallecido, lo había conocido. Y al tercero lo conoceríamos juntos como consecuencia de aquel determinante viaje… Estando en casa de mi camarada y maestro Miguel Serrano, escritor y diplomático chileno, le pregunté por una fotografía antigua en la que aparecía acompañado de otro varón más joven, ambos con capas y espadas. Me respondió que era un amigo belga muy entrañable y un gran astrólogo, de nombre Paul Meunier, y que vivía en España, en la Costa del Sol. Inmediatamente me dijo “es indispensable que Usted lo conozca, vaya a verle”, y me dio el contacto. Pocos meses después Paul y yo nos dábamos el abrazo de un verdadero re-conocimiento…

Desde entonces, Paul se convirtió en mi mentor astrológico y me enfocó fundamentalmente en las publicaciones y en las enseñanzas de una de las escuelas astrológicas más renombradas mundialmente, la Münchner Rhythmenlehre (Escuela de los Ritmos de Munich), fundada por Wolfgang Döbereiner en el año de mi nacimiento. Nunca podré expresar suficientemente el agradecimiento que le profeso a Herr Döbereiner por su inmenso y capital trabajo. En cuanto Paul me dio la referencia fui introduciéndome con gran esfuerzo en una “nueva” astrología que me iba descubriendo las respuestas de lo que siempre me había preguntado. Yo iba progresando, investigando, concluyendo, y Paul me daba el toque necesario. La ayuda referencial era suya pero el esfuerzo era mío; la fuente principal, Döbereiner…

Pero Paul también me indicó un día otra referencia primordial: La Germanische Heilkunde (Ciencia Germánica de la Salud), también denominada “La Medicina Sagrada” de Ryke Geerd Hamer. Aquí junto con mi esposa Blancaflor -quien también ha aportado en este libro su visión de la “Naturosofía” o ‘sabiduría a través de la naturaleza’- caminamos en el conocimiento del Sinnvolles Biologisches Sonderprogramm  (Programa Especial Biológico Lleno de Sentido) descubierto por el Doctor Hamer al comienzo de los años 80 del siglo pasado. Estos Programas Biológicos comienzan a desarrollarse en todo ser vivo en el instante mismo del advenimiento de un específico “conflicto biológico”, implicándose simultáneamente en la psique, en un determinado lugar del cerebro y en el órgano o función regidos por aquél.

El encuentro con la Germanische Heilkunde y su estudio profundo llenaron el vacío que mi esposa y yo teníamos entre la visión astrológica de la enfermedad, por un lado, y la práctica naturopática, por el otro… De modo similar había acontecido con la Münchner Rhythmenlehre, que nos había dado sentido al nexo entre la Obra de Miguel Serrano y nuestra propia vida, entre el Más Allá y el Ahora… Sí, ahora ya todo puede entenderse, aunque no todo pueda explicarse…

Hoy, los tres grandes hombres de mi vida ya se encuentran con los Dioses de nuevo, en el Olimpo, en los Campos Elíseos, en el Walhalla... Herr Döbereiner también les acompaña y el Doctor Hamer, ya entrado en años, aún está combatiendo por la verdad ante el despiadado asalto de la mentira… Vaya mi recuerdo para todos ellos, con mi Saludo de Trovador y Minnesänger: ¡Salve!, Heil!

“El Reino Perdido” no es un estudio teórico sino un análisis vivencial, evaluado y confirmado a medida de mi profundización en las materias contempladas así como de manera retrospectiva en mi pasado, análisis que me ofrezco a compartir contigo. Lo que en ti resuene será de tu única y exclusiva responsabilidad aceptarlo, repudiarlo o dejarlo en suspenso hasta que tu vida te lo pueda confirmar… Yo nunca seré responsable de tu realidad, ya tengo bastante con la mía como Rey destronado que soy. Y a tu realidad, de la cual sólo tú eres responsable, puedo ser llamado por ti para convertirme, por medio de “El Reino Perdido”, en un instrumento de tu destino que sólo a ti pertenece… Nuestras respectivas realidades entrarán en contacto, mi Rey, mi Reina, ambos sin Trono, ambos sin Reino. Que el encuentro sea fructífero para no perder la esperanza de la restauración del Reino, del Imperio, del Reich… 

“El Reino Perdido” es un compendio sintetizado de todo lo que he descubierto gracias a los grandes hombres anteriormente mencionados, además de las lecturas y experiencias de seis décadas, seis… Es una obra inscrita en el “Camino de las Estrellas” pues son los astros nuestros guías, tuyos y míos, reflejando desde la bóveda celeste nuestra individual condición terrestre. Los astros, que son los Dioses petrificados, están substancialmente en tu interior, en tu Tierra, y se proyectan en tu exterior, en tu Cielo, sincronizándose ambas situaciones… Porque tú eres un nexo fundamental entre la Tierra y el Cielo, entre la realidad visible y la invisible, y sólo dependerá de ti que tu vida sea un verdadero y enriquecedor Puente entre los dos…

Deseo que tú, hombre, o tú, mujer, seas alguno -de aquéllos que lean esta obra- capaz de restaurar “El Reino Perdido” cuyo significado no encontrarás hasta después de haberla culminado… Y mucho ánimo para adentrarte en lo desconocido que espera a ser revelado en tu interior… Gracias a ti por escuchar mis palabras.

Y ahora, de nuevo retomando el diálogo del comienzo, con todos los lectores en conjunto, en recuerdo de nuestros comunes ancestros los Dioses Blancos, desde la Hispania aria, profunda y ancestral, celtíbera y germánica, y con la mano derecha alzada y la izquierda situada en el plexo solar, tengo el honor de compartir con todos mi Saludo de Bardo y Escaldo, de Trovador y Minnesänger:

                                                     ¡A-Mor, Salve! Sieg, Heil! 

                                                               Dom Pero de Lugo

NOTA RELACIONADA


MIGUEL SERRANO Y “EL HOMBRE QUE VENDRÁ”



4 comentarios:

  1. Excelente! ¡¡Saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
  2. Hola, quería preguntarles si este libro se puede conseguir en ingles. Muchas gracias saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramón, gracia por su consulta. No, el libro sólo está publicado en español. Saludos cordiales.

      Eliminar

NOTAS RELACIONADAS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...